Categoría: Presos políticos

Carta del Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) de Córdoba sobre la insostenible situación en el módulo de aislamiento de la prisión de Córdoba:

Los presos políticos vascos en Córdoba, mediante estas líneas, queremos denunciar la conculcación de derechos impuesta por la dirección de la cárcel y algunos funcionarios que campan a sus anchas en este módulo de aislamiento, imponiendo la ley del más fuerte.

El «tratamiento» que se aplica consiste en agresiones, chantajes y amenazas a presos sociales, suponiendo una impunidad absoluta y conculcando los más elementales derechos fundamentales.

Los tortazos y amenazas se han generalizado tanto que se toman por normales, como si viniesen regulados en el reglamento interno de la prisión. En este módulo de aislamiento las agresiones son mucho más duras. Hace pocos meses rompieron una costilla a un preso social; su denuncia motivó la presencia de la Defensora del Pueblo en el aislamiento, pero no ha servido para frenar la brutalidad que se ejerce. Este mes tuvieron que ingresar a un preso en el hospital tras apalearlo.

Cárcel=Tortura La cárcel mata Presos políticos

NOTA de TOKATA: Si bien el artículo que reproducimos de la publicación anarquista Todo Por Hacer se centra en la aplicación de esta medida a los denominados presos políticos, no hay más que asomarse a los testimonios de presos para constatar cómo la dispersión se ceba en los presos apodados “comunes”  y en sus familias, y cómo el alejamiento de su entorno, familia y apoyo social es utilizado como herramienta de castigo para cualquier persona presa, no sólo para colectivos específicos. Si esta medida en un principio tuvo su carácter de excepción, dicho carácter lo perdió rápidamente  para pasar a ser una norma de aplicación ordinaria (como todas las leyes de excepción, penitenciarias o no).

Para cientos de familias el fin de semana se ha convertido en una desagradable rutina. Una misma historia que se repite para muchas de las personas que tienen a un ser querido entre rejas. Principalmente, para aquellos/as compañeros/as de personas encarceladas por acciones motivadas por sus convicciones políticas. Porque aunque el Estado español no reconozca el estatus de preso/a político/a, la realidad es bien distinta, al recibir éstos/as un trato diferenciado respecto al resto de personas presas, confirmado a través de los hechos que la motivación del delito cometido influye en determinados aspectos de la estancia en prisión.

Cárcel=Tortura Presos políticos