Categoría: Régimen de Máxima Crueldad

Compartimos esta publicación del Grup de Suport a Presxs de Lleida donde comparten las cartas que han recibido de una mujer presa en alguna cárcel catalana. Las cartas son del mes de junio. La compañera relata distintos maltratos sufridos en los ultimos meses y como es su situación personal. La fotorafia de arriba es de una pintada de la ciudad de Lleida.

Hola! Soy X.

Mira, llevaba seis meses en segundo grado y ahora por tres partes me han pedido un 75, a espera de un primer grado. No tengo abogado. Ojalá me echéis una mano. Ya he pagado cinco primeros grados y no lo llevaba nada bien… No tengo ningún inconveniente en decir todas las compañeras que han muerto aquí dentro; que por cierto, el día de la mujer se ahorcó M, una compañera.

Tampoco se mueven para que me paguen ya la PNC (pensión no contributiva) que tengo autorizada desde septiembre. Solo tengo 80 euros mensuales que me manda mi madre.

Quiero denunciar al jefe de servicio. Hace once días después del recuento me puso los brazos engrilletados. Me han maltratado, cogido del pelo, abofeteado… Yo ya no busco mi libertad, solo intento salvar mi vida.

Saludos de nuevo,

Me encuentro ya en primer grado, por tres partes. Me corté el cuello, me llevaron al DERT (aislamiento) a rastras. Hasta hace poco me dolían los brazos. En lugar de acudir un médico, me llevaron a una colchoneta y me ataron. Me dijeron que hasta que no me estuviera tranquila el médico no me vería los cortes. Hacía frío. Al buen rato me curaron, me quitaron las sujeciones psiquiátricas y me dieron una manta. Hacia seis meses que había bajado de pagar ocho meses de primer grado. Ayer me vinieron dos partes más, anteriores a este primer grado que estoy pagando.

Esta cárcel es un infierno. Me han puesto un cartel y no me lo quitan. Quiero estar con J, verlo, aunque sea poder hablar con él. No tengo a nadie más que a J, a mi madre y a Dios.

Sigo esperando el tema de mi paga. No viene a verme la asistenta social. Me dicen que no puedo trabajar por la PNC. ¿Que hago? Solo tengo los 80 euros mensuales que me ingresa mi madre.

Aquí cuando no vas con los corderos, te pegan, te dicen de todo. No quiero estar en esta cárcel porque me da miedo.

Un beso a todos y todas. Cuidaros.

 

Cárcel=Tortura Mujeres presas Régimen de Máxima Crueldad

Desde el grupo anticarcelario de Tarragona, La Corda, publican este escrito de un compañero que hasta hace poco ha estado preso en la cárcel de esta ciudad, concretamente pagando una sanción en el departamento de aislamiento (DERT). Esta persona relata distintas dinámicas de abusos que se dan en el módulo de aislamiento de esta cárcel, y también su situación concreta de malos tratos e indefensión. La fotografía de arriba es de la marcha feminista a la cárcel de Castellón I, el pasado domingo 1 de marzo, bajo el lema “Ni machismo ni prisión, fuego a la opresión!”.

Ingresé en aislamiento a fin de cumplir una sanción ejecutoria. El procedimiento oficial es que después de un previo cacheo, en el que te dejan con lo puesto y habiendo pasado la medida cautelar de “Aislamiento Provisional”, se te hace entrega de las pertenencias que en esos momentos llevaba uno encima. Además de devolverme las gafas rotas, se han quedado con muchos de los objetos personales que portaba, y me han dado lo que han querido, o sea que se han quedado lo que les ha dado la gana y me han robado lo que les ha venido en gusto. He intentado por activa y por pasiva que se me devuelvan las cosas, a través de instancias y poniéndolo en conocimiento de los responsables, pero han hecho caso omiso en todas las ocasiones. Mi insistencia en el reclamo y la recuperación de estas cosas ha supuesto que en más de una ocasión entren en mi celda y me golpeen. Ya he dejado de insistir atormentado por mi impotencia. Es indignante, inadmisible e intolerante que se sigan “perdiendo” objetos personales. No es el mío un caso aislado, pues muchos de mis compañeros se quejan de lo mismo sin que nadie ponga remedio.

Todo está dirigido y gestionado por una dinámica arbitraria y movido por simpatías subjetivas de ciertos funcionarios para ciertos internos, sin objetividad ni coherencia. He intentado que se me haga entrega de la normativa donde se especifique su modo estructural y las normas por las que supuestamente se rigen. Todas mis peticiones han de pasar por “un filtro”, que es “Don Bernardo”, jefe de unidad. No sé si estoy en fase I o en fase II. No sé si me han regresado o progresado. Las ventajas, derechos y obligaciones del tratamiento no se saben, y aquí todos andamos en la absoluta ignorancia. Solo se me dice que la “normativa” la tengo en la puerta. Esta consiste en un folio resumido y plastificado adherido a la puerta de mi celda. Pura invención creada por no sé quiénes que se toman la Ley por la mano, siempre dura y violenta. Sin lógica, ni moral, ni ética y menos aun ajustada a derecho. ¿Qué se está haciendo aquí? ¿A quién obedecen tales órdenes?

Me da la sensación de que en mi caso la cosa ha pasado a terreno personal y son represalias. Se puede comprobar que en 1993 mi persona se vio inmersa en un procedimiento por abusos, torturas y malos tratos en el CP. Brians I. Un caso que tubo repercusiones mediáticas, saliendo en los periódicos, incluso con un juicio televisado por TV3. Cinco funcionarios fueron expedientados.

He perdido la cuenta ya de las veces que han entrado y me han pegado (en las celdas no hay cámaras). He sido cambiado de celda en cuatro ocasiones. La última me han asignado una celda inhabitable, sucia, con la ventana rota. Un cristal que protege la bombilla de la luz también está roto, teniendo acceso a la bombilla con la que supuestamente puedo autolesionarme o agredir cuando teóricamente estoy en un módulo de seguridad.

Se está manipulando la correspondencia. Cartas que se entregan abiertas, escritos a entidades que no se sabe ciertamente si llegan a su destino. Son ya 25 años por estas casas. He recorrido todos los DERT de Catalunya y en pocos he visto que pase lo que pasa en este centro.

No tengo padres, mi familia no viene. No tengo comunicación con el exterior. Me siento totalmente vulnerable e indefenso. Temo por mi vida, pues los mismos funcionarios provocan que internos incompatibles coincidan en los turnos de patio. Llevo 16 días sin salir de mi celda por tal temor, lo que está deteriorando mi salud física, moral y psicológica. Me gustaría saber, de algún modo, que estoy protegido por algún estamento ajeno a la Institución. Estoy soportando humillación tras humillación.

¿Quien vigila a los que nos vigilan? ¿Quien cuida a los que nos cuidan?

M.A.

Más información en:

https://suportpresxslleida.noblogs.org/

https://desdedentro.noblogs.org/

https://henas.noblogs.org/

https://lacorda.noblogs.org/

https://colectivopronoiamurcia.noblogs.org/

https://jaensinbarrotes.noblogs.org/

https://elcarropropresxs.blogspot.com/

http://www.salhaketa-nafarroa.com/

 

Régimen de Máxima Crueldad