Saltar al contenido

Categoría: <span>Cárceles para niños</span>

En todo el mundo hay niños que languidecen en la cárcel, a veces durante períodos prolongados. En muchos casos, como el de T.W., afrontan condiciones brutales e inhumanas.

La falta de mantenimiento de registros y la amplia variedad de instituciones implica que se desconozca el número de niños detenidos en estas condiciones. El Fondo para la Infancia de Naciones Unidas (UNICEF) estima que, en todo el mundo, hay más de un millón de niños entre rejas. Muchos están encarcelados en condiciones decrépitas, abusivas y humillantes, sin acceso a la educación ni otro tipo de actividades enriquecedoras, y sin contacto regular con el mundo exterior.

Muchos de estos menores –y adultos que fueron condenados por delitos que cometieron cuando eran niños— han recibido penas excesivas o desproporcionadas que violan el derecho internacional, el cual establece que el encarcelamiento de los niños debe estar “en conformidad con la ley y será utilizado solamente como una medida de último recurso y durante el período más breve posible”.

Otros están detenidos por actos que ni siquiera deberían ser considerados como delitos, como faltar a la escuela, escapar de casa, mantener relaciones sexuales consensuales, pedir un aborto o abortar. Algunos nunca han sido juzgados por sus presuntos delitos; otros han sido juzgados como adultos y, en los casos en que fueron declarados culpables, fueron enviados a cumplir su sentencia en prisiones para adultos. Los niños migrantes también son rutinariamente retenidos en centros de detención inmigratoria, contrario a las normas internacionales. Los niños con discapacidad y otros menores pueden ser institucionalizados como supuesta medida de protección.

Un estudio de la ONU, que se prevé esté finalizado para 2017, promete poner la detención de los menores en la mira internacional, y se espera que resulte en una supervisión más sistemática de las prácticas abusivas, un mayor cumplimiento de las normas internacionales y una drástica reducción en el número de niños privados de su libertad.

Sin embargo, no es necesario que los gobiernos esperen hasta la publicación de este informe; pueden y deben actuar ahora para establecer alternativas genuinas a la detención y garantizar que esos niños que deben permanecer detenidos lo estén en condiciones humanas y puedan beneficiarse de la educación, los servicios de salud, las oportunidades de recreo y el contacto con el mundo exterior.

Cárceles para niños

Nota De Tokata: Al hilo de la noticia de la muerte de un chaval en la celda de aislamiento de la cárcel para menores donde se encontraba preso en Mallorca y el goteo de constantes denuncias sobre la existencia de celdas de aislamientos (Naciones Unidas prohibe está práctica para menores de edad), la excesiva medicación de los chavales que pasan a estar literalmente drogados por elevadas dosis de psicofármacos, los constantes malos tratos por las denominadas contenciones físicas de los guardias de seguridad y/o educadores o por agresiones directas, la incomunicación con el exterior, la extremada desatención y la falta de autonomía y la progresiva institucionalicación de los chavales… nos lleva a hacer una extrapolación del siguiente artículo-denuncia y afirmar que lo que en él se denuncia es lo que en estas cárceles para niños de este estado español viene sucediendo.

Es hora de que llamemos a las cosas por su nombre. Basta de eufemismos con eso de “Institutos”, que no nos de miedo llamarles por su nombre: empresas carcelarias de tortura y muerte. Nos referimos a los mal llamados institutos de menores correspondientes a la ciudad de Córdoba a cargo de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) que a lo largo de estos años vienen demostrando su falta de intenciones y políticas para contener y ofrecer un escape real de la rueda carcelaria a los menores que se encuentran privados de su libertad.

Cárceles para niños Internacional

De aquellos polvos estos lodos
Miles de niños y niñas fueron encerrados en internados durante el franquismo y hasta los primeros años de la democracia. Colegios religiosos, orfanatos, preventorios antituberculosos o centros de Auxilio Social se convirtieron en una especie de cárceles para estos jóvenes.

Allí sufrieron abusos físicos, psíquicos, sexuales, explotación laboral o prácticas médicas dudosas. Hoy destapan este pasado oculto y silenciado. A diferencia de países como Irlanda, que han reconocido los malos tratos a niños bajo su tutela, en España estos abusos no han sido nunca juzgados ni reparados.

Fuente: Colectivo no a O’ Belen

Cárceles para niños

Una vez más, muere un chaval mientras estaba en una celda de aislamiento. Una vez más llegará un torrente de excusas y posiblemente acabaremos presenciando un bochornoso espectáculo criminalizador de los menores. Y, si se complica el asunto, cargarán contra los trabajadores en turno. Pero las irregularidades parecen más que claras. En la noticia que reproducimos a continuación queda muy claro. Exigimos justicia.

Cárceles para niños La cárcel mata

Tras dos incendios en la semana murió un pibe prisionero en el Rocca (Caba), otro se halla en grave estado y ya son cuatro los jóvenes hospitalizados. Estas cárceles para niños, niñas y adolescentes dependen de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Sennaf), que se halla en la órbita del Ministerio de Desarrollo Social. Sistemáticamente, la Sennaf con la complicidad de la Justicia impide que estas jaulas de mala muerte sean monitoreadas y nadie puede acceder a estos cotos cerrados. Un tenaz encubrimiento mantiene oculto cuántos chicos son los que permanecen tras las rejas en los institutos de la Caba, qué trato reciben, cuál es su alimentación y cómo se vulneran sus derechos a la integridad. Solo trascienden sus nefastas condiciones de vida cuando sucumben en el encierro donde nunca debieron estar.

En diciembre pasado, esta Agencia dio cuenta de la muerte del joven Diego Borjas en el Instituto Agote, quién había sido enviado a una celda de castigo por “hablar de mal modo” a un uniformado. De acuerdo a la propia reglamentación de los institutos cerrados, en línea con la Convención de los derechos del Niño y leyes dictadas en su consecuencia, está prohibido sancionar con aislamiento a los jóvenes detenidos.

Cárceles para niños Internacional

La muerte de dos jóvenes de 16 y 17 años en un período menor a 20 días en diferentes institutos de menores que dependen de la Secretaria de Niñez y Adolescencia (SNyA), deja en evidencia, una vez más, la ausencia de políticas eficaces de promoción y protección de derechos para niños y adolescentes en la provincia. Aunque la justicia investiga todavía las causales de muerte, y existe en ambos casos una presunción de suicidio, no caben dudas que las mismas se encuentran vinculadas con las aberrantes condiciones de detención”. Así lo denunció, hoy, la Comisión Provincial por la Memoria.

Cárceles para niños Internacional

Comunicado de PRODEIN contra la represión en Melilla

Alrededor de 60 niños habitan las calles de Melilla esperando alcanzar el barco que los lleve a Europa, donde creen que les espera un futuro mejor. Los Menores Extranjeros No Acompañados (MENA) son sometidos cada día a distintos tipos de violencia que vulneran sus derechos, atentan contra su dignidad y dañan con terribles consecuencias su “infancia”.
L
1. VIOLENCIA INSTITUCIONAL: referente a la tutela de la Ciudad Autónoma de Melilla y a su Consejera de Bienestar Social, María Antonia Garbín que se ocupan del encierro de los niños en el centro de menores “Fuerte Purísima” donde existe maltrato, amenazas y torturas por parte de los que dicen ser educadores, carencias materiales y alimentarias, falta de información, falta de asistencia sanitaria y falta de escolarización.
 L
2. VIOLENCIA DOCUMENTAL: los niños son engañados entre trámites burocráticos y vacíos legales donde la misma Consejería de Bienestar Social bloquea cualquier trámite e imposibilita que los niños se documenten pasados los 9 meses correspondientes.
 L
3. VIOLENCIA POLICIAL: esta violencia es más asumida que denunciada, llegando a normalizar esta situación por parte de quienes deberían ser responsables de su seguridad: palizas, humillaciones, amenazas y devoluciones a Marruecos son alguno de los obstáculos a los que se enfrentan los niños de la calle cada día.
 L
4. VIOLENCIA ENTRE IGUALES: auténticas batallas campales con los niños de los barrios de Melilla (Cañada, Rastro y Monte María Cristina) que luchan por obtener un nivel superior en la escala jerárquica y conservar su estatus social reafirmando día a día su identidad.
L
5. VIOLENCIA SOCIAL: donde aparece la opresión, el autoritarismo y la discriminación. Este tipo de violencia acompaña las interacciones diarias de una forma invisible, ocasionando un gran impacto social y mediático y teniendo graves consecuencias para la vida en comunidad.
De toda la información expuesta se puede afirmar dos cosas:
L
* El abandono institucional y la incapacidad de las políticas sociales actuales en dar respuesta a las necesidades de los niños de la calle.
L
* La impunidad con la que actúa las Fuerzas de Seguridad del Estado y las Instituciones de la Ciudad Autónoma de Melilla al vulnerar los derechos de los niños sin que tengan que rendir cuentas a nadie.
L
La punta del Iceberg de esta violencia y de este abandono institucional la pudimos vivenciar en su faceta más salvaje el pasado 27 de Mayo tras enterarnos de la muerte de Oussama al precipitarse por el acantilado del faro donde, días antes a las elecciones, las políticas de la Ciudad Autónoma de Melilla decidieran instalar vallas que dificultan (no impiden) el acceso al acantilado, lugar por el que descienden para conseguir saltar al barco, ya que los otros accesos, que son algo menos peligrosos los cerraron al poner presencia policial 24h al día.
Por este motivo, la ONG Pro Derechos de la Infancia (PRODEIN) decidió sumarse al dolor y acompañamiento de los niños de la calle con la realización de dos pancartas que servirían de homenaje y de despedida a Oussama. En el transcurso de la tarde, la actividad fue interrumpida varias veces por las Fuerzas de Seguridad del Estado, que finalmente terminaron abandonando el lugar.
L
Para nuestra sorpresa, el 26 de Junio recibimos una carta de la Delegación del Gobierno en la que se nos exige pagar una multa de 1500€ por alteración del orden público.
L
Por si esto fuese poco, el 1 de Julio a las 00.45 de la mañana, cuando nos encontrábamos con alguno de los niños en la plaza, aparecieron varias patrullas de Guardias Civiles con intenciones de llevarlos al centro de menores y bajo las continuas amenazas de “dar palizas” si permanecían en la calle.
L
Otro agente de la Guardia Civil, se dirige a nosotras y nos informa de que con la entrada en vigor de la “Ley Mordaza” se nos puede acusar de reunión subversiva y alteración del orden público puesto que es el propio Guardia Civil quien considera bajo su juicio de valor la perturbación grave de la seguridad ciudadana.
L
No vamos a obedecer las leyes que castigan la pobreza, la solidaridad y la protesta.
L
¡Contra la gran represión impuesta por parte de todas las instituciones del Estado!
L

Cárceles para niños Cárceles racistas

Actividad en la calle Cárcel=Tortura Cárceles para niños Salud mental

Actividad en la calle Cárcel=Tortura Cárceles para niños

Desde el colectivo centrosdemenores.es se difundieron hace unos días unas imágenes donde se mostraba el maltrato y abuso que sufrían menores de edad internos en el centro de menores “Tierras de Oria” de Almería. En un primer momento provocó una lluvia de declaraciones contradictorias por parte de la administración, primero negando los hechos y después reconociéndolos por el propio director.

La organización Centrosdemenores.es solicita a la Junta de Andalucía su pronunciamiento acerca de la investigación que se abrió el pasado 9 de febrero de 2015, al centro de menores «Tierras de Oria» de Almería, puesto que a día de hoy no existe una versión oficial de dicha investigación.

Hasta el momento la Junta de Andalucía máxima responsable en la atención a la infancia y el funcionamiento de estos centros, no se ha pronunciado al respecto ni ha tomado ninguna medida sobre dicha investigación, contribuyendo a silenciar este tipo de abuso a menores.

Cárceles para niños