Ir al contenido

Categoría: Cárceles para niños

El lunes día 1 de julio han matado a un chaval de 18 años, y no podemos decirlo de otra manera al conocer dónde y cómo se ha producido su muerte, en un centro de menores, eufemismo de cárcel para niños, de Almería. Dicen que optaron por reducir y aplicar contención física ante una situación de agresividad y violencia, después entró en parada cardio-respiratoria y murió. Nosotros no es que no dudemos de la versión oficial directamente no nos la creemos. Esta muerte tiene muchas similitudes, demasiadas, con la muerte de Ramón Barrios en 2011. Ramón también falleció después de que le aplicaran estos protocolos de reducción y contención. Su familia tuvo que detener la incineracion del cuerpo al darse cuenta de las marcas que tenia y que no correspondían con la versión oficial y solicitaron una segunda autopsia. Ramón falleció en el centro de menores Teresa de Calcuta gestionado por GINSO al igual que la cárcel para chavales de Tierras de Oria en Almeria. GINSO es una empresa sinónimo de lucro pues su presidente se ha dedicado a la construcción de estos centros de reforma y que luego gestionaba, por cada chaval allí encerrado recibe de la administracion autonómica entre 3000 y 4000 euros.

El centro de menores de Torres de Oria  goza de tanta mala fama como de la impunidad que lo sostiene y que le otorga la Junta de Andalucía. Esta muerte se suma a las numerosas denuncias por malos tratos que han ido saliendo a la luz durante varios años y a los testimonios de chavales y trabajadores del centro. Hace apenas dos año salió a la luz el vídeo de menores atados boca abajo de pies y manos. La empresa que gestiona el centro interpuso una querella alos trabajadores que sacaron a la luz lo que estaba sucediendo allí. Junta de Andalucía, Defensor del menor y Fiscalía han avalado y amparado  la gestión en este centro al que dotan así de impunidad.

En cuanto a las contenciones  y reducciones en centros de menores las Reglas de la ONU para la  Protección de Menores Privados de Libertad prohíben el uso de la coerción y la fuerza, salvo en los casos en que se hayan agotado o fracasado todos los demás medios de control, y sólo de la forma expresamente autorizada o descrita en una ley o reglamento.  Un ejemplo de lo que dicen los reglamentos es este estracto del rocedimiento para el uso de contención mecánica de la Fundación O ́ Belén para el centro terapéutico de la Comunidad de Madrid, La Jarosa

La contención la realizarán cinco personas. Cada persona sujetará un miembro inferior o superior y la quinta persona la cabeza. Se le sujetará a la cama manteniendo cuatro personas la sujeción física de los miembros, mientras la quinta persona pondrá sujeciones mecánicas a los cuatro miembros. Ofrecer pauta de agitación vía oral

A continuación ponemos unos testimonios recogidos por Amnistia Internacional en su informe Si Vuelvo  Me Mato

Me han hecho 2 ó 3 “contenciones”. Por contención se entiende tirarme al suelo y retorcerme los brazos. Las 2 veces no estaba agrediendo a nadie ni haciéndome daño a mí mismo, aunque sí había hecho cosas equivocadas minutos antes. (Es decir, la “contención” se hace cuando ya ha terminado el incidente, a lo mejor 10 minutos después).

Una de las veces un vigilante me agarro del cuello y me tiró al suelo, me sujetaron entre dos vigilantes aplastándome contra el suelo y retorciéndome el brazo, en el suelo había restos de cristales y me corte en la frente. Después de cada una de estas agresiones me estuvo doliendo el cuerpo durante varios días

Que en repetidas ocasiones (por lo menos 3 ó 4 veces) tanto vigilantes como educadores me han tirado al suelo y han retorcido mis extremidades, contusionándome y haciéndome sentir mucho dolor. Dichas agresiones se han producido cuando yo estaba nerviosa, no estaba ni pegando a nadie ni haciéndome nada a mi misma. Una de ellas fue en el tejado, cuando me intentaba evadir. Me golpeé con la barbilla contra el suelo, y un educador llamado X me retorció el brazo haciéndome sentir mucho dolor para llevarme a la celda de aislamiento. Hace tiempo que esto no me ha ocurrido, pero igualmente tengo miedo de que me lo hagan. Hace poco a un compañero le fracturaron el cráneo de esta forma. A X se lo hicieron delante de mí, y le dieron con la cabeza en el radiador, dejándole lleno de chichones. No le llevaron al médico, aunque el se quejaba mucho del golpe en la cabeza.

Me salí del cuarto y cuando vi que estaban agrediendo con contenciones a Jessica solamente por estarse quieta quise entrar para ayudarla y me agarraron X y un seguridad y me llevaron al final del pasillo, desde que estoy en este centro sufro ataques de ansiedad y aclaro y pueden corroborarlo otras personas menores y educadores y psicóloga, que dichos ataques no son violentos ni para mí ni para otras personas, lo único es que me tiembla el cuerpo, poniéndome rígida, no puedo ver ni respirar ni pensar. Me dio uno al lado de mi cuarto y X me intentaba levantar y tranquilizarme, en seguida vino Y un seguridad agresivo que tiene denuncia por haber abierto la cabeza a un menor. Jorge, este seguridad me agarra violentamente retorciéndome el brazo y llevándome  a rastras hasta la habitación, en la cual varios educadores estuvieron, porque me dieron otros ataques de ansiedad, ayudándome a respirar, a la menor Jessica le hicieron más de 4 contenciones violentas en el momento, tiene la mano fracturada y no se le llevó al médico, la dieron 4 pastillas que la dejaron totalmente drogada, el menor Luis se puso tan nervioso al escuchar todo esto, que quería salir a ayudarnos y destrozó su habitación de la impotencia y malestar que tenía, enseguida entraron varias personas de seguridad haciéndole contención, una contención tan agresiva que le dislocaron el hombro, el tampoco recibió asistencia médica, no puedo contarles del todo bien lo que les pasó a mis compañeros pues tenemos 24 horas de aislamiento y sólo podemos hablar a veces y gritando, ayer cuando me dio el ataque de ansiedad y fui agredida, que para mi lo es, yo pedí llamar a la policía, y todavía lo sigo pidiendo, ahora son las ocho y media del Lunes 17-11-08 y no he visto ni ha un medico, ni a un policía ni he hablado con mi familia.

Para entender en qué consisten, cómo se practican y qué daño causan las contenciones recomendamos la escucha de este audio del Colectivo Locomún sobre contenciones:

Cárceles para niños La cárcel mata

Emitimos gran parte de una reciente charla, organizada en Valencia por el Grup de Suport a Persones Preses, de una componente de Marea Turquesa, plataforma de autodefensa de familiares frente a los robos de niñxs por las administraciones estatales y la inhumanidad de lo que ellas llaman “protección de la infancia” y es, más bien, todo lo contrario. Leemos una entrevista a Toni Chavero sobre la experiencia de lxs presxs en lucha. Entrevistamos brevemente a unx de lxs repobladorxs de Fraguas sobre ese proyecto y la represión que ha sufrido.

Actividad en la calle Cárceles para niños Huelga de Hambre Mayo de 2019 Radio: Tokata Y Fuga Sociedad-cárcel

25 de enero ¿o habrá sido 26?, a quien le importa… un día de esos como tantos otros, igual a tantos otros. Para nosotros todos los días son iguales. desde que estamos ahí las horas se suceden sin sentido y sin tiempo, da igual, todo da igual, la noche y el día. Las paredes se ven opacas de todos modos, la vida se ve opaca de todos modos. A veces pinta un porro o un “artanil”, algo de alcohol y aparecen los colores, algo de vida, alguna sensación diferente. Dura un rato, igual justifica el riesgo de comprarle a la gorra. Ellos te consiguen cualquier cosa por unos pesos, a veces se quedan con los pesos y no te traen nada, como ese día. y vienen los reclamos nuestros y las verdugueadas de ellos, cuando no te inventan una sanción que termina con tus ganas de reclamar. ¿Quién tiene ánimo de seguir reclamando a la vuelta de los buzones, molido a palos, sucio, hambreado?

Hay pibes que pierden la paciencia como ese día.

Es que uno se va cargando, te vas llenando de bronca y al final explotás. Por ahí explotás con algún compañero (es difícil convivir con desconocidos en un lugar tan chiquito) o con vos mismo, he visto pibes cortarse con un “yeite” desde la muñeca para arriba en líneas paralelas. como una escalera les queda el brazo.

Aquel día se la agarraron con quien se la tenían que agarrar.

La bronca era con uno no más, pero en la volteada caímos todos. Ahí siempre es así, todos menos algunos, algunos que después la terminaron pasando peor que nosotros. Éramos 16 almas adolescentes, “pibes” para nuestras viejas, “jóvenes adultos” para esos que nos tenían ahí, en un establecimiento especial para el tratamiento de menores de 18 a 21 años que transgredimos la ley penal (algunos) otros, sospechados de haberla transgredido o sea por las dudas que la hayan transgredido. Todos envejecimos ese día.

¿A partir de dónde se empieza a relatar una tragedia? Tal vez a partir del nacimiento, porque para nosotros, los de este lado, las consecuencias de lo que hagamos y de lo que no hagamos también, va a estar relacionada con el lugar donde nacimos. Nacimos pobres, esa es la razón fundamental a partir de la cual tus huesos van a parar a la cárcel, en principio, por las mismas travesuras que un pibe de nuestra misma edad nacido en otro barrio, va a parar a lo de un psicólogo.

Las Instituciones que mas frecuentamos: el hospital o el dispensario, la comisaría (primero acompañando a la vieja para radicar la denuncia por violencia familiar, después de los 12 por contravenciones – pero eso es otro tema), el juzgado de menores, los institutos de menores, el comedor comunitario, Acción Social de la municipalidad y de vez en cuando la escuela.

Cárceles para niños Presxs en lucha

Con mucho retraso, debido a la restricción de comunicaciones que, entre otras represalias como traslados lejos de su entorno social y familiar, imposición del destructivo régimen especial de castigo, por el crimen de defender su dignidad, sufren los compañeros presos que se atreven a denunciar los abusos de la administración carcelera ha llegado el siguiente comunicado, directamente relacionado con otro más reciente que publicamos la semana pasada con el título Dispersión es agresión. Los dos tratan, además de recordar el primer aniversario del compañero José Ángel Benítez, víctima del mismo Régimen Penitenciario de máxima crueldad que sufren ellos, de la política de traslados punitivos que practica rutinariamente el estado para impedir la formación de cualquier tipo de comunidad de lucha entre las personas presas. Escribiendo a los compañeros, que se empeñan en luchar juntos pese a todas las dificultades que les ponen, les podemos apoyar en sa lucha, ya que, precisamente, no son ellos quienes tienen que pedir disculpas por la eficacia de las mediadas carceleras de incomunicación y dispersión a las que ellos hacen frente con un espíritu de lucha que nos hace sentir el orgullo de poder llamarles nuestros compañeros. Sin el apoyo de una amplia red de comunicación formada en la calle que les incluya a ellos y difunda sus comunicados y propuestas tanto dentro como fuera de las cárceles es demasiado difícil que puedan coordinarse. Copiemos este comunicado y todos los que puedan llegarnos y enviémoselos al menos a los compañeros presos que figuran en la lista que puedes encontrar en este enlace ( http://tokata.info/no-olvideis-a-lxs-presxs-en-lucha/), donde podéis encontrar también la dirección de la cárcel de Puerto I, para escribir a los compañeros que firman este escrito.

Nosotrxs, lxs presxs en el Modulo 1 del Puerto de Santa María no cedemos ni un milímetro a lxs opresorxs. Estamos cansadxs de que se nos juzgue administrativamente y se nos condene a pesar de estar condenadxs ya a largas penas de cárcel, y a espera de más juicios por desgracia (en mi caso concreto 19 años y 3 meses firmes, aún les parece poco…). La Institución Penitenciaria, la empresa del crimen y el castigo, nos tiene dispersadxs, condenando a nuestras familias y compañerxs a sufrir accidentes de tráfico, a sufrir nuestra lejanía física, nos condena por nuestro sentir libertario y por nuestro espíritu de lucha, a intervención de todas las comunicaciones, nos quitan los libros que nos envían lxs compañerxs y los grupos de apoyo; a pesar de tener toda la parafernalia legalista, excusas vagas como: “hablar mal del sistema penitenciario”, “falsear la realidad” y otras sin sentido, son suficientes para secuestrar nuestros libros. Nos llaman delincuentes y ladrones pero nos roban (abusando del poder) libros, cartas, panfletos… con el beneplácito de los juzgados y tribunales, nos acusan de terrorismo pero ejercen terrorismo de estado, imponiendo a base del miedo las palizas, para aislarnos, acallarnos, dispersarnos, incomunicarnos… ¿Quién es el terrorista?

¡ESTAMOS CANSADXS DEL ABUSO DE PODER!

Tenemos claro quiénes sois y cómo actuáis, no nos vais a achantar. Tendríamos que estar locxs para no tener miedo, porque somos seres humanos, con dignidad nos enfrentamos a esta bestia carcelaria. Con determinación y posicionamiento. Tenemos aquí muchos problemas para comunicarnos con otrxs presxs y con los grupos de apoyo; por lo tanto, generamos lucha, porque estamos determinadxs, abocadxs y obligadxs a luchar por que se cumplan sus leyes… Parece irónico que tengamos que reivindicar que la empresa cárcel cumpla sus obligaciones legalistas con el código penal, Régimen Penitenciario, LOGP y etc… ¡UNA VERGÜENZA!

Pero nada nos sorprende ya de vosotrxs. Sois capaces de todo, cuando dejáis morir a personas, lo dejáis claro. El Viernes 13/10/17 aquí en el Módulo 1 de Puerto 1, reivindicamos nosotrxs cuatro la muerte de José A. Serrano Benítez, muerto abandonado por la Institución Penitenciaria en la cárcel de Zuera (Zaragoza), hace ahora un año, el 14/10/16,que no te olvidamos Jose. Aquí seguimos con tu lucha compañerx (lo íbamos a reivindicar el 14/10/17, pero al ser sábado, no salían los escritos, por eso lo hicimos el 13/10, compas).

¡NI OLVIDO, NI PERDÓN, JOSE!

Pedimos disculpas a lxs compañerxs presxs en lucha, y a lxs compañerxs ahí fuera. A los grupos de apoyo, disculpas porque no podemos coordinarnos mejor, estamos en ello. También damos gracias a todxs aquellxs personas que luchan contra la maquinaria criminal: presxs, amigxs, familiares, grupos, abogadxs… sin todxs vosotrxs no haríamos nada, no habría luz en esta lucha. Os digo que si no nos han matado ya es porque han visto unión, y fuerzas, y apoyo de familias, abogadoxs, etc..

Aquí, a pesar de que nos tienen en diferentes turnos (divididxs) y en distintos módulos (divididxs) y con mil y un problemas, montamos asamblea para reivindicar el exclarecimiento y delimitación de responsabilidades por la muerte de Jose el pasado año. Una vez lo acordamos y cursamos los escritos, aprovechamos para hablar de cómo nos tienen con las políticas encubiertas de dispersión. Aquí en el M-1, tres somos de Madrid y uno de Las Palmas. Estamos en la Comunidad Andaluza… aún así, unxs compañerxs de Madrid Valencia y Cádiz, nos mandan documentos para comunicar con nosotrxs, y el director impide la comunicación una vez más. Impide el teléfono, locutorios y, por supuesto, el vis a vis; vulnerando los artículos 41 RP y 51 LOGP. Lo tenemos en el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria nº 4 de Andalucía y nuestra amiga y abogada aquí, se ha personado en la causa, estamos en ello.

Ponemos a debate reivindicar el acercamiento de presxs, preguntamos a todxs vosotrxs ¿Cómo lo podemos hacer? Queremos seguir con las reivindicaciones de la tabla, la cual respetamos y reivindicamos. Nos vemos obligadxs a poner aquí el acento, en las políticas de dispersión. Queremos generar debate en este punto concreto. Aquí las reivindicaciones al congreso de lxs diputadxs, defensor de nadie y juzgados de vigilancia penitenciaria se siguen realizando, pero vemos que la dispersión es un punto importante. Llevamos tiempo sin que nos vea la família. Compañerxs os pedimos opiniones, ideas y formas de lucha. Invitamos a las familias a denunciar las situaciones que padecen ellxs y nosotrxs. Desde aquí denunciamos masivamente a diario al ministerio del interior también. Os pedimos ahora ayuda en este asunto.

Gracias a todxs, es un placer luchar a vuestro lado.

¡SALUD Y REBELDÍA!

¡LXS PRESXS DE PUERTO I EN LUCHA, POR UNA SOCIEDAD SIN JAULAS!!

Oscar Rodríguez González (Mosqui); Patricio Javier Suárez Rodríguez (Gofio); Francisco Pérez Mingo (Rubi); Toni Chavero Mejías

Cárceles para niños Presxs en lucha

Este informe, presentado ante el Comité de las Naciones Unidas contra la Tortura, se basa en un trabajo documental y práctico, que cuenta con varios testimonios recabados por la Plataforma Palestina durante sus misiones en Cisjordania entre 2014 y 2015. Varios informes de otras ONG palestinas, israelíes e internacionales, así como de las Naciones Unidas, han corroborado las violaciones de los derechos de las que son objeto los menores palestinos encarcelados.

Los que no experimentan la prisión directamente, la viven a través del encarcelamiento de su padre, hermano, primo, madre o hermana. Desde 1967, más de 850 000 palestinos (el 20 % de la población total y el 40 % de la población masculina) han sido detenidos por las autoridades israelíes. Cada nuevo episodio de tensión entre Israel y Palestina da paso a un recrudecimiento del número de arrestos. Por ejemplo, entre principios de octubre y finales de diciembre de 2015, un total de 2663 palestinos fueron arrestados, entre ellos, 479 menores de 12 a 18 años…

El ejército, la policía y la justicia militar son los protagonistas de este sistema concebido como una herramienta de castigo colectiva para la sociedad palestina que se opone a la ocupación, una herramienta de la que nadie se salva, ni siquiera los menores, principales víctimas de la represión.

Cárceles para niños Internacional

Cumplir dieciocho años suele ser motivo de celebración para la mayoría de los adolescentes, deseosos de conquistar la parcela de derechos reconocidos que despliega ante ellos la mayoría de edad. Sin embargo, si tu padre murió cuando eras niño y tu madre apenas puede cubrir sus propias necesidades básicas; si tuviste que pasar cinco meses en una ciudad fronteriza antes de  poder cruzar a España en los bajos de un camión; si una vez en España pasaste de un centro de acogida para menores extranjeros a un centro para menores infractores… cumplir dieciocho años es el detonador para volver a la casilla de salida.

Éste es el caso de X., que apenas unos días después de cumplir la mayoría de edad dentro del centro de menores de Sograndio (Asturias) recibió una visita en sus instalaciones de la policía judicial, un traductor y un abogado de oficio para transmitirle la orden de expulsión.

Cárceles para niños Cárceles racistas

Entrevistamos a Patricia Simón, periodista que ha escrito un artículo de investigación sobre los abusos que sufren los niños presos en la cárcel de menores de Sograndio (Asturias). Hablamos también sobre el SABRI, programa de control y modificación de la conducta utilizado en centros de menores. Y leemos una carta que llega desde dentro contando la situación de Javi Guerrero Carvajal desde su llegada a Puerto 3.

Cárceles para niños Radio: Tokata Y Fuga

sograndio-01-01

Castigos desproporcionados y arbitrarios, violencia, rebeliones, intentos de fuga y de suicidio, incendios… el Centro de Internamiento de Menores de Sograndio parece algo peor que una cárcel para niños, según los ingresados, sus familiares, los propios trabajadores y los vigilantes, que responsabilizan al equipo directivo y han llevado sus denuncias al Defensor del Pueblo, que advierte de que no se cumplen buena parte de sus recomendaciones para prevenir la tortura.

Todos los nombres recogidos en el reportaje son seudónimos por razones de privacidad de los menores y de evitar represalias laborales hacia los trabajadores del centro. La Ruta contra’l racismu pone a disposición de las familias y los jóvenes que han pasado por Sograndio el correo rutasograndio@nodo50.org para que puedan compartir sus experiencias y crear una red de apoyo.

Cárceles para niños

En todo el mundo hay niños que languidecen en la cárcel, a veces durante períodos prolongados. En muchos casos, como el de T.W., afrontan condiciones brutales e inhumanas.

La falta de mantenimiento de registros y la amplia variedad de instituciones implica que se desconozca el número de niños detenidos en estas condiciones. El Fondo para la Infancia de Naciones Unidas (UNICEF) estima que, en todo el mundo, hay más de un millón de niños entre rejas. Muchos están encarcelados en condiciones decrépitas, abusivas y humillantes, sin acceso a la educación ni otro tipo de actividades enriquecedoras, y sin contacto regular con el mundo exterior.

Muchos de estos menores –y adultos que fueron condenados por delitos que cometieron cuando eran niños— han recibido penas excesivas o desproporcionadas que violan el derecho internacional, el cual establece que el encarcelamiento de los niños debe estar “en conformidad con la ley y será utilizado solamente como una medida de último recurso y durante el período más breve posible”.

Otros están detenidos por actos que ni siquiera deberían ser considerados como delitos, como faltar a la escuela, escapar de casa, mantener relaciones sexuales consensuales, pedir un aborto o abortar. Algunos nunca han sido juzgados por sus presuntos delitos; otros han sido juzgados como adultos y, en los casos en que fueron declarados culpables, fueron enviados a cumplir su sentencia en prisiones para adultos. Los niños migrantes también son rutinariamente retenidos en centros de detención inmigratoria, contrario a las normas internacionales. Los niños con discapacidad y otros menores pueden ser institucionalizados como supuesta medida de protección.

Un estudio de la ONU, que se prevé esté finalizado para 2017, promete poner la detención de los menores en la mira internacional, y se espera que resulte en una supervisión más sistemática de las prácticas abusivas, un mayor cumplimiento de las normas internacionales y una drástica reducción en el número de niños privados de su libertad.

Sin embargo, no es necesario que los gobiernos esperen hasta la publicación de este informe; pueden y deben actuar ahora para establecer alternativas genuinas a la detención y garantizar que esos niños que deben permanecer detenidos lo estén en condiciones humanas y puedan beneficiarse de la educación, los servicios de salud, las oportunidades de recreo y el contacto con el mundo exterior.

Cárceles para niños

Nota De Tokata: Al hilo de la noticia de la muerte de un chaval en la celda de aislamiento de la cárcel para menores donde se encontraba preso en Mallorca y el goteo de constantes denuncias sobre la existencia de celdas de aislamientos (Naciones Unidas prohibe está práctica para menores de edad), la excesiva medicación de los chavales que pasan a estar literalmente drogados por elevadas dosis de psicofármacos, los constantes malos tratos por las denominadas contenciones físicas de los guardias de seguridad y/o educadores o por agresiones directas, la incomunicación con el exterior, la extremada desatención y la falta de autonomía y la progresiva institucionalicación de los chavales… nos lleva a hacer una extrapolación del siguiente artículo-denuncia y afirmar que lo que en él se denuncia es lo que en estas cárceles para niños de este estado español viene sucediendo.

Es hora de que llamemos a las cosas por su nombre. Basta de eufemismos con eso de “Institutos”, que no nos de miedo llamarles por su nombre: empresas carcelarias de tortura y muerte. Nos referimos a los mal llamados institutos de menores correspondientes a la ciudad de Córdoba a cargo de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) que a lo largo de estos años vienen demostrando su falta de intenciones y políticas para contener y ofrecer un escape real de la rueda carcelaria a los menores que se encuentran privados de su libertad.

Cárceles para niños Internacional