Balance Anual De Etxerat Sobre La Situación De Los Presos Políticos Vascos

[ A+ ] /[ A- ]

La multitudinaria y plural manifestación del 11 de enero en Bilbo, marcaba con el signo de la esperanza la apuesta de la sociedad vasca por los derechos humanos, la paz y la resolución del conflicto. Apenas un mes más tarde, la muerte en prisión de Arkaitz Bellon ponía de manifiesto el verdadero sentido y objetivo de la política penitenciaria, y con ello, la urgente necesidad de ponerle fin que una marea humana había reclamado en las calles de la capital vasca. El día 5 de febrero, cuando restaban sólo tres meses para su liberación, el preso político vasco era encontrado muerto en su celda. El retrato de Arkaitz Bellon, es el retrato de una política penitenciaria despiadada que solo pueden tratar de justificar quienes priorizan la venganza a la paz, el ensañamiento, a los derechos humanos, la perpetuación del sufrimiento, a la resolución del conflicto. Arkaitz Bellon, hubiera cumplido íntegra su condena de 13 años, en el mes de mayo. Treinta y cinco meses antes, debería haber sido puesto en libertad, si el acceso a la libertad condicional establecida por el Código Penal español, no le hubiera estado vedada, como lo está para todos los presos y presas políticos vascos.

Desde su ingreso en prisión, Arkaitz había conocido las cárceles de Valdemoro, Ocaña, Herrera de la Mancha, Algeciras, Sevilla, Puerto de Santa María. Un poco más lejos cuanto más transcurría el tiempo. Un poco más difícil para sus familiares, cuanto mayor era el peso, el desgaste acumulado. En 2007, sus familiares sufrieron un accidente cuando se desplazaban a visitarle a la prisión de Herrera. En 2010, el autobús en el que viajaba su madre junto con otros familiares de presos vascos hacia las prisiones de Andalucía, fue apedreado en Cádiz por derechistas que, como en casos anteriores y en otros que se dieron después, actúan amparados por la más absoluta impunidad.

Arkaitz Bellon fue objeto de malos tratos, y brutales palizas en las prisiones de Algeciras, Puerto I y Sevilla. Su muerte fue calificada de muerte natural, y quizás lo sea: nada más natural que encontrar la muerte, bajo una política penitenciaria que busca aniquilar a la persona física y psíquicamente. Nada más natural, cuando los responsables de esta política se arrogan, con su aplicación, el derecho a establecer penas añadidas, castigos con los que aumentar la condena dictada en su día por los tribunales.

Este es el retrato, sin maquillaje ni artificios, de la dispersión, de los medios que utiliza, de los objetivos que persigue y de sus durísimas consecuencias. Y en este marco de vulneraciones de derechos que es la actual política penitenciaria, deben enfrentarse a enfermedades graves e incurables, nueve presas y presos vascos a los que se les niega la libertad contemplada en la legislación.

El presente informe, recoge las vulneraciones de derechos que a lo largo del presente año han sufrido nuestros familiares encarcelados y las que hemos sufrido nosotros mismos. Somos conscientes del desdén con el que los responsables de la política penitenciaria acogen nuestras denuncias. Somos conscientes, plenamente conscientes, de que la política penitenciaria se mantiene activa porque la búsqueda del sufrimiento que provoca, es su único objetivo y este objetivo, se cumple sin ninguna duda. Pero también somos conscientes de que no es éste, el sentir mayoritario de la sociedad vasca, que no admite ya los vanos intentos de justificarla. En el camino hacia la resolución, la convivencia y la paz, el respeto a los derechos de todos y todas es el paso primero e imprescindible.

Etxerat se ha comprometido a avanzar en ese camino. Por eso, a lo largo de este año ha participado en los foros y encuentros en los que se han analizado otros conflictos políticos, otras situaciones como la que en este momento estamos sufriendo. Otras experiencias y vivencias que, junto con las recomendaciones de los mediadores internacionales nos ayuden en esta andadura en la que los pasos a dar no siempre son fáciles, pero nos disponemos a enfrentarlos desde la convicción y la responsabilidad.

Etxerat

Accede al informe completo: Balance anual de la situación de los presos políticos vascos

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *