Más Información Sobre La Muerte De Un Chaval En La Cárcel Para Niños De Albaidel (Albacete)

E.G., de 15 años, apareció ahorcado el pasado 11 de septiembre en el centro de menores Albaidel, en Albacete, donde cumplía una condena de 6 meses impuesta por el Juzgado de Menores de Ciudad Real. “No sabemos si mi hijo se suicidó –eso es lo que nos dicen– o si alguien acabó con su vida”, explica su madre, Esperanza Patiño, en una carta publicada por el digital La Comarca de Puertollano a finales de noviembre, en la que afirma que, una hora y media antes de que los funcionarios del centro encontraran muerto a su hijo, había hablado con él “con absoluta normalidad”. E.G. llevaba en el centro de menores Albaidel desde agosto, después de que, tras quebrantar una medida de libertad vigilada ordenada por el Juzgado de Menores de Ciudad Real, este juzgado decidiera transformar la medida en un ingreso en régimen semiabierto. “La madre me pidió que solicitara el traslado al centro de La Cañada porque allí el niño no estaba bien, quería salir de allí”, explica a DIAGONAL el abogado de la familia, José Antonio Ocaña, que señala que el mismo día que tenía preparado el escrito para solicitar el traslado los funcionarios del centro encontraron a E.G. muerto en su celda.

“Una de las cosas que nos sorprendió es que un hecho tan grave no tuviera trascendencia en los medios de comunicación de Albacete”, afirma el abogado. “Al principio sólo apareció una noticia de cuatro o cinco lineas en un medio de Puertollano”. Según explica Ocaña, cuando transcurrieron los meses, viendo que la investigación sobre la muerte de E.G. no avanzaba, decidieron remitir una carta a un medio de Puertollano, y fue entonces cuando parte de la prensa de la provincia comenzó a interesarse por la muerte de E.G. “Ni en los juzgados se ha avanzado nada, ni en los medios aparecía nada. Parece que depende del currículum del menor el que aparezca la muerte de un niño”, señala Ocaña, que resalta la “parsimonia” que el juzgado está teniendo en este caso.

La muerte de E.G. está siendo investigada por el Juzgado de Instrucción Número 3 de Albacete, pero, según explica el abogado de la familia de E.G., sólo han tenido acceso al informe previo del forense y, aunque dan por hecho que se ha hecho una autopsia del menor, no tienen constancia de que se haya incorporado al procedimiento judicial. Por su parte, la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de Castilla-La Mancha, responsable de la gestión del centro, tampoco ha mostrado mucho interés por el caso. “Ni si quiera se han puesto en contacto con la familia. Cuando fueron a recogerlos enseres de E.G. No se les dio ningún tipo de información ni una disculpa”.

Centro investigado

El Centro Regional de Menores Albaidel, dependiente de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales, ya fue investigado entre 2009 y 2011 por el Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha a raíz de las agresiones por parte del personal de seguridad sufridas por uno de los internos, que resultó con un traumatismo facial, unas agresiones que, según afirman desde la Consejería, no tienen “nada que ver” con el caso de E.G. “Ese tema ya se investigó y se clausuró una sala del centro de menores”, afirman desde el gabinete de prensa de la Consejería, que asegura que E.G. estuvo sujeto a controles psicológicos y que desde la institución han colaborado en todo momento con el Juzgado que instruye el caso.

El Informe anual 2011 del Mecanismo Nacional de la Prevención de la Prevención de la Tortura, elaborado por la Defensora del Pueblo Soledad Becerrill, también citaba al centro de menores albaceteño, denunciando la nula asistencia jurídica que los abogados de oficio prestaban a los menores durante su ingreso, ya que, durante ese año, el libro de visitas mostraba que sólo tres de ellos recibieron visitas de sus abogados, y al menos dos de ellos eran abogados particulares. El informe también señala retrasos en la atención psicológica, ya que las entrevistas de los internos con la psicóloga tenían fecha muy posterior a su ingreso en el centro, y un sistema de sanciones restrictivo y arbitrario, según denunciaron los internos entrevistados para hacer el informe. A raíz de la muerte de E.G., el Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha ha anunciado esta mañana la apertura de una investigación.

La muerte de E.G. es la segunda sucedida en un centro de menores en lo que va de año, después de que, el pasado mes de junio, un joven de origen búlgaro de 15 años apareciera también ahorcado en el Centro de Protección de Menores de Ilundain, en Pamplona, según expone el informe ‘Muertes bajo Custodia en el año 2013’, elaborado por el Centro de Documentación Contra la Tortura. En total son ya 41 muertes confirmadas bajo custodia, aunque, según advierte Jorge del Cura, portavoz de la Coordinadora, son muchas más ya que tan sólo en la Generalitat de Catalunya, los Serveis Penitenciaris han reconocido la muerte de 33 personas en centros penitenciarios u hospitalarios mientras estaban bajo custodia, pero tan solo se ha conseguido información de cinco de estas muertes.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *