Categoría: <span>La lucha contra el FIES</span>

El 6 de marzo de 1991, a través de una Circular de la Dirección General de Instituciones Penitenciarias (DGIP), se oficializaba en España lo que después se ha conocido como ‘el régimen FIES’, apelado también “la cárcel dentro de la cárcel”.

La realidad era algo más compleja: ya desde el año 1979, año en que se aprobó la Ley Orgánica General Penitenciaria –primera Ley orgánica de aquella naciente democracia–, se reconocía en España la posibilidad de aplicar a los internos, en cumplimiento o preventivos, un régimen que se denominaba “cerrado”, en contraposición al “abierto” que se aplicaba a los presos en tercer grado, pero también al “ordinario”, que se preveía para la generalidad de los reclusos, preventivos o clasificados en segundo grado.

El régimen “cerrado” estaba previsto en la citada Ley General Penitenciaria para los internos de especial peligrosidad, y también para aquellos que, sin ser peligrosos, resultaran “inadaptados a los regímenes abierto y ordinario”, como si la adaptación a la vida en prisión fuera un fin en sí mismo, y no un medio para la reinserción social y, en definitiva, para la adaptación a la vida en libertad.

En cuanto al contenido de ese régimen cerrado, la ley y el reglamento que la desarrollaba no contenían más que las líneas generales, de modo que la concreción de las condiciones en que se desarrollaba la vida de estos internos se dejó al albur de la propia DGIP, quien a través de instrucciones, circulares, protocolos y ordenes de Servicio fue llenando el vacío normativo al respecto.

Para muestra, un botón: el 2 de agosto de 1991 se dictará una circular reguladora de las condiciones de vida de los internos en régimen cerrado, que establece que pasarán 22 horas solos en su celda, sin efectos personales, con tan sólo la ropa que lleven puesta y una muda, no pudiendo acostarse más que en las horas de descanso, y debiendo situarse al fondo de la celda cuando aparezca el funcionario. Se les permitirá salir al patio dos horas, en las que tan sólo podrán coincidir con otro interno. Del mismo modo, se prevén registros diarios de las celdas, así como cacheos en todas las entradas y salidas de la celda.

La lucha contra el FIES Política criminal

El presente estudio elaborado por las organizaciones sociales, académicas y profesionales que constituyen la Coordinadora catalana para la prevención de la Tortura (CPDT), examina las previsiones legales (internacionales y nacionales, por ese orden), las resoluciones jurisprudenciales (de iguales ámbitos), así como las afectaciones a los derechos humanos y las consecuencias psico-sociales, de los denominados Departamentos Especiales de Régimen Cerrado (DERT, en adelante), existentes en los centros de privación de libertad en Catalunya en el último quinquenio.

Para acceder al documento completo entra en este enlace: Informe sobre el aislamiento penitenciario

RESUMEN del INFORME

1. Normativa y Jurisprudencia Internacional en materia de aislamiento

  • Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos de 2015 (también conocidas como Reglas Mandela):

  • La regla nº 38 hace mención a la necesidad que la administración del establecimiento penitenciario vele por atenuar los posibles efectos perjudiciales que el aislamiento tenga sobre las personas.

  • La Regla 43 hace referencia explícita a la prohibición del aislamiento indefinido o prolongado, el encierro en una celda oscura o permanentemente iluminada o la prohibición del contacto del interno con la familia.

  • La regla 44 define el aislamiento como el encierro de una persona sin contacto humano durante un mínimo de 22 horas diarias. Refiriendo también que debe considerarse como el encierro prolongado áquel que se extiende a un período superior a 15 días consecutivos.

  • Las Reglas Penitenciarias Europeas, adoptadas por el Comité de Ministros del Consejo de Europa el 11 de Enero de 2006, establecen en la regla 60.5 que el aislamiento solo se puede imponer en casos excepcionales y por un período definido y tan corto como sea possible. Además, en la regla 102.2 se recuerda que la privación de libertad ya supone en sí misma un castigo para el recluso y que, por tanto, el régimen penitenciario no ha de agravar el padecimiento producido por el encarcelamiento.

Cárcel=Tortura Documentos La cárcel mata La lucha contra el FIES Política criminal

La imposición de unas medidas excepcionales de control a unos internos determinados para su inocuización supuso la culminación de un camino regresivo que traicionó el espirítu reinsertador que inspiró la legislación penitenciaria en sus orígenes. Los Ficheros de Internos de Especial Seguimiento (FIES) fueron creados en los 90 por medio de normativa interna penitenciaria con la intención declarada de recopilar de manera pormenorizada datos específicos sobre internos que, por su conducta, tipología delictiva u otras “características especiales”, representaran un riesgo elevado para la seguridad de los centros penitenciarios. Sin embargo, la mera inclusión en dichos ficheros supone la aplicación de medidas de control exhaustivas y restrictivas de derechos, como el propio Tribunal Supremo reconoció en 2009, obligando a la administración penitenciaria a modificar la regulación sobre los FIES. En 2011, se reformó el Reglamento Penitenciario para avalar la existencia de estas medidas de seguridad más intensas. Lo que había empezado siendo una excepción acabó convirtiéndose en norma, el círculo se había cerrado.

Que el Reglamento Penitenciario haya tenido que ser modificado para incluir mayores medidas de control “frente a las amenazas y los riesgos” de determinados grupos de internos es la constatación de que el modelo de cárcel que se pretendió construir con la Ley Orgánica General Penitenciaria de 1979 ha sido abandonado y, en su lugar, la cárcel se consolida como un lugar de almacenamiento y neutralización del “enemigo”. En efecto, la lucha de la sociedad civil organizada –presos incluidos– durante los años previos a la Transición consiguió que la Constitución recogiera, entre los derechos con mayor nivel de protección, el famoso artículo 25.2, que, lleno de confianza y buenismo, glosa que las penas “estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social”. Esta pretensión –quizás ingenua, pero bienintencionada– de que las prisiones pudieran ser instituciones donde las personas condenadas mejoraran sus carencias y salieran mejor de lo que entraron ha sido deconstruida y vaciada de contenido a lo largo de la vigencia de esta ajada Constitución. Como ha sucedido con otros muchos derechos con reconocimiento constitucional, las herramientas usadas para vaciar de contenido el derecho a la reinserción han sido, en mi opinión, tres.

La lucha contra el FIES

Hemos recibido el siguiente comunicado:

FIN DE LA HUELGA DE HAMBRE DE XAVI

Nuestro compañero Xavier Corporales, que llevaba desde el día 2 de enero en huelga de hambre, ha tenido que abandonarla por motivos de salud. Al no comer, no podía tomarse su medicación y por eso empeoró muchísimo en estos 20 días de huelga de hambre. Si todo sigue según lo previsto, el 14 de abril el compañero estará fuera y ésta habrá sido una de sus últimas grandes reivindicaciones dentro de prisión después de más de 20 años entre rejas.

Recordamos que los motivos de la huelga de hambre fueron:

−Fin de los FIES (cárceles dentro de las cárceles)

−Excarcelación de lxs presxs con enfermedades incurables.

−Contra el abandono sanitario en los centros penitenciarios.

Una vez más nuestro apoyo al compañero desde la Coordinadora Anticarcelaria Cárcel = Tortura.

LA LUCHA CONTRA LAS CÁRCELES ES LA LUCHA POR LA LIBERTAD
ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES

CACT Grupo de Madrid

El primer comunicado

Más información en Tokata sobre la huelga de hambre de Xavier

ASPRELA Desde dentro La lucha contra el FIES

A finales del año 1999, un grupo de presos en módulos de aislamiento FIES lanzan una propuesta para abrir un “espacio de lucha” contra la cárcel y por tres reivindicaciones básicas: el cierre de los módulos FIES,la excarcelación de los enfermos terminales y el cese de la dispersión: tras varias movilizaciones colectivas en prisión (ayunos coordinados, huelgas de patio y otras acciones de protesta) y otras acciones de apoyo en el exterior, a mediados del año 2002 el “espacio” muere ahogado por sus contradiccciones internas.

En el texto de este folleto, que fue repartido durante las “jornadas contra la sociedad cárcel” celebradas en la universidad de Valencia en mayo del 2007 y viene acompañado de una cronología de aquel periodo de luchas, se esboza una crítica sobre la estrategia adoptada en el exterior, tanto por los grupos de apoyo a presos del ámbito “garantista” como por los grupos y colectivos anarquistas que participaron en los acontecimientos.

Para descargarlo: Texto; portada.

Más información en Tokata sobre la lucha contra el FIES

La lucha contra el FIES Publicaciones

Por mótivos técnicos, tenemos que volver a publicar la siguiente noticia de noviembre de 2011 con su correspondiente audio.

El pasado sábado, 26 de noviembre se realizó en Valencia donde viene siendo habitual una charla-debate más de las que se piensa celebar mensualmente dentro del ciclo en apoyo de la lucha contra las torturas y malos tratoa en las cárceles. Participaron más de sesenta personas. La iniciativa la llevaron el colectivo Autodefentsa de Vitoria, que proyectaron una película que han realizado sobre las macrocárceles,  y un compañero que participó desde dentro en la lucha contra el régimen de castigo FIES habiéndolo sufrido durante muchos años. A continuación, la grabación de la charla y otros materiales.

Folleto que se repartió durante la charla: [portada]; [texto].

Dossier contra las macrocárceles del colectivo Autodefentsa

Más información en Tokata sobre la lucha contra el FIES

La lucha contra el FIES Publicaciones

Hablamos con Conxi sobre la ley del embudo que rige la dispar aplicación del sistema penal según el nivel social del supuesto delincuente. Entrevistamos a Michele Pontolillo sobre la lucha contra el FIES, la situación actual de las cárceles del Estado italiano y su participación en actividades de resistencia frente a ella. Comentamos también la huelga de hambre de los presos anarquistas griegos y la solidaridad que ha suscitado en la calle, así como la reciente presentación de la Coordinadora Anticarcelaria Cárcel=Tortura en el territorio dominado por el Estado español.

La lucha contra el FIES Radio: Tokata Y Fuga

Texto breve sobre los efectos mentales que provoca el aislamiento de las personas presas. Está centrado en los EE.UU. Desgraciadamente el estado español tiene una larga y sombría tradición a la hora de concebir mecanismos de represión dentro de los muros de sus prisiones. Se echa de menos, por tanto, una referencia al uso sitemático del aislamiento en las cárceles españolas, lo que supondría hablar del abobinable art. 10 de la ley orgánica general penitenciaria, del art. 75 del reglamento penitenciario o del régimen FIES concebido en su día por el gobierno socialista en 1991.

La liberación de Kenny “Zulu” Whitmore, un reo de 59 años que ha pasado los últimos 28 incomunicado en la Cárcel del Estado de Luisiana, ha vuelto a reabrir el debate en EEUU sobre el solitary confinement (“confinamiento solitario”), una de las formas de castigo más extremas del mundo. Como han explicado los medios de su país, Whitmore actualmente pasa 23 horas al día en un cubículo de 1,82 metros por 2,7, es decir, un tamaño poco más grande que el del armario de la mayor parte de viviendas.

La lucha contra el FIES Salud mental

Memoria de la lucha anticarcelaria en la transición

Mesa redonda en la que se recoge en detalle el proceso de  transformación de las prisiones franquistas hasta el sistema  penitenciario vigente en nuestros días. Un recorrido atravesado por episodios oscuros y zonas de sombra sobre los que esta obra aporta luz y rigor, sin renunciar a un enfoque crítico que cuestiona el discurso hegemónico sobre el proceso que sentó los pilares del encierro contemporáneo en nuestro país.

Daniel Pont (Un joven preso por atraco que consiguió romper con el círculo vicioso de la marginalidad y dotarse de una fuerte conciencia sobre las circunstancias que lo habían llevado a prisión. Participó en la creación de la COPEL en Madrid y fue uno de sus miembros más destacados),   Manuel Martínez, también participante de la COPELy Francisco Navarrete,participante en la COPEL en las cárceles valencianas,  nos contarán de primera mano sus experiencias y contextualizarán la época que ellos vivieron dentro de las cárceles.

Cesar Lorenzo Rubio, es doctor en historia por la Universidad de Barcelona. «Cárceles en llamas. El movimiento de presos sociales en la transición» es el libro de su tesis doctoral. En él nos cuenta con todo lujo de detalles e informaciones, como cuando tras la muerte de Franco se abrieron las puertas de las prisiones para dejar salir a los opositores políticos a la dictadura. Nadie imaginaba lo que vendría a continuación. Ante la omisión de su causa en las medidas de amnistía, los presos comunes subieron a los tejados para reclamar la libertad y un cambio radical del sistema penal y penitenciario.

Presentación de «Cárceles en llamas. el movimiento de los presos sociales en la transición» en la XIV Mostra del Llibre Anarquista de Valencia.

Testimonio de la lucha contra la cárcel: Asociación de Presos En Régimen Especial

La realidad de la cárcel sólo la conocen quienes la padecen: nosotros los presos. Lamentablemente la población reclusa se divide en dos tipos de presos: los convencionales, cuyo único objetivo es extinguir su condena a la mayor brevedad posible en condiciones regimentales “cómodas”, y nosotros, APRE(r), los denominados irrecuperables, término que no deja de ser cierto, dado que estamos irrecuperablemente concienciados de nuestra condición de seres humanos, y nuestro objetivo es cumplir nuestras condenas renunciando a las comodidades regimentales en defensa de nuestra dignidad y los derechos que las leyes nos reconocen.

Testimonio de Javier Ávila Navas presentando su libro «Un resquicio para levantarse. Historia subjetiva del APRE» en la XIV Mostra del Llibre Anarquista de Valencia.

La lucha contra el FIES Publicaciones Vagos y maleantes

Desde la muerte de Franco y a lo largo de la transición política en las cárceles españolas se vivieron unos años marcados por la conflictividad y la violencia y ello, sumado al hecho de que continuaban habiendo muchas personas condenadas por terrorismo, entre finales de la década de 1980 y los primeros años de la década de 1990, sirvió de excusa al entonces Director General de Instituciones Penitenciarias para la creación de los ficheros de internos de especial seguimiento, que son una manifestación clara de la penetración en el ámbito penitenciario de la cultura de la emergencia y la excepcionalidad. Se socavan así los principios garantistas propios de un Estado de Derecho y ello significa, además, apartarse del mandato del artículo 25.2 de la Constitución española que obliga a orientar las penas privativas de libertad a la reeducación y la reinserción social, con lo cual se da un paso atrás y se vuelven a legitimar las prisiones inocuizadoras, que se creían ya abandonadas. Mi propósito en esta comunicación es analizar la normativa reguladora de los ficheros de internos de especial seguimiento, los fundamentos de su ilegalidad y exclusión del ordenamiento jurídico.

Lee o accede al trabajo F.I.E.S. Ficheros De Internos De Especial Seguimiento Un Ejemplo De La Cultura De Emergencia Y La Excepcionalidad En El Ámbito Penitenciario

La lucha contra el FIES