Extranjeros Desde Brians II

Con fecha 19-05-2010, se ha llegado una carta de una persona presa en el centro penitenciario de Brians II, en la que expone lo siguiente:

Es cierto que muchos están aquí porque representan un verdadero peligro para la sociedad. Es también cierto, que una gran cantidad son casos crónicos e irremediables, y nunca se regenerarán ni se reinsertarán en la sociedad. Pero también es cierto que en gran número, pertenecemos a aquellos que quebrantamos la Ley porque una situación en nuestras vidas, nos puso entre la espada y la pared y en medio de la desesperación, la impotencia y la indolencia de nuestros gobernantes y autoridades, no vimos otra salida para resolver el problema que nos angustiaba. Somos, sí, culpables y por eso estamos pagando, de manera justa, nuestra deuda con la Ley y con la sociedad.

Sin embargo, esto no es motivo para que nuestros derechos sean pisoteados, negados y vulnerados como lo están haciendo en este Centro. Me explicaré mejor.

Muchos de los que sufrimos este abusivo trato, además de discriminatorio, somos extranjeros sin documentación legal, pues, fuimos utilizados como «mulas» por narcotraficantes de gran poder en nuestros países. La mayoría, como yo, vivíamos una situación desesperada y fuimos víctimas de esos «capos» que por su ambición, con trampas y engaños, nos convencieron para servir a sus propósitos.

El caso es que casi todos estamos arrepentidos y queremos retomar nuestras vidas de manera decente. Pero ese derecho, de rectificar y reinsertarnos en la sociedad, nos está siendo negado por parte de los directivos de este Centro Penitenciario. Se ha dictado una orden que dice que, para los internos EXTRANJEROS» no se van a conceder los beneficios penitenciarios hasta no haber consumido las 3/4 partes de la totalidad de la condena, cuando la Ley Orgánica General Penitenciaria y el Reglamento Penitenciario, contemplan que estos beneficios deben comenzar a ser otorgados, al haberse consumido sólo la primera cuarta parte de la pena impuesta, por supuesto, para aquellos internos que cumplan determinados requisitos previos como son: a) estar clasificado en segundo grado; b) haber extinguido una cuarta parte de la condena, y c) no observar mala conducta.

El problema, es que aunque cumplamos dichos requisitos, y por sobrado margen, no se nos están concediendo los beneficios que la ley nos otorga.
Se cumple la Ley para castigarnos por no respetarla, pero ellos la vulneran a la hora de conceder los beneficios que aquella otorga. La pregunta es: ¿Por qué los mismos que nos castigan por incumplir la Ley, no la respetan? ¿No se dan cuenta que lo que están fomentando es un odio y resentimiento que, en vez de ayudar a nuestra reinserción social, nos aleja de ella?.

Pero lo peor, es que esto está sucediendo sólo en este Centro Penitenciario. Mientras que en Lledoners, Quatre Camins y otros más, están abocados a ayudar a la más pronta reinserción social, laboral y familiar de los internos, con un índice altísimo de concesión de beneficios penitenciarios; aquí se nos ponen cada día más trabas y obstáculos.

Por otra parte me pregunto: ¿Es esto legal? ¿Puede un Centro por sí solo decidir algo tan delicado?.

Investigue, averigüe, busque estadísticas, hable con los familiares de los internos, sobre todo los de los inmigrantes, a quienes más se nos niegan nuestros derechos. Aquí hay mucha tela que cortar.

…/…
Sin otro particular…

.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *