Maternidad y Prisión

Debido a cambios en el Código Penal, que han endurecido las penas y aumentado la lista de conductas castigadas, en los últimos años ha habido un incremento de la población penitenciaria. Actualmente hay 133 internos por cada 100.000 habitantes en Catalunya (datos del marzo del 2013), siendo el porcentaje de mujeres presas uno de los más altos de la Unión Europea (7% del total), de las que un 2,2% conviven con los hijos menores de 3 años en situación conjunta de prisión en régimen ordinario (1). Según datos del Informe del 2006 del Defensor del Pueblo Andaluz (2), por la franja de edad y la procedencia social, el 85% de las mujeres privadas de libertad entrevistadas tenían hijos. En el cumplimiento de la pena, un número muy elevado de menores quedan con cargo a familiares, dados en adopción o llevados a casas de acogida. La situación de la destrucción de los lazos familiares es grave puesto que tan sólo el 5% de las criaturas de las presas continúan en el  hogar tras la sentencia de la madre (3).

Pese a que la igualdad de género es un valor reconocido en la ordenanza jurídica catalana, el sistema penitenciario presenta carencias en cuanto a particularidades del encarcelamiento femenino. Varios informes señalan que las presas disponen de peores instalaciones, que éstas están situadas más lejos de sus núcleos familiares, que tienen menos posibilidades de formación y laborales y que cobran menos que los hombres presos. Como argumenta Dolores Juliano (4), a estas particularidades hace falta sumar que la actitud ante el delito se concreta en estrategias diferentes por género. Así, mientras que para los hombres hay modelos socialmente aceptados de transgresión y que pueden expresarse como emblema de masculinidad, para las mujeres toda transgresión se convierte en estigma y exclusión. Esto hace que los hombres lleguen hacer compatible el delito con sus roles sociales y familiares, mientras que las mujeres pueden perder irreversiblemente su función dentro el tejido familiar y su reconocimiento social.

En en cuanto al tema específico de la maternidad, no hemos de olvidar que las mujeres han sido educadas para cumplir los roles de madre y cuidadora. Por lo tanto, al transgredir las normas sociales y ser encarceladas se ven sobrepenadas puesto que no pueden llevar a término las tareas que por cuestiones de género les son asignadas. Las madres que han delinquido son madres bajo sospecha y pueden perder fácilmente los vínculos filiales. Esta situación puede crear mucha angustia y padecimiento.

Debido al papel central de las mujeres en el tejido familiar, las consecuencias del encarcelamiento de una madre son más devastadoras que las del padre. Los impactos de la pena afectarán los hijos a muchos niveles, siendo considerada esta situación parecida al luto pero con los agravantes que el estigma comporta. Los hijos de las personas presas pueden experimentar diferentes problemas psicosociales dependiendo de la edad, la respuesta de la familia y la comunidad, el contexto y el propio carácter.

Se sabe que el mantenimiento de los lazos filiales puede ayudar a disminuir la reincidencia tras el cumplimiento de la condena. Este hecho y la defensa del menor son  la base de las políticas legislativas que se ven en el dilema de potenciar los beneficios de la maternidad sobre las mujeres encarceladas, o bien la de proteger al niño de los efectos del sistema penitenciario (5). Pero ambas opciones, legitimadas por informes técnicos, desposeen las mujeres de los derechos sobre sus hijos. Un ejemplo de esta pérdida es el caso de las presas que viven con los hijos menores de 3 años en situación conjunta de prisión en régimen ordinario, y el momento de la separación y cambio a régimen “normal” de visitas. Esta modificación puede ser muy traumática puesto que el vínculo creado se rompe abruptamente y deja a las criaturas y a las madres en un estado de angustia que puede ser insoportable. Pero, aunque a nivel de funcionariado se quisiera potenciar la relación filial, se debe tener en cuenta los límites de la legislación en que no se contempla, dentro el sistema de visitas, la especificidad de la maternidad.

Conociendo las limitaciones del marco legal haría falta centrarse, pues, en comprender que la situación que viven las mujeres que cumplen condena y la de sus hijos, se agrava por la construcción social de la maternidad y el estigma que comporta salirse’n. Entender como las mujeres encarceladas interpretan su rol de madres y como afecta la mirada social en las relaciones paternofiliales podría ayudar a minimizar la angustia que ambos sufren. Por otro lado, la posibilidad de ofrecer herramientas para una paternidad positiva, que revierta sobre los menores afectados por la situación ayudaría a restablecer vínculos dificultosamente establecidos. Aun así, presentar a la sociedad ejemplos de maternidad que, pese a que sean considerados desviados, rompan la visión estigmatizada de la mujer reclusa, serían pasos necesarias para cambiar la mirada social y así revertir el padecimiento que la pena supone.

Infancia y maternidad tras los muros. Un análisis de la situación de la mujer-madre en prisión

 

Trabajos citados

1. Departament de Justícia. Descriptors estadístics de serveis penitenciaris i rehabilitació. Dades fins a març del 2013. Departament de Justícia. [En línia] 2012. http://www.gencat.cat/justicia/estadistiques_serveis_penitenciaris/index.htm.

2. Defensor del Pueblo Andaluz. Mujeres privadas de libertad en centros penitenciarios de Andalucía. Informe Especial al Parlamento. Sevilla : s.n., 2006.

3. Proyecto MIP. Mujeres presas en el marco penal, penitenciario y post penitenciario. Barcelona : Surt- Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos, 2006.

4. Juliano, Dolores. Presunción de Inocencia. Riesgo, delito y pecado en femenino. San Sebastián : Tercera Prensa-Hirugarren Prentsa S.L., 2011.

5. Olmos, Concepció Yagüe. Mares a la presó. Història de les Presons de Dones a través de la seua vessant maternal. s.l. : Editorial Comares, S.L., 2007.

6. Subdirecció General de Programes de Rehabilitació i Sanitat. El model de rahabilitació a les presons catalanes. Serveis Penitenciaris. [En línia] julio / 2011. http://www20.gencat.cat/docs/Justicia/Documents/Publicacions/model_rehabilitacio_presons_catalanes.pdf.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *