Una Presa Protesta Con Una Huelga De Hambre Y Sed Por Las Condiciones En La Cárcel De Figueres

[ A+ ] /[ A- ]

Soraya Durey Lafuente, mujer presa en el Centro Penitenciario Puig de les Basses, en Figueres ha iniciado una huelga de hambre y líquidos debido a las condiciones inhumanas  a las que las presas están sometidas diariamente. Hoy es su sexto día (31/5).

Soraya y el resto de presas afirman que Puig de les Basses es con gran diferencia el peor centro penitenciario  por el que han pasado. Se encuentran sometidas a cacheos constantes, escasa por no decir nula programación de actividades socioeducativas, se sienten en una situación abandono total y soledad extrema.

En su caso particular, Soraya, no entiende por qué fue traslada a Figueras teniendo toda su familia en León, lleva tiempo sin recibir ningún tipo de visitas, y desde la cárcel nadie le escucha.

Por todo esto y mucho más ha decidido empezar esta huelga de hambre y líquidos. Quiere que todo esto salga a la luz y se le escuche, tiene claro que seguirá luchando hasta que esta situación se solucione. Afirma que no solo es por ella, sino por todas las mujeres que están en ese centro penitenciario.

Éste es el comunicado publicado por el Colectivo de Apoyo a Mujeres Presas en Aragón (C.A.M.P.A.) denunciando la gravísima situación que ha llevado a Soraya a poner en riesgo su propia vida, declarándose en huelga de hambre y sed. Ayer mismo a última hora informó de que, por el momento, ha paralizado esta huelga que se ha extendido en nada menos que 6 días sin ingerir ningún tipo de alimento ni líquido. Es consciente de que puede causar daños irreparables en su salud, pero afirma que “ya la están matando” y que “es la única manera de visibilizarlo”. Soraya vivía en León con sus cuatro hijos y la causa ocurrió también allí, por lo que no comprende el porqué de su traslado a Cataluña, tan alejada de su familia y con la consiguiente tortura de no poder ser visitada nunca, ni siquiera a través de un cristal. Ante su petición de traslado a otra prisión más cerca de su familia, ella percibía que el personal penitenciario ni siquiera se lo planteaba, sintiéndose totalmente olvidada y aumentando así su desesperación. Soraya, durante los días que ha estado en huelga, también ha expresado su temor a morir y que todo el esfuerzo que está llevando a cabo no sirva para nada. Tanto ella como otras compañeras de la misma prisión, aseguran que es la peor de todas las cárceles en las que han estado, por ser extremadamente restrictiva y prohibitiva, y por tanta carencia de actividades, cursos, etc.

El motivo que ha llevado a Soraya a abandonar la huelga es la promesa por parte de un miembro directivo penitenciario de que, en un plazo de 15 días la trasladarán a una prisión más próxima a León, con vistas a que finalmente cumpla su condena en la prisión de Mansilla de las Mulas, situada a casi 30 km de esta localidad, la más cercana a su lugar de residencia. Si esta promesa no se llega a cumplir en el plazo que le han asegurado, Soraya ha dejado bien claro que retomará la huelga hasta que sea escuchada, a pesar de que su salud se vea tan gravemente afectada.

Es por esto que C.A.M.P.A. ha puesto en conocimiento del Centro Penitenciario Puig de les Basses que está al corriente de la situación de Soraya, mostrando su preocupación por su estado de salud y exigiendo que sus demandas se cumplan para terminar con esta situación. En su blog va a seguir actualizando información sobre Soraya y su lucha.

Más información: C.A.M.P.A

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *