Categoría: Debate sobre objetivos y medios de lucha

A partir de un artículo publicado en Ekintza Zuzena, tomamos algunos rasgos de la lucha contra el FIES como referencia para enfocar la situación actual en las cárceles del Estado español, los motivos que sigue habiendo para luchar y las posibilidades de hacerlo y, sobre todo, la propuesta de lucha colectiva que desde el verano vienen articulando un grupo de compañeros presos. Hablamos también de la XVII marcha a la cárcel de Teixerio, convocada para el 14 de enero; de la situacióm de Mumia Abu-Jamal, en lucha por un tratamiento adecuado de la hepatitis C que padece. y del llamamiento a la solidaridad con las compañeras presas en Alemania acusadas de expropiar bancos.

Debate sobre objetivos y medios de lucha Radio: Tokata Y Fuga

Gabriel Pombo Da Silva ha pasado por una cadena perpetua encubierta al enlazar una condena detrás de otra. La tecnificación y la modernización en el control de los presos han hecho inviable la resistencia colectiva a la prisión que años atrás era posible. La modernización de estos sistemas de control –aislamientos, FIES, dispersión…– ha puesto dificultades a la formación de una comunidad de lucha dentro de la cárcel.

Actividad en la calle Debate sobre objetivos y medios de lucha

Hablamos con un compañero del Grupo Pro Presxs De Madrid del debate sobre represión que se ha abierto recientemente en Madrid, así como de las últimas propuestas de lucha colectiva que se están discutiendo en las cárceles entre algunos compañeros presos que ya han empezado a llevarla a la práctica. Damos noticias de la huelga de hambre y sed emprendida por Xavi Corporales en Estremera reivindicando un tratamiento médico digno; de la huelga de hambre iniciada en la cárcel de A Lama por Ruyman Armas Santana contra los abusos de los carceleros; de Nahuel, que ha tomado la misma postura en la cárcel de Morón, en protesta porque se le tiene en prisión preventiva y en condiciones especialmente duras por motivos políticos; de los ayunos solidarios y reivindicativos relacionados con la nombrada propuesta de lucha colectiva en las cárceles, especialmente del último realizado por Toni Chavero, en Soto del Real, ayer y anteayer y del anunciado por José Ángel Martins en Topas para los tres primeros días del mes próximo. Leemos comunicados de todos estos compañeros. Comentamos también la situación de la compañera detenida en Barcelona el pasado 13 de abril y presa en Soto del Real en espera de extradición, y las convocatorias hechas en Barcelona para hoy mismo en solidaridad con ella. Etc.

Debate sobre objetivos y medios de lucha Presxs en lucha Radio: Tokata Y Fuga

Hacemos tertulia con varias personas que colaboran en las distintas facetas del pulpo Tokata. Comentamos el último informe (2015) sobre torturas y muertes bajo custodia de la CPDT. Hablamos de las últimas actividades del grupo del boletín Tokata alrededor de los últimos acontecimientos represivos en el territorio del Estado español y de diferentes intentos de hacerles frente colectivamente. Hablamos con una de las organizadoras de una jornada antirrepresiva feminista que se celebra mañana en Valencia. Informamos, entre otras cosas de los últimos ayunos reivindicativos y solidarios dentro de las cárceles. Nos hacemos eco de una propuesta de debate sobre represión contra el anarquismo que se está realizando hoy mismo en Madrid. Hacemos rueda entre todas la personas participantes para opinar sobre todo ello.

Debate sobre objetivos y medios de lucha Radio: Tokata Y Fuga

Vigilancia, registros, declaraciones, detenciones, fianzas, cárcel, medidas cautelares, incomunicación, parálisis, miedo, desconfianza… Durante este último año el anarquismo se ha visto particularmente afectado por la represión. Han sido muchos golpes los que ha recibido, demasiadas operaciones orquestadas contra él que no solo han pretendido desacreditar y poner en “tela de juicio” la credibilidad y la justificación de nuestras ideas y nuestras prácticas como una opción o salida a la situación de inestabilidad, explotación y miseria que se atraviesa tanto política como económicamente en la sociedad. También han querido minar nuestra motivación, nuestro ahínco, nuestras relaciones, afectar a nuestros proyectos, a nuestros espacios, y, en definitiva, resquebrajar las pequeñas “parcelas de libertad” que con mucho tiempo y esfuerzo hemos construido y, por tanto, arrebatado al régimen de dominio del Estado y el Capital. Y no nos estamos refiriendo al recurrido ‘guetto’. Nos referimos a todas aquellas asambleas, espacios, proyectos, colectivos, individuos, etc, a todos estos elementos que con mucha voluntad articulan nuestra lucha política y que con su mejor intención buscan darle vida a nuestras ideas y prácticas, algunas veces cosechando derrotas pero otras también éxitos.

Y ahí radica la importancia de plantarle cara a la represión, de ser conscientes de dónde proviene y en qué consiste, de cómo nos afecta en todas las esferas de nuestra vida personal y política, de cuáles son sus posibles consecuencias… Plantar cara a la represión es resistir el envite, hacerlo porque queremos mantenernos vivxs como “movimiento político” para seguir construyendo libertad a la par que destruímos relaciones de dominio, hacerlo porque no solo queremos a nuestrxs compañerxs libres, sino que nos queremos libres, a todxs, hacerlo porque tenemos la convicción de que los proyectos y las herramientas de las que disponemos y las que dispondremos contribuyen y contribuirán a la revolución social, por la libertad.

Actividad en la calle Debate sobre objetivos y medios de lucha Sociedad-cárcel

“Los presxs anarquistas no están solxs” o “si tocan a una, nos tocan a todas” fueron consignas que una vez más quedaron plasmadas en la práctica, en el quehacer cotidiano anárquico, antes, durante y después del juicio que se realizó contra nosotros. Los gritos de desprecio a la autoridad que traspasaron los controles judiciales y los muros de los juzgados provocaron la visible rabia contenida en los rostros de jueces y fiscales, y la sonrisa de los nuestros. La presencia en la sala de caras solidarias conocidas y desconocidas durante los tres días nos llenó de orgullo y alegría, haciendo que acusaciones y peticiones fiscales perdieran por completo su pretensión amedrentadora. No podrán pararnos. Las acciones transgresoras solidarias y negadoras de lo existente que se multiplicaron por diversos territorios es una muestra más que estamos en todas partes, que no entendemos de fronteras y que la solidaridad es inseparable de nuestra práctica. Compañerxs que apostaron y apuestan por el enfrentamiento, aventurándose, intentando hacer de sus vidas el reflejo de sus deseos, impulsos y pasiones de acabar con el poder en todas sus formas y en todas partes, que no se conforman con discursos vacíos y autocomplacientes, que insisten y se exponen en gestos de solidaridad activa, para ellxs todo mi respeto y cariño. Su osadía y coraje me reafirma enormemente. Es en ese intento de hacer lo que se dice y se piensa, de transformar en hechos los discursos e ideas, donde comenzamos a adueñarnos de nuestras vidas, donde dejamos de ser espectadores pasando a ser actores que pretenden tomar las riendas de su existencia definiendo de manera autónoma prioridades, ritmos, tiempos y proyectos. Al tomar la iniciativa nos posicionamos en ofensiva no esperando a que surjan acontecimientos ni convocatorias de movimientos que nada tienen que ver con nosotros que determinen nuestra lucha. Tenemos una rica historia, fuertes ideas y mucha imaginación para reinventarnos constantemente. Al asumir la vida desde esta perspectiva se está asumiendo también la cárcel en la medida que es inseparable con la postura confrontacional. La prisión está en nuestra cotidianeidad, no solo para quienes estamos dentro de ella, sino para todxs lxs que apuestan por el conflicto permanente contra el poder. Está en nuestras conversaciones, en nuestros pensamientos y proyectos, está presente en cada paso que damos en el camino por la liberación total. Por lo que desdramatizar el tema de la prisión se hace imprescindible.

Debate sobre objetivos y medios de lucha Desde dentro

La exponencial aceleración de los acontecimientos en la era de la hipervelocidad hace que no nos dé tiempo a pensar lo vertiginosamente que cambian las cosas en un único sentido: homogeneización, generalización del control y del malestar social, aislamiento del individuo en su cárcel interior y, sobre todo, merma de la capacidad de resistencia para así conseguir convertirnos sin que lo apreciemos en sujetos enfermos, sujetados, pasivos, fatigados, estresados, en un estado anímico permanente de ansiedad difusa cuya única salida es recurrir a la droga televisiva, a la evasión puntual y desenfrenada, a los psicofármacos y a no pensar en nuestra condena aceptada. Esto es lo que ocurre en nuestra sociedad carcelaria. Ni que decir tiene que la trituradora policial, penal y carcelaria se ha encargado de un modo especialmente intensivo de hacer lo mismo con las personas que sanciona y en muchos casos encarcela.

Aún en nuestras sociedades, ni siquiera se ha hecho un debate sobre qué modelo de prevención y lucha contra el delito necesitamos para garantizar la seguridad que no es otra cosa que el efectivo ejercicio de los derechos y libertades tan solo formalmente reconocidos y, mucho menos qué respuesta dar a la comisión de delitos que atenten contra nuestra seguridad. Hoy, la única seguridad que se busca garantizar es la de los estados y la de quienes los gobiernan, no la de las personas.

