delete

 Desde Dentro: Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Motivos, Condiciones Y Posibilidades Para Una Lucha Social Anticarcelaria

Noticias Sobre La Huelga De Hambre De Diciembre

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-XI-2018]

delete

Nueva Aportación Al Debate Entre Presxs En Lucha Sobre Medios Para Llevarla Adelante, Por Un Participante

En el tercer día de la tercera huelga de hambre colectiva de presxs en lucha de este año, convocada del 10 al 25 de diciembre, publicamos la propuesta enviada desde la cárcel de Albocàsser por uno de los compañeros participantes de enviar escritos reivindicativos, además de a las autoridades estatales  a las que ya se les están enviando, a las instituciones internacionales y europeas de prevención de la tortura y defensa de los derechos humanos.

Cárcel de Albocàsser, 26-XI-2018

Estimadxs compas, aquí os mando un comunicado a todxs lxs presxs en luchan, que a partir del 10 de diciembre me pondré en huelga de hambre hasta el 18 del mismo mes, por respeto a la muerte de mi querida madre, fallecida el 18 de diciembre de 2002, hace ya 16 años, la finalizaré ese día por la peédida la mujer que más he querido en esta vida, mi querida madre y gran amiga. Espero que me comprendáis, mis queridxs compas, pero seguiré haciendo ayunos los 1 y 15 de cada mes, como preso en lucha activa, y mandaré comunicados hasta al papa de Roma, o sea, al diablo, continuando por el director, el juez de vigilancia penitenciario, la secretaría general de instituciones penitenciarias, congreso de los diputados, defensor de nadie, ministerio del interior, consejo general del poder judicial, ministro de justicia, presidente del gobierno… Y, es más, espero que os llegue a tiempo un escrito para atacar a todas las instituciones europeas e internacionales. Solamente habrá que cambiar el encabezamiento, según a que institución eruropea vaya dirigida con sus correspondientes direcciones.

Quien se quiera unir a esta propuesta que solicite a TKT el escrito de comunicación y las direcciones de las institiciones europeas e internacionales, que mandaré en breve para quienes se quieran unir y atacar a estxs bichxs. Yo por mi parte voy a hacerlo ¿Qué pasa ya?

Toda la puta vida en la cárcel y aquí no se nos respeta, no se acatan ni se nos aplican las leyes procesales, convenios y traatdos internacionales, ni las normas panitenciarias europeas que estxs bichxs han ratificado o firmado ante estas instituciones de la UE, siendo “un paíis de los más avanzados de la Unión Europea”. Me da la risa, puesto que no respetan sus propias leyes, ¿van a respetar las de fuera? Todo esto es una cortina de humo para dar la buena cara hacia la UE. Malditos, corruptos, mafiosos, ladrones, etc, etc. Y nostrxs aquí, cumplendo sus malditas leyes, muchxs de lxs nuestrxs por la cara, siendo inocentes. Pero estos lo tienen todo muy bien montado y se amparan, se ocultan, se alientan, se encubren entre ellos, porque son inamovibles en los malditos sillones para los que son elegidos a dedo por el partido que gobierna el páis. Y, cuando vamos al TEDH, el juez único resulta que es del partido. Primero, te admite la demanda; segundo, te pide la documentación que tienes para aportarla como medios de prueba y, luego, aquí el listo, te inadmite la demana por los artículos 34 y 35 del convenio y, después, pides toda la documentación que has aportado y te la destruyen. ¡Qué bonito, compas! ¿Esto qué mierda es? ¿se pede explicar? Su señoría, que no has perdido los garbanzos gracias a tu colega del TEDH. ¡Qué bien montado lo tenéis! Compas, para mí y sobre a la conclusión sacada del TEDH, como que es una mierda. Prefiero atacar, y más con todo lo que estamos reivindicando de la tabla de los doce puntos y el decálogo “sanidad en prisiones” de la APDHA, a todas esas instituciones mencionadas. ¿Qué nos va a hacer el TEDH? Pues creo que ya lo sabéis, NADA.

Por lo que propongo a todxs lxs presxs en lucha activa atacar a lxs mencionodxs. Todoxs somos iguales, puesto que no hay líderes, pero todxs unidxs aquí dentro y con el apoyo y ayuda de fuera, sería una muy buena propuesta. Entre todxs tenemos que opinar, reflexionar eintentar todo lo mejor para que se nos escuche en todos lados.

Yo, por mi parte, creo que es una gran idea, pero respeto todas las decisiones de todxs lxs compas y estoy con todxs ustedes en todo lo que se proponga y se comunique. Por lo que espero que este comunicado les llegue a todxs mis compas en lucha y que cada unx decida, opine, comunique y responda a todo lo mencionado. Siempre será respetadx, por supuesto.

(…) Aquí el Cabrero ya propone y espero que repeten lo mencioado como yo respeto todas las decisiones de todxs mis compas en lucha. ¿Qué os parece la idea? Ya conteréis, opinaréis, etc. Que sepáis que os estimo a todxs lxs presxs en lucha y respeto, como compañero que soy, todas las opiniones, ya que yo también soy un preso en lucha activa. Estoy en el punto de mira de estxs bichxs, pues un verdugo me dijo que iba a hacer un muérdago conmigo, me cago en su perra vida, y otro que tenía a la administración ciolapsada. ¡Qué fuerte! ¿Estos de qué van? Si yo soy cabrero, analfabeto, criado con animales y no he ido a al escuela pa na de na. Lo mío es la golfería y los animales, qué pasa.

El día 15 estaré en la ventana y, cuando os vea, sacaré una pancarta que irá de lujo. Me la suda lo que me venga, represalias, etc. Espero que no pase nada, pero, si pasa, a la guerra, me da igual. Sacaré una pancarta con una camiseta de Barricada. Estoy en el 12, el segundo módulo por la loma de la derecha del talego, en la tercera ventana. Uando lleguéis, me veréis desde fuera.

Bueno, compas, sin nada más, me despido de todxs ustedes con un fuerte abrazo libertario, solidario, humanitario, etc. a tdxs mis compas de aquí y de fuera. Aquí estoy, en el módulo 12, Castellón II. Arriba la anarkía.

El Cabrero

delete

Algunxs Compañerxs Presxs En Lucha Hablan De La Huelga De Hambre De Diciembre

Con algo de retraso, publicamos estas cartas que ya han sido leídos en la radio y enviadas a todas las personas que figuran en la lista de presxs en lucha. Hay unas cuantas más que iremos publicando en los próximos días. Quizá paradójicamente, esperamos que sirvan para animar a lxs anticarcelarixs de la calle a responder a la propuesta de lucha colectiva de lxs presxs.

Cárcel de Zuera, 18-XI-2018

Salud, compañero, te envío un afectuoso saludo tanto a tí como a las personas que te rodean. Fuerza y ánimo, y que no falte trabajo.

Antes de todo, mil gracias por tu humildad, comprensión y solidaridad y por la humanidad que alberga tu corazón. Eres un crak, me siento afortunado por contar con tu amistad (…).

He leído y releído todas las reflexiones de mis compañeros en los cuatro folios que me enviaste y estoy totalmente de acuerdo con sus opiniones, mi apoyo es incondicional, y contad conmigo para todas las propuestas que vayan surgiendo. Entre todos, más pronto que tarde, conseguiremos las mejoras que venimos reivindicando con los 12 puntos y seguiremos denunciando todas la anomalías que vayan sucediendo en las malditas cárceles del Estado español.

Por fin he conseguido salir de la tumba donde me encontraba ¡Menudo cementerio! Me moría de la risa, me entregan el petate y le digo “¿Esto para qué es?”. “Se va usted de conducción”. “¡Ah, muy bien! Pero yo de aquí no salgo, primero, hasta que no me digan dónde voy y, segundo, quiero llevarme conmigo todas mis pertenencias, incluidas las del almacén, la TV también, por supuesto”. Me dice: “Hichou, ya sabe que son 25 kg. máximo”. Y yo: “no me importa lo más mínimo”. Hablaron con el jefe de servicios y me comunicaron que de acuerdo, que sin problemas. Y qué podía hacer yo, si no dispongo de dinero, para que me digan luego que tengo que abonar los gastos, cuando es un traslado forzoso (…).

Y aquí, a mi llegada, ya me estaban esperando, flipé un poco, con chalecos, las porras colgadas. Pensé: “hoy va a ser el día de las castañas”, me esposaron y, sin mediar palabra, al buúnker. Se pensaban que me iban a intimidar, intercambiamos algunas palabras, intentaban provocarme. Al principio, entré un poco al juego y, como vieron que yo no soy de los que se callan, empezaron con la psicología de patio de colegio. “Como siga, pintan bastos”, me dije, e hice como que no oía nada. Pero ya me han sancionado, nada importante, me tienen saliendo solo, pero me encuentro fuerte psicológicamente, entrenando a tope y con mi gran afición, la lectura, el saber te hace crecer, ja, ja, ja. Todo bien, amigo, (…) la huelga muy bien, además de as reivindicaciones he denunciado la falta de profesionalidad de los garrapatos, no se les puede llamar médicos, es un claro insulto al noble arte de la , he reivindicado la aplicación de las artículos 104.4 y 196 del reglamento penitenciario a todos los enfermos a quienes se les haya diagnosticado alguna enfermedad que pueda llegar a ser terminal. VIH y demás (…).

Un fuerte abrazo, amigo. Salud, fuerza y ánimo. Anarquía.

Mohamed El Hichou El Yaziji

Cárcel de Albocàsser, 23-XI-2018

Salud y libertad a las personas que luchan honestamente por una sociedad sin jaulas, desde dentro y desde fuera de las del estado español.

Vengo a comunicar lo que algunxs ya sabemos más que de sobra y, para lxs que no lo sabéis, aquí en Albocàsser-Castellón II estoy yo, para poner al descubierto la falsedad del sistema carcelario y darle luz a su basurero. Lxs presxs de primer gardo, primera fase, en este talego estamos privadxs de todo tipo de actividades culturales, educativas, de ocio o, en algunos casos como el mío, de poder estudiar.

Según el PITto (Programa Individualizado de Tratamiento). Las cárceles tiene una serie de posibilidades en cuanto a actividades se refiere. Teóricamente, es así, pero el la práctica no se da este fenómeno “reinsertante”, por lo que el PITto no es más que otra falacia, como tantas, de la SGIP, y los juzgados que cierran los ojos. Que personas que nos encontramos 21 horas diarias metidas en una jaula no podamos estudiar (por ejemplo) o que el deporte posible esté limitado a lo que unx pueda realizar sin ningún medio, aparato, gimnasio o similar no es más que un ejemplo del mal “tratamiento” que imponen a través del miedo al castigo continuado. Es decir, sumisión constante, si quieres salir de las que apodan primeras fases. Si te quejas, pataleas, denuncias, etc., ya no das el perfil para poder acceder a una segunda fase, y mucho menos a un segundo grado. Así que ¿sumisión o castigo?

En cuestiones de estudios, se limitan a lo más básico, en el caso de que acudas a un “aula” con barrotes entre presx y profesorx, sería para aprender a sumar, restar, multiplicar, dividir, lo que es un nivel mínimo de educación. Lo cual al menos es algo, pero, en mi caso particular, habiendo estado estudiando por la UNED y habiendo tenido que dejarlo por la flata de tutorías en Palencia. Puerto I, Alicante II, auí la opción que tengo es pagar de nuevo la matrícula y los libros. Si no tienes medios económicos, las juntas del crimen organizado, apodadas “juntas de tratamiento”, no dan opción alguna a poder subvencionarte la matrícula, los libros y las inexistentes tutorías. Por tanto, no queda más remedio que acudir a los juzgados y que se laven las manos. Ante eso, persistencia y constancia sitemática.

Esta es la “reinserción” de la que gozamos lxs presxs en primer grado, primera fase, en este barranco de Albocàsser, un castigo continuado y permanente. Así pues, lxs presxs que luchamos, ra¡ealizamos huelgas de hambre, reivindicamos y etcétera, no tenemos opción para salir de este bucle carcelario. Esa es la realidad, no solo en este talego, sino en todos, porque lxs presxs que luchamos por mejorar el cumplimiento de “sus leyes” somos privadxs de ellas y, por tanto, de los “derechos” que nos otorgarían en lo teórico. Nada de esto nos sorprende a estas alturas, pero que tendremos que sacar a la luz la basura, para que la sociedad que sustenta las cárceles, a base de terrorismo estatal y sus impuestos, sepa lo que está construyendo, y que airear el sarro carcelario nos pertenece a lxs presx en lucha activa, si queremos que esta mierda cambie un poco a mejor, antes de poder abolir la empresa-cárcel. A largo plazo.

Creo que todo lo que se nos conculca de forma sistemática debemos denunciarlo, comunicarlo y lucharlo sistemáticamente, lo cual no nos deshumaniza, como les pasa a los hierofantes, al contrario, es una forma más de luchar, como las huelgas de hambre, las reivindicaciones, los ayunos reivindicativos, las quejas, las denuncias, todo lo que podamos sacar a la luz social y poner en la realidad, para bajar de su nube a la SGIP y sus tentáculos, a base de boli, constancia, determinación y un alto nivel de humanidad, solidaridad y posicionamiento consciente. Nada más, compañerxs, que 2018 no ha terminado y nosotrxs lo acabaremos luchando.

Espero que os encontréis animadxs, os mando fuerzas para la huelga de hambre de diciembre y para apoyar a lxs compañerxs ahí fuera, que se posicionarán el día 15, frente y contra lo que se nos conculca, en las puertas de este talego de Albocàsser y en el de Palencia y volverán a la carga el 22 con una manifestación en Vallekas, y así mismo el 28, que volverán a reivindicarnos en las cuevas de alí Babá y los 40.000 carceleros (SGIP), y el 31, que yo sepa, en las cárceles de Navalcarnero (Madrid) y Sangonera (Murcia).

No dejemos solxs a quienes no nos dejan solxs a nosotrxs, los grupos de apoyo, Familias Frente a la Crueldad Carcelaria, abogadxs solidarixs, personas individuales, etc., que van a plantarse frente a la SGIP. Debemos apoyarles con ayunos, denuncias, comunicados y haciendo llegar a las instituciones de siempre los porqués de esta lucha, la tabla de los 12 puntos, el decálogo “sanidad en prisión” de la APDHA y, sobre todo el 28, reivindicar por los grupos de apoyo a presos que no se criminalice la humanidad, la solidaridad entre ellxs y nosotrxs, ya que somos unx y sin ellxs no somos nada, somos lxs nadie.

Criminalizar los gestos de humanidad entre ellxs y nosotrxs es un crimen contra la humanidad, un crimen más del estado policial español, que procura dividirnos. Creo que debemos acabar el año luchando, simplemente porque lo merecemos y las personas de fuera lo merecen más, si cabe. Que cada presx se pronuncie por la huelga de hambre del 10 al 25 de diciembre y sobre cómo actuará, así mismo, el 28 y el 31. Digamos lo que vamos a hacer en apoyo de los grupos que llevan años luchando sin abandonarnos. Os mando un terrible abrazo y toda la fuerza para acabar este año con la cabeza alta y el paso firme. Salud y libertad, compañerxs.

Toni Chavero

Desde Dentro: Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Motivos, Condiciones Y Posibilidades Para Una Lucha Social Anticarcelaria

Noticias Sobre La Huelga De Hambre De Diciembre

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-XI-2018]

 

delete

Tokata Y Fuga 8-XII-2018. En Defensa De La Salud De Las Personas Presas: Osabideak Y Presxs En Lucha

Entrevistamos a dos personas de la asociación vasca de juristas y profesionales de la salud Osabideak, cuyo objetivo es la defensa del derecho a la salud de las personas presas. Nos hablan, entre otras cosas, de la campaña que proponen por la derogación de la instrucción 3/2017 de la SGIP que restringe las posibilidades de excarcelación de las personas presas enfermas hasta que no sea seguro que van a morir a corto plazo, y de otra campaña que se inicia contra las brutales “sujecciones mecánicas” que practican los carceleros. Leemos algunas cartas de presos en lucha sobre la huelga de hambre colectiva que empiezan el 10 de diciembre por sus doce reivindicaciones, con especial hincapié en las que se refieren a la salud.

delete

Apoyo En Zaragoza A La Huelga De Hambre De Lxs Presxs En Lucha

 [picar en imagen para ver o descargar panfleto]

 

 

delete

Diciembre Anticarcelario Dentro Y Fuera

                                                                                                          [picar en imagen para ver o descargar]

 

delete

Desde Dentro Nº 11

[picar en imagen para ver o descargar]

Desde Dentro. La Voz De Lxs Presxs

delete

Disidencias Y Prisión: De Diciembre A Marzo, Ciclo De Charlas Anticarcelarias En Valencia

delete

Lxs Presxs En Lucha Despiden El Año Con Una Nueva Huelga De Hambre

Al escribir esta nota, acaba de terminar la primera jornada de la tercera huelga de hambre que realizan este año lxs presxs en lucha activa por sus doce reivindicaciones. La primera fue del 1 al 15 de mayo, la segunda, del 1 al 15 de octubre y la tercera está convocada entre los días 10 y 25 de diciembre. En las dos últimas, se ha hecho y se está haciendo especial hincapié en aquellas de las doce reivindicaciones que se refieren a la salud de las personas presas; lxs presxs en lucha han decidido asumir como suyo el decálogo sanidad en prisión propuesto por la APDHA. En este primer día de la huelga de hambre el semanario catalán La Directa ha publicado en su página web una entrevista, realizada por Vicent Almela, con dos de los compañeros presos participantes en esta lucha. A continuación, el texto en castellano. El cartel de arriba es del grupo Fuera del Orden, el mismo que publica el boletín anticarcelario Desdedentro. En su blog podéis encontrarlo en dos versiones diferentes.

Entrevistamos a Toni Chavero y José Ángel Martins Mendoza, dos de los presos que participan activamente en la propuesta de lucha activa dentro de las cárceles que comenzó hace más de dos años. Hoy inician la tercera huelga de hambre de 2018 para reivindicar que se respeten las leyes y los derechos humanos dentro de los centros penitenciarios. La acción, que comienza hoy y en la que participan cerca de una treintena de presos y presas, pretende extenderse hasta el martes 25 de diciembre en diferentes cárceles del Estado español.

La atención mediática en relación a las prisiones en las últimas semanas ha estado muy centrada en la huelga de funcionarios de prisión y en la huelga de hambre de los presos políticos catalanes, pero poco ‒o nada‒ se ha hablado de la huelga de hambre que empiezan hoy una treintena de presos sociales en diferentes centros penitenciarios del Estado español ‒y ya es la tercera del año‒ para visibilizar la tabla reivindicativa de doce puntos, la cual lo único que pide es “que el Estado español respete sus propias leyes y los derechos humanos dentro de las cárceles”. Para conseguir testimonios en primera persona, la Directa ha contactado con dos de los presos que desde hace más de dos años participan en esta propuesta de lucha activa desde dentro de los centros penitenciarios.

Toni Chavero (TC) es de Madrid, tiene 47 años y lleva entrando y saliendo de prisión desde 1996, siempre por condenas relacionadas con robos y algún enfrentamiento con los funcionarios de prisión. Entre unas cosas y otras, hace más de veinte años que está preso, y tiene prevista su salida para el año 2026. Según se define él mismo “fui politoxicómano hasta que abrí los ojos y me puse a luchar”. Actualmente se encuentra en primer grado ‒o régimen cerrado‒ en el centro penitenciario de Albocàsser (Castellón II).

José Ángel Martins Mendoza (JM) ‒alias Peque‒ es miembro del colectivo anarquista de presos sociales COLAPSO y en su actual condena lleva privado de libertad ocho años y medio, aunque antes ya acumulaba a sus espaldas más de dieciocho años en prisión. Actualmente se encuentra privado de libertad, en primer grado, en la prisión de Puerto III (Cádiz). Se define como antimilitarista, antisistema, antiautoritario. “Si me tuviera que definir, diría que soy libre pensador, porque sólo por el hecho de decir que eres anarquista, ya estás cometiendo un delito”.

¿Qué significa para vosotros estar “en lucha activa”?

TC: Para mí estar en lucha activa significa tener algún motivo por el que vivir aquí dentro, para no dejarme doblegar y vivir con dignidad. Mi decisión es cumplir estas condenas como creo que debo cumplirlas, sin someterme, sin pasar por sus aros y siendo libre de todos los yugos y cadenas. Luchar es la única forma de vivir que entiendo aquí dentro, si no, me sentiría un despreciable. Y prefiero morirme a estar vegetando. Esto es lo que significa para mí. Estoy en esta posición desde 2015, cuando tras un agravamiento de mi condena vi y sentí la necesidad de estar en lucha. Lo intenté cogiendo las ideas de experiencias anteriores, como la Coordinadora de Presos En Lucha (COPEL) y la Asociación de Presos en Régimen Especial (APRE), pasando por carta nuestras ideas y propuestas a los colectivos de apoyo a la calle, para abrir un debate y crear esta propuesta de lucha activa que sigue viva hoy. Antes de 2015 yo ya era asiduo escritor de críticas al sistema, pero sin tanta intensidad.

JM: Para los compañeros que estamos en lucha activa, significa luchar día a día para conseguir unos derechos dignos dentro de las cárceles, sentirnos vivos y realizados como personas y no decir que algo está bien, cuando sabes que está muy mal, cerrando los ojos y mirando hacia otro lado. Es la lucha por nuestros derechos y los de nuestros compañeros y compañeras, amistad, fraternidad y dignidad. Y mi posición por la defensa de estos ideales comenzó desde mi entrada a prisión en 1991, cuando empecé a leer escritores como Proudhon, Bakunin o Kropotkin.

¿Cuáles son vuestras exigencias desde dentro?

TC: Nuestras exigencias, de acuerdo con nuestra tabla reivindicativa, son, en primer lugar y a corto plazo, que cumplan con sus propias leyes y respeten nuestros derechos como presos. En segundo lugar, y a largo plazo, conseguir la abolición de las cárceles por su inutilidad “resocializadora”. La prisión es un simple negocio, un negocio que ahora está en auge.

JM: Nuestras exigencias son los doce puntos de nuestra tabla reivindicativa. No queremos privilegios, sólo los beneficios estipulados en el Reglamento Penitenciario (RP) y la Ley Orgánica General Penitenciaria (LOGP). Sin tener que degradarnos para que nos dan el trato que nos corresponde por ley, en un país democrático. Luchamos desde dentro porque prácticamente todos los que estamos en lucha activa llevamos casi toda la vida en prisión. En mi caso, desde que tenía 16 años

Desde el pasado mes de mayo habéis realizado varias huelgas de hambre y acciones con el objetivo de visibilizar su tabla reivindicativa. ¿Qué resultados tienen las huelgas y cómo se están viviendo desde dentro?

TC: Los resultados de las huelgas de hambre que hemos realizado no son algo palpable, que se pueda ver rápidamente. Si tenemos en cuenta que esta propuesta de lucha se empezó a “cocinar! en 2015, y que se inició en 2016, no creo que todavía sea el tiempo correcto para valorarla en relación a otras luchas anticarcelarias. Si yo tuviera que valorar estas huelgas de hambre diría que han ayudado mucho a la coordinación entre dentro y fuera, y han generado más unión. Lo que más valoro es la humanidad que se ha desplegado, tanto dentro como fuera. Sobre los presos que se han unido, por la información que me ha llegado, diría que son una veintena. De una población reclusa de más de 60.000 personas, una veintena puede parecer insignificante, pero creo que igualmente es muy positivo. En definitiva, preferimos que los pocos que seamos estemos concienciados y luchemos con seriedad. Ahora mismo nos encontramos dispuestos a seguir adelante, reflexionando sobre cómo ha ido este 2018 y pensando qué deberíamos cambiar para mejorar. Ahora en diciembre empezamos otra huelga de hambre, y en 2019 haremos las que sean necesarias. Es necesario dialogar y reflexionar entre nosotros sobre cómo continuaremos. Creo que estamos avanzando mucho.

JM: De momento, en mi opinión, poco o nada hemos conseguido con las huelgas de hambre, ya que en lucha activa sólo nos encontramos entre 18 y 25 compañeros y compañeras. Si nuestra lucha continúa como tenemos pensado, y se suman más presos y presas, la cosa cambiará bastante. El nerviosismo por parte de Instituciones Penitenciarias se nota cada vez más.

¿A nivel represivo, os está afectando el hecho de ser tomados en lucha activa y participar en huelgas de hambre?

TC: A nivel represivo tenemos muchos problemas. Yo soy de Madrid, y estoy preso en Castellón. Me han trasladado muchas veces, y nunca he llegado a estar más de un año en la misma prisión. Por lo tanto, me afecta en la dispersión, la intervención de las comunicaciones, el régimen de aislamiento continuado en primer grado, las palizas, las sujeciones mecánicas… Hay un desprecio constante de los funcionarios hacia los presos en lucha activa. Lo más difícil es mantenerse psicológicamente fuerte para seguir adelante, porque todo esto pasa factura.

JM: La muestra de su nerviosismo es la represión que nos están haciendo pasar: registros diarios, intervención de la correspondencia, cartas que se pierden, dispersión, rotura de objetos personales, aplicación de aislamiento por participar en ayunos y huelgas de hambre, formas despectivas de hablarnos y trato degradante constante. Cuando empezamos esta propuesta de lucha sólo éramos cuatro o cinco presos, y actualmente ya somos más de una veintena. En estos momentos nos encontramos a punto de comenzar la última huelga de hambre del año, para luego realizar una asamblea interna y saber cuántos continuamos y cuántos más se suman a la propuesta de lucha activa.

¿Qué le pediríais a la gente que la apoya desde fuera?

TC: Desde fuera para mí es muy importante visibilizar a los colectivos que han estado con nosotros desde el principio de la propuesta en 2015, como el colectivo Tokat en Valencia y el grupo Pro-presxs de Madrid. Después de esto, también se han sumado otros colectivos de todo el Estado, y creo que cada vez se van sumando más apoyos a nuestra propuesta. Creo que uno de los factores determinantes para sumar apoyos han sido las huelgas de hambre que empezamos en mayo de 2018, y la visibilidad que nos ha dado el documental de la COPEL. Ahora mismo sabemos que se están haciendo acciones de solidaridad con nuestra lucha en diferentes ciudades de España, y estamos muy agradecidos. A las personas que luchan contra las cárceles desde fuera les diría que muchas gracias, que intentan mantenerse unidas y mantengan la constancia.

JM: La verdad es que fuera tenemos compañeros muy cualificados que lo dan todo por esta lucha. Hay otros que tienen muchas ganas de ayudarnos, pero que por ignorancia van un poco perdidos. Por otra parte, estos grupos tienen medios escasos, así que hacen lo que pueden. Lo que me gustaría pedirles a los compañeros antiautoritarios y anticarcerarios es mucha difusión. Ya sea mediante la publicación de fanzines, charlas, proyección de documentales… Que todo el mundo sepa lo que fue la COPEL y el APRE. Podemos avanzar mucho antes de que nos aplasten.

¿Creéis que sería positiva y posible la coordinación entre toda la comunidad anticarcelaria?

TC: Sí, creo que es posible y sería muy positiva la unión desde fuera. Si mejorara la coordinación nos podríamos articular de una forma más fluida. Ahora bien, la realidad y la experiencia nos indica que, si tenemos en cuenta la forma de pensar de cada persona y grupo, la coordinación no resulta nada fácil. Que todas las personas de un grupo estén de acuerdo con una forma de actuar ya resulta difícil, así que coordinarnos todos en esta lucha es muy complicado. Yo creo que se podría conseguir estableciendo unas bases lógicas de acuerdo con lo que se pretende conseguir a corto y largo plazo. A partir de ahí, dialogar y ser flexibles los unos con los otros, ya que el fin de nuestra lucha es el mismo. Todos vamos en una misma dirección, pero por caminos diferentes. Por otra parte, esto es lo que nos enriquece: la libertad de pensamiento y acción.

JM: Claro que creo que sería posible y positiva cualquier tipo de coordinación anticarcelaria, con grupos como la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), los sindicatos CGT y CNT, periódicos, revistas, abogados… y como no, con grupos anarquistas. Hace algo más de dos años ya se celebró una asamblea nacional con casi todos estos grupos. Muchos de los que acudieron a la asamblea dijeron que nos ayudarían en la lucha anticarcelaria, pero muchos de estos, al poco, parece que olvidaron su compromiso. Según mi opinión, ahora que nuevos grupos de apoyo quieren unirse a nuestra lucha, sería aconsejable volver a realizar una asamblea donde los que realmente quieran ayudarnos lo dejen claro. Y los que únicamente ofrecen su apoyo para quedar bien, que no hagan perder el tiempo a los compañeros y compañeras de la calle, y menos a nosotros. Necesitamos diálogo y compromiso. Sé que a los compañeros que luchan desde fuera no les resulta fácil, ni tienen demasiados recursos para poder ayudar, pero todo el mundo debe ser sincero y dejar claro hasta dónde puede llegar.

¿Cuál es vuestra opinión sobre los presos políticos? Cree que se podrían unir a su lucha y reivindicaciones?

TC: Mi experiencia con los presos políticos de Resistencia Galega, GRAPO y ETA siempre ha sido muy positiva. Creo que son muy solidarios, que tienen muy claro lo que quieren y están muy unidos. Mi visión de ellos y ellas es muy positiva, y la verdad que he aprendido muchas cosas buenas. Hace dos años o más que se les comunicó nuestra propuesta de lucha, y aunque están de acuerdo con nuestras reivindicaciones, están más centrados en su lucha que en implicarse con nosotros. Creo que si se unieran a nuestra lucha podría ayudar a mejorar las condiciones en las cárceles y la visibilidad de nuestras acciones sería más amplia y contundente, porque detrás tienen mucho apoyo y porque son personas con una convicción moral y un posicionamiento indestructible. Por lo tanto creo que si se unieran sería muy positivo.

JM: Sobre los presos políticos opino que sólo miran por su culo, y no les interesan nuestras luchas a menos que sepan que pueden ser beneficiosas para ellos y ellas. Y claro que se podrían sumar a nuestra propuesta de lucha, ya que la cárcel funciona en contra de todos. Aparte de ser más participantes en la propuesta, serían más abogados, familiares y movimientos implicados. Esto ayudaría a que nuestras reivindicaciones se escucharon mucho más.

¿Hacia dónde va vuestra lucha? ¿Como veis el futuro de la propuesta de lucha activa que está llevando a cabo?

