Categoría: Huelga de Hambre Mayo de 2019

Actividad en la calle Huelga de Hambre Mayo de 2019

El grupo HENAS (Hermanas Entalegadas No Andáis Solas) de Santander, difunde esta convocatoria a una jornada anticarcelaria que se ha de celebrar en su ciudad el próximo sábado, 27 de abril, y que forma parte de un proyecto más amplio de diálogo y reflexión colectiva que se inició en marzo y quiere continuar en abril, mayo y junio cona la particiapación de personas y grupos de Santander, Oviedo y Donosti. Compartimos su clara intención de que no se separen al práctica y la teoría de la lucha contra el poder punitivo entrando en sinergia a través de la comunicación directa con quienes se mueven en ese sentido. Ya se explican ellxs mismxs a su modo y manera.

Este mes de abril continúan las jornadas anticarcelarias 2019, en su tercera edición. Si el mes pasado, difundíamos entre el local Cambalache de Oviedo, Kaxilda de Donosti y La Libre y Henas de Santander, que este sería un espacio de denuncia hacia la industria del castigo y de concienciación hacia un mundo en el que las prisiones no tengan cabida, este mes seguimos de la misma forma, sólo que solamente habrá actividades en la ciudad de Santander a espera de que en Mayo volvamos a compartir programación entre los diferentes colectivos organizadores.

En Marzo abrimos las jornadas con la presentación de la autobiografía de Manuel Martínez. Un libro gestado desde el cuidado mutuo entre Manolo (COPEL) y Edu (Cambalache), donde la memoria hecha voz y su transmisión hecha escritura se funden en una lucha común. En ese enlace podéis escuchar  parte de la charla que fue grabada en la Librería La Libre.

Este abril tenemos un encuentro el sábado 27 de Abril

 12.30h
“Catástrofe sanitaria en las cárceles del estado español”
Charla-debate con Gonzalo Tejerina (Médico, miembro de solidarios de la sanidad y de Oteando-Observatorio para la Defensa de los Derechos y Libertades)

 17.00h
“Aislamiento penitenciario” performance. Plaza del reenganche, calle Burgos

 18.30h
Grupo de apoyo a presxs de Lleida, evolución y situacion actual, acciones y apoyo. Situación de Carmen Badía. Huelga de hambre coordinada a partir del 1 de mayo y presxs en lucha” con Suport presxs Lleida

Existen dos aspectos que demuestran fácilmente la cortina de humo que existe entre democracia y dictadura como distintos métodos de gestionar el estado y mantener la producción capitalista. El primero es el estado de emergencia. De golpe y porrazo, de un día para otro, en cuestión de horas y de minutos, el telón de los derechos humanos, la opinión pública, la preservación de inocencia y los supuestos derechos y libertades quedan suspendidos y, en consecuencia, queda abiertamente permitido la violencia institucional más explícita y sin complejos contra la población con la legitimidad moral de que es necesario para preservar el orden.

Pues bien, el segundo aspecto que lo demuestra son las prisiones. Ninguna pose democrática es necesaria mantener dentro de sus muros, allí donde nadie sabe lo que pasa, ni nadie quiere saber lo que ocurre. Alejadas ya de los núcleos urbanos e incluso poblacionales en general, son como contenedores políticos donde ni siquiera la propia legalidad que el sistema democrático dice defender, es necesario que llegue a ser aplicada. Y de este punto va precisamente algunas de los temas a abordar en este segundo mes de jornadas anticarcelarias. De la impunidad de una institución como la carcelaria que es tan opaca que puede saltarse a la ligera su propio reglamento con las consecuencias que esto tiene para las personas presas.

De ahí la necesidad de hablar de la desatención sanitaria en las cárceles como forma punitiva de ensañamiento con las presas, especialmente con aquellas que denuncian la situación y se intentan coordinar con grupos de apoyo a presxs, como es el caso de Carmen Badía, que lleva más de un mes en huelga de hambre, y como es el caso de muchxs otrxs presxs que llevan haciendo huelgas de hambre colectivas durante meses pasados y piensan persistir el próximo mes de mayo mediante este medio de lucha.

Estxs compañerxs que cuentan como las están dejando morir, como las están dispersando, como las apalean, como las aislan, cómo las sobremedican, como humillan a sus seres queridos en las visitas, como interceptan su correspondencia, están reclamando cosas más bien básicas para la supervivencia cotidiana dentro de prisión. Pero como hemos dicho antes, el espectáculo democrático no es una herramienta necesaria allí donde  la institución penitenciaria tiene cancha abierta para cumplir la ley o no en función de  lo que convenga mejor. Es como si existiera un derecho ciudadano a no saber nada, a la vez que un permiso social para castigar por todos los medios necesarios a quienes son encarceladxs. Una especie de estado de emergencia permanente, cotidiano y opaco.

Es por ello que resulta tan valiosa la presencia de personas que tejen lazos de afuera a dentro y logran difundir algunos resquicios de lo que ocurre al otro lado de los muros. Es por ello una buena oportunidad para el 27 de ABRIL en la libre de Santander tener información de primera mano de parte de las experiencias de Gonzalo Tejerina y lxs compañerxs del grupo de apoyo a presxs de Lleida.

Actividad en la calle Huelga de Hambre Mayo de 2019

Actividad en la calle Huelga de Hambre Mayo de 2019

Actividad en la calle Huelga de Hambre Mayo de 2019

Aquí tenemos la propuesta de lucha colectiva tal como ha quedado después de alguna ronda de diálogo y reflexión colectiva entre lxs participantes. Sigue siendo un borrador y es posible que todavía tenga que sufrir algunos cambios. Pero el inicio de la huelga de hambre colectiva de mayo está cerca, y se supone que gira alrededor de esta propuesta, pretendiendo sustentar esta tabla reivindicativa. Ahí la tenéis, por tanto, para discutirla, si os parece, o para aprobarla, y para enviarla dentro de los muros, de manera que la gente presa pueda hacer otro tanto.

El olvido social, la falta de conciencia y desinterés generalizado por los asuntos carcelarios equivale al beneplácito de la arbitrariedad, la prepotencia y la vulneración de sus propias leyes por la administración carcelaria, apoyada pasivamente por los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria, informados exhaustivamente de lo que pasa en las cárceles, pero incapaces de ejercer su función legal de “tutela judicial efectiva” de los derechos de lxs presxs. Propiciando una situación en la que las personas presas nos vemos sistemáticamente sometidas a abusos de poder, agresiones, torturas físicas y psíquicas continuadas, y a unas condiciones de existencia inhumanas y degradantes en multitud de aspectos: abandono médico-sanitario, explotación laboral, indefensión jurídica, discriminación cultural, inexistente libertad de expresión, etc. Lxs gobernantes de derecha, izquierda y centro se hacen lxs ignorantes ante las anomalías, deficiencias, desequilibrios y torturas de la “Institución Penitenciaria” y sólo se dedican a endurecer las leyes, buscando el ignorante aplauso social, utilizando a su antojo los medios de comunicación (o manipulación de masas), engañando a la sociedad, pretendiendo vender a sus conciudadanxs un estado de derecho SIN DERECHOS.

Mientras se supone que se nos tiene presos por haber incumplido la ley, quienes deberían teóricamente defenderla se ríen de ella en todo lo que a nuestros derechos se refiere, vulnerándolos sistemática y rutinariamente y castigando a lxs presxs que intentan denunciarlo. Para empezar, no exigimos más que eso, que se nos cumplan nuestros derechos en lugar de solamente exigirnos nuestras obligaciones. Tenemos derecho a mostrarnos en desacuerdo con sus procedimientos. Si unx presx golpea a unx funcionarix es castigadx, se le sanciona administrativamente y se le abre un sumario por el que se incrementa su condena. Ahora bien, si una manada de carcelerxs viene a enseñarle “lo que vale un peine” (siempre cuidándose de que no les graben las cámaras, claro), la persona presa será golpeada impunemente con abuso de superioridad numérica, sometida a sanción disciplinaria según el reglamento carcelario y castigada con sumarios y condenas por jueces que no atienden más que al principio de “presunción de veracidad del agente de la autoridad en el ejercicio de sus funciones”. ¿Esto es justicia?

Tenemos claro que hay dos formas de cumplir condena. La más generalizada, por desgracia, es la sumisión y acomodamiento a la institución carcelaria y la colaboración con ella, en espera de recompensas que no son más que la otra cara del miedo a las torturas o al alejamiento geográfico de lxs familiares, lo que lleva a muchxs a la traición, a través del famoso “divide y vencerás”. La otra forma de cumplir condena es el posicionamiento, el enfrentamiento y la lucha activa contra la injusticia, la degradación y la impunidad carcelaria. Lo que hacemos en este texto es una propuesta en ese sentido, dirigida en primer lugar a todas las personas presas que estén de acuerdo con nosotrxs en que el único camino que nos queda para defender nuestra dignidad es luchar unidxs por nuestros derechos, ya que las leyes que teóricamente nos los reconocen sólo se cumplen para castigarnos.

Nos remitimos a la experiencia de organizaciones de autodefensa de las personas presas como COPEL, APRE y otras que no adoptaron ninguna sigla. A semejanza de las primeras, nosotros también queríamos proponer unas siglas (ASPRELA: Asociación de Presos En Lucha Activa), pero hemos decidido retirar ese detalle, porque pensamos que adoptar o no un nombre común debe ser decisión de todxs lxs participantes. La cuestión queda abierta a la discusión. Sí que proponemos, como en aquellos intentos memorables, una tabla reivindicativa donde denunciemos las situaciones que en mayor medida atentan contra nuestra dignidad y nuestra vida y nos fijemos unos objetivos a alcanzar a corto y medio plazo, pues a largo plazo luchamos por la abolición de las cárceles y del poder punitivo del Estado. Esperamos que propongáis todas las modificaciones y añadiduras que estiméis convenientes. Igualmente proponemos, para empezar, una táctica, un procedimiento de lucha común, en principio simbólico, para mostrar que estamos ahí y saber quiénes somos. También es necesaria la discusión sobre este punto: ¿qué medios de lucha os parecerían más convenientes para dar a conocer y hacer que se escuchen nuestras demandas? A continuación, una lista abierta de las reivindicaciones que se nos ocurren. Esperamos vuestras sugerencias para completarla.

1ª) Exigimos el fin de las torturas, agresiones y tratos crueles, inhumanos y degradantes y de la impunidad de los carceleros en su práctica en todas las cárceles del Estado español, con la creación de mecanismos de control y garantía de que no van a volver a producirse, y de procedimientos de vigilancia y prevención totalmente independientes de las administraciones estatales. Que los juzgados tramiten todas las denuncias, que el médico forense examine inmediatamente a los denunciantes y que se mantenga fuera del contacto con la población reclusa a todxs lxs carcelerxs que hayan sido denunciadxs por malos tratos, tato inhumano, vejatorio, tortura, abuso de poder o exceso de rigor de obra o de palabra.

2ª) La erradicación de los FIES, abolición del llamado “régimen especial” de castigo y cierre absoluto de los departamentos de aislamiento, porque conducen a la persona presa que los sufre a estados vegetativos, anulando y destruyendo su personalidad a través de la sumisión y las privaciones de todo tipo: sensorial, cultural, relacional, afectiva… Porque sirven para reprimir y silenciar cualquier tipo de reivindicación, apartándonos del resto de la población reclusa con la excusa de que ejercemos en ellxs la influencia de nuestro sentir libertario, para así poder pisotearnos, dividirnos al antojo de la “institución”, degradarnos física, psíquica y moralmente, anular nuestros derechos fundamentales y suprimirnos como seres humanxs.

3ª) El fin de la dispersión de presxs. Exigimos que cada presx pueda cumplir sus condenas en sus comunidades de origen o allá donde se encuentre su entorno afectivo. Y, por supuesto, para evitar que nuestras amistades y familias se arriesguen a sufrir accidentes de tráfico, muy frecuentes por venir desde cientos de kilómetros para vernos 40 minutos de mierda tras un cristal

4ª) Exigimos que los servicios médicos no estén adscritos a IIPP, sino que sean independientes de ellas, para que lxs presxs reciban los mismos tratamientos que la gente de la calle; para evitar la práctica de la “vista gorda” en los partes de lesiones por torturas, palizas y malos tratos y que se manipulen los informes clínicos, falseándolos; y para evitar etiquetas de “sobredosis”, “ahorcamientos”, etc. a lxs presxs asesinadxs en las cárceles del Estado español ¡Basta ya de impunidad y complicidad corporativista entre médicxs carcelerxs y carcelerxs!

5ª) Exigimos la aplicación inmediata de los arts. 104.4 y 196 RP a todxs lxs enfermxs crónicxs, sin que exista el requerimiento de que entren en fase terminal. En una fase media ya deberían ser excarcelados para poder ser tratados y cuidados dignamente, cosa imposible dentro de las cárceles. ¿Qué justicia permite morir a seres humanxs como están muriendo muchxs compñerxs presxs? ¿Acaso no merecen vivir sus últimos días con su entorno afectivo?

6ª) Respecto a lxs enfermxs mentales, exigimos que se les trate adecuadamente en lugares apropiados para ello y no en las cárceles, y mucho menos en régimen cerrado o en aislamiento. Nosotrxs, como presxs en lucha, nos comprometemos a velar por todxs ellxs. No permitiremos que se les torture ni que se haga negocio con ellxs.

7ª) Exigimos que los “programas” con metadona, tratamientos psiquiátricos, etc. vayan acompañados de grupos de apoyo, psicólogxs, terapeutas, etc. independientes de las II PP, con el único fin de que sirvan para dejar las drogas, no para sustituir las adicciones de lxs presxs por adicciones a drogas legales que les llevan a depender del Estado. Consideramos el mal uso de estos “programas”, sin apoyo, tortura continuada.

8ª) Exigimos que haya apertura de investigación, esclarecimiento y delimitación de responsabilidades por lxs compañerxs muertxs en las cárceles del Estado español desde el principio de lo que llaman “democracia” hasta el día de hoy. Exigimos la publicación en los medios de manipulación de masas, mal llamados “medios de comunicación nacionales”, del total de esas muertes con el fin de que la sociedad comprenda lo que están subvencionando con sus impuestos. Y que lxs responsables de todas las muertes de nuestrxs compañerxs sean juzgadxs por lo que han hecho. ¡¡Ni olvido ni perdón por las muertes en las cárceles del Estado español!!

9ª) Queremos que las estructuras carcelarias abran sus aulas, talleres, gimnasios, etc., accesos formativos y culturales a lxs presxs que tachan de “irrecuperables” y que las unidades docentes nos impartan clases como al resto de presxs. ¿Qué justicia permite la privación del derecho a la cultura? Se llenan la boca de palabras grandilocuentes como “reinserción”, “rehabilitación”, etc., pero sus cárceles fomentan la prisionización, la degradación humana, el deterioro de la salud, la drogadicción, el desarraigo social y familiar…

10ª) Exigimos que los “módulos de respeto” no sean utilizados como escaparates, para pasear a los visitantes ¿Por qué no los pasean por las celdas de castigo o por los “módulos conflictivos”? Exigimos que no se utilicen como se hace ahora estos “módulos de respeto” para chantajear a lxs chavalxs con supuestos beneficios penitenciarios a cambio de degradarles moralmente y esclavizarles.

11ª) Exigimos que se deje de cachear integralmente a las familias y amistades visitantes y que se deje de utilizar rayos X para revisar a lxs presxs. Y que se pueda comunicar por cualquier vía con amistades sin ninguna limitación ni requisito burocrático.

12ª) Exigimos a los juzgados, fuerzas de seguridad del Estado y represrxs varixs que no criminalicen la solidaridad entre personas. Lxs presxs y lxs grupos de apoyo a presxs somos unx. Si lxs tocáis a ellxs nos tocáis a nosotrxs.

13ª) Exigimos la limitación al mínimo posible del tiempo de las condenas. Y, para ello, exigimos la desaparición de la cadena perpetua encubierta que existe desde siempre para lxs presxs que tienen varios bloques de condenas entre los que no existe “conexidad”, pudiendo cumplir consecutivamente varios “máximos” de ente 20 y 40 años, cuando sólo la suma de dos de ellos ya es una vida entera. Exigimos asimismo la derogacón de la nueva “prisión permante revisable”, porque el mínimo de 25 años ya es una cadena perpetua, porque las posibles reducciones, ya en teoría difíciles de aplicar, estarán sometidas a la arbitrariedad de las autoridades carceleras de siempre y porque, en definitiva, no es más que una condena a muerte en vida o algo peor. Y, finalmente, exigimos que se dé marcha atrás al endurecimiento de las penas que trajo el código penal del 96, agravado por el aluvión de reformas posteriores, y que se restaure la redención de penas del artículo 100 del viejo código del 73, con reducción de penas por trabajo, estudios, cursos, actividades formativas, terapeúticas, creativas, culturales, artísticas, artesanales o deportivas.

14ª) Exigimos el fin de la situación de indefensión jurídica que padecemos las personas presas en las cárceles del Estado español, por la arbitrariedad de las comisiones disciplinarias y juntas de tratamiento, por la inoperancia de los juzgados de vigilancia penitenciaria, por la dificultad para recurrir las decisiones de unas y otros, a falta de asistencia y asesoramiento profesionales, por la escasez e ineficacia de los servicios de orientación jurídica penitenciaria, de la defensa de oficio y de la justicia gratuita y por la gran dificultad para obtenerlas.

Proponemos que para sustentar al principio estas reivindicaciones y darlas a conocer dentro y fuera de las cárceles, vayamos haciendo ayunos mensuales, los días 1 y 15 de cada mes, por ejemplo, y huelgas de hambre colectivas, cuando así lo decidamos. Quien vaya a hacer estas cosas, que lo comunique con antelación a los grupos de apoyo de la calle, razonando sus motivos personales lo mismo que los colectivos y, si así lo estima conveniente, a la dirección de la cárcel y quizá a otras instituciones, como congreso de los diputados, “defensor del pueblo”, juzgados de vigilancia, mecanismos europeos e internacionales de prevención de la tortura y de los tratos crueles inhumanos y degradantes, etc.

Proponemos también que no se deje de denunciar judicialmente ningún abuso que podamos sufrir o tengamos noticia que se infiere a algunx compañerx. No es que tengamos ninguna confianza en el “poder judicial” del Estado, pero así ponemos de manifiesto en mayor medida su hipocresía y mala fe y podemos forzar la máquina burocrática, lo cual puede ser un medio de presión tan bueno como cualquier otro. Necesitaremos todo el apoyo jurídico que se nos pueda prestar desde la calle, pero también podemos capacitarnos nosotrxs en el uso de los mecanismos legales para obtenerlo, como la justicia gratuita o los Servicios de Orientación Jurídica Penitenciaria. Aunque no confiemos demasiado tampoco en ellos, poniéndolos en marcha impediremos que se anquilosen y pondremos en evidencia sus contradicciones. Denunciar todo lo denunciable también públicamente para que sea difundido en los medios afines.

Todo lo anterior no es más que una propuesta, un borrador para ser discutido entre todxs lxs compañersxs presxs que quieran participar, salvo colaboradorxs y chivatxs, violadores, fascistas, maltratadores y pederastas. Esperamos vuestras aportaciones y sugerencias que intentaremos integrar en un manifiesto colectivo que esperamos sea asumido por la mayor cantidad posible de compañerxs. Mientras tanto, como una señal de que estamos dispuestxs a participar en la lucha común, todo el mundo podría empezar con los ayunos mensuale y, participar en las huelgas de hambre colectivas, o bien, si no se puede o no se quiere ayunar por los motivos que sea, enviar solamente los escritos y hacer frente como mejor se pueda a los abusos que se produzcan cerca, mientras continúa la discusión.

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Más Información En Tokata Sobre Luchas Actuales Dentro De Las Cárceles Del Estado Español

Motivos, Condiciones Y Posibilidades Para Una Lucha Social Anticarcelaria

Noticias Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2019

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 1-V-2019]

Huelga de Hambre Mayo de 2019 Presxs en lucha

Hablamos de la huelga de hambre de Carmen Badía Lachos, en su 41º día, y de la convocatoria de una jornada de acción solidaria con ella para el próximo 24 de abril. Leemos comunciados de algunos presos en lucha y recordamos la convocatoria de huelga de hambre colectiva para el 1 de mayo. Comentamos con varios compañeros de Marruecos el fin de la huelga de hambre de presxs palestinos en manos del Estado de Israel al lograr la mayor parte de sus reivindicaciones, las luchas sociales y su represión en el Rif y en el resto de Marruecos.

Huelga de Hambre Mayo de 2019 Internacional La cárcel mata Presxs en lucha Radio: Tokata Y Fuga Sociedad-cárcel

Ya sólo queda una semana para el 1 de mayo, día de inicio de la huelga de hambre colectiva de lxs presxs en lucha por sus 14 reivindicaciones. Antes eran 12, pero en el debate que ha habido desde que se convocó esta huelga se han añadido dos reivindicaciones más. Podéis verlas en cartel de arriba, realizado por unxs compas gallegxs, seguir el debate al respecto en las cartas y comunicados de lxs compañerxs que se han ido publicando, especialmente en el post que titulamos Presxs En Lucha Activa: Toni Chavero Concretando Sobre Los Cambios En La Tabla Reivindicativa Y La Convocatoria Del 1 De Mayo; también se han expresado al respecto los compañeros Peque (Más Noticias De Presxs En Lucha)  y El Cabrero, del que ponemos abajo un fragmento de una carta que ya publicamos hace unos días. Y tambiçen podéis profundizar un poco más leyendo lo que publicamos ahora y lo que publicaremos en los próximos días.

Cárcel de Albocàsser, 15 de marzo de 2019

(…) Yo puse dos puntos más a debate para añadir a los doce de la tabla reivindicativa. Como punto 13, exigir la supresión de la vieja cadena perpetua encubierta y de la que han llamado “prisión permanente revisable”. Asimismo, la restauración de la redención de penas por trabajo del artículo 100 del viejo código penal de 1973. Dadas las situaciones de cadena perpetua encubierta que sufren muchxs presxs, entre ellxs Antonio Nieto Galindo, en Murcia, Campos del Río, y Enrique Del Valle González, en Palencia, Dueñas, “La Moraleja”. Y, como punto 14, contra la indefensión jurídica que sufrimos lxs presxs. Y añadir los diez puntos del Decálogo Sanidad Penitenciaria de la APDHA, hasta que algo cambie al respecto, como parte constante de nuestras reivindicaciones.

Así que ya me llegaran respuestas de lxs compñerxs y lo que opinen al respecto. (…)

Toni Chavero

Cárcel de Villena, 25 de marzo de 2019

(…) Por todo lo demás, estoy completamente de acuerdo con todas las propuestas hechas. Añadir los puntos 13 y 14 de la tabla me parece una gran idea, claro que sí, para la huelga de hambre que tenemos prevista para el 1 de mayo, en la cual también participaré, en aumento de ayunos, hasta donde mi cuerpo pueda. Vale, compañerxs. Sobre los puntos 13 y 14, son fundamentales, ya que bastante tenemos con el endurecimiento de las penas del código penal, que ahora nos han metido la revisable, cuando en los demás países de la UE, como, por ejemplo, Francia, Alemania, Rumanía, etc. tienen sus beneficios, derechos y redenciones, que a nosotrxs nos ha eliminado el código penal del 96, haciendo que nos comamos las condenas íntegras. Creo que reivindicar esos dos puntos es una buena idea y me parece de lujo que vayan apareciendo propuestas como estas para incluir en la tabla. O sea, aquí el Cabrero está de acuerdo con todas las opiniones y reflexiones y con todo lo que los demás comapñeros propongan y, si ahay que morir, que sea luchando, luchando y por una causa justa y buena como esta por la que estamos luchando. (…)

El Cabrero

Campos del Río 27 de marzo de 2019

Un saludo a todxs lxs compañerxs en lucha, así como a todos los grupos de apoyo, que merecen todo mi respeto y admiración.

Ultimamente he recibido varios comunicados escritos por Toni Chavero, Peque, Cabrero y otros. En su mayoría dando a conocer con antelación la preparación de una huelga de hambre para el próximo día 1 de Mayo, de forma que podamos estar todxs enteradxs de la misma, y así reivindicar nuestra tabla, pero esta con tres puntos más: 1º- Que la atención sanitaria en prisiones no dependa de instituciones penitenciarias, y si la misma que se les da a las personas del exterior, ambulatorios, hospitales, médicxs, doctorxs, ATS, enfermerxs que dependan directamente de sanidad. 2º- El fin de las condenas perpetuas encubiertas, que en la actualidad en las cárceles de españa las están cumpliendo unxs 300 presxs, con una media de 25 a 30 años ya cumplidos. 3º- El reconocimiento y aprobación del derrogado código penal de 1973 en su artículo 100 sobre el beneficio de la redención ordinaria (redención de patio) y extraordinaria.

Estoy convencido que estaremos de acuerdo en estos tres puntos nuevos, por lo que no perderemos tiempo en debatirlo, al menos para todxs lxs que no lo sepan. Como siempre he venido comunicando cada vez que se ha convocado una huelga de hambre, en mi caso no la realizo, pero en su lugar, mi participación la dedico a enviar escritos a todos los organismos estatales e internacionales que les competen, haciéndoles llegar nuestras reivindicaciones, así, con mis denuncias sobre todo cuanto sucede dentro de las cárceles, violación de los derechos constitucionales, violación de los derechos fundamentales como presxs. Agresiones físicas y de palabra, constantes humillaciones, violación de la correspondencia, incumplimiento de las obligaciones tratamentales de los miembros pertenecientes a estos llamados equipos técnicos y juntas de tratamiento, etc, etc.

Algunxs, pensaran lógicamente, que mi postura es muy cómoda, y en parte los comprendo, y pensaran así, porque no me conocen en absoluto. No me tengo que defender de nada, me siento muy contento conmigo mismo y de ser como soy. Tan solo haré saber para quien no lo sepa, que pasé en prisiones desde febrero de 1971 al 22 de mayo de 1977. Cinco años de mi cautiverio los pasé en celdas de castigo. Aún guardo marcas en mi cuerpo de las torturas del régimen franquista, conocido el hambre y el frio de ese régimen carcelario y un gran etc. Pero os diré una cosa compañerxs, añoro a esos miles y miles de compañeros de entonces, si, si eramos presos y… no internos. Verdaderamente estábamos unidos, tan unidos que no le teníamos miedo al castigo e incluso al morir. Modestia aparte, pero me siento muy orgulloso de haber participado en cortar barrotes, cavar túneles, y por supuesto de ser un miembro de COPEL (Coordinadora Obrera de Presos en Lucha).

Llevo preso desde el 9 de febrero de 1979, hasta la fecha. Me han limitado las condenas a varios bloques con lo que sumo un total de 50 años y 4 meses y 16 días de pena. Como tengo unos 10 años de beneficio de redención ordinario y extraordinario cumpliré mi pena en breve, pero no me pondrán en libertad, seré extraditado a francia por dos penas a perpetuidad y 20 años de reclusión criminal que me impusieron en rebeldía con total fraude de ley. Por unos delitos de 1978 que dicen, yo cometí. Atraco con tiroteo en el que dicen resulto muerto un madero francés-.

Pues bien, ya sabéis un poco más del viejo, si, digo viejo porque podría de sobra ser vuestro padre, el próximo 5 de noviembre cumpliré los 67 años. Igualmente después de recibir 37 secciones de radioterapia por un cáncer de próstata, estoy medicado y anualmente estoy controlado por un oncólogo. Por ello no puedo realizar huelga de hambre. Creo que ha quedado claro.

Bueno compañerxs, os pido seáis firmes en nuestras decisiones e ideales. Manteneros fuertes y animdxs. No pensar que somos pocos, lo que importa es nuestra dignidad y constancia en todo lo que nos propongamos, y… ¡ADELANTE!

Aprovecho estas letras, pensando y deseando que nuestra compañera Carmen Badia Lachos, se encuentre bien, de que se haya conseguido su atención médica, y sobre todo su libertad.

Pienso que recibirá nuestro apoyo y cariño por medio de nuestras cartas, que serian por parte nuestrx la de todxs.

Quiero mandar un fuerte abrazo a Toni Chavero, a Peque, a Cabrero, a los que les digo en especial, sin dejar de menos a todxs lxs demás, que sé, necesitan a muchxs más como vosotrxs, y lo que digo no trata de buscar lideres ni dirigentes, pues como anarquista que soy, de corazón y alma, no acepto jefes ni mandos, aquí entre nosotrxs somos todxs iguales, nada de rangos ni clases. Luchamos juntos por lo que creemos y punto.

Un abrazo combativo para todxs. ¡LIBERTAD Y SALUD!

Vuestro compañero Antoine, “uno más”

Cárcel de Villena, 27 de marzo de 2019

(…) Compañero, que no es por nada pero no se sabe que puede pasar si se les cruzan los cables por cualquier motivo y se ceban dándote la despedida de la vida. Bueno, mejor no hablar de eso, se pasa página, pues puedo decir que sí veo normal que se ponga un décimo tercer punto en la tabla de los 12 y me parece bien que se pida la redención como antiguamente estaba la redención de patio y el destino que no sea renumerado que se ponga reducción, así este comentario que leí en una carta de uno de los compis. Eso, si lo luchamos todxs, podríamos volver a conseguirlo, si nos ponemos todos de acuerdo, podíamos hacer unos cuantos escritos a todos los organismos competentes y darles bombo. Espero que, si alguien leyese esto, me de su opinión, cuento con la opinión de todxs y debatimos todo este tema de la tabla, deberiamos resolver los puntos en los que se basará la tabla, tenga doce o quince. Espero vuestras opiniones y si nos agarramos a una nueva tabla en la cual pongamos un esfuerzo para ponerla en orden y añadir lo que estipulemos oportuno y aplicarla ya en nuestras nuevas instancias, sino que hacemos cada preso una tabla con los puntos de los 12 y añadimos el décimotercero y décimocuarto. Creo, bajo mi punto de vista, que, si nos ponemos de acuerdo, será mucho mejor. No quiero ser pesado, espero vuestra contestación. Yo para este mes haré la tabla de los 12 y, si me se explicar bien, aprovecho y añado el 13 y el 14. Os lo haré llegar en mi instancia. (…)

José Gil Belmonte

 

Huelga de Hambre Mayo de 2019 Presxs en lucha

Hablamos con una compañera de CAMPA de la huelga de hambre de Carmen Badía, en su 33º día, relacionándola con la propuesta del colectivo de presxs en lucha. Hablamos con dos compañeros, uno palestino y otro marroquí de la actual huelga de hambre de presxs palestinos y de su situación en general así como de las recientes luchas sociales en el Rif y de su brutal represión por el Estado marroquí.

Huelga de Hambre Mayo de 2019 Internacional Presxs en lucha Radio: Tokata Y Fuga

Aquí va el texto de un “artículo” escrito por un compañero nuestro como contribución a un “suplemento informativo sobre la lucha por los derechos de las personas presas”, editado por La Directa y que podéis ver o descargar, en catalán, pinchando en la imagen de arriba. Publicamos este escrito, con su título y texto originales, en lugar de la versión muy tergiversada ofrecida en El Salto, una traducción de la versión catalana inicial, ya escasamente fiel al original en castellano que ahora podéis leer aquí. Doble tergiversación, porque en la publicación catalana, ya se cambiaba sustancialmente, en un sentido ciudadanista, lo que había escrito nuestro compañero y, luego, se retraduce al castellano con un ánimo, si pudiera ser, aún más “izquierdista”. El tono del artículo ya era bastante neutro, para adaptarlo al estilo “periodístico” de la publicación, pero lxs traductorxs y retraductorxs se han esforzado tanto en limarle los dientes aún más, que el autor ya no lo reconoce, ni tampoco el colectivo Tokata. La reflejada en La Directa y en El Salto no es nuestra manera de pensar y escribir: nosotrxs no estamos reclamando “que se respeten los derechos humanos”, sino que luchamos en defensa de nuestra gente, por la destrucción de las cárceles, del Estado y del Capital; para nosotrxs, no existe España, sino el Estado español con sus cárceles, el territorio y la población dominadxs por él; no hubo ninguna “transición democrática”, sino una “transacción” –como dicen lxs compañerxs del colectivo Etcétera– entre “los que mataron a Lorca y los que mataron a Nin”, para “democratizar” superficialmente el régimen franquista, en el que aún vivimos; para nosotrxs es un orgullo mencionar al grupo COLAPSO y el anarquismo de algunos compañeros presos sociales que participan en la propuesta, detalles censurados; nosotrxs no solemos hablar de “estrategia”, sino que intentamos explicar nuestra experiencia con otro lenguaje, que queremos lo más ajeno posible al del ejército, la política y el periodismo, experiencia y lenguaje nuestrxs de lxs que no ha quedado apenas rastro, después del lifting; sí que quisiéramos poner al descubierto la “estrategia” del Estado, pero en la versión light publicada han quedado borrados todos nuestros intentos de hacerlo. En fin, aquí está lo que de verdad escribió nuestro compañero, bastante más interesante, a nuestro juicio, como reflexión sobre la experiencia de la vigente propuesta de lucha, que lo que ha quedado, despés de los intentos de doma periodística.

ITINERARIO DE UNA PROPUESTA DE LUCHA

En las cárceles del Estado español existe ahora mismo un pequeño grupo de personas presas que están haciendo ayunos mensuales en defensa de una tabla reivindicativa de doce puntos donde se analizan una larga serie de situaciones que atentan contra la dignidad y la vida de la gente presa. Esta manera de proceder se parece mucho a algo que se hacía a finales de los años 70, en tiempos de la COPEL, de cuyas tablas reivindicativas se ha dicho, que realizaban, justo en el momento de la “Transacción democrática”, una verdadera radiografía crítica del sistema penal y penitenciario. Una actitud que ha tenido continuidad, desde entonces hasta ahora, en casi todos los intentos de lucha colectiva que se han producido dentro de las cárceles, hasta convertirse en costumbre. Este grupo de unas veinte personas dispersas en quince cárceles diferentes está discutiendo, a partir de un balance crítico de lo hecho desde que empezaron, la convocatoria de una huelga de hambre colectiva para el próximo 1 de mayo —que sería la cuarta, pues en 2018 han hecho huelgas parecidas en mayo, octubre y diciembre— y se plantea de aquí a entonces, ampliar la tabla reivindicativa, añadiéndole unos cuantos puntos, y diversificar los medios de lucha y expresión utilizados hasta ahora.

Para entender la actitud de esta gente hay que mirar un poco hacia atrás, a los inicios de esta situación, que viene durando algo más de tres años. Su origen está en la propuesta de crear una organización llamada ASPRELA (Asociación de Presos en Lucha Activa) que hicieron en 2015 unas cuantas personas presas desde el departamento de aislamiento de Estremera. Dos de ellos habían estado recientemente en la calle —uno cumplido y el otro fugado—, donde se relacionaron con un pequeño pero activo grupo pro presos que se había formado en Madrid autónomamente, en el sindicato de oficios varios de la CNT, y que les había apoyado antes de salir. También participaba este grupo, con continuas concentraciones en la plaza de Tirso de Molina y piquetes en las puertas de las cárceles madrileñas, en la actividad solidaria con las huelgas de hambre de José Antúnez y Xavier Guerrero o en una campaña por un tratamiento para las personas presas enfermas de hepatitis C igual al de la calle.

Los compañeros recién salidos se integraron en ese grupo, sumándose a sus actividades y participando en charlas, programas de radio y algún video en internet, para denunciar los tratos cueles, inhumanos y degradantes de los que habían sido víctimas o testigos mientras habían estado presos, en especial las torturas y muertes en la cárcel de Navalcarnero a la que calificaron públicamente de Centro de Exterminio. Desgraciadamente, volvieron muy pronto a la cárcel, juntos, acusados de una larga serie de delitos. Y cayeron, precisamente, en Navalcarnero, donde fueron recibidos con provocaciones y agresiones, yendo a parar enseguida al régimen especial de castigo. La propuesta de ASPRELA fue su manera de afrontar la terrible presión, creciéndose en lugar de achantar. Bajo esas siglas, hicieron algunas huelgas de hambre y denunciaron, por ejemplo, la situación de varias personas presas con enfermedad grave. Consiguieron la colaboración de unos cuantos compañeros de aislamiento, nombraron un coordinador y varios encargados de zona, redactaron unos estatutos y una tabla reivindicativa y elaboraron un calendario de acciones.

Demasiado para un par de pequeños grupos autónomos anarquistas como el de Madrid y el Tokata de Valencia, sobre quienes recaía la responsabilidad de difundir la propuesta. Y también para algunos compañeros presos, de ideas anarquistas, que supieron de ella y querían sumarse, como Peque, único miembro en activo de COLAPSO (Colectivo Anarquista de Presos Sociales), veterano de la resistencia anticarcelaria. Cada cual a su tiempo y manera, les dijeron a los compañeros de ASPRELA que en su propuesta estaba todo decidido de antemano, que era demasiado vanguardista. Pensaban que tanto los objetivos como los medios de la lucha, así como la forma de organización, la cuestión de si se utilizaban siglas o no, etc., eran detalles que tenían que ser discutidos horizontalmente, entre todas las personas participantes. Del diálogo que desencadenaron estas críticas surgió la propuesta actual. En verano de 2016, como material de debate sobre qué hacer y cómo ante las situaciones de abuso diversificado y continuado que viven las personas presas en las cárceles del Estado español, empezó a difundirse una síntesis de los textos elaborados hasta entonces por los compañeros, que integraba los resultados del debate anterior e incluía los doce puntos de la tabla actual. Se proponía también hacer uno o dos ayunos mensuales de un día, como signo de participación activa, y denunciar todo lo denunciable. Y se pedía la colaboración tanto de las personas presas como de la gente de la calle con sensibilidad anticarcelaria. Ya que la gente presa lo tenía muy difícil para sostener esa especie de asamblea permanente a distancia que se estaba proponiendo, dadas las condiciones de atomización e incomunicación en que vivía, impuestas a través de años de conflicto permanente, por la administración carcelera, para prevenir e impedir cualquier intento de lucha colectiva.

Mirando todavía un poco más atrás, la autoridad carcelera está bien escarmentada desde los tiempos de la COPEL, cuando se logró, luchando por la extensión de la amnistía a los presos sociales, formar una comunidad de lucha en la que llegaron a participar varios miles de personas presas, con bastante eco solidario en la calle. Pasando por la querella contra las torturas de Herrera de la Mancha, en el 79, donde se denunciaba, desde dentro y desde fuera, la tremenda represión contra el anterior episodio. Por la lucha de los preventivos del 81 al 83, con la que se logró la excarcelación de 7000 personas. Por los intenos de los presos fuguistas, del 83 al 92, entre los que figuró la APRE, que insistieron una y otra vez en planes de evasión por la brava donde se apoderaban de los módulos de castigo, y hasta de cárceles enteras, tomando a los carceleros como rehenes para buscar la fuga y, al no conseguirla, utilizarlos para forzar la publicación de series de reivindicaciones donde denunciaban, como se hace ahora, la acumulación de abusos que estaban sufriendo, también como ahora, las personas presas. Y por las vicisitudes de la lucha contra el FIES, ambicioso intento de volver a crear una comunidad de lucha anticarcelaria, basada en la defensa de una serie de reivindicaciones, resumidas en las célebres cuatro: ni FIES, ni dispersión, ni enfermos en prisión, y límite de cumplimiento en 20 años.

Precisamente, se trataba de afrontar la situación creada por la aplicación, a lo largo de veinte años atravesados por todos esos conflictos, de una serie de medidas tomadas por el Estado para que no pudieran volver a planteársele semejantes desafíos: impunidad, incluso legalización, de la tortura y los malos tratos; régimen especial de castigo; control cada día más intenso y tecnificado; arbitariedad en los traslados; construcción de macrocárceles; oscurantismo estadístico, por un lado, y tergiversación mediática, por otro, de lo que sucede en las cárceles… Todo lo cual hacía necesaria la contribución de gente de la calle a la restauración, de aquel “espacio de lucha” del que se hablaba durante la campaña contra el FIES. Para que las personas presas puedan reflexionar colectivamente, dialogar y decidir sobre sus necesidades y problemas, sus objetivos y los medios para alcanzarlos, es necesario que todo lo que digan todas les llegue a todas con la mayor fluidez posible. Para que sus denuncias, reivindicaciones y acciones tengan resonancia en la calle, hacen falta personas y herramientas de comunicación que las difundan, solidaridad y coordinación dentro-fuera en la movilización y en la acción. Y también es indispensable que quienes están dentro de los muros se enteren de lo que se hace fuera. Eso sería, en principio, el espacio de lucha: una red de comunicación que haga posible el diálogo, la decisión y la acción comunes entre todas las personas y grupos participantes, dentro y fuera.