Debate sobre objetivos y medios de lucha

Ánimo y fuerza, compañerxs:

Soy José Manuel Martins Mendoza, miembro del grupo “COLAPSO”, Colectivo Anarquista de Presos Sociales, y hoy quiero haceros llegar estas letras con aires libertarios y renovados pues me imagino que muchxs de vosotrxs se habrán visto desamparadxs por la disolución de C=T cuando tendría que ser todo lo contrario, esto nos debe valer para nuestro aprendizaje. Como se ha comprobado, los ayunos y escritos que hemos mandado quedan en agua de borrajas, pero los compas desde fuera también estaban aprendiendo y ya se habrán dado cuenta de que por mucho que hagamos todos, los muros de las cárceles seguirán ahí. Pero nos hemos hecho oír y gracias a todxs lxs compñerxs de la calle, poseemos un arma muy importante que es la asistencia jurídica. Pero me da pena que en la calle la gente, por temor a leyes mordaza, terrorismo de Estado, pertenencia a banda armada y toda su mierda de “estado de bienestar”, los oligarcas cada día se hacen más ricos, los gobernantes nos machacan por todos los lados, los curas siguen violando a niñxs y aquí no pasa nada, con lo cual, muchxs de los que nos declaramos anarquistas se dan por vencidos pensando que lo nuestro es solo una utopía y empiezan a ser esclavos de mierda por los burgueses, o sea, unxs asalariadxs más, pues, si no es así, nunca tendremos una casa propia para dejarles a nuestros hijos, y eso es lo que no puede ser. Sabemos que somos su materia prima y ellxs sin nosotros sí que no podrían vivir, nosotros, por ahora, sí podemos elegir cómo vivir o morir.

Sabemos que la unión hace la fuerza y esta derrota al poder, y lo que están haciendo con nosotros es lo que lleva siglos haciéndose en Francia, Rusia, Italia… por no recordar tantos y tantos países: dejar que construyamos nuestros propios guetos y sacarnos bien fuera de sus ciudades.

Debate sobre objetivos y medios de lucha Desde dentro

Normalmente cuando se aborda la cuestión carcelaria se hace foco lógicamente sobre la población reclusa y sobre los efectos personales y sociales de esta maquinaria represiva. En esta ocasión hemos querido abordar la cuestión de la solidaridad en el ámbito libertario y antiautoritario, de los grupos que trabajan para dar apoyo a las personas presas o denunciar y reflejar la realidad carcelaria, con sus ignominias, pero también sus luchas y resistencias.

Se dice que “Un movimiento que olvida a sus presxs está condenado al fracaso” ¿cuida el movimiento libertario la cuestión carcelaria?

Al movimiento libertario, como se ha podido ver recientemente en relación con las personas detenidas y presas por la “operación Pandora”, se le dan bien los gestos solidarios animados por sentimientos de afinidad y que se extienden espontáneamente, como en ese caso, a una amplia colectividad. En un primer momento, suele reaccionar dignamente en defensa de “sus” presos. Falla más en la acción a largo plazo, sostenida, consciente, organizada, y en la crítica amplia y profunda, al mismo tiempo práctica y teórica, frente al poder punitivo del Estado. En nuestra opinión, un movimiento anarquista real, que aspire a enfrentarse seriamente al régimen totalitario de dominación y explotación imperante, tiene que plantearse también seriamente la “cuestión criminal”, uno de los aspectos fundamentales de la “cuestión social”, o de la “cuestión del poder”, tal como se han configurado contemporáneamente. En primer lugar, como autodefensa de los oprimidos frente al sistema penal, que es uno de los principales instrumentos de la opresión. Nosotros no reconocemos la división entre presos políticos y presos comunes. Todos los presos son políticos, ya que la mera existencia del sistema penal es quizá la cuestión política “por excelencia” entre las que se han de plantear si se quieren discutir realmente las relaciones de poder vigentes: ¿Tiene el Estado derecho a amenazarnos, a imponernos pautas de conducta y a castigarnos si nos desviamos de ellas? Únicamente el derecho que le da la fuerza. No estamos de acuerdo en que se reivindique a los presos anarquistas como “presos políticos”, un grupo separado del resto de la población reclusa, con unos intereses particulares que defender por encima del interés común de los oprimidos en enfrentarse a la opresión y en unirse para poder hacerlo. 

Debate sobre objetivos y medios de lucha

La cárcel como eje central del sistema penal, así como el régimen de dominación y explotación capitalista a cuyo servicio está evidentemente la acción punitiva del Estado, se pueden definir como máquinas de tortura. Las primeras en constatar que los malos tratos y las torturas constituyen un instrumento empleado sistemática y cotidianamente por los carceleros para hacer funcionar la máquina penitenciaria son las propias personas presas. No es necesario recurrir a informes anuales y datos varios de organizaciones de defensa de los derechos humanos y de denuncia de la tortura para asegurar que la tortura es una practica ejercida sistemáticamente en el interior de las prisiones. Es necesario recurrir a quienes la sufren a diario:

El «tratamiento» que se aplica consiste en agresiones, chantajes y amenazas a presos sociales, suponiendo una impunidad absoluta y conculcando los más elementales derechos fundamentales.

Los tortazos y amenazas se han generalizado tanto que se toman por normales, como si viniesen regulados en el reglamento interno de la prisión. En este módulo de aislamiento las agresiones son mucho más duras. Hace pocos meses rompieron una costilla a un preso social; su denuncia motivó la presencia de la Defensora del Pueblo en el aislamiento, pero no ha servido para frenar la brutalidad que se ejerce. Este mes tuvieron que ingresar a un preso en el hospital tras apalearlo. Firman el colectivo de presos políticos vascos de Córdoba en diciembre de 2013

Actividad en la calle Cárcel=Tortura Debate sobre objetivos y medios de lucha