TC: El objetivo de nuestra lucha consiste, en parte, en generar y recuperar el espíritu y la solidaridad de las anteriores luchas anticarcelarias, donde estaban mucho más unidos y si golpeaban a una debían golpear a todas. Pero también queremos obligar, a través de nuestras acciones, a que las instiuciones cumplan sus leyes teóricas y las pongan en práctica. A corto y medio plazo es lo que queremos, que cumplan sus leyes y respetan nuestros derechos. A largo plazo pretendemos destruir y abolir las cárceles por su inutilidad y falsedad. Dicen que su función se reinsertar, pero sólo castigan. Dicen que recuperan a las personas para volver a la sociedad, pero lo único que hacen es doblegar su voluntad. El sistema carcelario sólo funciona como un negocio para el Estado. Las cárceles no reinsertan, no resocializan. Sólo son escuelas de delincuencia, encubiertas por una falsa apariencia de cara a la sociedad.

JM: Nuestra lucha, básicamente, va encaminada a sentirnos vivos exigiendo nuestros derechos y no sentirnos seres inertes. Yo ya estoy condenado a más de veinte años de prisión y, seguramente, por tener dignidad y no dejarme robotizar, moriré aquí en la cárcel. Pero al menos intentaré que las personas que sean encarceladas en un futuro no sean tratadas como basura, que es lo que está pasando ahora mismo en las cárceles. A corto plazo exigimos que se respeten nuestros derechos y que las condenas se puedan pagar con dignidad. A largo plazo, queremos la absoluta abolición del estado-negocio carcelario.

Vicent Almela

Desde Dentro: Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Motivos, Condiciones Y Posibilidades Para Una Lucha Social Anticarcelaria

Noticias Sobre La Huelga De Hambre De Diciembre

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-XI-2018]

delete

Tokata Y Fuga 1-XII-2018. La Huelga De Carceleros Pisotea Los Derechos De Las Personas Presas Y De Sus Familias

Hablamos Con Estel, la psicoterapeuta que coordina los talleres de cuidado mutuo de Familias Frente a la Crueldad carcelaria. Después, leemos y comentamos algunas cartas donde se explica cómo se ha vivido la huelga de boqueras dentro de las cárceles. Repasamos algunas actividades propuestas en la calle de cara a la huelga de hambre de diciembre. Comentamos la situación de Ruyman Armas Santana y las solidaridad con él en Castilla-León. Difundimos la propuesta de denuncia colectiva de los abusos de los guardias y negligencias de la administración durante la huelga de carceleros y leemos un artículo sobre todo ello.

delete

Derogación De La Instrucción 3/2017, Por Un Final De Vida Digno

Osabideak es una asociación vasca de profesionales de la medicina y juristas que defiende el derecho a la salud de las personas privadas de libertad. Esta asociación tiene entre sus objetivos llevar adelante diferentes campañas de demanda o denuncia dirigidas a mejorar las condiciones de salud de las personas privadas de libertad. La primera campaña que han puesto en marcha consiste en la exigencia de derogación de la instrucción 3/2017. Ponemos aquí debajo la mayor parte un texto firmado por esta asociación donde se explican los motivos de esa campaña.

La experiencia vital de padecer una enfermedad grave e incurable o varias enfermedades que obliguen a vivir con diversos síntomas físicos y psicológicos como dolor, discapacidades y con el miedo-angustia a un fallecimiento precipitado es una de las más duras experiencias vitales. En estas situaciones de especial vulnerabilidad, si no existen ayudas o apoyo sanitario y social suficiente, la persona puede sentir fácilmente que se degrada su dignidad humana. De ahí la necesidad de diversas administraciones del estado de legislar en los últimos años sobre el derecho a una muerte digna.

Las muertes secundarias a enfermedades avanzadas e incurables, y por lo tanto predecibles que acaecen en prisión deben considerarse un fracaso de las administraciones penitenciarias, del sistema judicial y de la sanidad penitenciaria y por ello de una sociedad entera.

El final de la vida en situación de vulnerabilidad y fragilidad de los enfermos avanzados e incurables y el propio fallecimiento en un centro penitenciario privado de libertad, sin los cuidados ni la atención paliativa adecuada, con restricciones regimentales añadidas a las que produce la propia enfermedad (situaciones de soledad, sin apoyo de familiares y amigos) además de ser cruel e indigno arrebata el valor inherente al hecho de existir que supone la dignidad humana.

Amparando el respeto a esa dignidad humana, la ley actual establece en el código penal precisamente la posibilidad de excarcelar o implementar medidas alternativas no privativas de libertad siempre que sean compatibles con medidas de seguridad (a personas septuagenarias y a enfermos muy graves con padecimientos avanzados e incurables y cuando se constate un peligro patente para la vida). Además cabe recordar que la ley General de Sanidad y el artículo 14 de la constitución establecen el derecho a la salud en igualdad de condiciones y esto incluye a la población penitenciaria por tanto prescriben el respeto de su pleno derecho a la salud equivalente al que tendrían en su comunidad, sin discriminación alguna por su condición jurídica. El Comité para la prevención de la tortura y los tratos o penas inhumanos o degradantes del Consejo de Europa, en su informe del 2011, considera que una inadecuada asistencia sanitaria en centros penitenciarios puede conducir rápidamente a situaciones que se consideran tratos inhumanos o degradantes. La ONU y la OMS recomiendan que se tomen medidas activas para garantizar la equivalencia sanitaria en la sanidad penitenciaria y/o considerar medidas alternativas al encarcelamiento en los casos en los que no se puedan garantizar.

Sin embargo las estadísticas de fallecimientos en prisión, reflejan que estas leyes se incumplen, por parte de la administración de justicia y/o de la sanidad penitenciaria. Especialmente preocupante es la actitud activa de Instituciones Penitenciarias para deshumanizar más la situación de los enfermos recluidos y denigrar la dignidad de los enfermos con enfermedades graves e incurables. Incluso los que cumplen criterios de terminalidad que se refleja en la citada instrucción (que se adjunta) desarrollada con el objetivo “ad hoc” de limitar la vida en libertad de un enfermo terminal, exigiendo la valoración médica para establecer la situación de peligro patente para la vida de un enfermo, definiendo esta (peligro patente) como aquella situación de enfermedad terminal en la que el fallecimiento es previsible, con razonable certeza a muy corto plazo. Plazo que el Ministro de Interior Juan Ignacio Zoido estimó a los 2 meses de vida, en su desafortunada respuesta en sede parlamentaria, ausente de cualquier lógica científica y humana.

Las directrices de la citada instrucción son contrarias a las establecidas por la ONU y la OMS que recomiendan en sus guías a la administración penitenciaria y judicial la excarcelación de personas con enfermedades que cumplen criterios de terminalidad, con dos propósitos: como medida humanitaria o compasiva para facilitar que se afronte la muerte con dignidad y rodeados de familiares y amigos y como forma de tratar de prolongar la expectativa de vida del recluso por recibir cuidados adecuados en su comunidad.

Valorar y definir riesgos vitales o patentes para la vida, especificar la terminalidad y establecer pronósticos, supone hoy en día un debate importante que abordan las principales sociedades científicas médicas en materia de cuidados paliativos, todos ellos son términos médicos, no penitenciarios ni jurídicos. Peligro patente significa un peligro evidente o claro de fallecimiento por una o más enfermedades cuya evolución ponen en riesgo la vida de un enfermo y está más allá de criterios estrictos de temporalidad, además cabe recordar que la ley no exige que un enfermo cumpla criterios de terminalidad para permitir la excarcelación o la aplicación de medidas alternativas o régimenes más flexibles. Por ello creemos que definir lo que es “peligro patente” para la vida no le corresponde a una administración como Instituciones Penitenciarias y mucho menos limitar esta a criterios estrictos de temporalidad.

La forma que ha afrontado IIPP por medio de la Instrucción 3/2017 la definición de “peligro patente” como fallecimiento posible a “muy corto plazo”, supone un quebranto de la jerarquía normativa y una vulneración del principio de reserva de Ley orgánica. Las instrucciones son como su nombre indica, instrumentos para ordenar cuestiones de intendencia interna dentro de un ámbito administrativo concreto. Las ocasiones que la administración utiliza esta técnica ilegal, han sido muy numerosas, con intención siempre de imponer las orientaciones políticas del momento con desprecio al necesario respeto al principio de legalidad (recordemos las instrucciones 2/2004, 4/2015, 12/2011, 1/2012)

El art 9 de la CE garantiza el principio de jerarquía normativa. La instrucción es nula de pleno derecho, y en consecuencia inhábil para producir efectos, por no respetar este principio, toda vez que entra a regular el núcleo de constitucional de Derechos fundamentales como el contenido en el artículo 15 de la CE, de respeto a la vida, integridad física y moral, e interdicción de tortura y tratos inhumanos y degradantes. La norma regula espacios para los que lejos de estar habilitada, gozan de la garantía de reserva de Ley, y Ley Orgánica. La consecuencia es un acto administrativo, ausente de cualquier vestigio de legalidad.

Debido a la escasez de herramientas clínicas predictivas pronósticas y la demostrada inexactitud de los juicios subjetivos de los médicos, todas las sociedades científicas paliativas (SECPAL, EAPC) han desechado los criterios temporales de la definición de terminalidad. El tiempo de vida estimado en una enfermedad terminal es variable porque coexisten múltiples factores: edad, enfermedades concomitantes, respuestas a tratamientos, la aparición de complicaciones agudas en ciertas enfermedades, efectos secundarios de los tratamientos etc… hacen que las mismas enfermedades evolucionen de manera distinta en cada paciente, no hay enfermedades sino enfermos. Los avances médicos y tecnológicos están permitiendo prolongar la vida de pacientes oncológicos avanzados (con metástasis) sin embargo en este tipo de situaciones la intensidad de cuidados necesaria para mantener una buena calidad de vida es elevada y difícilmente posible en centros penitenciarios, CIES, y centros similares, con restricciones regimentales. Las únicas herramientas predictivas pronósticas son orientativas y establecen porcentajes, y los avances científicos y las herramientas médicas nunca deben usarse para el perjuicio del paciente, la bioética y el derecho estipulan que deben utilizarse siempre respetando la dignidad y los derechos humanos fundamentales.

Como profesionales, evidenciamos además ,que con la citada instrucción, IIPP (incurre) comete una grave injerencia en la profesionalidad, en la labor de los médicos de la sanidad penitenciaria, no exenta de consecuencias medico-eticas, y deontologicas: La administración penitenciaria no debería dar una instrucción de características sanitarias a su funcionariado técnico en medicina penitenciaria y en general a toda la comunidad científico sanitaria que por extensión participa en el tratamiento de estos casos (forenses, peritos u otros especialistas de la sanidad) exigiendo un requisito sanitario no requerido legalmente y no posible médicamente. La evidencia científica y la experiencia demuestran que la injerencia y la falta de independencia de los profesionales médicos allana la vulneración de derechos y garantías fundamentales y favorece su impunidad y degrada la profesión médica. Muestra de ello es la ineficacia de los médicos no independientes (administrativamente) en el caso de los malos tratos y torturas en lugares de privación de libertad (centros de menores, centros penitenciarios, CIEs, comisarias). La independencia de la profesión médica es vital como medida garante del derecho a la salud y así lo recomiendan los organismos de derechos humanos. En esta misma dirección La Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria y la Organización Médica Colegial de España viene denunciando reiteradamente graves déficits y discriminaciones en la atención sanitaria penitenciaria y han denunciado que este sometimiento administrativo y esta asistencia mediatizada vulneran el código ético, la deontología, e interfieren en la relación médico-paciente.

El código deontológico médico dice en su artículo 36 referente a la atención médica al final de la vida que el médico no deberá emprender o continuar acciones diagnósticas sin esperanza de beneficios para el enfermo. Los profesionales médicos no deben asumir funciones de policía o vigilante sanitaria realizando exploraciones y pruebas diagnósticas a enfermos terminales para pronosticar el “periodo muy corto de vida” que pretende determinar una administración penitenciaria. Monitorizar a un enfermo terminal sin fines terapéuticos paliativos sino administrativos es inhumano y degradante y contradice el citado artículo 36 del código deontológico . El artículo 15 de la CE lo prohíbe y el artículo 5 sobre los principios generales del código deontológico define a la profesión médica por estar al servicio del ser humano y de respetar la vida y la dignidad de la persona y el cuidado de su salud.

El personal sanitario que convive, empatiza y trata con enfermos graves, avanzados, incurables, con discapacidades y con pronósticos sombríos, conoce el sufrimiento inherente que conllevan estas situaciones. La permanencia en prisión en estas circunstancias es un castigo injustificado y sin finalidad social alguna salvo la estrictamente punitiva y la represalia. La debida concepción de pena resocializadora, amparada en el artículo 25 de la CE, torna a una pena de motivación vindicativa y retributiva, motivaciones proscritas en el sistema penal actual.

La medicina y la justicia no deberían permitir que enfermos con cánceres avanzados (metastásicos), enfermedades neurodegenerativas con graves discapacidades y pronósticos sombríos, pacientes pluripatológicos con riesgo de fallecimientos prematuros permanezcan en prisión. Cuando precisamente las administraciones del propio Gobierno responsables de garantizar los derechos y la dignidad humana, son las que los vulneran, en una involución de las garantías jurídicas, es nuestra responsabilidad social y profesional disputar la legitimidad a las administraciones. Por ello realizamos un llamamiento a profesionales de la medicina y del derecho para formar un dique garantista frente a estas extralimitaciones.

Desde la asociación Osabideak abogamos por la independencia profesional y administrativa de los médicos (asistenciales y forenses) responsables de las administraciones de justicia y de las instituciones privativas de libertad (centros penitenciarios, CIEs..). Defendemos la estandarización, protocolización de los informes forenses de evaluación de enfermedades susceptibles de medidas no privativas de libertad que incluyan la valoración del principio de equivalencia sanitaria así como la realización de escalas y baremos consensuados por sociedades médicas de estas enfermedades (gravedad, cronicidad, riesgos, pronósticos, discapacidades), para facilitar la monito- rización externa y evaluación de calidad, y minimizar arbitrariedades y discriminaciones. Asimismo solicitamos la derogación de la Instrucción Penitenciaria 3/2017.

Aquí  puedes leer la instrucción completa: Instrucción IIPP 2017

Solicitamos la adhesión de profesionales directamente implicados y responsables en el derecho a la salud y de entidades en defensa de los derechos humanos.

Ponte en contacto:

info@osabideak.eus

Tel: 658 73 85 91

 

delete

La Huelga De Los Funcionarios De Prisiones Contra Los Derechos De Las Personas Presas Y De Sus Familias

Este es un artículo de Familias Frente a la Crueldad Carcelaria publicado ayer en catalán en la página web de La Directa y en castellano en el blog de esa asociación, cuyo fin es la autodefensa de familiares y amistades de personas presas  y la protección de éstas.

Como sabe todo el mundo, ya que la práctica totalidad de los medios de comunicación llevan muchos meses aireando exhaustivamente sus argumentaciones, los funcionarios de presas y sus familia la Secretaría General de Instituciones Penitencarias —excluidos, por tanto, los que están a las órdenes de la Generalitat— han realizado, en octubre y noviembre, seis jornadas de huelga general. Para los convocantes, un “éxito”, con alto porcentaje de participación. La culminación de una campaña propagandística y de movilizaciones, que ha ido in crescendo durante el último año y medio. O de su primera etapa, ya que piensan seguir por el mismo camino mientras no se atiendan sus demandas. Los portavoces de sus sindicatos —ACAIP, CSIF, CCOO, UGT y CIG— dicen que, desde que empezaron los recortes por la crisis, su vida es un “calvario”, que su situación laboral es precaria y su sueldo escaso, que sus plantillas están mermadas, envejecidas y poco formadas y, sobre todo, que han aumentado desmesuradamente las agresiones de la población encarcelada hacia ellos. Exigen, entre otras cosas, aumento de sueldo, incremento de las plantillas, reactivación del protocolo contra esas supuestas agresiones aprobado por el anterior gobierno, y que se les considere “agentes de la autoridad”. “Estamos pidiendo al Gobierno que nos ampare, que nos proteja”, dicen. “Como faltan funcionarios, el servicio público penitenciario se deteriora, se controla peor a los internos y hay más agresiones”. Se presentan como víctimas de la violencia de las personas presas. “Tu abandono me puede matar”, rezan algunas de sus pancartas.

Para nosotras, una mentira no se convierte en verdad por mucho que se repita. Y desde nuestra perspectiva se ve un panorama de las cárceles españolas totalmente distinto: a muchos de nuestros familiares presos se les ha torturado y maltratado; existe un régimen de castigo que destruye física y mentalmente a quienes lo sufren; se traslada arbitrariamente a las personas presas, desarraigándolas de su entorno social y familiar; la comunicación con la calle está muy restringida, igual que el acceso a la cultura y a la educación; se censuran las publicaciones y no existe libertad de expresión ni de asociación; la explotación laboral es enorme; las mujeres presas están doblemente discriminadas, por presas y por mujeres; la situación médico-sanitaria es catastrófica, ya que la administración incumple sistemáticamente su obligación legal de asegurar la igualdad de prestaciones médicas y farmaceúticas entre la población encarcelada y el resto de ciudadanos; muchos enfermos graves quedan abandonados, sin diagnóstico ni tratamiento alguno, pero no se aplica la legislación que permitiría excarcelarles más que cuando ya es seguro que van a morir pronto; el tráfico de drogas ilegales está consentido y, además, se proporciona a los presos todo tipo de drogas legales adictivas sin control médico adecuado; hay muchas personas presas con enfermedades psiquiátricas que no reciben los cuidados correspondientes, sino que muchas de ellas van a parar al régimen de castigo; la mortalidad es mucho mayor que en la calle, a menudo por causas como sobredosis, suicidio o “muerte súbita”, con muchos fallecimientos en circunstancias extrañas y dudosas, nunca aclaradas, pues no se cumplen los trámites legales ni se da a los familiares la oportunidad de exigirlos.

Las personas presas están indefensas frente a todo eso y ante multitud de decisiones de las administraciones carcelaria y judicial que les perjudican. Los Servicios de Orientación y Asistencia Jurídica Penitenciaria y la justicia gratuita son insuficientes. Los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria, encargados de la “tutela judicial efectiva” de los derechos de las personas presas, inoperantes. El poder punitivo del Estado se ejerce sin respetar ninguno de esos derechos que, en teoría, lo justifican. Algunas personas presas están denunciando todas esas situaciones que convierten en papel mojado el principio constitucional de que las condenas estén orientadas a la reinserción social. Llevan varios años haciendo ayunos y huelgas de hambre para dar a conocer una tabla reivindicativa donde se enumeran y analizan muchas de las vulenraciones de derechos y tratos crueles, inhumanos y degradantes que están sufriendo. Justo en el mes de octubre han hecho una huelga de hambre colectiva, realizaron otra en mayo y hay una nueva convocatoria del 10 al 25 de diciembre. El eco mediático de esa actividad prácticamente no ha existido, aparte del que han querido darle, afortunadamente, algunas publicaciones alternativas coordinadas con grupos libertarios y asociaciones abolicionistas, garantistas o defensoras de los derechos humanos. Una difusión muchísimo menor, por supuesto, que la que ha apoyado incondicionalmente la propaganda de la huelga de funcionarios.

Ellos quieren “que se dignifique el trabajo de los funcionarios de prisiones y se les valore” y se quejan de que en las condiciones actuales no pueden llevar a cabo su “labor de reinserción”. Pero tanto en su práctica habitual como en sus reivindicaciones y en su modo de intentar imponerlas demuestran que prefieren seguir siendo unos profesionales de la violencia. De todas formas, la interpretación de la radicalmente ambigua ley penitenciaria que da primacía a los criterios de seguridad sobre el “principio de rehabilitación” se ha consolidado en las sentencias de los más altos tribunales. Los sindicatos carcelarios ya habían anunciado antes de la huelga —convocada a propósito en fin de semana, cuando se realizan preferentemente las visitas— que pretendían colapsar las comunicaciones entre las personas presas y sus familias para que “los ciudadanos entiendan la situación en la que nos encontramos”. Es la forma más habitual de actuar de los de su gremio para presionar a la otra parte en sus conflictos laborales: perjudicar todo lo posible a las personas presas y a sus allegados, provocarles para ver si se rebelan, justificando así la represión y dándoles la razón en su victimismo. Se han perdido visitas médicas, citas hospitalarias, turnos quirúrgicos, medicaciones, curas, comidas, entrevistas con abogados, comparecencias judiciales, permisos de salida, horas de paseo, actividades deportivas, culturales o educativas… y, sobre todo, comunicaciones. Sus piquetes han bloqueado las entradas a las cárceles y coaccionado a las personas que venían de visita, impidiéndoles entrar siquiera a los recintos, donde quizá habrían podido ser atendidas por los servicios mínimos. Imaginaos que, después de un largo viaje, con el correspondiente gasto, deseando abrazar a un ser querido preso que está esperando con ansiedad vuestra llegada, os encontráis con una banda de guardianes que, aunque no estén de servicio, con su prepotencia habitual, os impiden el paso e incluso os amenazan, bajo la mirada de la guardia civil o de la policía, que asisten pasivamente a esos comportamientos tipificados como delitos, cometidos ante sus narices.

Asímismo, durante el mes de noviembre, han arreciado las provocaciones y palizas a la gente presa, tergiversadas ante los jueces en las correspondientes contradenuncias y publicadas enseguida en los medios como “una nueva agresión contra los funcionarios”. ¿Cómo puede ser que suceda eso? En primer lugar, porque los poderes dominantes en la sociedad española, incluidos los que controlan los medios de comunicación, están a favor de la tortura y no existe ninguna voluntad política de combatirla. Y, además, porque, en las cárceles, las torturas y malos tratos se producen generalmente en lugares donde no hay videovigilancia ni testigos. Y, si no, se destruyen las grabaciones de video, se pierden o no tienen la suficiente calidad para ver lo que ha sucedido realmente. Mientras las víctimas y testigos no se atreven a denunciar, por temor a represalias, ya que quedan a merced de los torturadores. Los médicos se niegan a extender los correspondientes partes de lesiones o las minimizan; los jueces suelen denegar las diligencias de investigación que se les solicitan; la fiscalía se opone a ellas sistemáticamente, y las denuncias resultan archivadas en su mayor parte. Además, los carceleros suelen denunciar a su vez a quienes han maltratado, acusándoles de “resistencia”, “desobediencia”, “atentado” y lesiones como torceduras de muñeca, por manejar la porra con demasiado entusisasmo, dedos rotos, a causa de golpes mal dados, o contusiones, que se producen al chocar unos con otros cuando se abalanzan, diez contra uno, sobre una persona presa. Y encima quieren que se les considere “agentes de la autoridad” para que sus manifestaciones gocen de “presunción de veracidad” y las condenas contra los presos denunciados se agraven considerablemente.

De manera que lo que se viene a plantear fundamentalmente en esta huelga es una defensa todavía más cerrada de la impunidad en la tortura dentro de las cárceles, que se valore por ese mismo hecho a quienes la ejercen y que se les recompense por ello. Nosotras no podemos menos que oponernos frontalmente a esa pretensión. Querríamos reunir la fuerza suficiente, que sólo puede venir de la autoorganización de las personas afectadas y la coordinación de esfuerzos entre ellas y con todas las personas y organizaciones sensibles a estos problemas. Y desde este campo, además de que se remedien todas las demás vuleneraciones de los derechos de la personas presas, lo que cabe exigir prioritariamente es que se tomen medidas especiales para acabar con esa impunidad en la práctica de la tortura, controlando en primer lugar, precisamente, a los funcionarios de prisiones. Harían falta acciones de mucho mayor alcance, —como, por ejemplo, que la fiscalía y el resto del poder judicial actuaran realmente contra la tortura y los demás abusos—, pero, mientras nos preparamos para exigir aquéllas, se nos ocurren una serie de medidas concretas: que los médicos que extienden los partes de lesiones sean independientes de las instituciones penitenciarias; que no haya puntos ciegos en los sistemas de videovigilancia; que sea fectivamente obligatorio guardar y entregar al juez las grabaciones de video; que éstas lleven también grabación de audio; que se graben igualmente las conversaciones a través de los interfonos que conectan las celdas con los funcionarios de guardia… Nos parece mucho más urgente destinar a todo eso la cantidad necesaria de dinero público que gastarla en subirles el sueldo a los carceleros.

En fin, los funcionarios de prisiones ejercen su derecho fundamental a la huelga pisoteando, como mínimo, los derechos fundamentales de las personas presas, de sus familiares, amistades y abogados. Apoyados por algunos sindicatos supuestamente obreristas, se presentan como “trabajadores”,. Pero lo que distinguió siempre a la clase obrera —recordémoslo, ahora que todo el mundo quiere pertenecer a la “clase media”— fue, precisamente, la solidaridad, de donde brotaba su fuerza para enfrentarse a las condiciones opresivas de dominación y explotación. Y los carceleros no sólo son servidores activos de esa misma opresión, sino que su actitud en la defensa de sus intereses laborales es profundamente insolidaria. Con ella, han vulnerado, entre otros, nuestros derechos a la vida y a la integridad física y moral, a la salud, a la defensa jurídica, a no padecer tratos crueles, inhumanos y degradantes… Tampoco han quedado garantizados los servicios mínimos, que prácticamente no se han prestado, ni se ha avisado adecuadamente a las personas afectadas de los que iban a quedar restringidos por la huelga. De todo ello son responsables los funcionarios de prisiones huelguistas, los sindicatos convocantes y, en muchos aspectos, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

Proponemos, por tanto, a las personas presas, familiares, amistades, abogados, etc. que se hayan visto perjudicados de algún modo por la huelga de funcionarios de prisiones, por sus abusos durante la misma y por la negligencia de la administración penitenciaria entablar colectivamente acciones legales contra ellos, por las vulnaraciones de nuestros derechos, por las acciones delictivas perpetradas contra nosotros y por las daños y perjuicios materiales y económicos que se nos han causado.

Convocamos a todas las personas afectadas a que nos envíen sus datos —nombre, apellidos y número de DNI— y un relato de lo que les ha sucedido a la siguiente dirección de correo electrónico: lavozdelxspresxs@riseup.net.

Está claro que esto sólo sería el principio de una acción en común de mucho mayor alcance. Quienes vivimos día a día lo que sucede en las cárceles sabemos lo necesario que es que nos coordinemos para afrontarlo.

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria

delete

Llamamiento A Entablar Colectivamente Acciones Legales Por Los Perjuicios Sufridos Por Las Personas Presas Y Sus Familias Durante La Huelga De Carceleros

Como podéis ver en el recuadro, la asociación de familiares y amigos de personas presas Familias Frente a la Crueldad Carcelaria se dirigen a lxs presxs, a sus familias y a cualquiera que se haya visto o que llegue a verse perjudicado por los abusos de los carceleros durante su huelga o por la negligencia de la administración penitenciaria a presentar una denuncia colectiva por ello. Para empezar, piden adhesiones y datos de lo que le haya sucedido a cada cual para plantear qué tipo de acciones legales emprender. ¡Basta de malos tratos, negligencias y calumnias contra las personas presas y sus familias!

¡DEFENDAMOS A NUESTRA GENTE!

Durante los seis días de huelga que han hecho los funcionarios de prisiones en octubre y noviembre, han atropellado los derechos de la gente presa, sus familias, sus abogados, etc. Además de que en las semanas anteriores los guardias han desarrollado una verdadera espiral de provocaciones y agresiones a las personas presas, durante la huelga y por su causa se han perdido visitas médicas, citas hospitalarias, turnos quirúrgicos, medicaciones, curas, comidas, entrevistas con abogados, comparecencias judiciales, permisos de salida, horas de paseo, actividades deportivas, culturales o educativas  y, sobre todo, comunicaciones. Los piquetes han bloqueado las entradas a muchas cárceles y coaccionado a las personas que venían de visita, impidiéndoles entrar siquiera a los recintos.

Así, han pisoteado, entre otros, nuestros derechos a la vida y a la integridad física y moral, a la salud, a la defensa jurídica, a no padecer tratos crueles, inhumanos y degradantes… Tampoco han quedado garantizados los servicios mínimos, que prácticamente no se han prestado, ni se ha avisado adecuadamente a las personas afectadas de los que iban a quedar restringidos por la huelga. De todo ello son responsables los funcionarios de prisiones huelguistas, los sindicatos convocantes y, en muchos aspectos, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

Los sindicatos de carceleros han asegurado que van a continuar convocando huelgas cada vez más largas –de una semana entera la próxima– hasta llegar, si no se atienden sus demandas, a la huelga indefinida. Como es de suponer que continúen actuando como lo han hecho hasta ahora y todavía peor, no nos queda más remedio que defendernos nosotras mismas y a nuestra gente presa.

Por eso, nos dirigimos a las personas presas, familiares, amistades, abogados, etc. que, en las pasadas o en futuras jornada, se hayan visto o se vean perjudicados de algún modo por la huelga de funcionarios de prisiones, por sus abusos durante la misma y por la negligencia de la administración penitenciaria.

Os proponemos entablar colectivamente acciones legales contra los responsables (carceleros, sindicatos y Secretaría Genral de Instituciones Penitenciarias), por las vulneraciones de nuestros derechos, por las acciones delictivas perpetradas contra nosotros y por las daños y perjuicios materiales y económicos que se nos hayan causado.

Convocamos a todas las personas afectadas a que nos envíen sus datos —nombre, apellidos y número de DNI— y un relato de lo que les ha sucedido a la dirección de e mail: lavozdelxspresxs@riseup.net

También podéis llamar al teléfono: 667224824

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria

 

delete

Tokata Y Fuga 24-XI-2018 Talleres De Cuidado Mutuo Y Defenderse De La Huelga De Carceleros

Hablamos con Noe, de Familias Frente a la Crueldad Carcelaria, de su tercer taller de cuidados mutuos, que tendrá lugar en Venta del Moro (Valencia), los días 8 y 9 de diciembre y tratará sobre la comunicación en las relaciones humanas. Hablamos de los abusos de los carceleros en su huelga, leemos algunas opiniones al respecto y lanzamos una convocatoria de las Familias Frente A La Crueldad Carcelaria para recopilar datos sobre esos abusos con el fin de entablar acciones legales frente a ellos.

delete

Diciembre Anticarcelario En Madrid

Como en Cataluña, Castilla-León y el País Valenciano, en Madrid también se están haciendo y preparando cosas para apoyar la huelga de hambre colectiva de presxs en lucha convocada para los días de 10 a 25 de diciembre, por las 12 reivindicaciones con especial hincapié en las que se refieren a la situación medico-sanitaria en los talegos. Va a haber unas jornadas a lo largo de todo diciembre y una serie de movilizaciones. Las propone un grupo de apoyo a la propuesta de lucha activa de Madrid. Ponemos aquí arriba dos carteles, uno donde se habla de lo que se propone para todo el mes y otro convocando la mani del día 22 en Vallecas.

DICIEMBRE ANTICARCELARIO

Desde el grupo de apoyo a la propuesta de lucha activa de Madrid estamos preparando un Diciembre Anticarcelario: una convocatoria que aunará distintas acciones para la visibilización de la huelga de hambre y que invita a la realización de acciones en apoyo a lxs presxs en lucha.

Entre otras, abriremos un espacio para la formación y el debate tanto el sábado 1 de diciembre (charlas a cargo de presxs en lucha sobre sus experiencias y el recorrido histórico de la lucha desde y contra la cárcel) como el fin de semana del 15 y el 16 de diciembre (Jornadas Anticarcelarias en el CSO La Enredadera de Tetuán).

Convocaremos una manifestación el sábado 22 contra la crueldad carcelaria y a una marcha a la cárcel de Navalcarnero el Lunes 31, y os invitamos a la concentración convocada por las familias en lucha de lxs presxs frente a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias el viernes 28.

Sabemos que hay muchos frentes, que hay demasiado por hacer y que es difícil encontrar tiempo y espacio para apoyar causas que no consideramos la nuestra. Pero la lucha contra la cárcel es la lucha contra el Estado, contra el capitalismo y contra todas las estructuras de poder en las que ambos se sustentan. Es la máxima herramienta del poder, y por ello consideramos que cuestionarla, posicionarse y enfrentarla es indispensable para todas las personas y colectivos que creen en la horizontalidad y la libertad, y la defienden frente a las estructuras que intentan arrebatarla.

No olvidemos que la cárcel la llenan las personas pobres, las disidentes y las combativas y alzar la voz en contra de la institución que las encierra es romper el aislamiento al que se ven sometidas y hacer que sus voces resuenen más allá de los muros.

Por ello, os animamos a participar de la manera que consideréis más oportuna en este próximo Diciembre Anticarcelario, acudiendo a las convocatorias y haciendo vuestras propias acciones de visibilización y denuncia.

Para cualquier duda, reflexión o sugerencia, os dejamos nuestro correo de contacto:

madriz[@bastardi.net

Un fuerte abrazo

¡¡¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!!!

MANIFESTACIÓN EN VALLEKAS

El 22 de diciembre recorreremos las calles de Vallekas poniendo la voz de nuestrxs compañerxs en lucha, desde este lado del muro. Para entonces, habrán comenzado la huelga de hambre, desde el dia 10 hasta el 25 de diciembre. El slogan “Contra La Crueldad Carcelaria” viene dado porque, en esta ocasión, lxs compañerxs presxs han decidido incluir el Decálogo de Sanidad en Prision de la APDHA (Asociacion Pro Derechos Humanos de Andalucía) a la tabla reivindicativa de 12 puntos para visualizar la catástrofe humanitaria provocada por los carceleros hacia la gente presa enferma.

¡¡Lo dicho!! Os esperamos. el 22 de diciembre, a las 18:00 horas, en la esquina de la avda. de la Albufera con la M-30, justito en el Puente de Vallecas.

¡¡¡NO TE OLVIDES, DE LXS PRESXS EN LUCHA!!!

¡¡¡EN SOLIDARIDAD CON NUESTRXS COMPAÑERXS EN HUELGA DE HAMBRE DENTRO DE LAS PRISIONES!!!

¡¡¡APOYA, ACUDE, DIFUNDE!!!

delete

Huelgas, Recortes Y Muertes En Prisión

Más allá y por debajo de la huelga de funcionarios de prisiones, algo se empieza a mover en el ámbito anticarcelario. Al menos esta es la sensación que empezamos a tener distintos colectivos que trabajamos por la defensa de los derechos de las personas presas. Podemos señalar dos elementos que explican este incipiente interés. El primero, el más obvio, es que la repuesta del Estado al procés ha situado en primer plano la cuestión de los presos políticos y, por tanto, la realidad penitenciaria. El segundo elemento tiene que ver con las condiciones de vida dentro de prisión. Aunque en la última década ha descendido tanto el número de personas privadas de libertad como la tasa de criminalidad, factores como la atención sanitaria o la alimentación no han hecho más que empeorar.

La gran recesión o la resaca de la expansión del sistema penitenciario

Desde los últimos años de la década de los 70, salvo una pequeña fase de transición entre los años 1995 y 2000, la población presa en España no dejó de aumentar hasta 2010. Siguiendo al profesor Brandariz en el libro La cárcel dispar, editado por el Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos, durante la primera década de este siglo nuestro sistema penitenciario vivió una etapa expansiva tanto en relación a su extensión –se castigó a más gente– como en relación a su intensidad –se castigó durante más tiempo–. Esta severidad se concentró de forma muy significativa sobre la población extranjera. Según Alessandro De Giorgi, en 2010 el número de extranjeros encarcelados en España fue de 395 cada 100.000 personas, es decir, las personas migrantes eran encarceladas casi 5 veces más veces que los ciudadanos europeos.

En mayo de 2010 la población penitenciaria española alcanzó su cifra más elevada desde la década de los 40 del siglo pasado. A partir de ese momento comienza una disminución sostenida del número de presos, que en términos totales se ha reducido un 17% entre mayo de 2010 y septiembre de 2018. No obstante, no debemos identificar el descenso de personas dentro de prisión con un Estado menos punitivo ya que durante el periodo de la recesión ha seguido incrementándose el número de detenciones, condenas y penas de prisión impuestas.

Sin embargo, lo que más nos interesa es cómo se ha producido esta fase de contracción en relación con los recursos destinados a centros e instituciones penitenciarias. Una de las características de esta última fase de la evolución del sistema penitenciario es, de nuevo siguiendo a Brandariz, la escasez de recursos que -como veremos enseguida- ha supuesto un significativo endurecimiento de las ya de por sí duras condiciones de vida en prisión.

Los recortes en sanidad también llegan a prisión

El primer argumento del que partimos es que las personas presas tienen derecho a recibir atención sanitaria en las mismas condiciones que el resto de la población. Actualmente, solo Catalunya y País Vasco han asumido las competencias de atención sanitaria penitenciaria dentro de sus servicios de salud. En el resto de Comunidades Autónomas este servicio no está adscrito al Sistema Nacional de Salud –como cabría esperar–, sino al Ministerio del Interior (en concreto, a Instituciones Penitenciarias). Hasta ahora, la coordinación entre Instituciones Penitenciarias y los Servicios Autonómicos de Salud ha dependido de la creación de convenios de colaboración que, en muchos casos, ya no están en vigor.

La Ley 16/2003, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud anunciaba que en un plazo de 18 meses desde la entrada en vigor de la ley «los servicios sanitarios dependientes de Instituciones Penitenciarias serán transferidos a las comunidades autónomas para su plena integración en los correspondientes servicios autonómicos de salud». En el año 2016, a propuesta de la senadora Maribel Mora, el Pleno del Senado aprobó por unanimidad una moción para la transferencia a las autonomías de las competencias en materia de sanidad penitenciaria. A principios de este año la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados aprobó una Proposición No de Ley que recordaba el mandato de la Ley 16/2003. A día de hoy las competencias aún no se han transferido.

Llegados a este punto, la pregunta que surge es la siguiente: ¿qué ha ocurrido con la atención sanitaria durante esta última fase que hemos llamado de escasez? En términos generales, desde 2010 el presupuesto se ha reducido más de un 10% (casi 200 millones de euros) en términos absolutos. Sin embargo, en términos relativos el presupuesto total ha aumentado en relación al descenso de población penitenciaria en los últimos años: 18.504€ en 2010 y 19.648€ en 2018 por persona presa y año. Pero, ¿cómo se distribuye este aumento del gasto en las diferentes partidas presupuestarias? En los siguientes gráficos podemos ver desglosada la evolución del gasto por persona presa y año en cuatro categorías que hemos considerado relevantes para la salud de la población penitenciaria: gasto en personal de prisión (incluyendo el gasto en personal médico), alimentación, productos farmacéuticos y conciertos de asistencia sanitaria. La conclusión es bastante clara: mientras el gasto en personal y farmacia han aumentado, las partidas dedicadas a alimentación y convenios de atención sanitaria han disminuido. De las cuatro partidas es en esta última donde se produce el recorte mayor: si en 2010 se destinaban 356 euros, en 2018 la cantidad presupuestada ha sido de 122 euros por cada persona que se encuentra encarcelada, lo que supone una reducción del 73%.

 

Menos personal sanitario, más envejecido y más precario

En este contexto, debemos preguntarnos: ¿qué ha ocurrido con el personal sanitario dentro de prisión?, ¿en qué situación se encuentra?, ¿cómo ha repercutido esto en la salud de las personas privadas de libertad? En cuanto a la primera cuestión resulta revelador el siguiente dato: actualmente de las 489 plazas destinadas a médicas y médicos de atención primaria penitenciaria (nuestra médica/o de cabecera), 148 plazas están vacantes, lo que supone el 30% de las plazas existentes. Además, cada vez hay menos plazas, lo que contrasta con el aumento del gasto en personal: entre 2008 y 2017 se han eliminado 61 plazas y de las 105 plazas ofertadas en este periodo solo se han cubierto 62. Así, encontramos cárceles en las que hay uno o ningún médico, por lo que es el servicio de enfermería quien tiene que desempeñar las funciones del médico de primaria (esto es lo que está ocurriendo, por ejemplo, en la cárcel de Pamplona). A todo esto hay que sumar la elevada edad del personal sanitario: el 88% tiene más de 50 años. La única alternativa que ha presentado el gobierno a esta situación es la propuesta de que los médicos residentes (MIR) hagan rotaciones por las prisiones, lo que probablemente serviría para ahondar más en la precarización de la atención sanitaria al cubrir plazas de forma temporal con personal en formación.

La cárcel mata

Puede parecer una afirmación exagerada, pero como recordaban recientemente las compañeras del colectivo La Cabecera, la cárcel amplifica las enfermedades y adelanta la muerte. Hay un mayor número de muertes dentro de prisión en comparación con la población general y una relación directa entre el tiempo de duración de la condena y la probabilidad de enfermar y morir una vez cumplida esta. Estas podrían considerarse las consecuencias más extremas del paso por la cárcel.

Por otra parte, si hay un lugar en el que la vida está psiquiatrizada ese lugar es la cárcel. Apenas contamos con estudios sobre la prevalencia de enfermedad mental dentro de prisión pero, según las últimas cifras, alrededor del 35% de las personas presas padecen algún tipo de trastorno. Asumiendo que ni las prisiones ni los hospitales psiquiátricos penitenciarios se pueden considerar lugares “terapéuticos”, en la mayoría de ocasiones el tratamiento que se dispensa en estos espacios no va más allá del farmacológico. Lo más preocupante es que, salvo honrosas excepciones, desde la psiquiatría o criminología críticas no hay voces que llamen la atención sobre este hecho.

Por último, a principios de este mes la redacción de El Saltopublicaba un reportaje sobre las últimas estadísticas de Instituciones Penitenciarias donde señalaban varios datos que merece la pena recordar. Por un lado, a pesar de que la población dentro de prisión ha disminuido considerablemente desde 2010, la tasa de mortalidad se ha mantenido estable. Por otro lado, el número de suicidios ha aumentado. Según las respuestas del Gobierno a las preguntas parlamentarias del senador Jon Iñarritu, de las 237 personas que se suicidaron dentro de prisión entre 2006 y 2016 casi la mitad se encontraban en tratamiento por enfermedad mental.

Es imprescindible, por tanto, que empecemos a ocuparnos sobre lo que está ocurriendo con el sistema penitenciario. En primer lugar, como han propuesto desde Salhaketa en las jornadas que han organizado esta semana sobre abolicionismo, reflexionando por qué desde las izquierdas hemos prestado tan poca atención al ámbito penitenciario. En segundo lugar, teniendo claro que el abolicionismo va de la mano del anticapitalismo, feminismo y antirracismo, como recordaba en esas mismas jornadas Nacho González. Por último, un buen punto de partida podría ser la propuesta de Iñaki Rivera Beiras de un programa de descarcelaciónya que, como él mismo señala, «no puede, no tiene sentido, «mejorar» una institución semejante: se debe trabajar para su reducción una mirada abolicionista a más largo plazo».

delete

Apoyo A La Huelga De Hambre De Diciembre En El País Valenciano: Concentración En Albocàsser Y Jornada Contra La Tortura En Prisión En Castellón, El 15 De Diciembre

En el País Valencià también se preparan actividades en apoyo de la huelga de hambre colectiva de lxs presxs en lucha activa convocada del 10 al 25 de diciembre. De momento, para el 15 de diciembre, hay una propuesta de concentración en la cárcel de Albocàsser y una jornada contra las torturas en prisión en Castellón, organizada por nuestrxs compañerxs del grupo Fuera del orden y apoyada por la Cosa Nostra y el Casal Popular de Castelló. El 30 de noviembre hay también una charla de Familias Frente a la Crueldad Carcelaria, inauguración de una serie de charlas anticarcelarias en centros sociales de Valencia, distribuidas entre esa fecha y el junio de 2019, organizadas por un grupo que apoya activamente la propuesta de lucha con intención de animar el ambiente anticarcelario y llamar la atención sobre la lucha colectiva.

Desde Dentro: Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Noticias Sobre La Huelga De Hambre De Octubre

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 22-XI-2018]

delete

Diciembre Anticarcelario En Barcelona Y Tarragona

delete

El Carro. Publicación Anticarcelaria Y Solidaria Con Los Presos En Lucha

Desde Castilla-León, nos han enviado el número 0 de una publicación que han sacado para apoyar la propuesta colectiva de lxs presxs en lucha. Ponemos aquí debajo el texto, se complementan fragmentos de cartas de preso en lucha con cada una de sus doce reivindicaciones. Pinchando en la imagen de arriba podéis encontrar el pdf de la pubicación.

Editorial

Esta vez sí vamos a decirlo más alto porque más claro ya no se puede.

Este país apesta por los cuatro costados y en todos los frentes.

Apesta la Corona; el último escándalo de Juan Carlos se ha cerrado en dos telediarios, resultó ser intocable cuando sucedieron los hechos.

Apesta el Parlamento, ese contubernio de intrigantes, mentirosxs y traidorxs que, con el simple voto del crédulo demócrata, hacen de su capa un sayo.

Apesta el Gobierno progre y feminista de Sánchez, tanto como apestaba el de Rajoy y el de sus antecesores. Las leyes se ejecutan en aras a conseguir que el negocio continúe y el orden se mantenga.

Apesta la Justicia. ¡JUSTICIA! ¿La que auspicia las vergonzosas desigualdades económicas y sociales? ¿La de “pendiente de resolución” que dilata hasta el infinito los litigios? ¿La que indulta al poderoso y cae como una losa sobre el resto? Losa tanto más pesada cuanto más consciente es lx penadx. Dice un compañero preso: “Cuando uno está bajo el yugo de la esclavitud del siglo XX y XXI, (por no remontarme a las galeras), solo hay dos formas de vida aquí dentro; la más extensa es la sumisión a espera de las migajas que te puedan caer según lo rastrerx que seas. Otra es el enfrentamiento y la negativa a la sumisión, en parte por mantener tu integridad moral y tu dignidad.

Nuestro compañero Javi, “El Niño”, decía en su libro Un resquicio para levantarse: ” Por dónde me vais a quitar la dignidad, por un pie, por una mano, por dónde…”

Nunca podrán robar la dignidad al que se ha posicionado en rebelión contra este encierro constante, la libertad de elegir cómo vas a vivir es decisión únicamente tuya, eso es tuyo, tu vida, tu elección.

Las consecuencias de tu elección las asumen muchos seres queridos, desde la familia a lxs compañerxs, amigxs, parejas… Uno solo puede procurar hacerlo lo más llevadero posible.

Aunque es difícil tener a toda tu gente de cárcel en cárcel durante 20, 30 ,40 años y si te buscas más causas dentro, los 40 años que contempla el Código Penal no son más que una cifra que sube por cada percance que tengas aquí dentro, por defender tu vida, por quitar una vida. Estos percances no entran en los 40 años, son bloques aparte. Eso del tope de 40 años es solo si no tienes problemas, lo cual es sumamente extraño si no estás sumido en el rebaño carceril, si eres persona defensora de tus derechos y libertades y no una oveja. Por lo tanto andarás en los lugares donde estamos lxs irrecuperables, lxs que según el sistema no somos aptxs para vivir en sociedad, ni siquiera en segundo grado con el resto de la población reclusa.

Lxs irrecuperablemente concienciadxs de nuestra condición de seres humanos transitaremos siempre por los caminos de la antesala de los psiquiátricos, donde brotan psicóticxs incomprendidxs, tachadxs de violentxs y anuladxs por la química. Lxs irrecuperables estamos siempre aisladxs o en conducciones fantasma, sin saber a dónde te llevan, simplemente por reivindicar con un boli y un folio. Sin hacer uso de la violencia recibimos la hostilidad como compañera, el castigo como amigo y el silencio como testigo único de tus pensamientos, tus reflexiones, tus diálogos en el precioso camino de los renglones compartidos.

A pesar de todas las adversidades continuamos luchando por una sociedad sin jaulas, dentro y fuera. Preso en lucha activa por mis amigxs sobre y bajo la tierra”

Sabemos que la justicia no existe, ¿cómo podría? Y sin embargo, aún conservamos ese sentimiento tan humano de lo que es justo y de lo que no lo es. De justicia nos parece apoyar una vez más la huelga de hambre que retoman lxs presxs del 10 al 25 de diciembre, exigiendo que se les dé lo que se les debe. Al fin y al cabo los doce objetivos por los que luchan son de justicia.

Nota: El presente documento esta hecho mediante extractos de cartas de presxs en lucha, la posible perdida de información o error se debe a la selección o transcripcion de dichas cartas, pero creemos que reflejan las realidades que se denuncian pese a lo cual, pedimos disculpas.

1.Erradicación de las torturas.

“Después de un vis a vis con mi novia y mi hija de 4 años me sometieron a un cacheo integral muy desfasado. Me da vergüenza pero me abrieron las nalgas con sus propias manos los “perros” estos y seguido me llevaron a la celda 61 de ingresos, al gran hermano VIP de este sitio. Allí me tuvieron sin agua en el grifo ni en la ducha durante 6 días con una botella de agua al día. Al quinto día me trague chapas de mechero a ver si me sacaban al hospital para hacerme rayos x, los cuales solicite desde el primer día, diciéndome el Jefe de servicios que eso a él no le valía, que hay muchas formas de engañar a la máquina de rayos. Cuando me trague las chapas a la vuelta de enfermería el Jefe de ‘sacrificios’ me quito una cadena de plata con un pequeño baño de plata. Al sexto día por fin me llevan a los rayos saliendo solo la chapa de un mechero, que me lo dijo un ‘verde’, y nada más llegar estaba el mismo Jefe con el papel del aislamiento motivado por negarme a ordenes de los ‘perros’, amenazas y coacción. Y aquí sigo sin que nadie del equipo técnico me haya venido ni a ver.”

“Llegué ayer y me dieron el recibimiento y bien dado, y porque me tragué dos cuchillas si no me matan a palos.Y llego el jefe de servicio y dijo: ‘Déjalo ya, que os lo vais a cargar’ y me trajeron a enfermería y el médico dice: ‘Eso no es nada’ y me han dejado aquí, por tragarme las cuchillas. Y por lo que yo escuche es que trajeron una “recomendación” de Sevilla para que me dieran caña, ya me dieron en Badajoz, en Valdemoro me tuvieron sin sacarme al patio, y al llegar pillo a la peor guardia y me llevaron a la galería corta. Los chavales picando en las puertas porque me vieron pasar por la trampilla yo ya me lo esperaba y me traje las 2 cuchillas plastificadas con celo. Y como sangraba por la boca de los palos, y el jefe de servicio a voces con los carceleros que por qué me había pegado, que si pasaba algo el no se hacía responsable. Les dijo: ‘se ha tragado dos cuchillas’, se asustaron y el médico solo me dio una crema. Tengo el cuerpo como Jesucristo y ha venido el psicólogo y cuando me ha visto me dice: ‘¿Con cuantos te has peleado?’ Y le digo: ‘Con nadie, esto es de los carceleros’ y me dice que arree y me ha puesto protocolo de prevención de suicidio.”

2. Abolición de los FIES, del “Régimen Especial” de castigo y de los departamentos de aislamiento

“Para ello han decidido hacer público las condiciones infrahumana a las que someten a aquellos internos que encierran en la mazmorra 61 del módulo de Ingresos, donde a base de torturas ‘reinsertadoras’ y malos tratos ‘reeducativos’, se les desposee de todos sus Derechos Constitucionales Fundamentales. Los que hemos pasado por ese ‘Guantanamo Palentino’ sabemos perfectamente que la responsabilidad delictiva, conculcadora de derechos, no solo debe recaer en el ‘Dictador Alcaide’. Aquí es obvio que también existen otros delincuentes potenciales que deberían, ya no solo ser cesados de inmediato de sus cargos, sino que también tendrían que ser sentados en los banquillos judiciales.” (más…)

delete

Campaña En Apoyo A Ruyman Armas Santana Para Que Sea Tratado Medicamente De Urgencia

Hay gente en Castilla-León muy preocupada por el estado de salud de uno de los compañeros que  participan desde dentro de los muros en la propuesta de lucha colectiva, José Ruyman Armas Santana, enfermo del corazón y en peligro de muerte, si no se le prestan a tiempo los cuidados adecuados. Lo contaba hace poco él mismo en carta a una compañera, mientras hacia huelga de hambre en solidaridad con sus compañeros. Él está preso en la cárcel de Palencia y lxs anticarcearixs de las proximidades han decidido apoyarle personalmente, sin olvidar la situación general de catástrofe de la sanidad penitenciaria ni la necesidad de hacerle frente. Proponen, para empezar, un envío de fax a las autoridades responsables.

OTRA CONDENA A MUERTE

Ruyman Armas Santana se encuentra preso en La Moraleja, la cárcel de Palencia.

Desde hace tiempo sus piernas están salpicadas de moratones y, tras un reconocimiento en la propia prisión, le dan cita con un especialista en cardiología a finales de Septiembre, en el hospital Río Carrión. Se le hace una endoscopia y el diagnóstico es que una vena o arteria (no se sabe a ciencia cierta porque no tiene el informe médico, ni esta terminología destaca precisamente por su claridad) está seriamente dañada y corre el riesgo de romperse.

Lo que se le quedó grabado a fuego fue que, si esto ocurría por la noche, había muchas posibilidades de que se le encharcaran los pulmones y muriera. Si tenía suerte y rompía de día podría salvarse, llegar con vida a Valladolid donde tendrían que intervenirle de urgencia; pues en Palencia no se hacen este tipo de operaciones. Desconocemos los plazos para que la operación se lleve a término, dada la gravedad del caso, pero si sabemos que de ocurrir en el exterior tendría su historia clínica, estaría informado, le harían seguimientos periódicos…

A Ruyman, de vuelta a la cárcel, el tratamiento que recibe consiste en tomarle la tensión y asignarle un ayudante que vela durante la noche mientras él duerme. Esto es todo. No es que dudemos de la profesionalidad del personal sanitario penitenciario (lo decimos, con sorna) es que los propios médicxs-carcelerxs reconocen ejercer bajo presión de la administración que les da de comer, ¿acaso podría ser de otra manera? Y así quebrantan constantemente el secreto médico, porque la visita se hace en presencia de la Guardia Civil o similar, imponen tratamientos forzosos, porque el fin último de la cárcel no es la reinserción sino el orden y este se consigue a base de tranquilizantes, o de repente retiran medicación prescrita por otros especialistas, no se sabe muy bien con que fin.

Reconocen, en definitiva, estar más preocupados por la seguridad y por cumplir las normas de la dirección que por atender adecuadamente a sus pacientes, a los que supuestamente se deben.

En este contexto de desatención médica reconocida y generalizada en el ámbito carcelario, no vamos a esperar a que Ruyman engrose las listas de muertes en prisión por causas naturales y exigimos que se dé una solución rápida y adecuada a su grave dolencia. Entendemos que solo la solidaridad “con determinación” puede cambiar su suerte.

Empezaremos con un envío masivo de faxes y llamadas telefónicas durante la semana del 26 de Noviembre al 2 de Diciembre a los siguientes números:

Subdirección General de Sanidad Penitenciaria: 
Tfno: 913354845 Fax: 913354992

Centro penitenciario 
La Moraleja: 
Tfno: 979716300 Fax:979716315

Hospital Río Carrión: 
Tfno: 979167000 Fax: 979167014

Marcha a Topas

delete

Tokata Y Fuga 17-XI-2018. Por la Tortura Y Contra La Tortura: Las Dos Huelgas De Las Prisiones

Hablamos con gente del Grup de Suport a Presxs de Lleida sobre sus más recientes actividades, sobre su VI marcha de antorchas contra la cárcel de Ponent, convocada para el 24 de noviembre, y sobre cómo se ve con su perspectiva la lucha social antipunitiva. Después hablamos con las madres de dos presos y la compañera de otro, todos los cuales han sufrido torturas recientemente a manos de los carceleros. Comentamos el cinismo de los sindicatos de boqueras y de los falsimedios que les apoyan, al basar el sucio marketing victimista que usan en su huelga en acusar a lxs presxs de agredirles, cuando quienes lo vivimos de cerca sabemos que son ellos los torturadores y son, precisamente, las condiciones de su impunidad en esa práctica lo que están defendiendo principalmente con su huelga. Leemos varios artículos sobre el tema y hablamos con Vicent de lo mismo y de la jornada anticarcelaria que ha habido hoy en Barcelona.

delete

Indignación Por Los Abusos De Los Boqueras Durante Su Huelga

La huelga de los carceleros españoles ha durado, de momento, hasta ayer, 20 de noviembre. Nos consta que, como suelen hacer los de su gremio, su principal medio de presión ha consisistido en perjudicar lo más que han podido a las personas presas y a sus familias y amistades. Se han perdido visitas médicas, citas hospitalarias, medicaciones, curas, comidas, entrevistas con abogados, comparecencias judiciales… y, sobre todo, comunicaciones. Los jichos han bloqueado las entradas a las cárceles y coaccionado a las personas que venían de visita, impidiéndoles entrar siquiera a los recintos, donde quizá habrían podido ser atendidas por los servicios mínimos. Imaginaos que, después de un largo viaje, con el correspondiente gasto, deseando abrazarr a un ser querido preso, que está esperando con ansiedad vuestra llegada, os encontráis con una banda de carceleros que, con su prepotencia habitual, aunque estén en huelga y no de servicio, os impiden el paso e incluso os amenazan, bajo la mirada de la guardia civil o de la policía, que asisten pasivamente a esos comportamientos tipificados como delitos, cometidos ante sus narices por los boqueras. Eso les ha pasado, por ejemplo, a la madre y al padre de nuestro compañero Toni Chavero Mejías que, con 76 y 82 años respectivamente y una salud precaria, han viajado desde Madrid a Albocàsser, alrededor de 500 kilómetros. Les ha llevado un compañero que ha tenido que pedir permiso en el trabajo para ello. Pero, al llegar, no les han dejado pasar de la garita de entrada al aparcamiento y les han faltado al respeto. Con un gran disgusto, han tenido que ir hasta Castellón, a más de 50 kilómetros, a denunciar el hecho en el juzgado de guardia. Considerando, ente otras razones, que son de esperar nuevas jornadas de huelga, provocaciones y abusos, denunciarlos es lo que, como mínimo, deberían hacer todas las personas afectadas, dentro y fuera, mientras dure esta campaña donde se reivindica una mayor impunidad en la práctica de la tortura, que se aplauda a sus perpretadores y que se les pague más por ello. Lo que ha sucedido en Albocàsser, donde no han dejado comunicar a nadie durante la huelga, ha sucedido en todas las cárceles del Estado español. También nos consta que, al menos en la prisión castellonense, pero seguramente en muchas más, han arreciado durante el mes de noviembre las provocaciones, palizas y denuncias falsas de los carceleros contra las personas que están en sus manos. Evidentemente, para justificar la patraña principal de la propaganda corportivista de los boqueras: que las personas presas les agreden a ellos, cuando sabemos que son ellos quienes abusan a sus anchas. Al menos, en el trato que están dando a los familiares salta a la vista de todo el mundo la catadura moral de estos supuestos “trabajadores”. Los verdaderos trabajadores conscientes, cuando luchan por sus reivindicaciones, no olvidan nunca la solidaridad y el respeto por el resto de la población oprimida. Los “funcionarios de prisiones” no son obreros, son carceleros. Ni siquiera merecen el nombre de humanos, ya que su comportamiento no lo es. Ponemos aquí debajo unos cuantos comentarios escritos sobre todo eso. En los enlaces que van al final del todo se pueden encontrar algunas expresiones más de la misma indignación publicadas anteriormente.

TORTURADORES EN HUELGA

Menos mal que se levantan voces para desmentir la repugnante falacia de los sindicatos de carceleros, reforzada por todos los falsimedios, que difunden servilmente sus tergiversaciones. Llevan meses –en esta última campaña, porque en realidad son años– haciéndose las víctimas, queriendo dignificar su inhumana “profesión”, presentándose como “arrojados” y “abnegados” servidores públicos. Y todo ello reivindicando –aparte de más dinero, claro, y más plantilla para trabajar todavía menos, si fuera posible– manos libres en el uso de los “medios coercitivos” de los que hipócritamente habla la ley penitenciaria. Es decir, en la práctica de la violencia y de la tortura.

Quienes lo vivimos de cerca lo sabemos bien: palizas de diez contra uno, con porras, cascos, escudos, gases lacrimógenos, esposas, etc.; “sujecciones mecánicas”, muchas y largas horas, días enteros de tener a una persona atada en una cama, a veces desnuda, sin desatarla siquiera para hace sus necesidades, haciéndoselas encima; cruel aislamiento con acoso constante; arbitrariedad en las “limitaciones regimentales”, traslados, “partes” y sanciones; amenazas y provocaciones cotidianas, humillantes bofetadas, destrozo o privación de pertenencias personales, abusos sexuales; abandono médico-sanitario, criminal negligencia en la administración de psicofármacos, ensañamiento en lugar de cuidados para los enfermos mentales; indefensión jurídica…

También quieren que se les considere “agentes de la autoridad”, con la consiguiente “presunción de veracidad” en sus mentirosos expedientes y aumento de las condenas para quienes son acusados en sus contradenuncias. Ya sabéis, quizá, cómo funciona: te dan una paliza, cogen la baja para reponerse de las torceduras de muñeca por manejar la porra con demasiado entusiasmo, los dedos rotos de dar puñetazos, las contusiones que se producen unos a otros cuando chocan entre ellos al abalanzarse ocho, diez o quince para golpear a una persona indefensa. Nos consta que, por ejemplo, en Albocàsser, llevan todo el mes provocando a las personas presas, dándoles palizas y contando en los medios serviles que han salido varios carceleros heridos y, además, denunciando en los juzgados a sus víctimas, como si fueran ellas las agresoras. Estos son sus argumentos.

Los torturadores están en huelga, aunque eso no quiere decir que dejen de torturar. Al contrario, lo que hacen es apretar todavía un poco más el torniquete. Todo lo que dejan de hacer por la huelga, repercute en perjuicio de las personas presas y sus allegados: pédida de comunicaciones, a menudo después de un largo viaje; pérdida de horas de paseo para los aislados; pérdida de citas médicas, turnos quirúrgicos, tomas de medicación y curas, desasistencia médico-sanitaria aún mayor; imposibilidad de entrevistarse con abogados; suspensión de juicios, permisos y  actividades… ¿A quién quieren presionar con su huelga? Hay muchos antecedentes hasta de provocación de motines en los conflictos laborales del personal penitenciario. No sólo en los de principios de este año de los carceleros franceses, a quienes los españoles parecen querer emular, sino en todos los que ha habido aquí, desde tiempo inmemorial. Este ha sido siempre su modo de presión: provocan a las personas presas dejándoles encerradas, muchas veces sin comer o sin agua, con casi todas sus necesidades básicas desatendidas, a ver si les hacen saltar, para que quede justificada la represión y la tortura y volver a aparecer como héroes y mártires del orden público en desigual enfrentamiento con gente violenta y sin escrúpulos, nuestros hijos e hijas, padres y madres, hermanos y hermanas, compañeros y compañeras, amigos y amigas.

Afortunadamente, no estamos completamente solas las personas presas, sus familas y gente allegada. Afortunadamente, podemos reproducir aquí una serie de expresiones que desenmascaran a los torturadores, poniendo en entredicho el asqueroso marketing de los sindicatos corporativistas de carceleros y señalando varias veces que la única huelga justa es la de lxs presxs en lucha, contra la tortura y no a favor de ella como la de los boqueras. Parece que algo está empezando a moverse en algunas conciencias.

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria

 

NO HAY HUELGAS EN LA GUERRA

Hoy, sábado 17 de noviembre de 2018, lxs funcionarixs de prisiones han convocado una huelga que durará por lo menos cuatro días.

Las personas presas en la macrocárcel de Zuera no han podido bajar a desayunar. Han estado encerradsx en sus celdas durante horas, sin posibilidad de acudir a comunicar en los locutorios con sus familiares y allegadxs. Gran parte de ellxs vienen desde muy lejos (costeándose el viaje y organizándolo, quizá, desde hace semanas), para apenas 40 minutos de visita. Otrxs, esperando ver a su hijo que acaba de entrar en prisión por primera vez hace solo unos días y que estará, seguramente, en estado de shock. Hoy, ninguno de ellxs ha podido entrar a comunicar, no han podido entrar paquetes, no han podido entrar dinero. Nada.

Tampoco se ha permitido la entrada de abogadxs para realizar las visitas acordadas (y, en ocasiones, vitales para las personas presas). ¿Qué pasa si una persona presa tiene un juicio el lunes? ¿Y si la familia no puede volver a costearse un viaje hasta dentro de dos meses? Las personas presas viven en un vacío de derechos y de cuidados y, en estos momentos, se les está negando uno de ellos y, quizá, de los más importantes: la comunicación con el exterior y el contacto con sus redes de apoyo.

¿Parece exagerado pensar que la visita de un familiar puede suponer la diferencia entre aguantar o suicidarse? Pues no lo es. Esa es la realidad cuando uno de los pilares que sostienen la propia vida y la propia humanidad (el contacto, la comunicación) allí dentro, se te niega.
¿Dónde están los servicios mínimos para algo tan fundamental como los derechos de las personas presas? Esta situación se ha dado sin informar a nadie de la cancelación de las comunicaciones (ni a las visitas, ni a los medios) obviando, así, la lógica humana de intentar provocar el menor perjuicio posible precisamente a personas que, cada día que pasan allí, están un poco más muertas. Si esto se ha hecho así, es porque para ellxs, y para el Estado, las personas presas no son personas.
Más de cien coches han estado aparcados frente a los muros de la cárcel de Zuera tras largas retenciones para el acceso. Las personas que iban a comunicar, se han encontrado con una larga fila de coches en la carretera, custodiados por la Guardia Civil (no teniendo su presencia más sentido que el de infundir miedo y abusar de su poder).

Las puertas de entrada a la cárcel han permanecido durante horas cerradas a cal y canto. Hasta el punto de haberle negado la entrada a una señora de 80 años que solicitaba, atemorizada por la situación, ir al lavabo. Un grupo de familiares ha requerido al piquete de funcionarixs, apelando a la cordura que, por favor, abrieran las puertas para permitirle utilizar el baño. Ni siquiera con algo así han sido capaces de mostrar un mínimo de humanidad y de sentido común. La señora, entre lloros, ha tenido que hacer sus necesidades como ha podido cerca de un arbusto mientras otros familiares le tapaban para que, al menos, no tuviera que sufrir más humillación desnudándose y orinando a la vista de visitantes, funcionarixs y cuerpos de seguridad allí presentes.

Todo esto ha sucedido en el contexto de una huelga de funcionarixs de prisiones y ante la presencia de la Guardia Civil. Es alarmante pensar en lo que pueden hacer cuando nadie lxs ve allí dentro ―en la “intimidad” de la prisión― si son capaces de comportarse así públicamente y ante la imperturbabilidad del “Cuerpo de Seguridad Pública”.

Desde nuestro máximo respeto al derecho a huelga, creemos que es absolutamente intolerable que las personas presas, sus familias y amigxs estén sufriendo este maltrato institucional. Ellxs son lxs perjudicadxs por un sistema que los utiliza como chivo expiatorio para ocultar su mala praxis y su propia inutilidad (y cuyo precio a pagar son sus propias vidas). ¿Cómo se puede estar apelando y reivindicando derechos laborales mientras, para ello, se están pisando los derechos de miles de personas a las que ya se les ha quitado todo?

Esto no hace sino poner de manifiesto, una vez más, la crueldad y la perversión intrínsecas al sistema penitenciario. Con la diferencia de que esta vez se ha podido constatar de manera pública y explícita. Fuera del silencio y el ocultamiento que configuran, como norma, la idiosincrasia carcelaria.

Nada puede resumir mejor lo ocurrido hoy (y, en general, lo que supone el sistema penitenciario en sí) que las palabras de una funcionaria cuando, tras las quejas y la petición de explicaciones por parte de las personas que iban a comunicar, ha desvelado la única verdad de la cárcel: “en una guerra siempre tiene que haber heridos”.

Pues bien, señora, sepa usted que, en esta guerra, nosotras no estamos dispuestas a seguir soportando que lxs muertxs lxs ponga siempre el mismo bando.

CAMPA

 

¿LOS DERECHOS DE QUIÉN?

Hoy la foto es lo de menos. No vengo a compartir una imagen sino algo que está pasando. No sé si lo dije en algún momento por aquí pero llevo unos meses dando clases de baile de forma voluntaria en la prisión de Pereiro de Aguiar. Y una vez más no me han dejado ir.

La cuestión es que los carceleros, a nivel estatal, han convocado huelga (este fin de semana ya es la segunda y por lo visto se prevén más a lo largo de lo poco que queda de año). No es casualidad que las huelgas que convocan sean los fines de semana ya que esto provoca que los presos y las presas no puedan tener ningún tipo de comunicaciones con sus familiares, amigos, abogados, y por lo tanto, tampoco pueden realizar actividades dentro de prisión con gente que venga de fuera. Hoy los presos y las presas del Estado se han quedado SIN NADA, encerrados en sus celdas por falta de servicios mínimos. Todas las huelgas son legítimas, pero, como bien decían desde Salhaketa Nafarroa –en su comunicado que, por cierto, recomiendo, “Las dos huelgas de las prisiones”– hay mensajes y actos que son más éticos que otros. No vengo a denunciar que los funcionarios de prisión estén en huelga, vengo a denunciar que las PERSONAS presas tienen unos derechos y que una vez más se los están pisoteando.

¿Qué pasa con los servicios mínimos? Hoy cientos de personas se han quedado en las puertas de las prisiones esperando una respuesta por parte de los funcionarios. Nadie había avisado a los familiares y amigos de los presos y las presas. Lo que se han encontrado después de recorrer 10, 100, 200, 300, 400 km para ir a visitar a su hijo/a, marido/esposa, pareja, madre/padre, han sido muros de cemento y barreras cerradas sin dar explicaciones de por qué no podían entrar en prisión.

Mientras los funcionarios alzan la voz y reivindican unos derechos laborales, los de los presos, las presas y los familiares están siendo saboteados.

Ana Sagredo

Huelga De Carceleros: Personas Presas Denuncian Que No Están Recibiendo La Medicación

delete

Huelga De Carceleros: Personas Presas Denuncian Que No Están Recibiendo La Medicación

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha recibido las quejas de varios internos de la prisión de Sevilla II, en Morón de la Frontera, que denuncian que con motivo de la tercera jornada de huelga de los funcionarios de prisiones, no están recibiendo de forma adecuada la alimentación, medicación, asistencia jurídica, comunicación y seguridad dentro de prisión. Por ello, la asociación insta al Gobierno a revisar los servicios mínimos establecidos, dado que “pueden ser insuficientes”.

Las personas presas se han puesto en contacto con la asociación para informar de “graves retrasos en las comidas” y, además, se quejan de que “no están dispensando la medicación, con las graves consecuencias que esto pueda suponer para personas con enfermedades graves, como epilepsia, cardiopatías, crohn, trastorno mental, entre otras”. Muestran su preocupación por que “en caso de sufrir alguna crisis originada por alguna de estas patologías, no esté garantizada la adecuada atención médica”.

Asimismo, critican, que los internos de segundo grado “han visto reducidas a dos horas sus salidas al patio, y también han visto afectadas sus comunicaciones con familiares y su derechos a la asistencia jurídica”. Todo ello, afirman, está provocando un gran malestar entre los internos, que ven menoscabados sus derechos fundamentales.

Hoy se cumple la tercera jornada de la huelga de noviembre que finalizará mañana, y que se suma a la de dos días que se celebró en octubre, con el objetivo de lograr una subida salarial. La APDHA entiende que la huelga es un derecho fundamental y que los funcionarios de prisiones están en su legítimo derecho de reclamar las mejoras que consideren oportunas. No obstante, “esta huelga está afectando considerablemente a una población débil, las personas presas, cuyas condiciones son responsabilidad del Estado”.

APDHA

delete

Charla de Familias Frente A La Crueldad Carcelaria En Valencia, El 30 De Noviembre

 

delete

La Comunicación En Las Relaciones Humanas: Tercer Taller De Cuidado Mutuo De Familias Frente A La Crueldad Carcelaria

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria es una asociación de familiares y gente solidaria con las personas presas, habiendo sufrido muchas de las personas que la integran la muerte de sus hijxs, hermanxs o compañerxs, y otras los malos tratos, régimen de vida destructivo, traslados arbitrarios, abandono médico, encarcelamiento de enfermos mentales o con padecimientos incurables, explotación laboral, indefensión… una larga serie de tratos crueles, inhumanos y degradantes. Para afrontarlos, denunciarlos y, a ser posible, detenerlos, intentan apoyarse mutuamente, organizarse y coordinarse Pero, además, quieren aprender de su dolor, darle la vuelta contra lo que lo ha causado, canalizarlo de una forma constructiva, para que, en vez de hacerles un daño irreparable, se convierta en la fuerza que les mueva en el esfuerzo de que lo que les ha sucedido a ellas no pueda seguir ocurriendo ante la indiferencia general. Quieren defender a sus seres queridos y defenderse ellas de todas las injusticias, agresiones y abusos, tergiversaciones y mentiras que han sufrido, están sufriendo o les amenazan. Quieren cuidar a su gente y cuidarse ellas, cada una a sí misma y todas a todas. Para lo cual han decidido organizar unos talleres de cuidado mutuo de los que el que va a tener lugar los días 8 y 9 de diciembre es ya el tercero. A continuación, todos los detalles del encuentro tal como los han publicado en su blog.

– LA COMUNICACIÓN EN LAS RELACIONES HUMANAS –

Fecha: 8 y 9 de Diciembre, 2018

Horarios: Sábado 8, de 10 a 14 hs, y de 16:30 a 19:30 hs. Domingo 9, de 10 a 14 hs.

Precio del taller:  450 euros, a pagar entre todxs lxs participantes (Por ejemplo, 10 participantes, 45 euros por persona).

Lugar y alojaniento: Alojamiento Rural La Besana. Venta del Moro (Valencia)

Objetivos:

• Conocer mecanismos por los que, inconscientemente, reproducimos relaciones de poder en nuestro discurso y en nuestras acciones.
• Aprender herramientas para comunicarnos de manera sana, asertiva y responsable en las diferentes situaciones que se nos plantean en relación a la cárcel.

Descripción:

La prisión supone una ruptura en la vida del/a preso/a, en su ritmo de vida, sus relaciones sociales, amorosas, afectivas, en su red de apoyo, Se fragmentan sus lazos afectivos, también los familiares. El escaso contacto va cambiando las relaciones. Las enrarece. ¿Como llevamos las familias esta situación?

En muchos casos el alejamiento y el aislamiento provocados por cumplimientos en cárceles que están lejos de nuestras residencias acaba por romper familias y parejas. Porque al final, el tiempo sigue pasando y las dificultades para comunicarnos son muchas con lo que las relaciones se deterioran. Es una situación muy dura en la que sufre la persona presa (se queda prácticamente sin familia y amigos/as, que son el principal apoyo de cualquier ser humano) y también es una situación muy dura para los/as familiares y las parejas, pues a nadie le gusta saber que un ser querido lo está pasando mal y no poder hacer casi nada para protegerle, aunque ese ser querido haya delinquido.

La comunicación es un aspecto fundamental de nuestras vidas. A menudo nuestra forma de comunicar nos delata, nos sirve de espejo. Cuando nos sentimos frustradas/os en nuestras relaciones, siempre encontramos carencias comunicativas. Como dice un teórico de la comunicación humana “no es posible no comunicar”. Siempre estamos comunicando, incluso estando en silencio estamos diciendo algo o nos estamos posicionando ante algo.

Si queremos mejorar las relaciones con aquellas/os personas a las/os que queremos, así como facilitarnos la vida a la hora de mediar con las instituciones penitenciarias; es imprescindible que aprendamos a hacernos entender de forma clara y a escuchar lo que nos expresan. Sin reaccionar inmediatamente de un modo que perjudique a nuestras intenciones (desde la agresividad o el victimismo). Nos gustaría transformar nuestras relaciones con nuestros/as hijos/as, parejas o amigas/os presas/os en unas relaciones más próximas, claras y satisfactorias en la medida de lo posible. Sin olvidar que para cambiar mi forma de comunicar, tengo que cambiar yo primero.

Programa:

  • Modelos de Relación en los Vínculos Afectivos.
  • Lenguaje verbal y Lenguaje no verbal.
  • Mensajes coherentes e incoherentes.
  • Asertividad.
  • Ritmos Corporales.
  • Estilos comunicativos (individuales, en pareja, familiares).
  • El doble vínculo.
  • Los límites. Libertad para decir Sí y No.
  • Lo negociable y lo innegociable.
  • Comunicación Responsable.

Coordinadora: Estel Masó, psicoterapeuta

Quién tenga interés en saber más sobre este asunto o en participar en el taller puede mandarnos un correo (lavozdelxspresxs@riseup.net) o llamar a estos números de teléfono: 697 336 208 (Noe); 674 494 405 (Toñi); 695 600 444 (Gracia).

Más información sobre nuestros talleres de cuidado mutuo

Familias Frente a la Crueldad Carcelaria

delete

El 24 De Noviembre, En Lleida, VI Marcha De Antorchas Contra La Cárcel De Ponent

La gente de Lleida nos ha enviado una nota donde cuentan lo que piensan hacer el día 24 de noviembre y convovan a todo el mundo a su VI marxa de torxes contra la presó de Ponent. La publicamos a continuación y, más abajo, ponemos una cuña de radio con la convocatoria de la marcha. En su blog explican cómo fue la jornada prearatoria del 10 de noviembre.

Empezaremos a las 16’30 con una charla-debate a cargo de los grupos Clivella y Familias frente la crueldad carcelaria en el antiguo mercado okupado de la Mariola, C/Venus. Donde nos hablarán sobre cómo la cárcel afecta y condena no sólo a las personas presas, sino a sus familias y entorno próximo. Nos explicarán como ellos y ellas se ven condenadas por la falta de información, la distancia, las vejaciones, las mentiras, la angustia… pero también como hacen frente y cómo se organizan para luchar y resistir.
Y a las 19’00 comenzará la manifestación desde plaza dels pagesos hasta la prisión de Ponent. Un año más nos acercaremos a los presos y presas, romperemos el silencio y abriremos una brecha en los muros que nos separan. ¡Os esperamos!
¡Prisiones ni en Lleida ni en ninguna parte!

delete

Del 21 Al 23 De Noviembre, En Pamplona, III Jornadas Antipunitivistas: ¿Dónde Están La Izquierda Y Los Movimientos Libertarios En La Agenda Abolicionista?

Nos hacemos eco de estas III Jornadas antipunitivistas organizadas por Salhaketa Nafarroa; interesantes, aunque no sabemos que tienen que ver los políticos, por mucho que digan que son de izquierdas o independentistas, con el antipunitivismo. Igual que no se puede luchara contra el patriarcado poniéndose bajo la protección del Estado y de su poder punitivo, tampoco se puede decir que se quiere abolir éste desde un gobierno, parlamento o administración cualesquiera que sean.

III Jornadas antipunitivistas

Después del éxito de las anteriores ediciones de las Jornadas Antipunitivistas os proponemos estas terceras, los días 21, 22 y 23 de noviembre en Katakrak, (C/ Mayor nº 54 Pamplona-Iruñea), para reflexionar desde distintas dimensiones y de la mano de distintas personas en torno a la pregunta ¿Dónde están la izquierda y los movimientos libertarios en la agenda abolicionista?

Se traerán las relaciones existentes entre sistema penal y capitalismo y las resistencias que desde este modelo se plantean para su desaparición y transformación.

Así, nos adentraremos en las diferentes propuestas que se han hecho desde los movimientos anarquistas al abolicionismo, preguntándonos si de algún modo el abolicionismo es una forma de vivir y entender el mundo.

Para terminar se propone un debate acerca de lo acontecido en la academia, en los movimientos sociales y en los movimientos políticos institucionalizados desde la era postfranquista hasta nuestros días respecto del debate abolicionista. Se hablará de los planteamientos reformistas, sus dificultades y posibles críticas, de la abolición de algunos delitos, la responsabilidad de la clase política en el incremento punitivo, las propuestas en defensa de las personas presas, las propuestas desde los feminismos, las reacciones e incidencia de los medios de comunicación en la opinión pública e iniciativas populares.

Para esto contaremos con todas estas personas, además de contigo.

21 de noviembre, de 19:00 a 21:00 horas:

Ignacio González (Profesor de Criminología en la Universitat de Girona). Las dificultades de pensar sin la cárcel en un mundo capitalista ¿Un mundo sin cárceles es posible?

Introduce y modera Libertad Francés (Coordinadora de Salhaketa Nafarroa y abogada).

22 de noviembre de 19:00 a 21:00 horas:

Alejandro Forero (Investigador del Observatori del Sistema Penal i els Drets Humans, Universitat de Barcelona). Las propuestas de los movimientos anarquistas y el Ius Puniendi del Estado.

Introduce y modera June San Millán (miembro de Salhaketa)

23 de noviembre de 19:00 A 21:00 horas:

Conversaciones con David Fernández (Periodista y activista) y Jon Iñarritu (Senador de EH- Bildu) ¿Dónde ha estado la izquierda en el reto abolicionista desde el año 1978 hasta hoy?

Introduce y modera Paz Francés (Profesora de Derecho penal de la Universidad Pública de Navarra y miembro de Salhaketa)

delete

Las Dos Huelgas De Las Prisiones

En ese artículo-manifiesto, publicado en El Salto y firmado por Irati Jiménez, Lorena Alemán, Jon Igartua, Ruth Martínez, Paz Francés, Libertad Francés, June San Millán, Iranzu Baltasar, que pertenecen a Salhaketa Nafarroa, se expresa comprensión y solidaridad con las huelgas de hambre de lxs presxs en lucha –la ya finalizada de octubre y la convocada para los días 10 al 25 de diciembre– comparándolas con las recientes huelgas de los boqueras: “algunos mensajes y actos son más éticos que otros”. Y está claro que para esta buena gente la que es ética es la huelga de las personas presas y la de los carceleros la que no lo es. Se hacen eco de las reivindicaciones de la gente presa y se refieren a la actitud “lamentable” de las ex personas que ahora son carceleros: “no solo están presas las personas presas, sino también sus guardias”.

Las dos huelgas de las prisiones

Los sindicatos mayoritarios presentes en las prisiones del Estado español: ACAIP, CSIF, CCOO, UGT y CIG convocaron los pasados días 24 y 26 de octubre la “primera” huelga de la historia en las prisiones, y a esas se suman cuatro jornadas más los días 17, 18, 19 y 20 de noviembre, a fin de conseguir una mejora de sus condiciones laborales. En su comunicado oficial, la primera jornada de huelga general fue valorada con éxito y, por supuesto, su incidencia ha sido ampliamente cubierta por los medios de comunicación.

Sin embargo, en el mismo mes de octubre se ha dado otra huelga en prisión. Desde el día 1 de octubre un buen número de personas presas secundaron una huelga de hambre para reivindicar algunos derechos básicos de las personas presas. Esta huelga es, entre otras cosas, el fruto de varios meses de lucha colectiva llevada a cabo por personas presas en diferentes cárceles del Estado. De esta otra huelga, por supuesto, prácticamente ningún gran medio de comunicación se ha hecho eco. Básicamente lo que piden las personas en huelga de hambre es:

El fin de las torturas, agresiones y tratos crueles, inhumanos y degradantes; la erradicación de los FIES, abolición del llamado “régimen especial” de castigo y cierre absoluto de los departamentos de aislamiento; el fin de la dispersión; que los servicios médicos no estén adscritos a IIPP, sino que sean independientes de ellas, para que las personas presas reciban los mismos tratamientos que la gente de la calle; la libertad de las personas presas enfermas crónicas, sin que exista el requerimiento de que entren en fase terminal; que a las personas con enfermedad mental se les trate adecuadamente en lugares apropiados para ello y no en las cárceles, y mucho menos en régimen cerrado o en aislamiento; que los “programas” con metadona, tratamientos psiquiátricos, etc vayan acompañados de grupos de apoyo, psicólogos, terapeutas, entre otros profesionales independientes de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias; la investigación de todas las muertes que se dan en las cárceles; accesos formativos y culturales a todas las personas presas; que se deje de cachear integralmente a las familias y amistades visitantes; y la no criminalización de la solidaridad entre personas presas.

Desde Salhaketa Nafarroa queremos dar cuenta de “la otra huelga” que se ha dado en las prisiones del Estado, y de la lucha que se está llevando a cabo por personas presas en diferentes cárceles del Estado en este mismo momento, de la que no se habla. Igualmente informamos de la segunda convocatoria de huelga para los días 10 a 25 de diciembre. También queremos reivindicar la existencia en las últimas décadas de innumerables huelgas y resistencias al funcionamiento inhumano de las prisiones por parte de distintos colectivos y personas a nivel individual, que con una gran capacidad de agencia han querido poner su dignidad por delante de las consecuencias que podrían tener sus actos (aislamiento, malos tratos, merma de salud).

Desde luego, todas las huelgas son legítimas. Pero estarán de acuerdo con nosotras en que algunos mensajes y actos son más éticos que otros. El hecho de que quienes ven cada día el sufrimiento humano de las personas presas no se hayan manifestado jamás en la historia para que algo cambie mínimamente en las prisiones del Estado, es simplemente lamentable. Que en sus declaraciones públicas comparen su salario con el de un Guardia Civil es simplemente lamentable. Que sepan cómo ha afectado su huelga en las personas presas (no apertura de celdas, no acudir a talleres, no visitas, no vis a vis…) y eso lo consideren oficialmente un éxito, es simplemente lamentable.

Dicen que no hay más ciego que el que no quiere ver, y aquí hay algo que está muy claro: no solo están presas las personas presas, sino también sus guardias. Ustedes verán.

Salhaketa Nafarroa

delete

Ante La Huelga De Carceleros

Ante la huelga convocada por los carceleros españoles entre los días 17 y 20 de noviembre, el Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión quiere expresar lo siguiente:

Como consecuencia de esta huelga, este fin de semana no habrá presx que tenga garantizado poder ser visitadx por familiares o amigxs. No es casual, además, que esta huelga comience en fin de semana, ya que el objetivo de estos carceleros perros del sistema es el de utilizar a lxs presxs como rehenes para hacer sus reivindicaciones. Asimismo y como en anteriores veces, las salidas al hospital serán retrasadas en detrimento de la salud de lxs presxs, las horas de patio se verán reducidas y, en general, convertirán la huelga en una herramienta perfecta para castigarlxs aún más.

En lo que respecta a los derechos de comunicación, hay que recordar cuales son las condiciones de lxs presxs políticxs: derecho al envío de dos cartas semanales y a la recepción de cuantas les lleguen, todas ellas intervenidas (son leídas por la dirección de la cárcel), normalmente por un plazo de alrededor de un mes a pesar de que la ley dice que el tiempo máximo de intervención es de 15 días; derecho a ocho llamadas de cinco minutos cada semana (intervenidas); derecho a recibir una visita semanal de 40 minutos (intervenida y con un cristal en medio); derecho a un vis a vis familiar de hora y media cada mes (intervenido) y, en caso de tener pareja, un vis a vis íntimo (este último y como excepción, sin intervenir).

En esta huelga camuflada de lucha obrera, los carceleros demandan una subida salarial pero, sobre todo, demandan poner en práctica un protocolo aprobado el pasado año que les convierte en Autoridad Pública y que daría por buena la versión de los carceleros que denunciaran haber sufrido agresiones por parte de presxs, aún cuando no presentaran parte de lesiones.

A la hora de hacer sus reivindicaciones, los carceleros citan de manera constante los ataques que sufren por parte de lxs presxs y la situación de desamparo que padecen. Sin embargo, la realidad es muy diferente y son lxs presxs lxs que sufren constantes ataques: palizas, incumplimiento de las normas que hacen referencia a derechos, falta de asistencia médica, módulos de aislamiento, humillaciones, insultos y un largo etcétera son el pan de cada día en las cárceles españolas, esos agujeros negros que en las televisiones nos presentan como hoteles de lujo. Todo esto con la impunidad que los muros y los jueces de vigilancia penitenciaria ofrecen a los carceleros.

No olvidemos que la cárcel (y por lo tanto también los carceleros) es uno de los pilares fundamentales de este sistema capitalista que pisotea las condiciones de vida de la clase trabajadora y que, por ello, no consideramos trabajadores a quienes viven de robar la libertad al resto. En las cárceles, excepciones aparte, solo encierran a trabajadorxs pobres y a militantes políticxs, y los carceleros no son más que los perros de los dueños de las prisiones.

Toda nuestra solidaridad a todxs lxs presxs y familiares que sufrirán las consecuencias de esta huelga de sindicatos reaccionarios.

En Euskal Herria, a 14 de noviembre de 2018.

Movimiento Pro Amnistía y Contra la Represión

 

delete

Jornadas Anticarcelarias En Valencia Y Barcelona, El 16 Y El 17 De Noviembre

Toda la información de la jornada sobre “la sociedad del encierro” en Mislata (Valencia) podéis verla en el cartel. Traducimos lo referente a las “Jornadas abiertas: ¿Hablamos de la cárcel?” del día 17 en Barcelona por si alguien tiene alguna dificultad en comprender el catalán. Organiza el Colectivo de apoyo a personas presas Clivella, que se encarga de la presentación y apertura de las jornadas a las 12:00. A las 12:30 empieza una mesa redonda sobre el tema “Desatención sanitaria en las cárceles: Cuando la enfermedad es Tortura”; participan: Gonzalo Tejerina, médico y miembro de los colectivos Oteando y Solidarios por la sanidad; Francisco Miguel Fernández Caparrós, de la APDHA (Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía); Nahia Aia, ginecóloga, de Osabideak… A las 14:30, comida vegana, cocinada por el grupo La Lima del ateneo de Gracia. A las 16:00, en diferentes espacio, se proyectarán los documentales “COPEL: Una historia de rebeldía y diginidad” y “Nos robaron las noches”. A las 18:00, “Debate de construcción colectiva”, sobre alternativas al sistema punitivo, moderado por Clivella, con participación de Arnau Esteban Miralles, maestro en la cárcel de Mas Enric (Tarragona); Nacho González, profesor de criminología en la universidad de Girona; Asociación Catalana de Derechos Civiles; Nùria Monfort Soria, abogada; y Mónica, que perteneció al colectivo Cassandra y ahora está en Clivella. A las 20:30, pizzas artesana para cenar. A las 22:00, jam session, y DJ a partir de las 23:30.

delete

Tokata Y Fuga 10-X-2018. Balance De La Lucha Anticarcelaria Desde Octubre Y Perspectivas Hacia Diciembre

Hablamos de la huelga de hambre colectiva de presxs en lucha de octubre, del apoyo en la calle, de la sinergia con otros proyectos con parecidos objetivos, de todo lo que nos enterado que ha ocurrido desde entonces en el campo anticarcelario y de la coordinación horizontal y descentralizada que ha llegado a haber. Comentamos también la convocatoria de una nueva huelga de hambre colectiva del 10 al 25 de diciembre con los mismos objetivos: las 12 reivindicaciones con especial hincapié en las que se refieren a la sanidad penitenciaria. Así como las posibilidades de confluencia con otros vectores de actividad que apuntan en el mismo sentido.