Tres Personas Presas Gravemente Enfermas Que Deberían Ser Excarceladas Y Están En Régimen Especial De Castigo

[ A+ ] /[ A- ]

Los compañeros de ASPRELA (Asociación de Presos En Lucha Activa) nos informan de tres casos de enfermedad grave, crónica e incurable en el departamento de aislamiento de la cárcel de Soto del Real. Nos dan datos entresacados de informes médicos o recogidos del relato de los propios afectados y de la observación directa del estado de miseria y abandono que sufren estos compañeros, sometidos, pese a la extrema precariedad de su salud a régimen especial de aislamiento. Sólo son tres casos, entre otros muchos, que justifican ampliamente la reivindicación de excarcelación de todas las personas presas con enfermedades graves, crónicas y terminales. A estas tres personas, como a otras muchas, se les deberían aplicar los artículos 104.4 y 196 del reglamento penitenciario que prescriben, “por razones humanitarias y de dignidad personal”, el adelantamiento de la libertad condicional a “los penados enfermos muy graves con padecimientos incurables” y, si no es suficiente con la aplicación de esa legislación para que se les excarcele, debería hacerse igualmente, por respeto a la dignidad humana.

Luis Alfonso Sabell Márquez, sufre VIH, diagnosticado en 1998, estadio C2, con intolerancia al tratamiento por toxicidad en sistema nervioso; hepatitis C con fibrosis en estadio F1; trastorno de la personalidad; EPOC (Enfermedad Pulmonara Obstructiva Crónica); desnutrición por falta de apetito, con delgadez extrema (altura: 1,70, peso. 47 kg). Le ha sido negada la aplicación del artículo 104.4 del reglamento penitenciario tanto por la autoridad carcelera como por el juzgado de vigilancia penitenciaria.

Juan Manuel González Fernández), padece VIH, diagnosticado en 1986, actualmente en estadio C3, fase terminal, con  enfermedades oportunistas y síntomas como candidiasis oral, neumonías bacteriológicas recurrentes, bacterieimia (presencia de bacterias en la sangre) por neumococo; hinchazón constante de tobillos, piel seca; hepatitis C , sin tratamiento después de haber fracasado el de interferón; enfermedad ósea degenerativa (huesos de cristal), especialmente en caderas y columna; rotura de cúbito y radio mal soldada en el brazo derecho, desde 2003, y de los metacarpianos cuarto y quinto de la misma mano; pérdida de audición por enfermedad sensorial degenerativa diagnosticada por un neurólogo del hospital Gregorio Marañón, con falta de equilibrio, causa de frecuentes caídas y de algunas de las fracturas mencionadas, la última en agosto de 2015, cunado se cayó en el patio, se rompió un hueso de la mano y no se le hicieron placas hasta pasados cinco días, no se le curó en la cárcel ni se le sacó al hospital. Actualmente, en aislamiento en la cárcel de Soto del Real, los compañeros tienen que avisarle de todo (patio, teléfono, entrega de cepillos y fregonas…), pues no oye,  en el patio le tienen que sostener, porque pierde constantemente el equilibrio. En auto de 18 de marzo 2016 la juez de vigilancia n.º 2 de Madrid, María Mercedes Fernández Faraldo, le niega el artículo 104.4 RP.

Antonio Ángel Navarro Navarro,  con VIH diagnosticado desde 2003; trastorno bipolar (en aumento por encierro constante); trastorno de ansiedad de etiología psicoafectiva (por no tener entorno social en la calle, padres fallecidos, no comunica con nadie); pérdida de percepción sensorial, desorientación (oído izquierdo reventado por palizas), pérdida de agudeza visual  (de estar tanto tiempo encerrado); hepatitis  y enfermedad del aparato digestivo, dolor abdominal continuo; fracturas mal curadas en tobillo izquierdo, pie derecho y mano derecha (dedos corazón y anular), irrecuperables por no haber recibido tratamiento; pinzamientos lumbares y lesiones cervicales (de la palizas sufridas en diferentes cárceles); dentadura destrozada. Las autoridades carcelarias y judiciales se niegan igualmente a excarcelarle.

¡LAS CÁRCELES SON CENTROS DE EXTERMINIO!

¡PRESXS ENFERMXS A LA CALLE!

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *