Tratos Crueles, Inhumanos Y Degradantes En La Cárcel De Villabona (Asturias)

Luis Alberto Fernández Da Silva, preso en la cárcel de Villabona, empezó ayer una huelga de hambre para protestar por el trato humillante recibido el lunes a manos de los carceleros de esa prisón y por el acoso y las provocaciones de que le vienen haciendo objeto hace ya tiempo. El compañero ha denunciado varias veces a los «funcionarios» de Villabona, entre otors motivos, por malos tratos, y denuncia haber sufrido represalias por ello y coacciones para que retirara las denuncias. El lunes fue sometido a aislamiento, situación en la que todavía continúa, en aplicación del artículo 75 del reglamento penitenciario, que legaliza con estudiada ambiguedad el aislamiento, y también el traslado, expeditivo y arbitrario de cualquier preso, a la menor alteración de «la seguridad y el buen orden del establecimiento». Fue atado de pies y manos durante varias horas y, después, no le permitían ejercer su derecho a presentar reclamaciones y denuncias por escrito, impidiéndole usar un bolígrafo por considerarlo «arma peligrosa». También ha sido amenazado de traslado inminente lejos de su entorno familiar y social. Amenaza que problemente se cumpla, ya que es una represalia empleada habitualmente en las cárcles del Estado español contra los presos que causen problemas casi de cualquier tipo.

El hermano de Luis, Eugenio Fernádez Da Silva, falleció en abril pasado, en la misma prisión de Villabona, por una supuesta «sobredosis de droga y pastillas». Aunque las circunstancias de la muerte todavía no se han aclarado y la familia espera desde entonces los resultados de la autopsia, que no llegan, y ser recibida por el director, que se hace el orejas. Por motivos desconocidos, al llegar a Villabona, se le había aumentado la dosis de la medicación psiquiátrica que estaba recibiendo, de dos pastillas que tomaba en la prisión  de Lugo de la que procedía a quince pastillas. La suya es una de las familias que constituyeron en mayo la asociación de familiares y amigos de presos «Más allá del Muro» para afrontar el oscurantismo y desprecio por los familaires que muestra siempre la dirección carcelera de Villabona en casos como este, muy habituales en esa cárcel, y defender los derechos de las personas presas en ella.

El incidente que ha costado a Luis ser sometido a aislamiento y atado de pies y manos, lo provocó un médico carcelero de Villabona, responsable al parecer de ese aumento de medicación que pudo ser la causa de la muerte de su hermano. El compañero le pidió al médico que le apuntara para recibir asistencia psiquiátrica y él se negó, expulsándole de la consulta. El compañero insistió y el otro le provocó con alusiones malintencionadas a la muerte de su hermano y llamó a los carceleros, que se lanzaron violentamente sobre Luis, esposándole y encerrándole por la fuerza en una celda de aislamiento, donde le aplicaron «sujeción mecánica» en manos y pies durante varias horas.

La familia está preocupada por lo que pueda pasarle, ya que, además de que ya perdieron a Eugenio y aún no saben cómo ni por qué, temen que esta situación, causada precisamente por una mala gestión de su problemática psiquiátrica, perjudique todavía más el estado de Luis. La Asociación de Amigos y Familiares de Presos de Villabona «Más allá del Muro» respalda la iniciativa del compañero para denunciar tanto su situación como cualquier tipo de violación de los derechos de los internos y apoyará desde la calle cualquier medida de protesta. Para el 31 de diciembre han convocado una concentración ante la cárcel de Villabona en defensa de los derechos de las personas presas y exigiendo la destitución de toda la directiva de la prisión, incluido el equipo médico.

Sobre muertes y abandono médico-sanitario en las cárceles

Sobre cosas que pasan en Villabona

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.