Y eso es lo que se ha estado intentando crear desde que empezó a difundirse la actual propuesta, en verano de 2016. Desde entonces hasta los primeros meses de 2018, entre veinte y treinta personas presas estuvieron haciendo ayunos al menos los días 1 y 15 de cada mes y enviando escritos al congreso de los diputados, a la secretaría general carcelera y al “defensor del pueblo”. Quien no podía o no quería ayunar, por su estado de salud o por lo que fuera, se limitaba a enviar los escritos. También se publicó una lista, actualizada con frecuencia, con los nombres y direcciones de quienes participaban. Se hicieron varias huelgas de hambre colectivas, con participación de unas ocho o nueve personas, en apoyo de las Nais Contra A Impunidade gallegas, criminalizadas por denunciar la muerte del hijo de una de ellas en un cuartel de la guardia civil. O con “los tres de Lleida”, condenados por apoyar a un preso que denunció malos tratos de los carceleros, los cuales resultaron absueltos mientras él era condenado por una contradenuncia. Asimismo, se realizaron multitud de huelgas de hambre individuales o de pequeños grupos y otros actos reivindicativos, como huelgas de patio y de silencio, escritos firmados colectivamente, autolesiones o incendios de celdas, para protestar por malos tratos y torturas, reivindicar excarcelaciones por enfermedad o traslados más cerca de la familia, denunciar la explotación laboral y otros abusos… El apoyo en la calle, más bien escaso, aunque no faltaron del todo la comunicación y algunas actividades de difusión y visibilación de lo que sucedía dentro, así como un par de intentos, aunque fracasados, de coordinación, por parte de algunos grupos de apoyo.

Ante la dispersión de esfuerzos que ellos apreciaban en todo eso, a partir de febrero de 2018, algunos compañeros presos en lucha propusieron para el 1 de mayo una huelga de hambre colectiva de un máximo de quince días que debía servir para coordinar las acciones de la gente de dentro lanzando un llamamiento unificado a las personas y grupos que desde fuera quisieran apoyarles, para actuar todas al unísono. Desde antes de empezar, tuvo eco en la calle la convocatoria —lo mismo que el debate entre las personas presas que se iban adhiriendo, unas veintitantas—, difundiéndose en radios libres, en internet , en charlas, jornadas, carteles, panfletos, folletos y otras publicaciones en papel, en al menos nueve ciudades, con concentraciones y acciones callejeras en tres de ellas. Enseguida, se propusieron nuevas convocatorias, para octubre y diciembre, buscando, desde el principio entablar comunicación con toda organización abolicionista y defensora de los derechos de la gente presa con la que se pudiera conectar. Haciendo especial hincapie sobre la catástrofe médico-sanitaria en las cárceles y asumiendo el decálogo de la sanidad penitenciaria propuesto por la APDHA. A partir de septiembre, en una cantidad creciente de lugares, fue comentada la propuesta en actos públicos, se hicieron pintadas de todos los tamaños, se pegaron carteles y se colgaron pancartas, se informó sobre todo ello en internet, en emisiones de radio y en publicaciones impresas. Hasta finales de diciembre, se sucedieron ininterrumpidamente este tipo de actividades, mezcladas con una gran cantidad de marchas, concentraciones y acciones callejeras. Unas en directa y explícita relación con la convocatoria de huelga de hambre, otras en clara confluencia y otras a su propio aire.

Así, se puede decir que con toda esa actividad ha fluido una corriente anticarcelaria en la que se han coordinado grupos autónomos y libertarios, familiares autoorganizados, abogados solidarios, asociaciones abolicionistas, personas individuales y medios de difusión más o menos marginales o integrados, una pluralidad de fuerzas que adquieren auge, animando y ampliando considerablemente el campo anticarcelario. Conscientes de ello, los compañeros presos en lucha, han decidido hacer una nueva propuesta de huelga de hambre y movilización conjunta, a iniciar el próximo 1 de mayo, con tiempo suficiente para que se vayan articulando los acuerdos y proyectos colectivos que se ha visto surgir en estos meses. Mientras, entre la gente presa, se ha reiniciado, sin abandonar los ayunos mensuales, el debate sobre su propia propuesta, que se está desarrollando en dos sentidos. Primero, con la añadidura de dos nuevas reivindicaciones, una que se refiere a la limitación del máximo de cumplimento, dirigiéndose, por tanto, contra las diversas formas de cadena perpetua y el endurecimiento punitivo, y otra que apunta a la indefensión jurídica que sufren estructuralemente las personas presas en el actual sistema penal. Y segundo, con la propuesta de ampliar el envío de escritos a las instituciones internacionales y europeas de prevención y denuncia de la tortura y defensa de los derechos humanos. Mientras se reflexiona, la lucha sigue, con la huelga de hambre y sed de Carmen Badía Lachos, la campaña por la libertad de Antonio Nieto Galindo y la visibilización de otros casos, tanto de personas con enfermedad muy grave que deberían ser excarceladas —Francisco Chamorro, Belén Vázquez Campillo, Pedro Escudero Gallardo…— como de cadena perpetua encubierta, el de Enrique Del Valle González, por ejemplo.

Actividad en la calle Huelga de Hambre Mayo de 2019 Presxs en lucha

Huelga de Hambre Mayo de 2019 Presxs en lucha Sin categoría