Categoría: Macrocárceles

cartel-vermu-424x600cartel_chica_1-424x600

Con un vermú popular en el que habrá música, tapeo vegano y la representación de la performance ‘Los barrotes hablan’ se presentará en Zaragoza, por parte de la Iniciativa Ciudadana contra las Macrocárceles, la XV Marcha contra la Macrocárcel de Zuera.

El acto tendrá lugar este sábado, 12 de marzo, a partir de las 12.00 horas en el Solar del Conejo, en el zaragozano barrio de la Madalena.

La Marcha contra la Macrocárcel tendrá lugar el próximo 10 de abril con salida desde Zaragoza y Huesca y se espera asistencia desde otros puntos de Aragón y otros territorios del Estado.

El acto, que pretende hacerse eco de la realidad carcelaria, nace de un compendio de individualidades y colectivos constituidos en Iniciativa Ciudadana que consigue concentrar cada año a cientos de personas en este acto de denuncia.

Asimismo, en los días previos a la Marcha en sí, se realizan actividades de divulgación y conciencia sobre el tema penitenciario.

Este año la movilización pretende incidir en que, pese al descenso del número de personas presas en los últimos años, las condiciones de vida en prisión esencialmente no han cambiado. Que más allá de los discursos oficiales la realidad penitenciaria es mucho más dura de lo que se plantea.

La Macrocárcel de Zuera, de hecho, sigue siendo un espacio saturado y los problemas que arrastra desde su apertura de falta de atención médica adecuada y hacinamiento, entre otros, persisten. Asimismo sigue siendo un castigo añadido a los familiares tener que desplazarse a este lugar tan aislado.

“LOS TIEMPOS CAMBIAN”, LAS CÁRCELES PERMANECEN. SOLIDARIDAD DENTRO Y FUERA DE LOS MUROS

Los tiempos cambian, algunas cosas evolucionan, otras se camuflan, pero otras siguen en esencia igual. Una de las que parecen no cambiar es el sistema penitenciario y todo lo que lleva aparejado. Por un lado por el mismo sistema en sí. Aún con tímidos intentos de mejora en las condiciones de vida en las últimas décadas el concepto de cárcel como almacén de personas marginadas esencialmente no cambia.

Las últimas reformas, de hecho, han incidido en la idea de la cárcel de siempre: del puro concepto punitivo. Si no es así ¿Qué otro sentido puede tener el implantar la cadena perpetua si no es la idea del castigo? Ni tan siquiera se recurre a maquillar las penas de prisión con la idea de reinserción. En el mismo espíritu de la ley parece que se asuma ya poco menos que la intrínseca maldad del condenado.

Actividad en la calle Macrocárceles

Hace un año que el compañero Gabriel Pombo Da Silva fue trasladado al centro penitenciario de Topas (Salamanca). Ahí continúa resistiendo a la dura experiencia de la privación de libertad (después de haber pasado ya más de 30 años trás las rejas), así como a los distintos dispositivos que la administración penitenciaria no para de perfeccionar como mejor conviene a sus intereses y los de sus patrocinadores.

La prisión de Topas fue creada en el marco del programa de construcción de 20 macrocárceles promulgadas al inicio de los años 90 por el gobierno del PSOE de Felipe González. En la misma época, el siniestro y socialista director de Instituciones Penitenciarias, Antoni Asunción, introdujo la directiva interna que administraba los regímenes FIES.

La prisión de Topas tiene pues, las características de estas nuevas fábricas de encarcelamiento en masa –en España el número de personas presas se ha doblado en 20 años, pasando a grosso modo de 35.000 en 1991 a 70.000 en 2011.

Uno de los criterios de esta modernización ha consistido en alejar los centros penitenciarios de los núcleos urbanos, el de Topas fue construido en campo raso.

Esto responde a varios objetivos: esconder lo más posible estos lugares de miseria; separar más aún a las personas encarceladas de sus allegados, obligándoles a recorrer largos kilómetros. Por suerte (?!),contrariamente a la mayor parte de las otras cárceles, Topas se encuentra al borde de una carretera nacional comunicada por una línea de bus, un “lujo” que permite evitar el castigo colectivo de costosos trayectos o marcha forzada. 

Macrocárceles

Actividad en la calle Macrocárceles

El ministro de Justicia griego, Nikos Paraskevópulos, ha anunciado un proyecto de ley para la abolición de las cárceles de máxima seguridad Tipo C, la no reclusión de los menores de 15 a 18 años salvo en delito que conlleven peligro para la vida y la puesta en libertad de los reclusos con enfermedades graves.

El 8 de marzo, un grupo de anarquistas ocupó la sede de Syriza en Atenas para pedir el cierre de las prisiones de máxima seguridad de Tipo C, apoyando la huelga de hambre comenzada el 2 de marzo por ocho presos de la cárcel de Domokós, a los que se sumaron al menos otras dos presas en la prisión de Neápolis, en Creta. La abolición de este tipo de cárceles fue una de las promesas de Tsipras durante la campaña electoral. La prisión de Domokós, al norte de Atenas, fue el único centro penitenciario en el que se ha aplicado este régimen. El director del centro fue abatido en febrero por dos personas con armas de fuego al salir de su casa. Ningún grupo ha reclamado la autoría de este atentado.

Internacional Macrocárceles

Entre 2011 y 2012, la población reclusa en las cárceles europeas aumentó un 2,7% de media y por cada cien plazas se contaron 98 reclusos. Son algunos de los datos de los informes Space I y Space II, publicados por el Consejo de Europa a finales de abril, en los que se analiza la situación penitenciaria en los países europeos.

En el caso de España, la tendencia se suaviza. Los datos más actuales de los que dispone el organismo europeo muestran como, entre 2012 y 2013, el número de personas presas bajó levemente, de 70.488 a 68.618 presos. 147,3 presos por cada 100.000 habitantes, una cifra ligeramente inferior a la media pero superior a los índices de países del entorno, como Italia (111,6) o Francia (117), y distante de países del norte de Europa con un sistema judicial más dirigido a la restitución del daño, como Holanda (67,7) o Noruega (71).

“Todos los estudios muestran que España y Catalunya han tenido, desde finales de los 90, los índices más elevados de población presa”, explica Alejandro Forero Cuéllar, miembro del Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans, quien señala que la población penitenciaria estatal no paró de aumentar desde la Tran­sición hasta 2011, cuando empezó a disminuir, en parte por la reforma penal de 2010. “La Admi­nistración central y la catalana vieron que la burbuja del sistema penitenciario no era sostenible y tomaron medidas para bajar la población en las cárceles”, continúa Forero. Cambiar penas por multas, adelantar la libertad condicional y, sobre todo, la sustitución de la pena de prisión por la expulsión para personas extranjeras condenadas son algunas de las medidas de esta “estrategia de la puerta de atrás”, más guiadas, subraya Forero, por criterios económicos que por el objetivo de “reinserción” que plantea como base el sistema penal español.

Macrocárceles Política criminal

Elaboramos en Tokata un breve dossier sobre el proyecto de reforma de las prisiones en Grecia y la respuesta que se está dando dentro de las prisiones y también en las calles donde ya han habido concentraciones y manifestaciones de apoyo, a los presos en lucha, y de denuncia a este nuevo modelo de prisiones  y a la prisión como forma de dominio

Durante los últimos meses estamos experimentando una nueva ofensiva totalitaria por parte del Estado y sus aparatos represivos. Εn los próximos días el Régimen va a aprobar la creación de las llamadas cárceles de “condiciones de detención especiales”. Se trata de unos verdaderos infiernos, unas cárceles dentro de las cárceles existentes, cuyo fin será la mutilación mental y la trituración de la personalidad de los encarcelados.

Los detenidos en estas nuevas cárceles no tendrán derecho a solicitar permiso de salida de la cárcel ni siquiera por unas horas. Tampoco tendrán derecho a pedir la suspensión de su sentencia. Las condiciones de detención serán horrorosas: los detenidos estarán literalmente encerrados en sus celdas 23 horas al día, sin tener ningún contacto con ningún otro encarcelado u otra persona, y sin tener derecho a ninguna actividad personal o colectiva. Sus celdas estarán situadas en una sección especial de la cárcel, totalmente aisladas unas de otras. La comunicación de los detenidos en ellas con el mundo será de escaso a inexistente, ya que se limitarán notablemente las visitas que podrán recibir, el tiempo de su duración, así como las llamadas telefónicas que podrán hacer.

Internacional Macrocárceles

marcha-zuera-2Algo más de 200 personas participaron en la decimotercera edición de la Marcha contra la macrocárcel de Zuera, conocida institucionalmente como Centro Penitenciario de Zaragoza, este domingo 13 de abril.

La marcha fue un poco lo de todos los años, el esfuerzo de la Iniciativa Ciudadana contra las Macrocárceles de recordar las personas que permanecen contra los muros de Zuera, castigo añadido a las familias que tienen que acudir hasta ese lugar en medio de ninguna parte, pero también una movilización con nuevos motivos por los que acudir al aparcamiento del talego, como la reciente muerte de dos mujeres presas en esta misma prisión.

Macrocárceles

Macrocárceles

Esta historia tiene lugar en el mes de enero. En esa maravillosa época del año llena de buenas intenciones, propósitos de mejora, rebajas, regalos caros e ilusiones baratas. Claro que esa idílica perspectiva no la disfrutan todos.… no al menos la mujer que protagoniza nuestra historia.

Estrella es una madre andaluza de casi 70 años, de pequeña estatura, delgada, alegre y vital, a pesar de la mala vida que le dio su marido hace muchos años, esa mala vida que ninguna mujer debería nunca tener que soportar, y que le dejó alguna que otra secuela física. Pero la sonrisa nunca se borra de su cara porque aquello queda ya muy lejos. Él terminó pagando por sus delitos y salir de aquel calvario hizo que no volviera a perderla nunca más.

Cárcel=Tortura Macrocárceles

Desde la Asociación de Seguimiento y Apoyo a Presos en Aragón (ASAPA)  hemos elaborado este documento que contiene una serie de preocupaciones y dificultades que fueron detectadas durante en el desempeño de nuestro trabajo, y que afectan a las garantías jurídicas de las personas que se encuentran bajo custodia de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

Aún en el conocimiento de nuestras carencias en cuanto a medios materiales, humanos y de ámbito territorial como asociación (integrada por un número reducido de personas, que trata de prestar un servicio en un territorio en concreto y que, dentro de esa demarcación concreta, sólo alcanza a conocer una pequeña parte de la realidad de cualquier fenómeno, por supuesto también del que aquí tratamos de ocuparnos), hemos recopilado sin ánimo ninguno de exhaustividad algunas denuncias por torturas o malos tratos que se interpusieron en esta comunidad autónoma durante los últimos años de actividad de la asociación, con especial atención a las cárceles de Zuera y Daroca dada la naturaleza de nuestro trabajo. A pesar de alcanzar sólo una parte del volumen total de situaciones producidas en este entorno los resultados resultan descriptivos de los obstáculos recurrentes en el acceso a una verdadera tutela judicial para las personas que, habiendo sufrido torturas y malos tratos bajo custodia deciden denunciarlo, ante los tribunales, con todavía mayor dificultad si cabe dentro de las cárceles.

Cárcel=Tortura La cárcel mata Macrocárceles