Categoría: Internacional

Emitimos la segunda parte de una entrevista a Adriana Revol sobre resistencia antipunitiva en Argentina. Entrevistamos a una compañera del Grup de Suport a Presxs de Lleida sobre cómo ha afectado a lxs prsxs y a lxs grupos de la calle la farsa del coronavirus y el estado de excepción correspondiente y sobre las perspectivas que se abren hacia nuevos proyectos anticarcelarios, especialmente la huelga de hambre rotativa que empieza el 1 de septiembre.

Actividad en la calle Huelga de Hambre Rotativa 2020 Internacional

Emitimos una segunda parte del informe de nuestro compañero Jose sobre cómo ha afectado a las personas presas la farsa del coronavirus y el estado de excepción correspondiente, esta vez recogiendo testimonios directos de familiares y abogadxs. Emitimos la primera parte de una entrevista a Adriana Revol sobre las cárceles en Argentina y los intentos de autodefensa frente a ellas.

covid19 Internacional Radio: Tokata Y Fuga

Ex-miembro de los Proletari Armati per il Comunismo a finales de la década de 1970, Cesare Battisti está recluido con cadena perpetua en la prisión de Oristano desde el 14 de enero de 2019. El 15 de mayo de 2020 entregó el siguiente texto en torno a la pandemia de COVID-19 al sitio web italiano Carmilla, que cierra con algunas reflexiones sobre los motines en prisiones alrededor de Italia por el virus.
El capital se reproduce sobre sus propias obscenidades. En 2005, el científico Anthony Fauci advirtió al gobierno de los Estados Unidos que pronto tendríamos la primera pandemia de infección pulmonar debido a los ataques al ecosistema, y que le seguirían otras infecciones. Desde 2005, el orden mundial establecido sobre el crecimiento económico a toda costa ha hecho todo lo posible por hacer realidad el desastre ampliamente anunciado.
l
Si en la oscuridad del COVID-19 difundimos teorías de conspiraciones y estragos planeados, ciertamente no ayudaríamos al mundo a entender lo que nos está sucediendo. Sin embargo, hay que reconocer que los que pudieron y no hicieron nada para evitar el pandemónium han tomado una posición sospechosa.
l
Nunca antes los señores de la guerra declarada al planeta Tierra habían logrado llevar el deseo de seguridad de los ciudadanos a tal punto que los hicieran aceptar el encarcelamiento masivo preventivo. El lockdown, como se suele decir: una expresión que en los Estados Unidos significa nada menos que la segregación. Donde la acción de la policía y el ejército en las calles es esencial para disuadir a los habituales “incontrolables”. Y aquí nos quedamos todos en casa, incluso moralizando a los que se atreven a expresar cualquier duda sobre la eficacia y, eventualmente, el verdadero propósito de tales maniobras.
l
Mientras tanto, mientras la industria de las multas florece en nuestro país, en algunos países “olvidados por Dios” es incluso legítimo disparar a los incautos que se aventuran a salir a la luz.
l
Desde el advenimiento del COVID-19, seguir cualquier programa, en cualquier momento, en la televisión, leer un periódico de la “gran prensa” nacional e internacional es como entrar en la pesadilla de un futuro que ni siquiera el buen George Orwell se había atrevido a temer: ni una sola palabra, ni una sola imagen que no esté destinada a fomentar el pánico colectivo. Es de suponer que las voces disidentes, o al menos las críticas que existen, son debidamente ignoradas por los productores de la opinión pública. Sin embargo, esto no pudo evitar que algunas mentes libres expresaran su diferente punto de vista sobre lo que realmente está sucediendo aquí y en otros lugares.
l
Sin restarle importancia al carácter dramático del virus, las palabras de Giorgio Agamben son un soplo de aire fresco: “La limitación de la libertad impuesta por los gobiernos es aceptada en nombre de un deseo de seguridad que ha sido inducido por los mismos gobiernos que ahora intervienen para satisfacerlo”. A la luz de esto, ¿cómo podemos dejar de ver que el COVID-19 ha sido utilizado como un caso de prueba para un eventual estado de emergencia en caso de rebelión social a escala mundial? No queremos decir que el virus fue creado específicamente para estos propósitos –daríamos un amplio margen a los conspiracionistas pero con burlas de los que hablan de ello–, sino que esto ha sido montado artística y profesionalmente por los señores de la guerra (no es coincidencia que alrededor del COVID-19 la terminología de la guerra haya florecido), poniendo todos los recursos de quienes disponen del poder para domar una rebelión masiva: esto está ante los ojos de todos.
l
Y como si las armas convencionales no fueran suficientes, las tecnologías más aterradoras para el control social están siendo puestas en juego. Se decía en el siglo pasado, entre los amantes de la literatura de género: un día todos tendremos un transistor –fue hace mucho tiempo– instalado en el cuerpo desde el nacimiento, así que sabrán en todo momento lo que decimos y dónde estamos. Delirios de juventud, tiempos en los que uno se encontraba en las plazas discutiendo sobre arte y revolución. Usos interrumpidos por el asalto masivo del Estado al pensamiento libre y revolucionario en el siglo pasado. Con el consiguiente declive político y cultural de las masas que continúa hasta hoy.
l
Por fin el sueño del poder capitalista, ya no de reunión sino de separación, se ha convertido en un hecho. Rastrear contactos (o contact tracing, como le gusta decir a la gente que si no habla inglés tiene la impresión de no decir nada) no es nada nuevo. Nuestros teléfonos portátiles son seguidos paso a paso por los satélites y, en ocasiones, incluso nuestras conversaciones no escapan a la “gran oreja”. Evidentemente, esto no fue suficiente para mantenernos a raya con la debida puntualidad y precisión. De hecho, la tecnología militar de punta tiene medios mucho más sofisticados, que se utilizan ordinariamente en operaciones de espionaje, especialmente por los departamentos del antiterrorismo. Sólo la resistencia de unas pocas instituciones internacionales garantistas ha evitado hasta ahora que toda la sociedad sea blanco indiscriminado de la tecnología del ultraespionaje.
l
El COVID-19 ha puesto fin a este escrúpulo ético. Hoy en día se exige enérgicamente que debemos saber a dónde va cada uno de nosotros y con quién nos encontramos. Y eso es lo que ha pensado el año pasado la Universidad Rice, por encargo de la Fundación Gates. Con la invención de los puntos cuánticos a base de cobre que, inyectados en el cuerpo junto con la vacuna anti-COVID-19, serían como un código de barras legible con un dispositivo especial (Manlio Dinucci, L’arte della guerra). Dime con quién vas y te diré quién eres.
l
Se sigue diciendo “nada será igual que antes”, y hay que creerlo. Por desgracia, me temo que no será en el sentido que los más optimistas quieren, es decir, una especie de redención de la locura capitalista. En cambio, nos acercamos a los días en que la palabra comunidad será primero prohibida, y luego gradualmente vaciada de sentido cívico. En la era de los cuerpos separados, la reunión es una subversión. El virus se ha perfeccionado, el único antídoto es la separación, la obediencia. Lo que estamos presenciando ya no es una guerra contra las ideologías, sino el asalto decisivo del capital contra el ser humano como comunión de cuerpo y espíritu.
L
Es el 25 de abril, en la prisión de Oristano, el aniversario de la liberación del nazi-fascismo. Así nos lo dijeron y lo creímos. Tanto es así que cada año el pueblo se lanzó a la calle, no sólo para no olvidar la Liberación, sino para hacerla realidad, un día, al menos para nuestros hijos. Ahora la plaza se ha ido, el pueblo está segregado. El capital de los estragos ha ocupado la escena, relegando un sueño de libertad a una mera infección viral.
L
Paradójicamente, un territorio donde la comunidad está destinada a persistir hasta la última matrícula es la prisión. Los medios para sobrevivir aquí no existen, ni siquiera son posibles. En Oristano las máscaras y los guantes están prohibidos por orden de la dirección: se utilizan para ocultar las caras y las huellas dactilares. Los oficiales se mantienen en estado de alerta permanente. Las prisiones son bombas a punto de explotar. Los barrotes, en lugar de separar, unen los sentimientos de revuelta. Los reclusos no van a morir a manos de las leyes que celebran la venganza. Entonces se unen, gritan más fuerte que el virus, quieren comunicarse con la gente, decir que una solución es posible. Hablemos de ello.

covid19 Internacional Sociedad-cárcel

Leemos un comunicado de uno de los participantes en la huelga de hambre de mayo y comentamos un poco sus vicisitudes, así como las de la de Patxi Ruiz, en su 27º día. Llamamos a una componente de Familias Frente A la Crueldad Carcelaria que nos cuenta cómo han vivido ellas el estado de excepción en las cárceles y en la calle. Comentamos la muerte de George Floyd y las reacciones populares en diversas partes del mundo, en París, especialmente, desde donde una compañera nos cuenta lo que está sucediendo allí.

Actividad en la calle Cárceles racistas Familias Frente a la Crueldad Carcelaria Huelga de Hambre Mayo 2020 Internacional Radio: Tokata Y Fuga

Hemos recibido un correo firmado Accion Antifascista Puerto Montt, con el contenido que podéis leer a continuación, un poco diferente, la verdad, en su versión original, pues nosotrxs, aunque comprendemos que el contexto de allí es bastante diferente del de aquí en muchos detalles, en general, para nosotrxs, es el mismo, ya que el régimen totalitario de dominación y explotación al que todxs vivimos sometidxs es mundial. Y, a lo que íbamos, nosotrxs jamás aceptaremos la separación entre presxs políticxs y presxs sociales que esxs compañerxs parecen defender, para nosotrxs, la cárcel es un hecho político, el hecho político por excelencia, una de las herramientas fundamentales de la violencia capitalista institucionalizada en el Estado. Nos negamos a aceptar que esa violencia sea más legítima en unos casos que en otrxs y pensamos que debe ser abolida en su totalidad, sin buscar ni defender privilegios para determinados colectivos. O, lo que es lo mismo, para nosotrxs, todxs lxs presxs son políticos. Luchamos por la destrucción de la cárcel y la abolición de la violencia explotadora, no por ninguna clase de modulación de la misma. Por eso, donde en el texto recibido hablaba de presxs políticxs, hemos suprimido el adjetivo o lo hemos puesto entre comillas.

Escribimos desde Chile, ciudad Puerto Montt para enviar información sobre la realización de la tercera versión del compilado antikarcelario rompiendo kadenas. Dejamos a continuación introducción explicativa y portada del disco en archivo adjunto:

KOMPILADO ANTIKARCELARIO ROMPIENDO KADENAS VOL 3

“La música es un arma tan potente como cualquier instrumento de la cruda realidad, pero más potente se torna cuando se hace un arma de confrontación de clases y es usada para liberar.”

Marcelo Villarroel, Preso Libertario

Entendemos la Cárcel como centro de exterminio humano y aniquilamiento mental y físico de las personas que no encajan en el engranaje de un sistema administrado por los poderosos, lugar de encierro y de castigo para todxs aquellxs que intenten ir en contra de los intereses económicos y del normal funcionamiento del sistema político de turno.

Hoy existen en las cárceles del estado fascista Chileno una gran cantidad de presxs “politicxs” mapuche, presxs de la guerra social y debido a las protestas ocurridas desde el 18 de octubre quienes administran el poder político han intentado detener el insurrecto actuar natural y espontáneo con miedo a través de la fuerza de los organismos represivos del estado, más de 35 asesinadxs, más de 450 personas con daño ocular, torturas y abusos a esto sumamos alrededor de 2000 presxs “politicxs”.

La difusión comunicacional de los abusos de poder que están sucediendo resulta difícil, sabemos muy bien que los medios de des-información masivo responden a los intereses de la burguesía, en este sentido debemos recurrir a los medios kontrainformativos para la difusión de una realidad existente.

La tercera versión del kompilado rompiendo kadenas así como las dos anteriores nace de la iniciativa de traspasar a través de la música como arma confrontacional, de protesta, difusión, apoyo y solidaridad, la denuncia vivida por miles de compañeros.

El primer compilado rompiendo kadenas (2013) agrupó bandas desde Temuco a Puerto Montt. La segunda versión (2016) reunió bandas de todo Chile. En esta tercera versión con la intención de romper el cerco comunicacional y tener una mayor visibilidad y difusión, incluirá también a bandas hermanas extranjeras.

BANDAS PARTICIPANTES:
– Accidente-Vuestra voz (España)
– Altoids-Cuando ya se pone el sol-con Carlos Animal, Non Servium (Santiago, Chile)
– Autonomia-Un pueblo Una esperanza (Perú)
– Balas-Antifascista (España)
– CNI-Nosotros no somos la respuesta (Santiago, Chile)
– Ekidad-Descarga (Peruú)
– KOP-No te rindas (España)
– Lira Libertaria-Arrasar los barrios de los ricos (Santiago, Chile)
– LUA-Nos queremos vivas (España)
– ¡Lumpen Oi!-El otro nombre de Chile es traición (Copiapo, Chile)
– Niñx Debacle-Malditxafueramalditxadentro (Santiago, Chile)
– ¡Oi! The ratas-No tenemos futuro (Osorno, Chile)
– Vida Negra-tras las rejas (Puerto Montt, Chile)
– Zkopetazo-Fuga (Temuco, Chile)

Agradecemos a los compañeros del módulo 14 Cárcel Santiago 1 quienes realizaron con sus puños y letras el diseño de la portada del disco, a las bandas y a todxs quienes de una u otra forma han apoyado la realización de la tercera versión la que estará disponible para descarga y en distintas plataformas el día 14 de junio.

Gritos de rebeldía, solidarios e insurrectos que instintivamente anhelan con ansias la libertad de lxs compañerxs, gritos de rebeldía que acompañen y encaminan a la construcción de nuevas formas de relacionarnos, fuera del ámbito de las jerarquías y la explotación.

¡Por la libertad de todxs lxs presxs!
¡Hasta destruir el último bastión de la sociedad karcelaria!
¡Ni culpables ni inocentes, solidaridad antiautoritaria permanente, en fraterna complicidad hasta la liberación total!

Actividad en la calle Internacional Presxs "políticxs"

Hablamos de algunos presos con enfermedad mental que, en lugar de recibir cuidados como correspondería, sufren el régimen de máxima crueldad en cárceles españolas. Comentamos la huelga de hambre y sed de Patxi Ruiz en la cárcel de Murcia II, ahora ya sólo de hambre, y la solidaridad que ha suscitado. Leemos algunas cartas de presos en lucha. Hablamos de Shadi Habach, muerto en una cárcel egipcia, de lxs miembrxs del grupo Yorum que hicieron huelga de hambre hasta la muerte, de lxs presxs palextinxs en cárceles de “Israel”, y de la terrible situación en las de Marruecos.

Huelga de Hambre Mayo 2020 Internacional Radio: Tokata Y Fuga Salud mental

Compartimos esta publicación sacada de la web de la Federación de Grupos de la Cruz Negra Anarquista donde comparten una actualización de la situación de Antoine Nieto Galindo. Informan que el compañero está en la calle, de manera provisional, esperando la citación para un nuevo juicio. El Comité Pro-Presos de Levante de la CNT-AIT hace un llamamiento a la solidaridad económica para sostener la defensa jurídica de Antuan, dirigido “al movimiento libertario y a todos los grupos anticarcelarios, que han estado expresado y manifestando su apoyo al compañero.” La fotografía de arriba es de una pancarta aparecida en Euskadi durante estas semanas de aislamiento y represión por el COVID-19.

6 de abril de 2020

Hacemos pública la noticia de que Antonio Nieto Galindo, extraditado a Francia el día 3 de enero de este año 2020, se encuentra actualmente en libertad, provisionalmente, en espera de citación para nuevo juicio por la causa de París. En apariencia, esto ha tenido lugar gracias a un error judicial.

El compañero nos ha hecho llegar el auto del juez de libertades del Tribunal Judicial de París, que dice que primeramente fue entregado a la policía del aire y de las fronteras a la llegada a Francia (Roissy), y desde ahí fue presentado al fiscal de la República de Bobigny, quien le notifica que ha sido extraditado en cumplimiento de la sentencia del Tribunal de Apelación de París de 1998, y le comunica que esta sentencia es puesta en ejecución inmediatamente con su envío a prisión en espera de juicio.

Que posteriormente, es llevado a comparecer ante el fiscal de la República de París, quien le notifica sentencia del Tribunal de Primera Instancia de Paris, del 15 de noviembre de 1996, así como la sentencia en rebeldía dictada por el Tribunal de Apelación de Paris con fecha 15 de junio. Igualmente le informa de que según procedimiento ha de llevársele inmediatamente ante el juez de libertades y quedar detenido provisionalmente. Pero después añade, que puesto que según decisión de la Corte de casación de 10 de enero de 2007, el artículo 135-2 del Código penal francés era aplicable a este caso,  y que la comparecencia ante el fiscal de Bobigny no se atuvo a este artículo, según el cual el detenido, en un plazo máximo de 24 horas, debía ser puesto a disposición del fiscal del tribunal de primera instancia que dictó la sentencia motivo de la detención, en este caso el fiscal de la República de París, y no el fiscal de Bobigny, y que por haber transcurrido exactamente 31 horas desde su detención, no había lugar a su detención provisional sino que según la ley penal francesa, había que proceder a su inmediata puesta en libertad.

Nos asegura Antoine que los días pasados desde su traslado de Campos del Río hasta su salida de la prisión de Fleury-Mérogis, han sido de lo peor de su vida. Ya nos había avisado de la dureza de la prisión francesa y de cómo la extradición comprometería su estado de salud. Así fue: el traslado hasta Valdemoro, sin comida y sin medicación; antes del vuelo a Francia, varios macutos tirados, y le retuvieron en Valdemoro su documentación, con su DNI, y tarjeta sanitaria; el tiempo en Francia, el peor, de muy mal trato, sobre todo psicológico, y con la medicación cambiada. Incluso su repentina puesta en libertad fue sórdida, de madrugada, solo y sufriendo el frío del invierno en la puerta de la prisión de Fléury hasta que consiguió que unas buenas personas familiares de un preso, le prestaran un teléfono móvil. A partir de aquí se hizo efectiva la ejemplar capacidad de coordinación y asistencia prestada por los compañeros de la sección hermana de CNT AIT en Francia, miembros además de la SIA, que se movilizaron rápidamente desde el momento en que tuvieron noticia de lo que había ocurrido.

Con ellos sigue en coordinación la sección española de la AIT, por medio de sus comités pro-presos, para conseguir su libertad definitiva. El camino hacia la libertad de Antoine podrá ser rápido o podrá ser largo y complicado, todavía no podemos saberlo. Mientras, seguimos con la campaña. En la vía legal, hay que conseguir el archivo definitivo de las causas legales, de 1978, y anulación de las sentencias en rebeldía, de nuevo decimos, en fraude de ley, puesto que desde 1979 la Interpol sabía de su paradero en una prisión de Murcia. Ya lanzamos petición de solidaridad para quien pueda contribuir para afrontar el coste en la defensa legal. Igualmente seguimos pidiendo máxima difusión de la campaña y actos de solidaridad como los hasta ahora llevados a cabo por los compañeros de la organización, los grupos o personas, a los que desde aquí agradecemos sus acciones y muestras sinceras de apoyo y de cariño hacia el compañero.

Por la anarquía. Contra las prisiones y el sistema que las necesita

Comité Pro-Presos Levante CNT-AIT

Más noticias sobre Antuan en Tokata

 

Internacional Sociedad-cárcel

He aquí la traducción al castellano, hecha por un compañero, de un artículo en árabe, firmado por Mona Sleem, periodista egipcia, y publicado en http://assafirarabi.com, el 10 de junio de 2019, sobre las cárceles de mujeres del Estado egipcio. La ilustración, sacada de la fuente original, es de Wael Darwich.

Encarcelamiento de una mujer pobre en un país árabe. Estas pocas palabras bastan para reflejar una vulnerabilidad sostenida sobre un fino hilo, al borde del abismo de la depresión, y una se pregunta: ¿Cómo no se sumergen en ella? ¿Cómo no se esconden ahí hasta desaparecer? ¿Y cómo, muchas veces, no se transforman en monstruos?

Se han contado una y otra vez las mismas historias sobre las cárceles árabes sin que se consiga ningún cambio. En ellas hay igualdad entre hombres y mujeres, aunque únicamente en el sufrimiento y en la falta de derechos. Sin embargo, para las mujeres presas, el impacto del dolor se multiplica enormemente a causa de su rol peculiar y de sus necesidades particulares.

Miles de mujeres están encarceladas en Egipto. Las cárceles más conocidas se llaman Damanhour, en la gobernación de Beheira, y Al Qanater, en El Cairo*. En ellas están encerradas centenares de historias sobre dificultades, carencias y vacíos jurídicos, ausencia de justicia que sufren por igual las llamadas delincuentes y las presas políticas como Mahinour al Masri, que ha pasado por diferentes cárceles, Jamila Serreddine o Salma al-Khechen que fueron encarceladas por defender causas públicas y ofrecen ahora sus testimonios en este articulo.

Mahinour es la que ha ido presa más veces y conoce, por tanto, la realidad de varias cárceles, mientras que Jamila ha tenido una experiencia peculiar, vinculada a enfermedades y negligencia médica. Todas están ya en libertad. Hemos recopilado sus testimonios concentrando también nuestra lectura en textos y experiencias que se han esforzado por aportar alguna ayuda o cambio, hasta hoy en vano.

Necesidades especiales

Cuenta Jamila Serredine: “la prisión no da nada. Todo lo que necesitamos lo compramos en la llamada “cantina”, la tienda del centro penitenciario, o nos lo traen las familias en sus visitas. Y la que no tiene dinero o ha sido rechazada por su familia vive tras las rejas una situación angustiosa. Las presas que no tienen dinero tienen que trabajar en la limpieza, de los servicios, por ejemplo, en la cocina y lavando la ropa a cambio de un paquete de tabaco, que es la moneda de la cárcel”. Y Mahinour al Marsi nos dice: “Como la administración penitenciaria no proporciona casi nada a las presas, se ven obligadas a comprarlo. Las compresas son de lo que más falta hace y en prisión se venden el doble de caras que en la calle. Se necesitan al menos 30 gineh (moneda local) al mes… Y la solidaridad se vuelve algo básico y fundamental, las presas que pueden prestan a las que no pueden, si no, la vida se convertiría en una trituradora para las presas que no tienen apoyo familiar.

Para Jamila: “La cárcel es una sociedad aparte, tiene sus propias leyes, unas leyes casi siempre injustas, y la administración no interviene para rectificarlas. La llamada “boss”, normalmente la presa más experimentada, es la jefa del dormitorio, recibe una paga, paquetes de tabaco como impuesto de las demás presas que tienen ingresos, y ella se encarga de pagar a las que tienen que trabajar y ocuparse de todas las tareas de limpieza. He visto a muchas presas necesitadas que recogen las sobras de la comida carcelaria, nada más que tomates, patatas podridas y algún trozo de pan, vuelven a cocinarlo todo y se juntan para comer.”

Las que llevan el dolor dentro: las embarazadas y las madres

La vulnerabilidad aumenta, se multiplica, cuando la presa está embarazada o tiene con ella a un recién nacido cuya supervivencia está en juego. Entonces, las necesidades particulares se transforman en cuestión de vida o muerte. Según los testimonios e informes oficiales, en el dormitotio de las madres de la cárcel de Quanater hay entre 130 y 150 mujeres, mientras que en Damanhour la cifra no suele sobrepasar las 20 o 30.

Y el dolor y el calvario de una embarazada o de una madre que tiene que dar el pecho a su bebé es el dolor de todas. Todas viven como suyas las realidades de las demás y tienen el miedo de sufrir lo mismo algún día, sobre todo las llamadas “delincuentes reincidentes” porque salen de la cárcel y vuelven, víctimas de condiciones económicas y sociales que les empujan a elegir deliberadamente la entrada la cárcel.

Jamilla relata: “Las embarazadas no tienen ningún trato de favor. Todas somos iguales frente a la ausencia de asistencia médica. La embarazada vive con nosotras hasta el último mes de su embarazo, cuando es trasladada al dormitorio de las madres a esperar el parto. Hay una ginecóloga en el hospital pero esto no significa nada. Los médicos y enfermeras maltratan a las presas y se comportan con una extrema arrogancia. No hay ningún exámen médico moderno, ni siquiera un exámen modesto, ningún análisis, ninguna radiografía, los únicos medicamentos que hay son calmantes que se dan para el dolor de cabeza o para el dolor de estómago, sin diferencia. La embarazada no recibe ningún alimento complementario, ni vitaminas. He visto a una compañera con el vientre hinchado desmayarse después de una jornada de trabajo. Al día siguiente no volvió a trabajar y la “boss” la castigó obligándola a dormir en los servicios.

Y añade Mahinour: “Es verdad, no hay ninguna consideración. He visto a algunas vender su ración de comida para ahorrar algo y no verse obligardas a trabajar durante el embarazo. Una noche, fuimos testigas de un aborto provocado por el cansancio y la mala alimentación. Otra noche, una presa estaba a punto de parir, golpeamos la puerta del dormitorio durante dos horas, pero la carcelera se había ido sin dejar las llaves a la otra responsable, que nos dijo que no podía hacer nada. Y la presa no tuvo otro remedio que dar a luz entre nuestras piernas. Noches horribles, llenas de sangre y con el fantasma de la muerte amenazándonos.”

El dormitorio de las madres

En el dormitorio de las madres, una historia aún más dolorosa, que empieza con la poca cantidad de leche en polvo que da la cárcel y termina cuando arrancan al bebé del pecho de su madre. Mahinour: “En la cárcel de Damanhour había crisis y conflictos frecuentes: gritos que traspasaban los muros de los dormitorios para protestar contra la poca cantidad de leche en polvo que ofrece la administración. Las madres, en un estado de salud deplorable,  no producen leche suficiente para alimentar a sus criaturas y están obligadas a alimentarlas con leche industrial, a pesar del peligro que representa para su frágil sistema digestivo. He visto a madres, por su extrema necesidad, vender la leche industrial y obligar a sus bebés a conformarse con la poca leche que producían ellas y, pocos días después del parto, volver a trabajar y dejar a sus recién nacidxs bajo nuestras protección.”

Jamilla, madre de tres niños, cuenta que vivió un hecho particular: “En la cárcel de Al Qanater, había un dormitorio especial para madres y, a pesar de la existencia de un minúsculo parque con algunos columpios, nunca vimos a niñxs disfrutar del parque. Lxs niñxs salían al patio con sus madres durante las horas autorizadas semanalmente. Un día, me chocó ver a una madre con su bebé en la espalda en el sector de las condenadas a muerte, un recién nacido viviendo con su madre psicológicamente destrozada, esperando su ejecución inminente y escuchando a veces los gritos y lamentos de otra presa que se preparaba para ser ejecutada. Hablé con la joven madre y me dijo que su bebé tenía menos de un año, que ella no tenía familia y que estaba esperando que lo llevaran a un centro de acogida fuera de la cárcel. Nos pusimos de acuerdo en que el niño se quedaría conmigo y que ella vendría a visitarle y darle el pecho, y la madre era feliz cuando llevaba a su hijo conmigo durante las visitas de mi marido y mis niños.”

Cifras e indicaciones

Todo el mundo conoce la veracidad de estos testimonios a pesar de la ausencia de datos oficiales. Salma el Khechen, una militante por los derechos de la mujer, hizo un encuesta a más de 30 presas, entre políticas y “comunes”, de la cárcel Al Qanater, sacó estas conclusiones :

– El dormitorio era de dos salas, podía acoger hasta 50 presas embarazadas o madres de recién nacidos. Cuando el bebé tenía dos años era sacado de la cárcel, su madre se iba a otro dormitorio y el niño o niña tenía derecho derecho a visitar a su madre cada 15 días acompañadx de un familiar.

– Las literas son de dos pisos, dos camas una sobre la otra en vez de tres como en los demás dormitorios. Si las presas son más de 50, no se añade ninguna cama más y la nuevas con sus bebés se instalan en el suelo a la espera de una cama vacía.

– Hay una ginecóloga o ginecólogo, un pediatra, a veces algún especialista, pero todas las presas están de acuerdo en que “el mismo hospital necesita un hospital.”

– La cárcel reparte pequeñas e insuficientes cantidades de leche, yogures, zumos, frutas y verduras, y comidas con carne o pollo, pero siempre en mal estado. Los familiares pueden traer comidas y alimentación durante las visitas y hay una nevera en cada dormitorio.

– La cárcel no ofrece ningún complemento alimenticio ni a las madres ni a las embarazadas.

– Los partos se hacen de forma natural o por cesárea y no hay un servicio especial para partos. A veces el recién nacido es llevado a un hospital fuera de la cárcel bajo la responsabilidad de la familia, o del Estado, si el bebé es de lxs llamadxs “ilegítimos.”

Estos testimonios e informaciones se asemejan totalmente a lo que afirma Nawal Moustafa, presidenta de una asociación de protección de niñxs de madres presas. Ella dijo: “Según lo que sabemos, el número de madres presas es de alrededor de 150 mujeres. Después de dos meses de visitas, hemos logrado definir sus necesidades más importantes. Todas las madres insisten en que sus primeras necesidades son ropa para bebés, vacunas, leche infantil, asistencia médica efectiva, visitas de médicos especialistas para enfermedades dermatológicas y gastrointestinales.” Nawal afirma también que se llegó a un protocolo de acuerdo con el ministerio del interior.

Unx niñx bajo el peso de la ley

Jamila Serreddine salió de la cárcel y ya no supo más sobre su joven amiga, la madre condenada a muerte, ni tampoco sobre lo que pasó con su bebé, pero las leyes vigentes no dejan ninguna duda sobre lo que pasó. Según el articulo 20 de la ley penitenciaria el niño o niña se queda con su madre hasta cumplir los dos años y, después, se entrega a su familia o es llevado a un centro de acogida. El articulo 68 es el más duro y el más injusto, estipula que la madre condenada a muerte no puede quedarse con su bebé más de dos meses. Es una legislación muy criticada y hace años que una comisión parlamentaria y el consejo nacional de protección de la madre y de la infancia propusieron algunas modificaciones:

– Prolongar la estancia del bébé con su madre hasta los 4 años y que a los dos debe estar también en una guardería dentro del centro penitenciario.

– Las madres condenadas a muerte pueden guardar a sus bebés hasta que cumplan los dos años.

– Sustitución de las penas de privación de libertad por sanciones de trabajo social para mujeres embarazadas o madres que han cometido delitos pequeños.

Han pasado dos años desde la presentación de estas propuestas y la situación sigue igual, nada ha cambiado.

Mona Sleem

Traducido al castellano por Abderrahim

* La cárcel Al Qanater se encuentra en las afueras del Cairo y es la cárcel de mujeres más grande de Egipto. Damanhour es otra ciudad que se encuentra a 160 km del Cairo y a 70 km de Alejandría.

Original en árabe

Versión en francés

Internacional Mujeres presas

Repasamos las últimas noticias, de dentro y de fuera, sobre la huelga de hambre rotativa por la excarcelación de las personas presas gravemente enfermas. Emitimos parte de una entrevista grabada recientemente en Córdoba (Argentina) con la madre y la tía de Rodrigo, asesinado a tiros por la policía argentina, poniendo en práctica lo que ellas denuncian con el nombre de “gatillo fácil”. Nos hablan de los abusos policiales en su región y de cómo se organiza la gente para hacerles frente. Por ejemplo de la Coordinadora de familiares contra el gatillo fácil de la que ellas forman parte.

Huelga de Hambre Rotativa 2019-2020 Internacional Radio: Tokata Y Fuga Sociedad-cárcel

Hablamos de la huelga de hambre de Carmen Badía Lachos, en su 41º día, y de la convocatoria de una jornada de acción solidaria con ella para el próximo 24 de abril. Leemos comunciados de algunos presos en lucha y recordamos la convocatoria de huelga de hambre colectiva para el 1 de mayo. Comentamos con varios compañeros de Marruecos el fin de la huelga de hambre de presxs palestinos en manos del Estado de Israel al lograr la mayor parte de sus reivindicaciones, las luchas sociales y su represión en el Rif y en el resto de Marruecos.

Huelga de Hambre Mayo de 2019 Internacional La cárcel mata Presxs en lucha Radio: Tokata Y Fuga Sociedad-cárcel