Sobre Cómo Las Gastan En Puerto III: Palizas Y Torturas

«Anteriormente me autolesioné cortándome la vena del brazo derecho con una cuchilla por problemas familiares que había notificado tanto al médico como al jefe de servicios. La cura me la hicieron en el departamento de aislamiento… Esa herida, una vez cosida, vuelve a sangrar y se lo notifico a los funcionarios a través del interfono, personándose  en la celda los funcionarios con el jefe de servicios en tono desafiante y vacilante, concretamente el jefe de servicios. Esta actitud se la recrimino y le digo que de seguir así iba a tener problemas gordos conmigo y me responde que l»os que quiera”. Así que le digo que acudiera a la celda con todos los funcionarios que quiera y abriendo la celda aparecieron varios funcionarios con cascos, chalecos, escudos, gomas y aerosoles con intención de agredirme… En defensa propia empuño con la mano izquierda  y con la derecha un pincho… Una vez dentro los carceleros propino a uno de ellos un codazo en el escudo y lo partí… que empiezo a lanzar puñaladas hasta que me quitaron el cuchillo […]

Me redujeron y me ataron de pies y manos a la cama y me pusieron una camisa de fuerza en la espalda y en los laterales de la cama… Estuvieron agrediéndome toda la noche con gomas y puñetazos y llegando a introducir en el ano un trozo de porra. Los carceleros que participaron en estos hechos fueron 20-30.

No pudieron escuchar como dicen afilar ningún objeto porque ya lo traía afilado de otra prisión. […]

Una vez atado de pies y mano compareció un doctora y me pregunta si la sangre que había en los alrededores me la había producido yo mismo…l os perros dijeron que sí y procedió a coserme la herida abierta otra vez…

Mi cuerpo estaba lleno de moratones, con los ojos cerrados de lo hinchados que estaban y el tabique nasal roto.

Después de ocurrir esto me soltaron y trasladaron a una galería del art. 72 del R. P. Allí me tuvieron 13 días… Solicité la visita de un médico forense. No acudió. Puse quejas al JVP, petición de habeas corpus por detención ilegal siendo todas rechazadas. De todo esto fue informado el subdirector de seguridad y el director de la prisión.

Luego vino el traslado. […]»

UNO

Nota: Estos hechos ocurrieron en verano del 2010

.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *