Categoría: Cárceles racistas

Carmen Badía ha abandonado la huelga de hambre exigiendo su libertad por enfermedad grave e incurable que el juzgado le deniega siguiendo las tesis de la prisión. Durante el tiempo que ha durado su huelga de hambre 4 presxs han muerto estando enfermos en prisión y, mientras la SGIP, emite informes favorables sobre la salud de presos VIP. Esta semana hemos conocido la sentencia absolutoria al medico acusado por la muerte de Samba Martine ne el CIE de Aluche. Día contra las cárceles racistas y los vuelos de la vergüenza. Charla anticarcelaria en el Local Cambalache de Oviedo.

 

Cárceles racistas La cárcel mata Radio: Tokata Y Fuga

El pasado sábado 30 de septiembre, cerca de 50 personas se escaparon del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche. Muchas de estas personas habían sido trasladadas al CIE de Madrid desde la frontera, inmediatamente después de su entrada en territorio y tras superar una travesía peligrosa y potencialmente traumática.

Tras estar sometidas a una situación de privación de libertad en un espacio hostil como es el CIE y en el que las situaciones de estrés y ansiedad se suceden a las vulneraciones de derechos, realizaron un intento desesperado de escapar.

Según relatan las personas afectadas, estos hechos habrían dado lugar a una sucesión de malos tratos tanto hacia las personas que participaron de la fuga como hacia las que no lo hicieron.

Así, un joven explica que cuando terminó la cena y se dirigía a su celda, habría sido interceptado por dos agentes de la policía nacional que le habrían empujado y propinado una brutal patada en el pecho. El joven ha estado vomitando sangre posteriormente lo que ha implicado que tuviese que acudir al servicio médico.

Otras dos personas se escaparon al ver la puerta abierta y fueron halladas por varios agentes de la policía nacional en las inmediaciones del CIE. Entonces, explican que no opusieron resistencia y se colocaron las manos en la cabeza. Según refieren, habrían sido esposadas y golpeadas durante varios minutos. Una de ellas habría llegado a perder el conocimiento. Actualmente tienen el cuerpo cubierto de hematomas como las activistas de SOS Racismo han podido comprobar.

El ambiente de represión se habría mantenido. El domingo 1 de octubre, mientras se formaba la fila del comedor, un joven que no participó en la fuga, esperaba su turno. Según informa, un  agente de policía les habría hostigado para que formasen la fila, entonces habría cerrado la puerta en la que estaba apoyado aplastando su mano. Las demás personas presentes gritaron para que abriesen la puerta al ver que se le había pillado y sangraba. El joven cuenta que fue obligado a permanecer en el comedor hasta que finalizó el turno a pesar de que la mano le sangraba. Posteriormente, fue trasladado al servicio médico del CIE y al hospital donde recibió tratamiento y una sutura.

Asimismo, el lunes 2 de octubre a las 23.30 horas, después de que se realizase el recuento de la noche, las personas que están ubicadas en el módulo de la primera planta afirman haber recibido golpes indiscriminados e insultos por parte de los agentes de la policía nacional.

Esto lo explican en una carta firmada por cerca de 40 personas y dirigida al Juez de Control. En dicha carta relatan “todos los días nada más levantarnos recibimos tratos racistas, empujones, insultos, amenazas (…) qué pasa con nuestro respeto, nuestros derechos y nuestra dignidad”. Además expresan en estos términos lo que supone el encierro en CIE: “tenemos nuestras familias sufriendo afuera, hay personas a las que deportan y no tienen nada de familia ni nada de dinero en su país o incluso llevan toda su vida en España y los quieren deportar. Esto, señor juez, es un infierno”.

Dos de las personas que relatan haber sufrido agresiones han recibido una denuncia por parte de la policía. Cabe recordar el análisis del Defensor del Pueblo ante este tipo de procedimientos:

el problema se acrecienta cuando, paralelamente a dictarse un auto de sobreseimiento provisional por no haber podido encontrarse indicios de delito en la denuncia formulada por las posibles víctimas, estas personas reciben notificaciones de la instrucción de Diligencias Previas que se siguen de forma paralela en un Juzgado de Instrucción y que tienen su origen en la denuncia formulada por funcionarios de policía por los mismos hechos que denunciaron los interesados. Si bien estas denuncias dan lugar con frecuencia a la apertura de un juicio oral –dado que pudiera tratarse de un delito de atentado a la autoridad y de lesiones- en estas quejas se refleja la preocupación de que ambos procedimientos en su fase preliminar, originados por denuncias cruzadas sobre mismos hechos hayan recibido un tratamiento claramente diferenciado que, según el criterio de quienes sostienen su pretensión, no parece encontrar una justificación objetiva, dada la asimétrica línea investigadora”.

Con el apoyo de la Coordinadora para la Prevención y Denuncia de la Tortura y de la Asociación Libre de Abogados, SOS Racismo ha  iniciado los trámites para denunciar estos hechos.

Desde SOS Racismo queremos mostrar nuestra preocupación por estos hechos tan graves y solicitar una investigación de los mismos. Alertamos de la posibilidad de que las personas afectadas sean deportadas, poniendo de este modo barreras al esclarecimiento de los hechos y su posible reparación. Por todo ello, exigimos la paralización de las deportaciones de todas las personas afectadas y testigos de estos hechos.

SOS Racismo

Cárceles racistas

Desde que en septiembre de 2013 arrancara nuestra investigación de los operativos de deportación, ha ido aflorando progresivamente la atroz vinculación entre redadas racistas y dispositivos de expulsión, el carácter planificado y burocratizado de una tarea que, para los cuerpos policiales, se convierte en rutinaria: llenar un avión mediante verdaderas cazas de migrantes, perseguidxs en razón de su nacionalidad. Las brigadas de extranjería siguen funcionando, pues, por «objetivos», es decir, cupos: la misión es llenar cada avión con la carga humana correspondiente.

Si hasta hace unos años el ciclo de captura, encierro y deportación era más lento –la mayoría de lxs deportadxs pasaban varias semanas (hasta un máximo de dos meses) internadxs en un CIE antes de la expulsión–, en los últimos tiempos la maquinaria represiva se ha sofisticado, de manera que muchas de las detenciones se ajustan a los días y horas previas al vuelo para no tener que recurrir al internamiento. El período máximo de 72 horas de calabozo se convierte en tiempo suficiente para tramitar y ejecutar la deportación. Como si la cadena de montaje expulsora se adaptara al just in time de la producción flexible. Es la deportación exprés.

Por otro lado, en los últimos años esta maquinaria ha devorado a buena parte de la población reclusa extranjera. En diciembre de 2009 había unxs 27 000 presxs extranjerxs en las cárceles españolas; en diciembre de 2016, 10 000 menos. Del descenso total de la población reclusa –que cae en ese mismo período de 76 000 a 60 000 presxs–, el 60 % es de población extranjera. Daniel Jiménez Franco, en una reciente charla que ofreció en Cambalache, respondía a la pregunta «¿cuánto encarcela el Estado?» con una frase breve y contundente: «Todo lo que puede». En su libroMercado-Estado-cárcel en la democracia neoliberal española, muestra cómo el encierro se multiplica durante el período del «milagro económico» y cómo el negocio de las cárceles pisa el freno bajo el impacto de la crisis de acumulación capitalista. Una de las principales maneras de vaciar los talegos –que conste que el número de presxs sigue siendo elevadísimo–, ha sido y es la expulsión del territorio.

Cárceles racistas

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha presentado hoy en rueda de prensa su informe ‘Derechos Humanos en la Frontera Sur 2017’, en el que denuncia la radicalización de las políticas que vulneran los derechos humanos en España y en la Unión Europea y que contravienen la legalidad internacional.  De este modo, apuntan, “las políticas migratorias se han convertido en una máquina implacable de generar sufrimiento, provocar muertes y violar sistemáticamente los derechos humanos de las personas migrantes o refugiadas”.

Fruto de ello, denuncia la asociación, es el “descomunal incremento” durante 2016 en el número de personas que han fallecido intentando alcanzar las costas europeas, un 34% más que en 2015, y las españolas, un 125% más que hace tan solo dos años. “Es profundamente miserable que se venda como éxito la gestión de flujos migratorios española, cuando se cuentan por cientos los muertos y desaparecidos”, critica la APDHA.

Otro de los grandes “agujeros negros” en el ranking de vulneraciones en la geografía española, argumentan, es la existencia de ocho CIE (Centros de Internamiento de Extranjeros) donde encarcelan a personas que no han cometido ningún delito. Según datos del Ministerio del Interior, durante el año pasado solo el 29% de las personas internadas en los CIE fueron expulsadas. “Se trata de un mecanismo inútil, que solo sirve como elemento de represión y castigo”, critica la organización.

La situación es “si cabe más sangrante en algunos CIE, como el de Algeciras”, cuyas instalaciones son “horripilantes”, según el Fiscal de Extranjería de la ciudad. Ya en 2010, la Oficina del Defensor del Pueblo pidió su cierre por ser sus instalaciones “absolutamente inadecuadas, con un más que deficitario estado de conservación y lamentable higiene”. En no mejores circunstancias se encuentra el de Tarifa, denuncia la APDHA, donde hay celdas que tienen por retrete un agujero en el suelo expuesto a la vista de todos.

Cárceles racistas Documentos

Leemos varios comunicados de compañeros que están participando desde dentro en la propuesta de lucha colectiva vigente; hablamos con una compañera de Madrid sobre una jornada de reflexión anticarcelaria que ha habido allí esta mañana y de muchos aspectos de este terreno de la lucha social; comentamos los recientes actos de resistencia de los presos en la cárcel racista de Murcia y los intentos de recuperarlos y tergiversarlos por parte de partidos políticos y organizaciones ciudadanistas.

Cárceles racistas Presxs en lucha Radio: Tokata Y Fuga

14729262_335786976780805_2748619874790945349_n

Sobre la concentración en el CIE de Aluche el 19 de octubre

El pasado 19 de Octubre, se convocó una concentración en las puertas del CIE de Aluche. Unos, acudieron para reivindicar los motines de los presos y agitar para que los migrantes no desistan en su lucha, así como para mostrar el total rechazo a los CIE , fronteras, naciones y en general, la oposición a todas las cárceles.

Otros, separados de las personas y rodeados de prensa como Íñigo Errejón y sus secuaces, acudieron para “reclamar transparencia en estos centros y garantizar que se cumplan los derechos humanos”. Una vez más, volvieron a intentar captar adeptos mostrando su falso interés ante la problemática que vienen generando los CIE.

Las migraciones, las fronteras, los centros de internamiento, la represión, la tortura, las vallas de la vergüenza, los asesinatos, las mafias consentidas por los gobiernos y las “crisis”, no son cosa de ahora y menos aún, tienen que ser utilizadas como estrategia política por parte de los ayuntamientos y demás partiduchos como IU y PCE que acompañaban a estos mercenarios en la concentración.

Alrededor de unas 300 personas se concentraron en la Avenida de los Poblados durante algo más de dos horas reclamando la “libertad de todos los presos”, “el fin de los CIE”, “las torturas de la policía” y mostrando su solidaridad con los amotinados. Los asistentes decidieron cortar la calle tratando así de romper la normalidad después de que la anterior noche, los presos tras el motín, sufrieran represalias físicas por parte de los carceleros tras aguantar bajo la lluvia once horas.

Con esto, se pretende hacer partícipes a las personas que cada día pasan por ahí. Se pretende visibilizar que en el barrio de Aluche hay una cárcel encubierta y que la normalidad que suscita a todos los que permanecen pasivos, de vez en cuando se rompe en gestos como estos, que llaman a la reflexión y a la alteración de un más que ilógico orden establecido.

Que se extiendan los motines en el resto de cárceles. Que no se callen las voces de los que luchan.

No permitamos que los políticos, sean quienes sean, instrumentalicen estas situaciones en pro de sus campañas electorales. Echemos a los políticos de las concentraciones. Dejémosles claro que no son bienvenidos.

SOLIDARIDAD CON LOS PRESOS AMOTINADOS Y TODOS LOS PRESOS EN LUCHA 

ABAJO LAS CÁRCELES, LAS FRONTERAS Y LAS NACIONES

Recibido por correo electrónico y publicado el 22 de octubre en Contramadiz

Actividad en la calle Cárceles racistas

 

cvhgwkoxgaqcvyr

El pasado 21 de octubre, las personas presas en la cárcel racista de Aluche de Madrid empezaron una huelga de hambre, que duró dos días, en protesta por el maltrato que sufren dentro del centro. Hoy son los presos del CIE de Zona franca. Al menos 68 personas de origen argelino empezaron una huelga de hambre este domingo por la mañana para reclamar su puesta en libertad. El director del centro estaría intentando negociar, puesto que se encuentran en un espacio comunitario y se niegan a subir a las celdas.

Cárceles racistas

En ocasiones se habla de los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) como si fueran una cárcel racista. Otras veces desde el desconocimiento más absoluto se ha dicho que son algo así como centros de acogida. La institución más adecuada para pensar la realidad de los CIE es sin duda el calabozo. La misma indefensión que una persona encuentra en un calabozo está presente los CIE, salvo por dos cuestiones: el internamiento en CIE no responde a una causa penal sino administrativa (la irregularidad formalmente es como una multa de tráfico), los internos pueden estarhasta 60 días privados de libertad. Esto es así desde que en 1985 los legisladores consideraron que sería más progresista encerrar a las personas en centros no penitenciarios, pues aún pesaba en el imaginario colectivo los tribunales de excepción de la dictadura. Desde ese momento ha estado en manos de la administración una medida tan lesiva como la privación de la libertad, sin los controles y contrapesos que se dan en el ámbito penal (aún con sus deficiencias).

Todo el proceso de deportación forzosa recae en manos de la Policía Nacional. Un proceso que va desde la captura de las personas (por ejemplo, mediante polémicas identificaciones basadas en la apariencia étnica y la clase de las personas); pasando por el propio internamiento en un CIE o por un calabozo; hasta la deportación en los vuelos de la vergüenza. Este hecho nos conduce a la trilogía que posibilita malos tratos y la tortura: la arbitrariedad, la opacidad y la impunidad policial.

Estos tres elementos están en el adn de los Centros de Internamiento de Extranjeros y de la propia Ley de Extranjería.

Cárceles racistas

14671256_803305973144471_2788556798514673164_n

Con motivo de los hechos ocurridos en el CIE de Aluche estos últimos días, y en apoyo a la huelga de hambre iniciada por las personas internas –que fueron maltratadas por la policía al terminar al protesta, tanto las que participaron como las que no–, las asociaciones en defensa de los migrantes convocan a una concentración mañana sábado 22 de octubre a las 12 horas frente al CIE de Aluche, Avenida De los Poblados, 51, Madrid.
 L
Según testimonios de los propios internos, el detonante del conflicto vivido el miércoles pasado habrían sido las burlas y los comentarios ofensivos de un grupo de funcionarios durante una de las horas de rezo de los internos musulmanes. Tras el levantamiento de esta medida de fuerza, los internos sostienen que, a modo de represalia, los funcionarios adjuntos recorrieron el CIE dando palizas, celda por celda, incluso a aquellos que no tuvieron ninguna implicación en los hechos del miércoles pasado. Como consecuencia de lo cual todos los internos se han puesto ahora en huelga de hambre por tiempo indeterminado. Condenando este tipo de represalias, tan innecesarias como inútiles, y en apoyo a esta medida desesperada iniciada por las personas internas, las asociaciones en defensa de los migrantes convocan esta concentración”.

Actividad en la calle Cárceles racistas

5807078f38dbc-r_1476862357581-0-0-1024-528

Unas 60 personas han pasado toda la noche (madrugada del martes al miércoles) en la azotea del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche de Madrid a la intemperie para exigir de forma pacífica dignidad frente a las deficientes condiciones de internamiento que vulneran los derechos más elementales y exigir su libertad ante una medida tan ilegítima como desproporcionada.

Durante la última semana, en el CIE de Aluche, varios enfermos han recibido una atención sanitaria inadecuada, enfermos que además han sido expulsados a pesar de tener un cuadro febril complejo, como ha podido comprobar una de las organizaciones sociales que visitan este CIE. Cabe recordar que hace 5 años murió Samba Martine, interna en este mismo centro, tras serle negada la asistencia médica hasta en diez ocasiones. Esta misma semana también se ha podido contrastar falta de prendas de abrigo, lo que ha empeorado la situación de las personas enfermas. El cuadro más dantesco se vivió el pasado domingo por la tarde con enfermos esparcidos por el suelo sin ningún tipo de atención médica, al no estar concertada en ese horario, como denuncian las organizaciones sociales. Asimismo, esta semana, se ha podido documentar casos de expulsiones sin notificación en tiempo y forma, algo especialmente grave si tenemos en cuenta que el propio Juez ha recordado al director del CIE que ha de respetar el derecho de asilo (no respetarlo implica expulsar a personas cuya vida puede estar en peligro en caso de retorno forzoso a su país).

Cárceles racistas