Categoría: Mujeres presas

Abajo va una traducción al castellano de un artículo de Vicent Almela publicado ayer en la página web de La Directa en el que hay una síntesis de lo sucedido últimamente en algunas de las cárceles del Estado español, sometidas todas ellas a una situación de excepción, basada en el aislamiento del exterior y el despotismo de los carceleros, que no contribuye en nada a remediar la catástrofe médico-sanitaria que reina en ellas, sino que podría agravarla notablemente, dada la insalubridad del medio carcelario, la vulnerabilidad de las personas presas ante las infecciones y el hecho de que los boqueras entran y salen libremente sin que se controle lo más mínimo la propagación que ellos mismos pueden hacer del virus supuesto causante del “estado de alarma” impuesto, dentro y fuera, por la autoridad. La información del artículo se centra, sobre todo, en las cárceles catalanas y, especialmente, en la de mujeres de Wad-ras, donde, que sepamos, todavía continúan la lucha y las medidas represivas contra quienes participan en ella. Como se relata en varios mensajes que está circulando en redes sociales:

17-III-2020

Hemos comenzado una huelga de hambre porque los funcionarios viene sin mascarillas, ni guantes. Ha venido la Subdirectora y le hemos dicho que una de nuestras compañeras ha cogido el virus, nosotras hemos estado conviviendo con ella en la misma celda. Le hemos pedido que se nos haga la prueba ya que tenemos síntomas. No se nos ha hecho caso. Con este acto de negarnos a comer al menos hemos conseguido que los funcionarios se pongan guantes y mascarillas y su trato hacia nosotras ahora es más correcto. Hay internas que están aisladas, tanto por tener síntomas del virus, como por ser ingresos. Están en aislamiento y no sabemos nada de ellas. Nos han quitado todas las comunicaciones sin facilitarnos ninguna información, ni siquiera para poder recibir dinero del exterior. Al final nos han facilitado un número de cuenta para poder hacer ingresos. Se han aplazado las juntas de tratamiento, con lo cual no podemos acceder a permisos ni progresiones de grado. El equipo y régimen dicen que todo depende de la dirección general e instituciones penitenciarias. Los juicios se aplazan sin tener en cuenta de que de ello depende nuestra libertad. Hemos expresado que nos hacen sentir como ratas, que solo somos un número para ellos, a lo que han hecho caso omiso. Pero con nuestra actitud de hoy, hemos conseguido que sepan que no tenemos miedo.

18-III-2020

Seguimos en huelga de hambre por las siguientes reclamaciones:

1.- Que continúen trabajando profesionales del centro para no retrasar las fechas de revisiones de grados y de permisos ya que es un derecho necesario.

2.- Solicitamos videoconferencia ya que nos han denegado otro medio de comunicación, con una duración de 15 a 20 minutos con compromiso nuestro de aportar para poder gestionar las videollamadas.

3.- Desde el departamento de madres, que se tenga en cuenta sus revisiones de grado y permisos para que puedan estar con sus hijxs.

4.- Las que están a espera de juicio, que se les busquen medidas alternativas fuera de prisión para protegerlas de no ser contagiadas.

5.- Que se les ofrezca a las internas extranjeras la opción de poder regresar a sus países.

6.- Las internas de segundo grado que están con permisos aprobados que tengan la posibilidad de volver a sus domicilios con medidas telemáticas y también se les proponga a las internas que estén a la espera de sentencias o recursos.

7.- Necesitamos más alternativas para poder pasar el tiempo más livianamente por todas las limitaciones del coronavirus dentro del centro: clases por escuelas online, poder utilizar el gimnasio, más tiempo de patio y que igual que se nos facilitaron más llamadas que también se nos facilite dinero para poder hacerlas.

8.- Solicitamos indultos, medidas telemátcias y condicionales para las internas que tienen más de la mitad de la condena cumplida o que tienen patologías graves.

9.- Que se nos trate con dignidad y no como un número de expediente.

Asimismo, jsutificamos a todas las compañeras que no pueden participar en la huelga por motivos de salud. Sentimos el terror, estamos apenadas, preocupadas y tristes, porque deseamos poder pasar la epidemia con nuestros familiares, ya que no sabemos cuánto durará.

19-III-2020

Ayer día 18 de marzo por la noche las presas continuaban reivindicando sus demandas cuando llegó el jefe el módulo que, al ver la situación, llamó a los otros carceleros. Se llevaron a tres de las presas a aislamiento. A una de ellas, la sacaron a rastras por el pasillo unos dos metros y ahora continúa aislada y atada. Las otras dos fueron trasladadas anoche en conducción fantasma (un traslado no autorizado) hasta Brians, donde se encuentran en este momento. Desde allí siguen exigiendo lo mismo: tanto medidas sanitarias, ya que continúa habiendo contagios, como medidas alternativas para sus condenas, ya sean indultos, telemáticas o arrestos domiciliarios. Nos piden todo nuestro apoyo aunque sea individualmente. Sea como sea, rebelémonos contra el confinamiento, hagámosles sentir que no están solas.

 LAS MEDIDAS PARA PREVENIR EL CORONAVIRUS DESENCADENAN HUELGAS DE HAMBRE Y PROTESTAS ENTRE LA POBLACIÓN RECLUSA

El lunes pasado algunas mujeres presas del centro penitenciario barcelonés de Wad-ras decidieron empezar una huelga de hambre para denunciar la falta de medidas preventivas por parte del funcionariado del centro y pedir una serie de medidas concretas en las instituciones penitenciarias. En otras prisiones del Estado está habiendo plantes, sentadas colectivas y otras acciones de protesta espontáneas que las personas presas utilizan como estrategia para denunciar las restricciones en las comunicaciones o la falta de prevención e información que están recibiendo dentro de los centros.

Hace casi una semana comenzaba en el módulo 1 del centro penitenciario de Brians I un intento de huelga de hambre por parte de un grupo de presos, para protestar por la cancelación de las comunicaciones vis a vis y la falta de medidas preventivas para parte del funcionariado de la cárcel para no contagiar la Covidien-19 a las personas presas. Durante la acción del domingo, donde algunos presos se negaron a comer, los carceleros del módulo 1 decidieron sancionar a cuatro de ellos, haciendo uso del artículo 72 del Reglamento Penitenciario, y encerrarlos en una celda de aislamiento “por atentar contra la seguridad del establecimiento penitenciario”. Según el grupo de apoyo a Amadeu Casellas, que se encuentra preso desde hace casi dos años, en espera de juicio, en este mismo módulo de Brians y que también participó en la protesta colectiva, esos cuatro presos aún continúan en aislamiento hoy. Después de las represalias, el resto de presos desistieron y  no continuaron con la huelga por miedo a posibles represalias.

Precisamente en el centro penitenciario contiguo, en Brians 2, y concretamente en el módulo 13, hubo el primer caso de coronavirus detectado en un interno de una cárcel catalana, que, según informaba el Departamento de Justicia, cuando se enteraron, fue inmediatamente trasladado al hospital de Terrassa. El resto de reclusos del módulo –105 personas– siguen confinadas y no tienen permitida la salida del recinto para realizar ninguna clase de actividad más allá de salir de sus celdas.

En la cárcel de mujeres de Wad-ras, en el barrio de Poble Nou Barcelona, ​​el pasado fin de semana también se detectó el primer caso de coronavirus en una interna a la que le quedaban pocos días para salir en libertad. En este caso, la dirección del centro la dejó salir finalmente, pero el resto de mujeres con las que tenía trato diario aún están a la espera de pruebas más de una semana después. Otro caso positivo por coronavirus de una interna de Wad-ras que se ha hecho público esta misma mañana por parte de las instituciones penitenciarias catalanas ha sido el de Rosa Perala, cusada por el crimen de la Guardia Urbana. Este hecho ha propiciado que el departamento de justicia haya decidido confinar a partir de hoy a todas las mujeres presas en régimen ordinario del centro, ya que Peral comparte espacio con ellas desde hace tres años en situación de prisión preventiva. También se han suspendido todos los ingresos y, de ahora en adelante, todas las mujeres que ingresen en esa prisión serán derivadas a Brians I.

La situación en Wad-ras se complica aún más si se tiene en cuenta el hecho de que algunas internas decidieron plantarse y empezar una huelga de hambre el pasado lunes como protesta ante la cancelación de los vis a vis y las comunicaciones por locutorio con las familias y amistades, la falta de tests médicos a las mujeres presas que habían sido con la persona infectada y la falta de medidas preventivas por parte de los funcionarios del centro. Según el comunicado escrito por el grupo de internas en huelga de hambre, y difundido por el grupo de apoyo Solidaritat Rebel, mediante esta acción de protesta quieren visibilizar una tabla con nueve reivindicaciones concretas dirigidas a las instituciones penitenciarias. Estas reivindicaciones incluyen medidas prácticas durante este periodo de emergencia por la Covidien-19.

Algunas de estas reivindicaciones coinciden con las medidas solicitadas al Ministerio del Interior español –que bajo el estado de alarma también controla las cárceles catalanas– por más de cincuenta organizaciones en defensa de los derechos humanos, familias de personas presas y grupos de apoyo el pasado lunes. De momento, ayer miércoles el ministerio dirigido por Grande-Marlaska dictaba una orden por la que instaba a las juntas de tratamiento facilitar que las personas que se encuentran en régimen de semilibertad –en tercer grado o que ya disfrutan de la aplicación de la artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario para trabajar fuera de los centros penitenciarios– puedan quedarse en sus casas sin necesidad de volver a las cárceles para dormir, mediante el uso de brazaletes telemáticos o el control telefónico. En caso de materializarse, esta medida podría afectar a unas 8.000 personas de las cerca de 60.000 que hay privadas de libertad en la actualidad.

Aunque desde las entidades en defensa de los derechos humanos, las familias y los grupos de apoyo a personas presas ven “positiva” esta medida, todas coinciden en que “es insuficiente”, y que al menos se debería habilitar un espacio para videoconferencias en todos los módulos –como ya se empezó a hacer esta semana en las cárceles italianas–, ofrecer llamadas de teléfono gratuitas a todos los reclusos, incluso aquellos que no disponen de recursos económicos, dotar de material preventivo a todas las personas presas y al personal penitenciario, hospitalizar a las personas contagiadas en un entorno médico adecuado y excarcelar de forma inmediata a todas las personas con enfermedades graves y con más de 70 años.

Las Protestas se extienden a las cárceles de todo el Estado español

A pesar de la falta de información sobre lo que ocurre en los centros penitenciarios estos días –en que los vis a vis y las comunicaciones por locutorio han sido canceladas de forma progresiva desde que estalló la emergencia vírica–, varios abogados, familiares y grupos de apoyo que aún mantienen contacto telefónico con las personas privadas de libertad han estado informando sobre las diferentes acciones de protesta que se están sucediendo en los diferentes centros para denunciar las restricciones en las comunicaciones o la falta de prevención e información que están recibiendo las personas presas. Según relatan desde la asociación de Familias de Presos en Cataluña, que mantiene contacto diario con los presos por vía telefónica, “la situación dentro está muy tensa”.

Según fuentes de los carceleros del centro penitenciario de Picassent (Valencia), el pasado martes hubo un intento de motín, cuando los presos del módulo 2 iniciaron una protesta para denunciar que no disponen de la asistencia médica adecuada dentro del centro ni del material preventivo para evitar el contagio de la Covidien-19, afirmando también que “se sienten completamente abandonados por las autoridades penitenciarias”. La protesta fue reprimida por los boqueras que aplicaron aislamiento preventivo a seis de los internos que participaron en la acción protesta. Situaciones similares se están sucediendo en otros centros penitenciarios como Quatre Camins (Barcelona), Mas de Enric (Tarragona), Fontcalent (Alicante), Sangonera (Murcia), o Zuera (Zaragoza). Según alertan desde la asociación de familias, “a muchos de los presos aún no se les ha comunicado que les han cortado todas las comunicaciones –también por locutorio–, cuando se enteren ya veremos qué pasa. Es necesario que las instituciones tomen medidas urgentes para mejorar la comunicación con las que estamos fuera, y que sepamos tanto ellos como nosotros lo que está pasando.”

Aunque todavía no hay datos oficiales sobre más casos positivos de Covidien-19 en las cárceles –aparte de los casos detectados la semana pasada en la prisión de Zaballa y Brians 2, y hoy en la prisión de mujeres de Wad-ras–, según los últimos datos publicados por un sindicato de carceleros, en las cárceles del Estado español se han contabilizado hasta el momento 164 internos y medio centenar de funcionarios aislados, a la espera de conocer si son casos positivos de contagio. En Cataluña hasta el momento hay 117 personas presas aisladas de forma preventiva, y también quedan confinados todos los presos del módulo 13 de Brians 2, y desde esta mañana todas las mujeres presas en el centro penitenciario de mujeres de Barcelona.

La cárcel mata Mujeres presas Presxs en lucha Sociedad-cárcel

Actividad en la calle Mujeres presas

He aquí la traducción al castellano, hecha por un compañero, de un artículo en árabe, firmado por Mona Sleem, periodista egipcia, y publicado en http://assafirarabi.com, el 10 de junio de 2019, sobre las cárceles de mujeres del Estado egipcio. La ilustración, sacada de la fuente original, es de Wael Darwich.

Encarcelamiento de una mujer pobre en un país árabe. Estas pocas palabras bastan para reflejar una vulnerabilidad sostenida sobre un fino hilo, al borde del abismo de la depresión, y una se pregunta: ¿Cómo no se sumergen en ella? ¿Cómo no se esconden ahí hasta desaparecer? ¿Y cómo, muchas veces, no se transforman en monstruos?

Se han contado una y otra vez las mismas historias sobre las cárceles árabes sin que se consiga ningún cambio. En ellas hay igualdad entre hombres y mujeres, aunque únicamente en el sufrimiento y en la falta de derechos. Sin embargo, para las mujeres presas, el impacto del dolor se multiplica enormemente a causa de su rol peculiar y de sus necesidades particulares.

Miles de mujeres están encarceladas en Egipto. Las cárceles más conocidas se llaman Damanhour, en la gobernación de Beheira, y Al Qanater, en El Cairo*. En ellas están encerradas centenares de historias sobre dificultades, carencias y vacíos jurídicos, ausencia de justicia que sufren por igual las llamadas delincuentes y las presas políticas como Mahinour al Masri, que ha pasado por diferentes cárceles, Jamila Serreddine o Salma al-Khechen que fueron encarceladas por defender causas públicas y ofrecen ahora sus testimonios en este articulo.

Mahinour es la que ha ido presa más veces y conoce, por tanto, la realidad de varias cárceles, mientras que Jamila ha tenido una experiencia peculiar, vinculada a enfermedades y negligencia médica. Todas están ya en libertad. Hemos recopilado sus testimonios concentrando también nuestra lectura en textos y experiencias que se han esforzado por aportar alguna ayuda o cambio, hasta hoy en vano.

Necesidades especiales

Cuenta Jamila Serredine: “la prisión no da nada. Todo lo que necesitamos lo compramos en la llamada “cantina”, la tienda del centro penitenciario, o nos lo traen las familias en sus visitas. Y la que no tiene dinero o ha sido rechazada por su familia vive tras las rejas una situación angustiosa. Las presas que no tienen dinero tienen que trabajar en la limpieza, de los servicios, por ejemplo, en la cocina y lavando la ropa a cambio de un paquete de tabaco, que es la moneda de la cárcel”. Y Mahinour al Marsi nos dice: “Como la administración penitenciaria no proporciona casi nada a las presas, se ven obligadas a comprarlo. Las compresas son de lo que más falta hace y en prisión se venden el doble de caras que en la calle. Se necesitan al menos 30 gineh (moneda local) al mes… Y la solidaridad se vuelve algo básico y fundamental, las presas que pueden prestan a las que no pueden, si no, la vida se convertiría en una trituradora para las presas que no tienen apoyo familiar.

Para Jamila: “La cárcel es una sociedad aparte, tiene sus propias leyes, unas leyes casi siempre injustas, y la administración no interviene para rectificarlas. La llamada “boss”, normalmente la presa más experimentada, es la jefa del dormitorio, recibe una paga, paquetes de tabaco como impuesto de las demás presas que tienen ingresos, y ella se encarga de pagar a las que tienen que trabajar y ocuparse de todas las tareas de limpieza. He visto a muchas presas necesitadas que recogen las sobras de la comida carcelaria, nada más que tomates, patatas podridas y algún trozo de pan, vuelven a cocinarlo todo y se juntan para comer.”

Las que llevan el dolor dentro: las embarazadas y las madres

La vulnerabilidad aumenta, se multiplica, cuando la presa está embarazada o tiene con ella a un recién nacido cuya supervivencia está en juego. Entonces, las necesidades particulares se transforman en cuestión de vida o muerte. Según los testimonios e informes oficiales, en el dormitotio de las madres de la cárcel de Quanater hay entre 130 y 150 mujeres, mientras que en Damanhour la cifra no suele sobrepasar las 20 o 30.

Y el dolor y el calvario de una embarazada o de una madre que tiene que dar el pecho a su bebé es el dolor de todas. Todas viven como suyas las realidades de las demás y tienen el miedo de sufrir lo mismo algún día, sobre todo las llamadas “delincuentes reincidentes” porque salen de la cárcel y vuelven, víctimas de condiciones económicas y sociales que les empujan a elegir deliberadamente la entrada la cárcel.

Jamilla relata: “Las embarazadas no tienen ningún trato de favor. Todas somos iguales frente a la ausencia de asistencia médica. La embarazada vive con nosotras hasta el último mes de su embarazo, cuando es trasladada al dormitorio de las madres a esperar el parto. Hay una ginecóloga en el hospital pero esto no significa nada. Los médicos y enfermeras maltratan a las presas y se comportan con una extrema arrogancia. No hay ningún exámen médico moderno, ni siquiera un exámen modesto, ningún análisis, ninguna radiografía, los únicos medicamentos que hay son calmantes que se dan para el dolor de cabeza o para el dolor de estómago, sin diferencia. La embarazada no recibe ningún alimento complementario, ni vitaminas. He visto a una compañera con el vientre hinchado desmayarse después de una jornada de trabajo. Al día siguiente no volvió a trabajar y la “boss” la castigó obligándola a dormir en los servicios.

Y añade Mahinour: “Es verdad, no hay ninguna consideración. He visto a algunas vender su ración de comida para ahorrar algo y no verse obligardas a trabajar durante el embarazo. Una noche, fuimos testigas de un aborto provocado por el cansancio y la mala alimentación. Otra noche, una presa estaba a punto de parir, golpeamos la puerta del dormitorio durante dos horas, pero la carcelera se había ido sin dejar las llaves a la otra responsable, que nos dijo que no podía hacer nada. Y la presa no tuvo otro remedio que dar a luz entre nuestras piernas. Noches horribles, llenas de sangre y con el fantasma de la muerte amenazándonos.”

El dormitorio de las madres

En el dormitorio de las madres, una historia aún más dolorosa, que empieza con la poca cantidad de leche en polvo que da la cárcel y termina cuando arrancan al bebé del pecho de su madre. Mahinour: “En la cárcel de Damanhour había crisis y conflictos frecuentes: gritos que traspasaban los muros de los dormitorios para protestar contra la poca cantidad de leche en polvo que ofrece la administración. Las madres, en un estado de salud deplorable,  no producen leche suficiente para alimentar a sus criaturas y están obligadas a alimentarlas con leche industrial, a pesar del peligro que representa para su frágil sistema digestivo. He visto a madres, por su extrema necesidad, vender la leche industrial y obligar a sus bebés a conformarse con la poca leche que producían ellas y, pocos días después del parto, volver a trabajar y dejar a sus recién nacidxs bajo nuestras protección.”

Jamilla, madre de tres niños, cuenta que vivió un hecho particular: “En la cárcel de Al Qanater, había un dormitorio especial para madres y, a pesar de la existencia de un minúsculo parque con algunos columpios, nunca vimos a niñxs disfrutar del parque. Lxs niñxs salían al patio con sus madres durante las horas autorizadas semanalmente. Un día, me chocó ver a una madre con su bebé en la espalda en el sector de las condenadas a muerte, un recién nacido viviendo con su madre psicológicamente destrozada, esperando su ejecución inminente y escuchando a veces los gritos y lamentos de otra presa que se preparaba para ser ejecutada. Hablé con la joven madre y me dijo que su bebé tenía menos de un año, que ella no tenía familia y que estaba esperando que lo llevaran a un centro de acogida fuera de la cárcel. Nos pusimos de acuerdo en que el niño se quedaría conmigo y que ella vendría a visitarle y darle el pecho, y la madre era feliz cuando llevaba a su hijo conmigo durante las visitas de mi marido y mis niños.”

Cifras e indicaciones

Todo el mundo conoce la veracidad de estos testimonios a pesar de la ausencia de datos oficiales. Salma el Khechen, una militante por los derechos de la mujer, hizo un encuesta a más de 30 presas, entre políticas y “comunes”, de la cárcel Al Qanater, sacó estas conclusiones :

– El dormitorio era de dos salas, podía acoger hasta 50 presas embarazadas o madres de recién nacidos. Cuando el bebé tenía dos años era sacado de la cárcel, su madre se iba a otro dormitorio y el niño o niña tenía derecho derecho a visitar a su madre cada 15 días acompañadx de un familiar.

– Las literas son de dos pisos, dos camas una sobre la otra en vez de tres como en los demás dormitorios. Si las presas son más de 50, no se añade ninguna cama más y la nuevas con sus bebés se instalan en el suelo a la espera de una cama vacía.

– Hay una ginecóloga o ginecólogo, un pediatra, a veces algún especialista, pero todas las presas están de acuerdo en que “el mismo hospital necesita un hospital.”

– La cárcel reparte pequeñas e insuficientes cantidades de leche, yogures, zumos, frutas y verduras, y comidas con carne o pollo, pero siempre en mal estado. Los familiares pueden traer comidas y alimentación durante las visitas y hay una nevera en cada dormitorio.

– La cárcel no ofrece ningún complemento alimenticio ni a las madres ni a las embarazadas.

– Los partos se hacen de forma natural o por cesárea y no hay un servicio especial para partos. A veces el recién nacido es llevado a un hospital fuera de la cárcel bajo la responsabilidad de la familia, o del Estado, si el bebé es de lxs llamadxs “ilegítimos.”

Estos testimonios e informaciones se asemejan totalmente a lo que afirma Nawal Moustafa, presidenta de una asociación de protección de niñxs de madres presas. Ella dijo: “Según lo que sabemos, el número de madres presas es de alrededor de 150 mujeres. Después de dos meses de visitas, hemos logrado definir sus necesidades más importantes. Todas las madres insisten en que sus primeras necesidades son ropa para bebés, vacunas, leche infantil, asistencia médica efectiva, visitas de médicos especialistas para enfermedades dermatológicas y gastrointestinales.” Nawal afirma también que se llegó a un protocolo de acuerdo con el ministerio del interior.

Unx niñx bajo el peso de la ley

Jamila Serreddine salió de la cárcel y ya no supo más sobre su joven amiga, la madre condenada a muerte, ni tampoco sobre lo que pasó con su bebé, pero las leyes vigentes no dejan ninguna duda sobre lo que pasó. Según el articulo 20 de la ley penitenciaria el niño o niña se queda con su madre hasta cumplir los dos años y, después, se entrega a su familia o es llevado a un centro de acogida. El articulo 68 es el más duro y el más injusto, estipula que la madre condenada a muerte no puede quedarse con su bebé más de dos meses. Es una legislación muy criticada y hace años que una comisión parlamentaria y el consejo nacional de protección de la madre y de la infancia propusieron algunas modificaciones:

– Prolongar la estancia del bébé con su madre hasta los 4 años y que a los dos debe estar también en una guardería dentro del centro penitenciario.

– Las madres condenadas a muerte pueden guardar a sus bebés hasta que cumplan los dos años.

– Sustitución de las penas de privación de libertad por sanciones de trabajo social para mujeres embarazadas o madres que han cometido delitos pequeños.

Han pasado dos años desde la presentación de estas propuestas y la situación sigue igual, nada ha cambiado.

Mona Sleem

Traducido al castellano por Abderrahim

* La cárcel Al Qanater se encuentra en las afueras del Cairo y es la cárcel de mujeres más grande de Egipto. Damanhour es otra ciudad que se encuentra a 160 km del Cairo y a 70 km de Alejandría.

Original en árabe

Versión en francés

Internacional Mujeres presas

 

Carmen Badía ha abandonado su segunda huelga de hambre exigiendo su excarcelación por enfermedad grave. La Juez de Vigilancia responsable ha dado la razón a la cárcel en su negativa a iniciar los trámites para su excarcelación, es decir, a clasificarla en tercer grado para que pueda optar a la libertad condicional. La lucha por un trato digno a Carmen y a todas las personas presas gravemente enfermas como ella debe continuar. Desde Henas (Hermanas Entalegadas No Andáis Solas) nos hacen llegar esta propuesta centrada en el envío de faxes  para exigir tanto la libertad de Carmen como la de todxs lxs presxs enfermxs, contra la actitud favorable a un trato cruel, inhumano y degradante por parte del gobierno y de los jueces responsables.

Para más información   entra AQUÍ

Del lunes 17 al viernes 21 de Junio.

Campaña de envío masivo de fax para pedir la excarcelación de Carmen Badía Lachos.

Invitamos a todo el mundo a participar de esta campaña para ejercer presión y pedir la excarcelación de Carmen Badía Lachos por enfermedad grave.

Durante los días 17,18,19,20 y 21 de Junio enviaremos el siguiente modelo de fax los siguientes organismos:

SANIDAD PENITENCIARIA fax: 913354992

INSTITUCIONES PENITENCIARIAS fax: 913354052

DEFENSOR DEL PUEBLO fax: 913081158

CENTRO PENITENCIARIO ZUERA fax: 976 69 84 58

Propuesta de texto para el fax

A la atención de la persona responsable de esta institución.

Por el presente escrito quisiera hacerle llegar mi preocupación por la situación de CARMEN BADÍA LACHOS encarcelada en la actualidad en el centro penitenciario de Zuera (Zaragoza), así como de todas las personas enfermas crónicas que a día de hoy se encuentran encarceladas. La presa CARMEN BADÍA LACHOS de 62 años ha sido diagnosticada de tres cánceres e intervenida quirúrgicamente en diversas ocasiones, motivos por los cuales su estado de salud cada día es más precario. Ante esta situación exijo la aplicación inmediata de lo establecido en el Reglamento Penitenciario en el Artículo 196: “Se elevará al Juez de Vigilancia el expediente de libertad condicional de los penados cuando, según informe médico, se trate de enfermos muy graves con padecimientos incurables”, y en el Artículo 104.4 el cual dice que “Los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad”. Por último, el cumplimiento de la Instrucción 6/2018 de Instituciones Penitenciarias en la cual queda recogida la excarcelación por enfermedad grave. Por todo ello, porque reúne todos los requisitos legales por enfermedad grave e incurable, y por una cuestión de humanidad, solicito la excarcelación inmediata de CARMEN BADÍA LACHOS, al igual que para todas las personas presas enfermas crónicas.Solicito a Instituciones Penitenciarias, al Defensor del Pueblo y a Sanidad Penitenciaria que se hagan cumplir las leyes que amparan los derechos de las personas enfermas en prisión y si es necesario que se indague en los casos solicitando la documentación probatoria a quien la posea, juzgados, abogados, familiares, etc.

Gracias por su atención.

Un saludo.

Dirección desde la que enviar los faxes: www.fax.pdf24.org

Más información:

https://campazgz.wordpress.com/

https://suportpresxslleida.noblogs.org

https://henas.noblogs.org

https://desdedentro.noblogs.org/

https://lacorda.noblogs.org/

http://tokata.info/

Os agradecemos la difusión de la campaña por todo los medios posibles.

¡¡¡Libertad para todas las personas enfermas graves!!!

Actividad en la calle La cárcel mata Mujeres presas

Actividad en la calle Huelga de hambre octubre 2018 Mujeres presas Vagos y maleantes

Lxs compañerxs del Grup de Suport a Presxs de Lleida nos hablan en su blog de una carta con fecha del pasado 15 de mayo donde Carmen Badía Lachos, la única mujer presa que se ha sumado a la huelga de hambre colectiva de mayo, comunica que está sufriendo represalias por su participación en ella. Por lo que dicen, si antes recibía apoyo sanitario las 24 horas del día, éste se ha visto reducido a 15 horas (de 14:00 a 17:00 y de 20:00 a 8:00), y se encuentra sola en la celda con otra presa que al parecer le ha sido asignada como apoyo, cuando ella misma está necesitada de él, ya que padece una enfermedad mental y se ha intentado suicidar varias veces recientemente

El estado de salud de Carmen ha vuelto a empeorar y cuenta que apenas puede dormir, pues tiene el corazón muy acelerado por la quimioterapia. Y que se han llevado de su celda la silla de ruedas que tenía para moverse, con la excusa de que la necesitaba otro interno. Aunque lleva ya tres meses en la cárcel de Zuera y lo ha pedido reiteradamente, aún no la han visitado los médicos. El día 26 de abril tenía que salir a ser vista por el oncólogo y no la llevaron, porque supuestamente no llegó la ambulancia. Dice que pudo hablar con la jueza de Vigilancia Penitenciaria, ante la que denunció su situación y que, viendo su estado, le dijo que pediría informes a la cárcel sobre ella.

Como dicen lxs compas de Lleida, “aún así, esta mujer conserva su fuerza y su valentía” y les dice en su carta: “Hasta otra, estoy cabreadísima, ya sabéis, ajo y agua… Pero el ajo es un buen antibiótico y sin agua no se puede vivir, así que no está mal jajaja. Un abrazo y por favor no os olvidéis de mi.”

Y, continúa contando la gente de Lleida, “como podemos ver, Carmen necesita apoyo. Comenta que internos de otros Centros Penitenciarios no le contestan a las cartas y según dice tampoco le llegan las nuestras de vuelta ni las de CAMPA. No sabemos qué es lo que ocurre. Pero aún así animamos a seguir escribiéndole más que nunca.”

A nosotrxs nos parece que hay que seguir reivindicando la excarcelación de Carmen, ya que las mismas leyes que se supone ha vulnerado y en virtud de las cuales se le está castigando prescriben que ahora sea liberada, y no sólo en cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 91 del código penal:

Artículo 91 CP

1. No obstante lo dispuesto en el artículo anterior [que regula los requisitos generales para la libertad condicional], los penados que hubieran cumplido la edad de setenta años, o la cumplan durante la extinción de la condena, y reúnan los requisitos exigidos en el artículo anterior, excepto el de haber extinguido las tres cuartas partes de aquélla, las dos terceras partes o, en su caso, la mitad de la condena, podrán obtener la suspensión de la ejecución del resto de la pena y la concesión de la libertad condicional.

El mismo criterio se aplicará cuando se trate de enfermos muy graves con padecimientos incurables, y así quede acreditado tras la práctica de los informes médicos que, a criterio del juez de vigilancia penitenciaria, se estimen necesarios.

2. Constando a la Administración penitenciaria que el interno se halla en cualquiera de los casos previstos en los párrafos anteriores, elevará el expediente de libertad condicional, con la urgencia que el caso requiera, al juez de vigilancia penitenciaria, quien, a la hora de resolverlo, valorará junto a las circunstancias personales la dificultad para delinquir y la escasa peligrosidad del sujeto.

(…)

O de lo que dicta el reglamento penitenciario:

Artículo 104.4 RP: Los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables, según informe médico, con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación, podrán ser clasificados en tercer grado por razones humanitarias y de dignidad personal, atendiendo a la dificultad para delinquir y a su escasa peligrosidad.

Artículo 196 RP. Libertad condicional de septuagenarios y enfermos terminales:

1. Se elevará al Juez de Vigilancia el expediente de libertad condicional de los penados que hubiesen cumplido setenta años o los cumplan durante la extinción de la condena. En el expediente deberá acreditarse el cumplimiento de los requisitos establecidos en el Código Penal, excepto el de haber extinguido las tres cuartas partes o, en su caso, las dos terceras partes de la condena o condenas.

2. Igual sistema se seguirá cuando, según informe médico, se trate de enfermos muy graves con padecimientos incurables. Cuando los servicios médicos del Centro consideren que concurren las condiciones para la concesión de la libertad condicional por esta causa, lo pondrán en conocimiento de la Junta de Tratamiento, mediante la elaboración del oportuno informe médico.

(…)

Sino, sobre todo, porque la constitución, la ley orgánica general penitenciaria y el mismo reglamento carcelero reconocen el derecho de las personas presas a una asistencia sanitaria igual a la que recibe en la calle cualquier persona:

Artículo 43 CE:

1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud.

2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.

(…)

Artículo 3 LOGP:

La actividad penitenciaria se ejercerá respetando, en todo caso, la personalidad humana de los recluidos y los derechos e intereses jurídicos de los mismos no afectados por la condena, sin establecerse diferencia alguna por razón de raza, opiniones políticas, creencias religiosas, condición social o cualesquiera otras circunstancias de análoga naturaleza.

En consecuencia:

(…)

4. La Administración penitenciaria velará por la vida, integridad y salud de los internos.

(…)

Artículo 208 RP. Prestaciones sanitarias

1. A todos los internos sin excepción se les garantizará una atención médico-sanitaria equivalente a la dispensada al conjunto de la población. Tendrán igualmente derecho a la prestación farmacéutica y a las prestaciones complementarias básicas que se deriven de esta atención.

No somos “juristas” pero en todo este articulado se puede ver claramente que, según la ley, las autoridades carceleras pueden y deben, si se tiene en cuenta la obligación de la administración penitenciaria de respetar “la personalidad humana de los recluidos”, clasificar en tercer grado, “por razones humanitarias y de dignidad personal”, y “con independencia de las variables intervinientes en el proceso de clasificación”, e iniciar expediente de libertad condicional a las personas presas que sufran enfermedades muy graves “con padecimientos incurables”. Y no cabe duda de que Carmen está en ese caso.

Pero, además, la administración carcelera está obligada a proporcionarle los mismos cuidados que recibiría en la calle, y eso, según todas las evidencias, no está sucediendo, ni en su caso ni el de ninguna persona presa gravemente enferma, ya que es notorio que la sanidad penitenciaria es catastrófica. Y, por ejemplo, Carmen ha perdido ya -como le ha pasado a Francisco Chamorro y también a prácticamente cualquier persona presa que se encuentre en situación parecida- varias citas con el médico especialista, porque el ministerio del interior no ha cumplido su obligación de trasladarle. Entonces, Carmen debe ser excarcelada inmediatamente, igual que cualquier otra persona presa gravemente enferma. Y cualquier persona digna, responsable políticamente y solidaria con sus semejantes debería exigirlo.

¡LIBERTAD PARA CARMEN BADÍA Y PARA CUALQUIER PERSONA GRAVEMENTE ENFERMA CON PADECIMIENTOS INCURABLES!

Desde Dentro: Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Motivos, Condiciones Y Posibilidades Para Una Lucha Social Anticarcelaria

Noticias Sobre La Huelga De Hambre De Mayo

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 11-VI-2018]

Huelga de hambre 1 de mayo 2018 La cárcel mata Mujeres presas Presxs en lucha

Aquí va una carta de carmen Badía Lachos que nos ha llegado a través de lxs compas del Grup de Suport a Presxs de Lleida. En ella explica Carmen los motivos que ha tenido para sumarse a la huelga de hambre colectiva y recapitula un poco su lucha personal.

Zuera, 20/04/18

Hola compañeras/os:

Soy Carmen Badía Lachos. Supongo me conoceréis por la huelga de hambre que inicié en el CP de Ponent de Lleida (5/12/17) y que duró 3 largos meses, hasta que por fin pude salir de esa Cataluña tan corrupta, que hasta sus cimientos están podridos, empezando por todo y sobre todo por las Instituciones Penitenciarias Catalanas que como bien sabéis es la única Comunidad Autónoma que tiene las competencias de IIPP y Justicia y que no depende del gobierno central. Eso les da a ellos fuerza, fuerza para continuar chantajeando y pidiendo dinero a las internas/os que ellos consideran que pueden pagar.

Se lucran a través del DEVI (programa de delitos violentos) que como sabéis no existe en las otras cárceles españolas. Sólo existe en Cataluña. Si pagas apruebas, si no les entregas el dinero que ellos te piden NO apruebas. Depende del delito y las posibilidades económicas que ellos creen que tiene según qué interno, el precio puede oscilar entre 40.000€ hasta 200.00€, en largas condenas, como ya sabéis por otrxs presxs a lxs que también se les ha pedido. Por increíble que parezca hay gente que les paga lo que piden. Otros NO PODEMOS. No disponemos de esa cantidad.

Por ello me uno a vosotrxs, compañerxs de dentro de las cárceles así como a lxs que estáis fuera en esta lucha contra la injusticia. Me uno a vosotrxs en esta huelga de hambre colectiva que se va a iniciar el 1 de mayo, día del Trabajador.

Estoy de acuerdo con estos 12 puntos. Yo por desgracia he visto en estos largos años, pasados en Cataluña, de todo, y nada bueno. La reinserción NO EXISTE, enteraros bien. En Cataluña el artículo 104.4 y el 196 del R.P. No se aplica. Si pagas sí, claro, si no, te mueres en los centros penitenciarios.

Las cárceles catalanas son una Universidad de Delincuencia. Es dónde se aprende lo que es la droga, cómo funciona el sistema, el poder que creen tener por llevar una placa con un número, etc, etc. De allí muchas personas salen “quemadas” en el sentido literal de la palabra. Con más frustración y más problemas que cuando entraron.

Os preguntaréis por qué pongo siempre a los Centros Penitenciarios Catalanes como ejemplo; pues es porque allí para mi desgracia he estado cumpliendo mi condena, y de los otros Centros Penitenciarios del Estado español no puedo hablar. Hablo de lo que yo he vivido, que es mucho y muy doloroso.

Quiero recordaros que desde mi primera sesión de quimioterapia estuve siempre sola en la celda. Sola. No se me puso NUNCA apoyo de ninguna clase. Durante el post-operatorio y radioterapia, tampoco. NUNCA. Si algunx de vosotrxs habéis tenido esta cruel enfermedad, o alguien cercano a vosotrxs la ha padecido, sabréis de lo que hablo. Tenía que ir a curas a enfermería central en silla de ruedas, con 34 grados de temperatura en verano, por la bajada de las defensas. De ello dan fe lxs internxs del CP de Ponent que veían en qué situación estaba. Todo ello con el beneplácito de su director, Manuel Solá (no es el actual director, lo cesaron el 31/10/17). Ya podéis imaginar el por qué… Es uno de ellos. Como lo es también el director de Instituciones Penitenciarias de Cataluña, Amand Calderó. Ya sabéis por qué está en el cargo. Lo sabéis y lo saben.

Por ello ME UNO A VOSOTRXS, para que mi voz junto con las vuestras traspase muros y se oiga donde se tenga que oir.

Hasta siempre, recordad: “SI LUCHAS PUEDES PERDER, SI NO LUCHAS ESTÁS PERDIDO”

Carmen Badía Lachos

Desde Dentro: Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Motivos, Condiciones Y Posibilidades Para Una Lucha Social Anticarcelaria

Noticias Sobre La Huelga De Hambre De Mayo

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 30-IV-2018]

Huelga de hambre 1 de mayo 2018 Mujeres presas Presxs en lucha

Hemos recibido de lxs compas del Grup de Suport a Presxs de Lleida la siguiente traducción al castellano del texto que ha publicado en catalán en su blog informando sobre la situación actual de Carmen Badía Lachos.

Actualización sobre Carmen Badía

Como ya comentamos brevemente a principios del pasado marzo, Carmen Badía se encuentra actualmente en la macrocárcel de Zuera, en Zaragoza, después de luchar incesantemente dentro del C.P. Ponent (Lleida) para conseguir su libertad condicional por enfermedad grave o su traslado fuera de Cataluña, donde le denegaban los permisos de salida siempre a pesar de su esfuerzo para conseguirlos. Lucha que consistió en una huelga de hambre desde el 5 de diciembre de 2017 hasta el 2 de marzo de 2018 (día que la trasladaron a Zuera) y en la difusión de diferentes comunicados para que se dieran a conocer las pésimas condiciones y el trato vejatorio al que les someten. Desde el Grupo de Apoyo a Presxs de Lleida se le dio voz, se extendió su situación y se presionó mediante diferentes acciones. Para recordar que el Sistema Penitenciario no siempre podrá acallar y ocultar las torturas que realiza.

Actualmente seguimos manteniendo el contacto con Carmen. Nos cuenta que se encuentra mucho mejor, que se está recuperando de la larga huelga de hambre que llevó acabo y que está comenzando otra vez a gestionar los trámites para solicitar la libertad condicional. Son diferentes personas y colectivos los que la están apoyando.

Tiene muchas ganas de seguir luchando, y nos ha comentado que está dispuesta a unirse a la propuesta de lucha colectiva de los 12 puntos reivindicativos y que participará en la huelga de hambre convocada a partir del 1 de mayo.

Sabe que queda mucho trabajo, pero dedicará todas sus energías para conseguir objetivos y sacar a la luz todas las torturas y toda la corrupción que ella misma ha vivido dentro de la cárcel. Manda agradecimiento y abrazos para todas las personas que la han apoyado, ya que esto le ayuda a seguir adelante.

Seguimos animando a todas a estar pendientes de su situación y mostrarle apoyo!

23 de abril de 2018

¡CONTRA LAS CÁRCELES Y LA SOCIEDAD QUE LAS NECESITA!

¡ABAJO TODOS LOS MUROS!

Grup de suport a Presxs de Lleida

[box] Para escribir a Carmen:

Carmen Badía Lachos

Macrocárcel Zuera

Autovía A-23 Km 328

50800 Zuera (Zaragoza)[/box]

Noticias Sobre La Huelga De Hambre De Mayo

Huelga de hambre 1 de mayo 2018 Mujeres presas Presxs en lucha

Hablamos de lo sucedido a Miguel Codón Belmonte en la cárcel de Teixeiro donde supuestamente ha intentado suicidarse por enésima vez, lo que se veía venir dado el régimen de especial dureza en que le mantienen sin tener en cuenta su precario estado de salud mental. Conversamos con Ana sobre la doble discriminación que sufren las mujeres presas, las condiciones de desarraigo, vulnerabilidad y dependencia a que se las somete y de cómo se plantean o se dejan de plantear el problema algunos sectores del feminismo y de la crítica social hecha por mujeres. Una compañera del Grup de Suport a Presxs de Lleida nos da buenas noticias de Carmen Badía y hablamos de Gelen Torrealba, presa enferma de cáncer que ha sufrido abandono y trato inhumano en la cárcel de Córdoba. Comentamos finalmente algunas acciones, propuestas y denuncias de compañeros presos en lucha.

La cárcel mata Mujeres presas Presxs en lucha Radio: Tokata Y Fuga

Tenemos constancia de que Carmen salió, por fin, a una visita médica al Hospital Arnau de Vilanova (Lleida) el dia 19 de febrero de 2018 después de pasarse 3 meses esperando a que la sacaran, sin éxito, a varias visitas médicas que tenía programadas.

Al parecer, la última que tenía programada hasta entonces era para el día 8 de febrero, día en que el centro penitenciario de Ponent ni avisó a los mossos ni a la ambulancia para que pudiera realizarse dicha visita. Ahí entró en juego el papel importante de su abogado, que esa misma semana en que Carmen tenía visita programada, se presentó al hospital para saber si se estaba llevando a cabo el seguimiento médico correspondiente. A partir de entonces, el centro parece que se puso las pilas y que, de nuevo, el dia 21 de febrero la volvieron al hospital para conocer los resultados de unas pruebas. La han mareado bastante puesto que, además de tener cáncer de mama, hace más de un año le salió un bulto en la pierna derecha que han detectado que es un tumor pero que, al parecer, ahora le han dicho que se trata de un problema de los huesos y, por tanto, la derivan al traumatólogo; después de un año esperando respuesta por parte de angiología y cirugía vascular.

En varias ocasiones ha escrito formalmente a la dirección del centro de Ponent preguntándose el porqué de los problemas que le surgen a la hora de pedir visitas con su familia. Al parecer, desde hace un año y medio varias de las instancias que presenta para pedir las visitas desaparecen misteriosamente y se le imposibilita la visita. Esta vez, ha escrito a la nueva directora del centro, la señora Aurora. Ante la falta de respuestas por parte del anterior director, el señor Solá.

En cuanto a la respuesta sobre su petición de libertad condicional, lo único que ha recibido es un mensaje que firma la (Cap del Servei de Classificació de la Direcció General d’Institucions Penitenciàries del departament de Justícia) que dice así: “En relació a la seva petició de llibertat condicional per malaltia, us comuniquem que em traslladat la seva demanda al centre penitenciari per tal que valori el seu cas”.

En las últimas semanas, le han abierto un nuevo expediente disciplinario (sanción) con motivo de “haber insultado otras internas o haberlas maltratado” que le ha significado el aislamiento, la privación de permisos de salida, la limitación del tiempo de comunicaciones orales y la privación de actos recreativos. Según una funcionaria, Carmen aceptó cambiarse de celda y en el momento del traslado se dirigió bruscamente a una compañera presa para pedirle que le limpiara la habitación y le llevara las cosas; hecho al que supuestamente la otra presa se rebeló diciendo que ‘no era su criada y que no la ayudaría’. Luego, otras funcionarias le preguntaron por lo ocurrido y según cuentan, Carmen volvió a contestar de malas maneras. Dice el centro que no es cierto que la celda estuviera sucia (puesto que se había realizado una brigada de limpieza y que, aunque la ventana estuviera abierta, había dos radiadores en perfecto estado para calentar la habitación). Según la versión de Carmen, esa celda es comúnmente llamada “la nevera” por ser una celda especialmente fría y dice que la cambian con la escusa de que allí hay ducha pero desde el centro saben perfectamente que sola no puede levantarse ni para ir a ducharse, no tiene fuerzas.

Le ha llegado una cédula de notificación del Auto de Apertura de juicio oral del 4/12/2017. Se la acusa de un delito de “Amenazas”. Según informan desde la Fiscalía Provincial de Lleida, Carmen amenazó a la Jefa del Departamento del módulo de mujeres. Y, por eso, le quieren pedir 1 año y 3 meses más de prisión.

Ha hecho una petición de amparo destinada al Tribunal Constitucional de Madrid con fecha del 11 de febrero de 2018, donde pide formalmente su libertad para poder morir rodeada de su familia. Aunque burocráticamente no dispone de garantias jurídicas para que se tome en serio su petición.

En Lleida, tendrá lugar el próximo miércoles 7 de marzo a las 18:30h en la Plaça Sant Joan, la 2a concentración solidaria para difundir, comentar y apoyar en las calles el caso de Carmen Badia Lachos, presa en el C.P. de Ponent, y exigir su libertad!

Carmen sigue en huelga de hambre, sigue desatendida en su estado grave de salud, sigue enferma y más enferma. Nos sigue siendo imposible comunicar directamente con ella, solo podemos esperar frutos de la comunicación por carta. Aún así, la lucha sigue y también lo debe hacer la SOLIDARIDAD!!!!!! Asiste a la concentración, participa activamente y difunde el caso, infórmate de las luchas dentro y fuera de las cárceles, escribe a lxs presxs…

Para mandar apoyo a Carmen, escríbele:

María Carmen Badia Lachos

CP Ponent. C/ Victoria Kent s/n

25071 LLEIDA

Grup de Suport a Preses de Lleida

 

Actividad en la calle La cárcel mata Mujeres presas