Desde El Aislamiento: Juan Ignacio Lamas Fernández

Algún día respiramos,

vivimos, reímos

no soñamos, ¡¡mas sí caminamos!!

Hora a hora, noche a noche, así.

La máquina se activó

por ser libre sin saberlo,

caminos de nobleza segó

sin piedad por poder tenerlo,

víctimas inocentes,

grises vidas…

nadie supo su destino.

Mientras eran las piezas elegidas

¡¡No con acierto sino con desatino!!

Lucha inútil, pasos apagados…

¡En las tinieblas los más osados!

¡¡Qué ironía, así funcionan los Estados!!

Todos quieren salir a flote

y en la mar brava zozobran

al compás del bote.

Juan Ignacio Lamas Fdez. Soto del Real.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *