Categoría: La cárcel mata

Ayer conocimos la noticia de que el juez de la Audiencia Nacional Jose Luis Castro aprobaba ayer la libertad condicional de Iosu Uribetxebarria. Parece que al final se efectuará la libertad de Iosu Uribetxebarria; una libertad que hemos exigido sin cesar. Aunque no podemos olvidar que será una libertad condicional. A Iosu le detectaron una cáncer de riñon en el 2005, y ya en diciembre del 2006 se solicitó su libertad condicional. Después de 6 años ha llegado esta libertad, cuando ya no se puede hacer nada. Además, no comprendemos que Iosu tenga que seguir preso durante cinco días más. La libertad de Iosu no puede retrasarse más, tiene que ser liberado inmediatamente.

La cárcel mata

Un hombre joven (30 años) fue hallado muerto este jueves en una celda de la prisión de Alhaurín de la Torre. La investigación apunta a que la causa del óbito sería una reacción adversa al consumo de sustancias estupefacientes, por lo que se convertiría en el quinto preso que fallece en similares circunstancias en el centro penitenciario malagueño durante el último año.

La cárcel mata

La cárcel mata

Pedimos el envio solidario de este modelo de fax: Modelo fax apoyo excarcelación Cecilio Redondo (Desde aquí se pueden enviar faxes gratis)

Exigimos la libertad inmediata par Cecilio, compañero preso enfermo de Cáncer, Tuberculosis, VIH y Hepatitis C. Al que con la experimentación de fármacos antiretrovirales a principio de los 80 le han provocado 3 neumonías y las evidentes consecuencias actuales. Cecilio Redondo Encinas, tiene 45 años de edad, 22 años y nueve meses de ellos los ha vivido encerrado (11seguidos, y lo demás en intervalos). En este momento se encuentra cumpliendo condena en el Centro Penitenciario de Aranjuez, y nos llegan informaciones de que está verdaderamente enfermo y desahuciado oficialmente por médicos, tanto penitenciarios como hospitalarios.

La cárcel mata

La cárcel mata

La muerte de Jacobo R. R., a manos de, supuestamente, otro interno en la tarde del 2 de agosto en el módulo de aislamiento  del centro penitenciario Puerto III, es el lógico desenlace a la desastrosa gestión y tratamiento de los enfermos mentales en prisión. El trágico final de esta persona es algo que debe investigarse (surgen demasiadas cuestiones al respecto) y depurar las responsabilidades  necesarias, no sólo las responsabilidades penales del agresor (que es donde quedará todo) sino un proceso sancionador ejemplar a los funcionarios responsables de este hecho.

La cárcel mata