Autor: <span>boletintokata</span>

Por correo electrónico recibimos hace unos días unos carteles de arriba y el mensaje que va a continuación, sobre algunas actividades transfeministas, antipunitivistas, anticarcelarias… que se preparan en Madrid para los días 5, 6 y 7 de marzo. después nos ha llegado otro mensaje haciendo algunos cambios en la programación y en el cartel correspondiente. Así que publicamos otra vez la convocatoria con esos cambios que vienen explicados aquí debajo.

Somos una asamblea anarcotransfeminista de Madrid con el objetivo de organizar unas jornadas anticarcelarias transfeministas los días 5 y 6 de marzo y una marcha al CIS Victoria Kent el 7 de marzo de 2021. Luchamos por una sociedad horizontal y libre de toda explotación y dominación por lo que estamos en contra de todas las opresiones (clase, género, raza, capacidad, especie,…). Nuestra pretensión con estas jornadas es promover la involucración del transfeminismo en la lucha anticarcelaria y profundizar en el discurso y la práctica antipunitivista desde una perspectiva anarquista y transfeminista.

Hemos convocado la marcha y las jornadas en el contexto de la lucha transfeminista para dar voz a todas las personas que también viven la opresión de género y no pueden salir a la calle porque están presas. El sistema penitenciario, las cárceles (como instituciones que imponen el encierro) y los cuerpos represivos son el pilar básico del sistema capitalista y el mayor instrumento represivo del Estado. Solo sirven para alejar de la sociedad lo que molesta y lo que no sirve al sistema capitalista: la pobreza, la disidencia, la subversión… y ocultar así la violencia del sistema injusto en el vivimos. Quienes llenan las cárceles son las personas pobres, las migrantes y las que se rebelan contra este sistema o simplemente no son reconocidas por este. Estas personas son sometidas a un fuerte racismo institucional, a la violencia y persecución policial fuera de las cárceles y a vejaciones, torturas y graves desatendimientos de sus necesidades básicas en el interior de éstas. Mientras, el Estado nos vende una imagen democrática y reinsertadora de esta institucionalización del castigo y la tortura.

Si ya de por sí la cárcel es un lugar cruel y devastador para el ser humano, las mujeres viven una triple condena: además de la penitenciaria, la social y personal. La social porque a las mujeres no se nos permite desobedecer y no ejercer los cuidados que la sociedad nos impone y la personal por el autocastigo de la culpa que esto genera. También viven la soledad si no tienen a otras mujeres que las sostengan. Aún  más castigo y violencia tienen que vivir las mujeres trans presas, a las que no se les reconoce su identidad de género y tienen que estar peleando para poder estar en una cárcel o modulo de mujeres. Teniendo siempre que cargar con la violencia de que sea el Estado quien impone los criterios de «válidez» de su identidad. Además de la  negación de tratamientos hormonales y de salud y el acoso al que están sometidas continuamente.

Tampoco olvidamos a nuestrxs compañerxs recluidxs en CIES, zoos, circos, instituciones psiquiátricas y centros de menores. El encierro se extiende como forma de control y represión sobre todos aquellos cuerpos cuya autonomía es incompatible con el sistema. La cárcel es la herramienta que permite al Estado infundir miedo en la población y a la vez mostrarse como su único salvador. Implica el señalamiento de unos supuestos «enemigos», construidos a través de los medios de comunicación como asesinos, violadores y corruptos.  En nuestra lucha por acabar con el heteropatriarcado y todas su representaciones, nos oponemos con rabia a las asimilaciones interesadas de nuestro discurso por este sistema al que combatimos. No queremos justificar la formación de todo un aparato represivo y que se instrumentalice la violencia que vivimos para fortalecer el sistema judicial y penitenciario, invisibilizando así nuestras luchas y las de las que nos antecedieron. Queremos un mundo horizontal en el que podamos resolver de forma autónoma nuestros conflictos abandonando el paradigma del  castigo y  profundizar en los discursos y las prácticas del transfeminismo antipunitivista totalmente imcompatible con el sistema judicial y penitenciario actual que perpetua un sistema clasista y racista.

Para nosotras esta es una lucha cotidiana, sin embargo, nos parece importante unirnos los días 5, 6 y 7 de marzo simbólicamente para solidarizarnos de forma activa con las personas que más sufren la violencia y represión del sistema. Queremos visibilizar las vivencias de las personas presas, especialmente las eternamente silenciadas: las de las personas no blancas, no europeas, no cis, no hombres, no heterosexuales, discas, locas, no humanxs.

Por todo esto, os invitamos a participar en la marcha que será no mixta (sin tipos cis heteros) al igual que las jornadas porque queremos visibilizarnos y estar ahí con y para nosotres. Nos gustaría juntarnos y encontrar alianzas para fortalecernos y generar un  transfeminismo antipunitivista y anticarcelario fuerte y combativo.

Para cualquier cosa, puedes contactarnos en el correo: marzoanticarcelario@riseup.net

¡¡CAMBIAMOS LA PROGRAMACIÓN!!
I
Para poder asistir a las 12.00 a la Marcha a la Cárcel de mujeres de Alcalá Meco organizada por les compas de CNT, hemos decidido cambiar la programación de las jornadas.
I
Quedamos a las 12:00 en la Renfe de Alcalá para ir a Meco juntes (MARCHA MIXTA)
I
Esta decisión surge porque consideramos prioritario estar junto a les compas preses, un día como hoy en el que les impiden tomar la calle y alzar su voz.
I

¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!

¡HASTA QUE TODA JAULA QUEDE VACÍA!

¡POR UN TRANSFEMINISMO COMBATIVO Y ANTICARCELARIO!

 

Actividad en la calle Mujeres presas

Actividad en la calle Mujeres presas

En una carta de finales de enero, cuya publicación hemos aplazado por los mismos motivos que las anteriores referidaas a este asunto, Toni Chavero pide disculpas por algunos implicaciones del anuncio que hizo recientemente de su retirada de la propuesta colectiva que vienen sosteniendo algunxs presxs en lucha, él entre ellos, y del espacio de lucha abierto por ella, y matiza su decisión. Copiamos también la carta del compañero, en un sentido parecido, más o menos, publicada en Desde Dentro hace unos días.

Cárcel de Estremera, 27-I-2021

Salud y libertad a todxs aquellxs que lucháis por una sociedad sin jaulas. Un saludo afectuoso y libertario a mis compañerxs presxs y secuestradxs en las cárceles del Estado terrorista español. Salud a vosotros, Ángel Martins, Manuel Francisco Llopis, Erasmo San Pablo, Davis Rojas, José Antonio Molina, Hermenegildo Alexis Méndez, Alfonso Martí, Xavi Corporales, Adrián Poblete, Raúl Tomás, Mohammed Achraf, y mi bienvenida a Daniel Sánchez y Juan Manuel Duró.

A estos catorce presos en lucha, gracias por participar en las huelgas de hambre rotativas (conmigo, quince participantes). A vosotros, todo mi respeto y admiración. Así como a los grupos de siempre, Madrid, Valencia, Tarragona, Lleida y todxs lxs que de alguna forma nos habéis acompañado, apoyando nuestros actos y divulgando los mismos, dando luz a la crueldad carcelaria.

Creo que os debo a todxs una disculpa inmensa y espero que mi actitud no haya minado la voluntad de ningunx de vosotrxs, dentro y fuera.

Me refiero al hecho de haber dejado la lista cuando alguno de vosotros estabáis todavía con la huelga de hambre rotativa. Ha sido, cuanto menos, inoportuno. En todo caso, como os trasmití en dicho comunicado, yo dejé la lista, no la lucha, y aquí me tenéis, para lo que sea necesario, me mantengo en los diálogos y en las acciones que decidáis en común acuerdo (siempre y cuando estéis de acuerdo en mi participación). Mi decisión es temporal, por mi estado mental, porque me siento fracasado, porque he perdido la confianza en mí y, estando así, poco puedo aportaros. Aún así, aquí me tenéis.

He continuado en los debates que tengo abiertos con Madrid, Valencia, Lleida, respecto a la horizontalidad y otras cuestiones importantes, como la violencia que sufren las mujeres presas o por qué no hubo participación de mujeres presas en el espacio de lucha, desde la propuesta lanzada en 2016, a pesar de que estaba y está abierta a todxs lxs presxs. Cuestiones que seguimos debatiendo por su importancia en el problema de que siempre hemos sido pocxs participantes en el espacio de lucha. Hay muchos temas a debate y yo quiero continuar con esta froma de lucha reflexiva y necesaria para ver aciertos y errores en este espacio de lucha colectiva y, aunque no tengo entidad alguna, pido participación en esto.

Haciendo autocrítica, reconozco mi error de haber borrarme de las listas d epresxs en lucha cuando aún había compañeros con las huelgas de hambre rotativa. Lo mismo este hecho ha podido incidir en la moral de esos compañeros y en la de lxs compañerxs de fuera. Os pido disculpas a todxs por no tener en cuenta las huelgas de hambre rotativas. De ninguna manera ha sido intencionado; simplemente, llegó un momento en que exploté y decidí dejar las listas por los motivos ya expresados, pero nunca la lucha anticarcelaria, porque no olvido ni perdono a los asesinos de nuestrxs compañerxs caídoxs en la lucha, que han sido ssiempre mi motor, lxs que me han mantenido y me soportaan en pie de guerra y con el puño en alto.

Si alguien no comprende algo de lo que aquí expongo, solo tiene que contestarme y lo hablamos. Con total humildad, pido también respeto a mi situación psíquica y física. Por lo demás, aquí estoy como siempre disponible, con la única diferencia de no estar incluido en ningún tipo de listado, aunque dichos listados existan en gran parte por haber sido yo quien retomó los estatutos de APRE(r) y aspectos importantes de COPEL para que en 2015 se empezase a fraguar el actual espacio d elucha. Es decir, si alguien tiene parte de estar en esas listas, soy yo mismo, que nadie se llame a engaño.

Salud y libertad, compañerxs.

05-02-2021

Salud y libertad a todxs dentro y fuera. A vosotrxs que lucháis por una sociedad sin jaulas, mi agradecimiento.

De las personas que he recibido correo desde que salió a la luz que dejaba “temporalmente” el grupo, voy contestando y diciendo lo que pasa, (lo que me pasa a mí). Han sido pocas cartas, eso me indica quién está y quién no está ahí ahora. Parece que la palabra “temporalmente” no está incluida en según que diccionarios, o en según que personas. Tampoco se ha entendido que yo continúo con todxs vosotrxs dentro y fuera, y que yo apoyaré las acciones que vea coherentes.

Tengo que decir que eso me duele, pero también que mando ese dolor a tomar viento, porque ya bastante jodido estoy yo como para dejarme influenciar por NADIE, aún así aquí continúo yo, con el puño en alto y la cabeza más alta aún, pues yo sí sé quien soy, yo sí sé lo que he hecho y lo que hago. Así que no voy a permitir que me afecte más en lo psíquico, ni en lo moral, ni en nada, que bastantes problemas tengo personales ya. Así que haciendo autocrítica, soy consciente de que el momento de mi comunicado no fue el más oportuno, ya que había personas aún en huelga de hambre rotativa, eso si lo considero un error, pero hasta ahí.

Quiero añadir críticas y autocríticas en el proceso del espacio de lucha, hay mucho de que hablar, lo primero el aspecto legalista y reivindicativo como forma de lucha, es criticable, también es cierto que no teníamos muchas opciones, porque lxs primerxs presxs del grupo estamos todxs aisladxs, intervenidxs, dispersadxs, etc., por lo que no teníamos la “libertad” de movimiento que tienen lxs que están en 2º grado. Por otro lado, y teniendo abiertos debates al respecto con C en Madrid y con M en Lleida, pensamos ¿por qué tan pocas mujeres se unían al espacio de lucha? y si sería posible reflexionar, interactúar con mujeres presas a este respecto, está claro que la propuesta estaba abierta a todxs lxs presxs, pero quizás en la tabla se podrían añadir más puntos en pos de nuestras compañeras presas.

En cuanto a sentirme fracasado por no conseguir nada en lo reivindicativo, y pasados 6 años, yo decido retirarme un tiempo para poder reflexionar, para poder aportar algo al grupo dentro y fuera, ya que ahora mismo no estoy capacitado, y “estar por estar”, no lo comprendo, si se está es para hacer algo. No estaré para no hacer nada, y sin embargo hago lo que puedo, tenemos debates abiertos aun respecto a la horizontalidad real de todxs, y la capacidad de lograrlo o no. Creo que es momento de reflexionar, de dialogar sobre todas esas cosas que hay pendientes, pero es solo mi opinión, y en nadie influyo yo, cada quien decidirá su participación y poco más, seguramente el diálogo sea constructivo si participamos dentro y fuera. Para mí es momento de reflexionar, y os voy compartiendo lo que veo, aunque quedan muchas más cosas en el tintero.

Os deseo ánimo, fuerzas y participación. Mientras tanto, aquí estoy por una sociedad sin jaulas.

¡Aúpa vosotrxs dentro y fuera!

Salud.

José Antonio Chavero Mejías

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Huelga de Hambre Rotativa 2020

Aquí va una carta de Peque, en respuesta a la segunda de las dos de Toni Chavero que publicábamos ayer y en las que pedía se le borrara de la lista de presxs en lucha. No la hemos publicado antes por lo mismo que no publicamos en su día las de Toni, por no perturbar el ánimo de los compañeros que aún estaban haciendo su turno de la huelga de hambre rotativa o a punto de hacerlo y por no ofrecer en pleno esfuerzo una imagen que se podía malinterpretar fácilmente como síntoma de división de la comunidad de lucha que se ha sotenido desde 2015 hasta el final de esta última huelga colectiva. Pero ahora es necesario publicarla, lo mismo que las otras, para que sean el inicio del necesario debate sobre lo vivido hasta ahora por esa colectividad y sobre su inmediato futuro.

Cárcel de Morón, 6 de enero de 2021

¡Salud, compañerxs!

Soy José Ángel Martins Mendoza, clasificado en 91.3 RP y, aunque os comuniqué mi cambio de cárcel de Villena para Granada, por algún problemilla, a los catorce días de estar en Granada volvieron cambiarme de destino, llevándome a Morón-Sevilla II. En esta ocasión, voy a realizar una reflexión sobre el último año de lucha activa, en la que algunxs llevamos más de cinco años.

De primero, comunicaros, como ya sabéis, que Toni, por los motivos que sea y aún siendo uno de los iniciadores, con Xavi, Poblete y yo mismo, de esta lucha, supongo que por incongruencia y falta de aptitud, se ha dado de baja, cosa que yo también lo estoy pensando, pero mi ética no me permite dejar a lxs compñerxs enfermos o en primera fase tirados en aislamiento, o sea, que por mi parte la lucha seguirá hasta que ningunx estemos a miles de kilómetros de casa, en primera fase y enfermxs.

Como todos los años, iba a realizar la propuesta de una nueva huelga de hambre de diez días para el 1 de mayo, pero ahora mismo existen dos factores a tener en cuenta para no hacerla. El primero es el poco compromiso y seriedad por parte de muchxs compas que ni siquiera se dignan a hacer valoraciones, opiniones, acciones, ni siquiera mandan resguardos conforme están realizando “lo pactado”, para mí plenamente válido, aunque no hayamos podido hacerlo cara a cara, y ya no es que se les juzgue, pero da qué pensar. Otrxs, únicamente se han estado dando de alta y de baja según la cárcel en que estuvieran, en función de si hay droga o no la hay o de si les ponene en un régimen de vida más o menos a su gusto, no mirando y luchando por un colectivo, sino por sus intereses propios. Yo no estoy bien en ninguna cárcel, pues en todas me cortan las alas y me quitan día a día mi vida, lo mismo en primer grado que en segundo.

Algunos de lxs compas ya están en las cárceles que mejor les vienen a su familia y se les están quitando las intervenciones. Y, de pronto, solo veo críticas a quienes proponemos acciones, pero sin dar otras expectativas de lucha, a no ser quienes han propuesto hacer huelgas de hambre indefinidas, cosa a la que yo soy contrario, pues del 2011 al 2015 estuve en Cárcel=Tortura, haciendo huelga de hambre hasta de un mes y usando a veces la violencia, mientras quienes supuestamente nos apoyaban en la calle nos dejaban tiradxs. Del 2015 hasta hoy todo ha sido más pausado, con mejor comunicación, coordinación y apoyo de la calle, pero con menos efectivos dentro y consiguiendo solo con cuentagotas algún derecho. En estos últimos seis años hemos tenido al menos buenas experiencias comunes de las que aprender.

En mi opinión, deberíamos realizar una asamblea interior, que probablemente con el COVID sumado a las dificultades de siempre tardaría meses, para marcarnos nuevos objetivos como que a nuestrxs compañerxs enfermos y en primer grado los vuelvan a poner en segundo y que se excarcele a lxs enfermxs, a lxs mayores y a todxs los que deberían ser excarceladxs. Lxs compas de la calle, por otro lado, están cansadxs de preguntarse si están tirando su tiempo por un movimiento casi inerte, y yo haría lo mismo. Una lucha anticarcelaria real requiere de un gran movimiento social, pero a día de hoy solo existen algunos pequeños grupos que siempre son, más o menos, los mismos que siguen ahí desde el comienzo hasta el día de hoy. A mi forma de pensar, deberíamos hacer un receso de unos cuantos meses, al menos hasta que se amplíe el margen de movimiento para todxs, y solicito, si os parece, que volvamos a debatir sobre formas de lucha y sobre la necesidad de un nuevo proyecto común, tanto dentro, entre esos siete u ocho que siempre estamos en la lucha, como con la gente y los grupos que están verdaderamente con nosotrxs en el cuarto grado.

Yo, como siempre, estaré en cualquier lucha, pero con mucho dolor empezaré a realizar huelgas de hambre de modo individual solicitando el cierre de los aislamientos, presxs enfermxs a la calle, fin de la dispersión y que a lxs compas que les ha sido aplicado el régimen cerrado les vuelvan a poner en segundo grado. Siempre que las realice, se lo comunicaré con tiempo a mi grupo de apoyo para que lo difundan también entre lxs compas de dentro y lxs que quieran unirse lo tendrán muy fácil. Pero al menos hasta el 1 de mayo no realizaré más protestas que las que hago diariamente, para las que no faltan, como sabéis, los motivos. Sigo en Sevilla, saliendo yo solo al patio y así van unos dos años o más, entre Puerto, Córdoba, Picassent, Villena, Granada y aquí. Me da vergüenza decir esto, pero estoy bastante cansado de que seamos seimpre lxs mismxs, tanto dentro como fuera. Si no hubiera sido por los compañerxs, especialmente por lxs de Valencia, o hubiera acabado ahorcado o en una situación mucho peor que la que sufro. Y también me hacen reflexionar mucho las palabras de un paisano al que todxs conocéis, cuando me dice que en los 90, estando yo ya encerrado, todxs nos conocíamos y teníamos ética y moral de lucha, algo que hoy en día ya no sabemos quién está a nuestro lado luchando, pues no nos distinguimos.

Toda mi gratitud a los grupos de apoyo que han estado ahí y ahí siguen desde el principio hasta al fin, y también a los que se han sumado más tarde, dejando de lado otros quehaceres para, al menos gritar a este Estado fascista-absolutista que nos están asesinando con toda su palabrería, cazas de brujas y demás mierda. Pero, por otra parte, quiero mostrar mi disconformidad con algunxs compañerxs que, en vez de intentar unirnos, lo que han hecho ha sido una segregación, como queriendo hacer una jerarquía y “mandar” en algunxs presxs, criticando por la espalda, difamando y calumniando a otros colectivos y personas. Algunos compas, a quienes les endulzaron los oídos, hicieron caso a esos grupillos traicioneros, lo que generó una discusión transversal y encubierta que hizo que algunxs de nosotrxs estuviésemos en un bando y otrxs en otro, para segregar y que hubiese dos grupos de presxs en lucha que casi ni nos hablábamos ni nos coordinábamos ni luchábamos de la misma manera. Pero voy a dejar este tema, por quién lo digo, ya saben ellxs quiénes son.

Ahora mismo, aquí en Morón llevan seis meses sin pasar consulta médica por lo que hemos hablado varios internos que conozco hace años y, aparte de denunciar ante los juzgados de guardia y el de vigilancia y a Sanidad, algunos estamos pensando en ponernos en huelga de hambre a la que se sumaría probablemente casi todo el aislamiento. Un compañero ya lleva dos días. En caso de empezar todos, ya informaré a mi grupo de apoyo. En Villena, las cosas siguen calientes. Alfonso (salud, compañero, me llegó tu carta y se agradece, ¡mucha fuerza!) y Mohamed El Hichou, que siguen en la batalla. A Cristian se lo llevaron para Albocàsser, por lo que estoy muy preocupado, ya que este compañero es un verdadero guerrero, que apenas sabe hablar español y menos leerlo y escribirlo y sufre graves trastornos psíquicos, y en esa cárcel donde yo he estado trece meses, te abren para salir al patio nueve carceleros, dispuestos a echársete encima a la más mínima. Creo que es el que más necesita nuestra ayuda: ¡Help Cristian!

Compañerxs, unamos fuerzas y no nos dejemos influir por nadie, ni de fuera ni de dentro. Marquémonos unos objetivos y luchemos por ellos, pero juntos, la verticalidad es una anormalidad que no podemos permitirnos. La SGIP está dando pequeños pasos y ha aplicado el artículo 100.2 RP a ciertos compañeros y algún que otro según grado, con retirada de la intervención. Pero, como “colectivo de presxs en lucha” no deberíamos olvidarnos de lxs compañerxs que estamos a miles de kilómetros de nuestros hogares, en FIES y el régimen más restrictivo, 91.3 RP, con años saliendo solos a las galerías. Creo que no es justo y que todxs lxs compñerxs presxs debemos hacer cuanto antes un balance, idear, proponer, actuar y no estar impasibles ante los ataques que sufrimos quienes estamos en esta lucha activa.

Por mi parte, poco más puedo agregar, solo que espero que esxs, mis compñerxs presxs respondan a los comunicados y tomen decisiones, pues es lo justo. Sin más, me despido por hoy, deseando que la revolución anticarcelaria no muera, porque, entonces, de una forma u otra, todxs estaremos muertxs.

Un gran saludo con aires libertarios de este vuestro compañero.

¡Viva la Anarquía!

Peque, miembro de COLAPSO (Colectivo Anarquista de Presxs Sociales)

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Presxs En Lucha

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 28-I-2020]

Huelga de Hambre Rotativa 2020

Publicamos a continuación dos cartas recientes de Toni Chavero. La segunda, apareció en diciembre, cuando aún no había terminado la última huelga de hambre rotativa, en una red social y en el blog de uno de los grupos que han apoyado la propuesta de lucha, siendo retirada muy pronto; también se leyó en la radio (Tokata Y Fuga 26-XII-2021) y fue enviada dentro de los muros a algunos de los participantes en la lucha colectiva. En ella, el compañero comunica su deseo de desmarcarse de la propuesta común y de que se le borre de la lista de presxs participantes. La primera, fechada algunos días antes, tiene un contenido parecido, un poco mejor argumentado quizá, y no ha sido publicada hasta ahora, porque, en su momento, nos pareció imprudente hacerlo, al pensar que podía golpear fuertemente la moral de los compañeros presos que aún estaban en plena lucha, y que se prestaba, además, a interpretaciones poco constructivas para un intento todavía en marcha. Ahora, no sólo han quedado atrás esos peligros, sino que lo que se dice en estas cartas nos parece una aportación interesante a la necesaria reflexión sobre la lucha común, cuyo último episodio llegó a su fin hace ya algo más de un mes, en medio de una cierta confusión. Tampoco se han conocido todavía otras reflexiones, aparte de la respuesta de otro compañero preso a lo manifestado por Toni, que publicaremos también muy pronto. Por otra parte, lxs compis de Desde dentro han publicado otra carta donde se hace referencia al contenido de las que van aquí. Quizá sea difícil de entender la postura de Toni, a pesar de sus explicaciones, razón de más para que estén al alcance de las personas interesadas, que podrán digirse a él, como pide, para que se la explique mejor.

Cárcel de Estremera, 2 de diciembre de 2021

Este tiempo atrás me siento fuera del espacio de lucha y te explico por qué. A mi breve entender, en estos años y desde que en 2015 empezamos a tejer la trama (con tantísimos fallos por mi parte, por mi ignorancia) del espacio de lucha, yo creo que lo único que se ha logrado realmente es relativo a lo humano. Esto lo habéis logrado vosotrxs ahí fuera y en gran parte gracias a tu constancia, tenacidad y conocimiento estratégico. Esa es mi opinión, el tejido humano que habéis logrado fuera las personas individuales, los grupos, asociaciones, familias, red jurídica… es para mí el verdadero logro de este espacio de lucha. Eso es lo que yo creo que realmente se ha conseguido, un logro inmenso que para mí no tiene precio, una de mis mayores vivencias, si no la mayor, y es con lo que me quedo, con todo lo humano, lo solidario que de todxs vosotrxs se desprende sin esperar nada a cambio. Agradecido.

Ahora bien, a nivel reivindicativo (y reitero que es mi opinión) no hemos logrado más que “estar presentes”, mostrar una actitud combativa contra las cárceles por la inutilidad que suponen, con esa consciencia como nexo de unión, con esos objetivos a corto y medio plazo, conseguir que cumplan sus leyes, mejorar las cárceles… que no deja de ser incongruente con el pensamiento libertario o con la ideología anarquista y, a largo plazo, la abolición de las cárceles, que eso sí lo veo coherente con nuestro sentir.

Sin embargo, el hecho de estar presentes, tener un posicionamiento frente a la inquisición carcelaria, me parece muy digno, pero nada más. Ahora mismo, no siento esa fuerza de estos años atrás y he acumulado una rabia que me está perjudicando, a nivel psíquico y físico, estoy reventado ahora mismo. Me siento frustrado, porque no hemos sido (o no lo he sido yo) capaces de hacer que el grupo crezca más, y lo he intentado con todas mis fuerzas, bien lo sabe quien bien me conoce.

Creo que reivindicar a cualquier institución, como método constante, ha sido un intento fallido. Tampoco teníamos muchas otras opciones reivindicativas, desde los primeros grados al menos, y en los segundos grados tampoco ha cuajado ese sentir libertario de romper las cárceles a diario, no ha existido esa unión de las luchas que idealizaba yo, como COPEL, APRE, etc.

La consecuencia es que no hemos pasado de treinta presxs luchando, de una cantidad de personas presas estimada en más de 60.000, en seis años, en lo que a mí respecta.

Todo este cúmulo de cuestiones y otras que son personales y que no voy a expresar aquí, me hacen decidir que debo apartarme de este espacio de lucha colectiva, para tomar, al menos, un tiempo que necesito para organizar el desastre que tengo ahora mismo en la cabeza, y lo hago con mucho dolor (quien quiera opinar lo contrario, libre es), porque yo estoy aquí desde el primer minuto y me resulta bastante doloroso, incluso a alguna persona le he comentado que me diento como una especie de “traidor”. No es así, yo no traicionado a nadie, ni a mí mismo ni a mis ideales.

Simplemente, no estoy al cien por cien, física y mentalmente, y no creo que pueda aportar nada positivo a la comunidad de lucha, dentro y fuera, así que me doy de baja en la lista de presxs en lucha. Esto, como casi todo, no es algo definitivo, es una cuestión temporal y, en cualquier caso, no descarto unirme a mis compañerxs en alguna cuestión que sea coherente y tenga un sentido práctico. Pero lo que realice será fuera de cualquier listado, como preso irrecuperable y concienciado, solidariamente, en apoyo a quienes sí lucháis.

Ante todo, quería daros las gracias a todxs, dentro y fuera, desde el primerx al últimx, desde quien se deja los pellejos por nosotrxs, lxs presxs hasta quien nos dedique unos renglones en una carta o cualquier otro gesto de la terrible humanidad que desprendéis. Y quería pediros que quien quiera decirme algo, criticarme, comprenderme, lo que sea, se dirija a mí. Que somos compañerxs todxs y familia de sangrar y me gustaría que no se trastoquen las decicisiones, que estoy aquí para hablar con quien así lo quiera. De frente.

Un saludo y un abrazo libertario a todxs vosotrxs, compañerxs, mi agradecimiento. Salud y libertad.

Nadie

Centro de Exterminio de Estremera, 16 de diciembre de 2020

Salud y libertad a todxs lxs que lucháis dentro y fuera de las jaulas del estado terrorista español.

He comentado ya a algunas personas, mi decisión de quitarme de las listas de «presxs en lucha». Los motivos son varios… personales, confrontaciones de asuntos que no comparto y el más definitivo, que es el siguiente:

Este espacio de lucha es mi casa, desde que cogí los estatutos de la APRE (r) en 2015, junto a algunas posiciones de la COPEL y otras luchas, que invitaban a generar de nuevo algo frente a la crueldad carcelaria. Sentí el apoyo, desde el minuto uno, de Madrid y de Valencia. Cometí el error de querer traer las luchas del pasado a día de hoy, hace seis años. Gracias a LXS COMPAÑERXS CON MAYÚSCULAS de Propresxs Madrid y Tokata de Valencia, se pudo organizar este espacio de lucha, ya que mi poca comprensión y conocimientos, me hicieron cometer grandes errores. Como digo, éstos fueron subsanados gracias a las personas de los grupos mencionados. A partir de ahí, empezó esta carrera de fondo que me ha hecho sentir orgulloso respecto a la humanidad desplegada a partir del primer minuto. Y mi agradecimiento es inmenso.

En lo humano, lo colectivo, lo solidario, los grupos, asociaciones, la red jurídica, las familias, las personas individuales que caminan con nosotrxs, lxs presxs, y nos apoyan sin esperar nada a cambio. Eso lo considero el mayor logro de este espacio de lucha que ví nacer y crecer, como quien ve crecer a un hijo, a un árbol, queriéndolo, regándolo. En mi humilde opinión, ese ha sido el verdadero logro. Ahora bien, de lo que se trata realmente en el espacio de lucha colectiva, es de hacer que se cumplan unas reivindicaciones totalmente dignas, que de alguna manera es hacer que en las cárceles se cumplan las leyes, sus leyes, mejorar el estilo de vida en los talegos. Esto es (queramos o no) contrario al sentir libertario, anarquista… De todas formas, tampoco quedaban muchas opciones reivindicativas. Al menos, para lxs que llevamos bastantes años en régimen especial de castigo, aislados, dispersados, intervenidos, etc. De ahí que adoptáramos este estilo «legalista» –en principio–. A corto y medio plazo, que se cumplan sus putas leyes. Y a largo plazo, la abolición de las cárceles por su inutilidad reinsertante, rehabilitante y demás falacias de la SGIP. Ésto último (la abolición de los talegos) es más coherente con este sentir libertario y más acorde con el anarquismo. El problema que yo veo, es que nada de lo que llevamos seis años reivindicando se ha conseguido, ninguna reivindicación se ha cumplido. Como he dicho antes, lo que si se ha logrado es una gran red humana que no mira para otro lado, sino que se ha preocupado sistemáticamente de luchar con nosotrxs, lxs presxs, desde fuera, Eso si lo considero un logro inmenso.

Lxs que reivindicamos desde las jaulas, no hemos logrado hacer crecer al grupo. Nunca pasamos de lxs veinte presxs (como muchísimo) de las cerca de 60.000 personas presas en el estado terrorista español ¿Esto es un fracaso? Eso queda en la opinión de cada cual. Yo creo que el hecho de estar luchando, aunque seamos pocxs, es ya en sí un logro. Aunque, la realidad cruda, nos indica que a nivel reivindicativo, no conseguimos NADA. El hecho de «estar presentes», de mantener cierta resistencia contra la inquina carcelaria, es muy digno pero no ha dado los frutos deseados a nivel reivindicativo.

Este motivo me hace apartarme temporalmente del grupo de presxs en lucha, junto a lo expresado anteriormente. Ahora mismo no estoy, a nivel físico y psíquico, preparado para aportar nada al grupo. Y estar por estar, no es mi estilo. Tras seis años procurando lograr «algo», me siento frustrado. Me siento inutil ahora mismo. Lxs que me conocéis, sabéis que he hecho todo lo posible por aportar, por concretar, por mantener una posición reivindicativa, aportando ideas, etc., pero ahora no me encuentro en condiciones de aportar nada más que mi presencia. ¿Y de qué sirve mi presencia? Entiendo que estar en este amado grupo de Presxs en Lucha tiene que servir para algo. Y ahora mismo, no creo que sirva de nada. Por estos motivos, decido quitarme de la lista de Presxs en Lucha y quiero que sepáis que esto para mí conlleva un gran dolor aunque lo podáis poner en duda. Eso sí, decídmelo a mí directamente.

En todo caso, sabiendo que mi lucha no cesa, porque entiendo que la lucha no está en ninguna lista sino en el cerebro de cada unx. Y no cesa, simplemente no quiero estar por estar en ninguna lista. Podéis contar con mi apoyo en movilizaciones coherentes, pero sin que yo forme parte de nada más que de mí mismo. A nivel individual, os doy mi apoyo porque sois mi familia. Y nada de eso puede cambiar. Habrá personas que lo comprendan y otras que no. Aquí estoy para quien tenga dudas y mis asuntos reivindicativos con papeles incluídos estarán en Madrid.

Un Abrazo y Todo Mi Agradecimiento A Todxs, Dentro y Fuera

Toni

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Huelga de Hambre Rotativa 2020

La coordinación antirrepresiva gallega Abaixo os muros convoca dos acciones simultáneas, en Pontevedra y Ourense, para este sábado 20 de febrero. La situación extrema creada en las cárceles en el contexto de la alarma social y sanitaria debida al COVID, ha llevado a un grupo de familiares y amigos de los presos, con el apoyo de otros grupos defensores de los derechos humanos, a denunciar la cmedidas abusivas y exigir soluciones a la situación de violación de los derechos de los presos. A continuación el texto de la convocatoria.

NO SE REDUCE LA POBLACIÓN PENITENCIARIA, SÓLO SUS DERECHOS

Atendiendo a las recomendaciones de las más altas instituciones de salud pública, la mayoría de los estados europeos han reducido el número de presos para evitar los riesgos de la pandemia. Por el contrario, el Estado español no ha hecho más que agravar la situación de nuestra gente presa, quitándoles sus derechos uno tras otro. En los últimos meses, la población penitenciaria ha sufrido la  suspesión de los vis a vis y visitas  (incluso de abogados),  de actividades programadas,  de tutorías de la UNED,  del servicio de abogados,  de salidas a polideportivos,  de la ayuda de voluntarios, etc. El cierre de los Equipos Técnicos y las Juntas de Tratamiento ha impedido progresiones de grado y acceso a la libertad condicional, vulnerando el derecho fundamental a la libertad de algunos internos y reclusos en condiciones de salir a la calle en regímenes de semilibertad. Se supone que la prisión sirve para reinsertar a los presos, pero en esta situación comprobamos cómo prevalece el castigo sobre cualquier otro fin, lo que se ve agravado por medidas «sanitarias», como las cuarentenas sufridas en estricto aislamiento después de traslados o visitas. Esto es ilegal: si en las circunstancias actuales el estado no puede cumplir con su propia ley, que abran las puertas y dejen salir a las personas que tienen dentro. Por lo tanto, exigimos la excarcelación de las personas presas, ya que la Institución Penitenciaria no cumplen con su ley de régimen interno ni toma medidas efectivas y reales para garantizar su seguridad e integridad.

PERSONAL MÉDICO CASI INEXISTENTE

Denunciamos la actual situación sanitaria dentro de las cárceles, totalmente insuficiente en condiciones normales, pero que resulta muy preocupante en un contexto de alarma sanitaria. Esta situación es la que explica las medidas tomadas para afrontar la crisis: resulta más barato restringir los derechos de los presos que solucionar este grave abandono médico. Ante la gravedad de esta situación,  exigimos la liberación de los presos vulnerables  (los que están gravemente enfermos, los mayores de 60 años, los que padecen patologías crónicas previas), las mujeres embarazadas y los niños, así como las personas con enfermedades mentales, ante el agravamiento de su salud por vivir en un contexto de incertidumbre y mayor aislamiento social. Exigimos el derecho a la salud de los presos. Si el coronavirus entra en prisión, habrá que vaciar las cárceles.

NO HAY MEDIDAS COMPENSATORIAS

Exigimos  medidas para paliar todo el sufrimiento con el que vivimos esta situación desde hace meses, y lo que está por venir.  Denunciamos  el desprecio con el que se tratan nuestros derechos cuando se nos prohíbe ver a nuestros seres queridos a través de un cristal. Mientras los carceleros vienen a diario desde la calle, nos obligan a cambiar nuestro tiempo en la familia, ya escaso, por una videollamada de diez minutos. Queremos la devolución de los vises perdidos durante la cuarentena  (un compromiso asumido por la mayoría de las administraciones penitenciarias de las que tenemos información, que ahora se están negando sistemáticamente) y las perdidas por futuras restricciones. Queremos que se agilicen las concesiones de terceros grados, libertad para los detenidos en prisión preventiva, indultos generales o parciales para cada preso y el abono de los días que dure la situación excepcional de alarma en la liquidación de la pena (produciendo una reducción extraordinaria equivalente a la prolongación temporal de esta situación). Proponemos que se tome la temperatura y, en último caso, que se haga la prueba a nuestros familiares y amigos cuando ingresemos a la prisión, pero que en ningún caso se nos quitarán nuestras visitas y vises. Además, son los carceleros quienes en la mayoría de los casos introducen el virus.  Recalcamos que la falta de asistencia sanitaria en las cárceles no es de ahora, viene de hace mucho tiempo. Situación insostenible que vemos en las muertes que se producen en las cárceles y de las que nadie se hace responsable.

¡DEFENDAMOS EL DERECHO A LA SALUD DE LAS PERSONAS PRESAS!

EXIGIMOS COMPENSACIÓN POR EL ENDURECIMIENTO AÑADIDO DE LA ESTANCIA  EN PRISIÓN

EXIGIMOS LA REDUCCIÓN DE LA POBLACIÓN CARCELARIA

EXIGIMOS RECUPERAR LAS VISITAS Y LAS COMUNICACIONES

ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES

Abaixo os muros – Coordinación anti-represiva / gz

Actividad en la calle covid19

Compartimos esta publicacion del Grup de Suport a Presxs – Lleida. Se trata de una carta del preso en lucha David Rojas Fernández. En ella, el compa relata los acontecimientos previos a la agresión que sufrió el pasado 18 de enero donde, además, se le cambió a otra galería mas corta. Ya lleva tiempo dando a conocer los abusos, amenazas y agresiones que está sufriendo des de que llegó a la prisión de Zuera. La fotografía de arriba es de la kafeta anticarcelaria que se hizo en Mataró el pasado 6 de febrero.

Aislamiento de Zuera, 13 de enero de 2021

Hola X,

¿Como estás? Espero que todo lo mejor que te pueda desear. ¿Sabes qué? Ayer tuve un sueño muy bonito, estaba en el espigón de la playa en el anochecer, sabes que me encanta el mar. Cuando me he despertado y me he visto en esta puta celda, me ha pillado una rallada que no te puedes imaginar. Hacía mucho que no me acordaba de los sueños que tengo por la noche. Sé qué playa es la que aparecía en mi sueño. Si quieres, algún día te la enseñaré…

Bueno, ahora toca decir lo que pasó el lunes 11 de enero. Quiero que lo publiques tal cual te lo voy a contar, porque las amenazas de los carceleros me resbalan. Al funcionario llamado Manuel, que estaba de guardia en aislamiento, le pregunté a la hora de la cena si nos iban a traer los paquetes de ropa, y su contestación fue: “Tú pintamonas callate la puta boca y ándate de puntillas por aquí”. Un compañero, XX, al oírme a mí todo encarnizado con el funcionario se puso a golpear la puerta de su chabolo. El carcelero se fue a su puerta y empezaron a discutir, y el compa le dijo que él también quería su paquete. A raíz de esto, todos los de la galería empezamos a aporrear las puertas. El carcelero Manuel vino de nuevo a mi y le dije que aquí el único pintamonas era él. La verdad es que se me nubló ya la vista, porque estoy harto de prepotencias de esa gente. Le dije que era un valiente cuando viene en banda, pero que él solo era un cobarde, que por las calles seguro iría escondiéndose de cualquiera de nosotros. Seguimos discutiendo. Le invité a que entrase él solo dentro de mi celda. Se fue y seguí cagándome en su quinto abuelo. Sé al cien por cien que me habrá puesto una sanción poniendo todas las falsedades que le de la gana y sin explicar por qué empezó la discusión. Tengo las de perder, pero me da igual, no puedo estar callándome la puta boca viendo estas cosas y dejar que nos sigan hablando y tratando de cualquier forma como si aquí fuéramos mierda.

Sé que su forma de hablarme “Tú pintamonas callate la puta boca y andate de puntillas por aquí” vino por mi ultimo comunicado, donde decía que aquí la mayoría de carceleros son unos fachas y que había visto abusos y torturas a compañeros. Y yo no aguanto que además de estar aquí encerrado, me estén faltando al respeto. No sirve de nada ni ganamos nada callando. Hay que ir todos a una y no dejar pasar ningún abuso de poder. No hay que permitir que nos coaccionen, nos intimiden y nos anulen como personas. Sé que les revienta que salgan mis publicaciones, les importa mas de lo que pensáis. Tengo la sangre ardiendo ahora mismo; putos fachas carceleros de mierda.

David

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Presxs En Lucha

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 28-I-2020]

Cárcel=Tortura Presxs en lucha Régimen de Máxima Crueldad

Nos hacemos eco de un artículo publicado en El Salto por las autoras del libro prohibido, trabajo este donde, a partir de una especie de genealogía del racismo de estado español, se analiza con bastante radicalidad y concrección cómo el régimen de dominación y explotación construye el fantasma de sus potenciales enemigos alimentándolo con la vida de los chivos expiatorios que elige según sus intereses del momento, en diferentes ámbitos, como el de la escuela o el sistema punitivo. En este último campo, sus autoras eligen valientemente el caso de Mohamed Achraf, en el que resulta más que evidente la manipulación racista y criminalizadora de la realidad y la constitución, sostenimiento y desarrollo de la falsificación totalitaria que la sustituye violentamente, igual que masacra los días de Mohamed ofreciendo en holocausto su vida ante el ídolo capitalista. La audiencia nazional confirma ampliamente las conclusiones del libro, al prohibir que lo pueda leer el compañero, con la excusa de que contiene ciertas informaciones que, supuestamente, pueden atentar contra la seguridad de las cárceles y, en realidad, son públicas y de libre acceso para cualquier ciudadano. Así, el tribual de excepción amplía la demostración de cómo el Estado español articula su consustancial racismo creando una categoría de no-personas, presas en este caso, privadas de derechos por su supuesta condición de enemigos, es decir, una situación sin Derecho, al estilo de la prisión de Guantánamo.

LA AUDIENCIA NACIONAL Y LOS DERECHOS DE LOS PRESOS MUSULMANES EN LAS CÁRCELES ESPAÑOLAS

Hace poco más de un año publicábamos el libro La radicalización del racismo. Islamofobia de Estado y prevención antiterrorista (Cambalache, 2019) con la intención de denunciar el racismo de Estado que se reproduce a través de las políticas de “prevención del extremismo violento”.e

En el libro se presenta el caso de Mohamed Achraf como una muestra paradigmática de la maquinaria que el Estado pone a disposición del racismo institucionalizado. Tras la publicación del libro, le enviamos un ejemplar a Mohamed a la prisión de A Lama (Pontevedra) para que pudiera conocer cómo habíamos relatado su caso. Sin embargo, Instituciones penitenciarias se negó a entregárselo y, hace unas semanas, la Audiencia Nacional ratificó la decisión de retener el libro “por motivos de seguridad”.

El auto justifica la prohibición alegando “que en las páginas 113 a 115 se reproducen los indicadores que se pueden encontrar en el Instrumento de evaluación de riesgo de radicalismo violento”. Según la Audiencia Nacional, y a pesar de que el “Protocolo Marco de prevención de la radicalización en cárceles” es público, no lo es el “Instrumento de trabajo”. Sin embargo, nosotras encontramos dicho documento en la página del Senado. De hecho, a día de hoy sigue disponible, de libre acceso, en internet.

El auto judicial también dice que el conocimiento de dichos indicadores por parte de Mohamed supondría la posibilidad de que el “propio interno adaptase artificialmente su conducta a los diferentes parámetros generales de estudio y seguimiento, evadiendo las actividades de observación, intervención y/o tratamiento penitenciario en su caso”. Al tener acceso a dichos indicadores, personas que Instituciones Penitenciarias considera en posible proceso de radicalización, podrían “burlar o distorsionar la valoración por los profesionales sobre el grado de radicalización y de la evolución penitenciaria del interno, así como perjudicar la eficacia del tratamiento penitenciario”.

Sin embargo, en nuestro libro argumentamos que, tal y como el propio Mohamed ha denunciado, esos mecanismos de detección no son más que una manera de sofisticar el racismo islamófobo del funcionariado de cárceles, legitimado y amparado por toda la maquinaria política, judicial y mediática de criminalización de las personas musulmanas, y muy especialmente de los hombres musulmanes.

Mohamed no necesita leer la lista de indicadores para saber qué actitudes suyas se consideran “signos de radicalización”. Entre otras razones, porque se encuentra encarcelado bajo la ley antiterrorista. Por tanto, desde el primer día que entró en prisión fue considerado “radical” por parte de Instituciones Penitenciarias, la Audiencia Nacional, la policía y todos los agentes del orden de este país. Mohamed fue condenado a catorce años de prisión en base a pruebas que él afirma fueron manufacturadas y declaraciones de testigos protegidos (que finalmente confesaron haber sido manipulados por la policía) en el marco de un montaje que se llamó “Operación Nova”.

A finales del año 2018, una vez cumplida su condena, y sin haber llegado a pisar la calle, fue retenido en la cárcel acusado otra vez del delito de “captación”. Desde entonces, sigue encerrado en prisión preventiva. Se encuentra en régimen de aislamiento desde que entró en la cárcel en el año 2004 y toda su comunicación, tanto escrita como oral, está sujeta a vigilancia. Es decir, Mohamed está solo en la celda, sale al patio cuatro horas al día, con dos personas como máximo, y no puede comunicarse con nadie sin que Instituciones Penitenciarias lea o escuche lo que se diga en esas comunicaciones. Esto es así en su vida desde hace dieciséis años. Y, sin embargo, ahora lo acusan de ser una especie de “gran adoctrinador” dentro de las cárceles del Estado. Pero, ¿cómo ha podido realizar sus supuestas funciones de captación mientras sufría esta extrema vigilancia? Y, en tal caso, ¿por qué, si se dedicaba a “captar adeptos”, le han trasladado hasta en doce ocasiones, de cárcel en cárcel, por decisión de la Secretaría General de Prisiones?Nada se sostiene y, sin embargo, este sistema lo mantiene encerrado.

El mismo Mohamed ha explicado en varias ocasiones en la plataforma digital de Tokata los castigos que le han infligido en la cárcel. En su texto Un alegato desde la cárcel contra el Protocolo Antiyihadista en prisiones expresa, con mucha más claridad y contundencia que nuestro libro, la crueldad del régimen carcelario hacia los presos musulmanes en general y, en particular, hacia los calificados como radicales y sometidos a los Ficheros Internos de Especial Seguimiento (FIES).

“El programa falso de antiradicalismo pretende criminalizar a los presos comunes musulmanes que practican su culto a ratos y se les considera radicales.”

“El falso programa busca colgar medallas, galones y méritos engañándose a sí mismo y engañando a la sociedad porque las personas que mete en dicho programa ni son radicales ni nada y los que se apuntan es por salir de una situación penitenciaria peor (aislamiento, FIES, represalias…) a otra menos mala. Igual que los islamistas condenados por terrorismo que han firmado una conformidad, que no lo hacen porque sean culpables sino para evitar una condena mayor, porque de todas maneras les condenarán porque son musulmanes practicantes”.

Los indicadores que la Audiencia Nacional quiere ocultar no son más que la sistematización de una serie de construcciones islamófobas que circulan en el imaginario social dominante. Estas ideas sobre el islam y las personas musulmanas constituyen y activan el racismo institucional a través de, por ejemplo, el hacer del funcionariado (profesorado, técnicos y burócratas, policías, jueces y la clase política). Las coordenadas que se establecen mediante estos indicadores conceden luz verde a la ejecución de medidas policiales, judiciales y penales que se disfrazan de cientificismo y verdad.

“La seguridad” se ha convertido cada vez más en un subterfugio para defender políticas y medidas descaradamente autoritarias y en un mecanismo de justificación de la violencia del Estado, cuyas víctimas racializadas quedan siempre en la penumbra. “Por motivos de seguridad…”, repiten una y otra vez. Pero, ¿de qué seguridad estamos hablando? ¿A quién protege y a quién no?

En el libro sostenemos —a través de una serie de argumentos que no nos es posible desarrollar en un artículo breve como este— que la razón de la existencia de los protocolos de prevención no se encuentra en la voluntad del Estado de “prevenir”, ni en la de hacer frente a “la radicalización” y a “la amenaza terrorista”; por el contrario, se trata de “dar sentido” a una política interior que se viene sirviendo de la retórica de la migración, el islam y el terrorismo para conseguir rédito político, desviando la atención de los problemas socioeconómicos latentes; entre otros, el acceso a la vivienda, el trabajo, la salud o la educación. Mientras la extrema derecha lo hace de forma descarada y abiertamente racista, el resto de facciones políticas se caracterizan por su silencio o su ambigüedad en relación con las cuestiones que atañen al racismo en general y, en particular, a la política antiterrorista como una de las formas en que dicho racismo se institucionaliza.

En La radicalización del racismo tratamos de explicar que este despliegue de medidas es posible y “adquiere sentido” en tanto que se alimenta de —y reproduce— la deshumanización histórica, sistemática e institucionalizada de las personas musulmanas. Es decir, es el racismo el que facilita la justificación y el consenso social necesario para la naturalización del despliegue de violencias estatales en clave racial.

Para concluir este texto, queremos destacar que Mohamed realiza una labor incansable desde prisión, presentando recursos ante todos los agravios a los que ha sido sometido en las diferentes cárceles durante estos largos años de privación de libertad. Así lo ha hecho también en este caso: ha recurrido la decisión de la Audiencia Nacional alegando que su derecho a la información está siendo gravemente vulnerado y, que, por tanto, reivindica su derecho a que el libro le sea entregado.

Ainhoa Nadia Douhaibi
Salma Amazian

Cárceles racistas Política criminal

Antonio Villar Mourinho que está preso en la cárcel de Araba inició el pasado 14 de enero una huelga de hambre indefinida con la intención de, primero, que se termine el abandono médico al que está últimamente sometido y se solucionen los graves problemas del aparato digestivo que sufre y, segundo, para denunciar la cadena perpetua de facto que sufre. Lleva una vida entera en prisión, con 30 años en FIES, y le resta otra vida para cumplir el resto de condena, Se reproduce a continuación la carta-denuncia que nos hacen llegar

Hola, espero que ante todo goces de unos estados inmejorables, así como tu gente.

Lo primero (es peor –no sólo malo–) son las provocaciones que estoy recibiendo de un mes a hoy: luces encendidas por la noche, no llaman al médico (llevo así más de dos semanas y mi estómago no para de crecer y mi intestino de echar sangre coagulada en gran cantidad, pero nada de nada). Un puto carcelero me dice que soy un mierda y que se pasa mis 30 años de FIES «por el forro», gritándome como un poseso (tengo a todo el módulo de testigo, pero no creo que digan mucho –o nada–, solo uno de ellos.

Esto no va a seguir así. Ya os dije que iba a morir aquí; y esto casi lo confirma. Este comportamiento hacia mi persona no es normal: no quieren que salga. Saben que mucho no me queda. Más aún con tanta gente implicada y una delegación de derechos humanos y victimas que aceptó mi caso.

Ahora entiendo que no me entreguen mis pertenencias, que están en Aranjuez (Madrid VI). No se debe a una mera demora, pues allí tengo papeles que me benefician mucho. Y qué casualidad, todo comenzó cuando en mi queja al JVP nº 3 de Aranjuez le pedí mi condicional con efecto inmediato y que se revisara mi causa porque era –y es– un desmadre: ¡58 años!… y me mandó a la mierda. La denuncie y le abrieron un expediente ese grupo de derechos humanos y víctimas (ya os diré el nombre).

Ya no aguanto más, porque ya es mucho y todavía siguen y por que ya no me sale a mi «dos collons» aguantar más. Voy a ir a por todas, salga lo que salga: los peces en el río beberán sangre. Así que si me pasa algo, la provocación y por tanto la responsabilidad es de este puto sistema corrupto y corporativista, empezando por la JVP nº3 de Aranjuez personal e indirectamente en estos dos años y medio (más o menos).

«El que siembra vientos recoge vendavales». Yo soy como Don Quijote, un loco caballero de triste figura que lucha por mi amada… LIBERTAD. Pero eso es un delito si no tienes dinero o eres hijo, sobrino, cuñado, etc. de alguien importante. Si tuviese mucho dinero o muchas armas no sería un delincuente sino alguien con quien negociar. Pero también sé, porque así me enseñaron que funciona este corrupto mundo, que con un buen retén la negociación está asegurada y morir viendo su cara de odio absurdo y de miedo e impotencia es un gran alivio a tanto dolor y sufrimiento ajeno y propio, sobretodo propio.

De momento hoy inicio una huelga de hambre indefinida hasta que se me haga caso a mi salud tan deteriorada (he estado más de seis meses sin comer y eso lo puede ratificar el defensor del pueblo en el nº de expediente que me abrió cuando le escribí en 2014/15 y cómo me quede por dentro, y aquí ni me escuchan, por omisión o ignorancia; eso toca averiguar por qué no consta).

Así que va muy en serio y no es por presionar a nadie sino porque 32 años y 7 meses seguidos de cárcel es inhumano y alguien con poder judicial y/o social que haga público esta situación insoportable.

Prefiero la pena de muerte.

Vitoria a 14 de Enero de 2021
Antonio Villar Mourinho
CP Araba M-3

 

Cadena perpetua Desde dentro

Actividad en la calle