Un Médico Critica La atención A Enfermos Con VIH En Los CIE

El doctor Federico Pulido, de la Unidad de VIH del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ha denunciado que la situación de los enfermos con VIH en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) es «sangrante» y que no se les facilita la medicación necesaria para combatir esta enfermedad.

Pulido ha remarcado que los extranjeros que están internados en los CIE y los reclusos internados en las cárceles españolas enfermos con VIH están «claramente peor que el resto» de pacientes afectados por esta afección en España.

Este facultativo ha participado, junto con otros ponentes, en una sesión de debate del XVI Congreso Nacional sobre el Sida y la XI Conferencia de AIDS Impact, que se celebran hasta el próximo miércoles en Barcelona, con la participación de más de 600 especialistas nacionales e internacionales del ámbito del VIH y del sida.

La atención a los presos seropositivos en las cárceles españolas debería mejorar, en opinión de Pulido, y a la vista de su experiencia en este terreno, donde ha comprobado cómo le llegan a su consulta presos que no sabían que iban al médico por razones de seguridad, sin las pruebas de análisis u otras pruebas solicitadas con anterioridad y sin el seguimiento necesario en la cárcel. En los CIE la situación es, a juicio del facultativo, mucho peor y supone «una pérdida absoluta de derechos» para los enfermos de esta dolencia, a los que no se facilita en muchas ocasiones la medicación necesaria.

La representante del Plan Nacional sobre el Sida, Elena Andradas, ha rebatido estas apreciaciones y ha indicado que los enfermos de VIH en las cárceles tienen un control y un seguimiento por parte de los médicos dependientes de los servicios penitenciarios, excepto en Cataluña y el País Vasco, donde están transferidas las competencias de prisiones.

Por su parte, en representación de la asociación Médicos del Mundo, Concha Vilallonga, ha cifrado en un 8% las personas privadas de libertad infectadas por el virus del sida, de las que el 90% tiene también hepatitis, una situación médica que requiere de cuidados médicos constantes. Ha denunciado que la última medicación para hacer frente al VIH no se facilita por igual a todos los presos y que existe un cupo y una lista de espera para acceder a la misma.

Fuente

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *