Hospitalizan A Un Preso De La Cárcel De Palma Tras 46 Días En Huelga De Hambre

Sebastián B.P. lleva sin comer alimentos sólidos desde el pasado 26 de julio. Son 46 días en huelga de hambre, que le llevaron a ingresar el martes en el hospital de Son Dureta. Según sus familiares, los médicos han advertido de que si sigue sin ingerir alimentos unos días más puede sufrir secuelas irreversibles. El preso pretende denunciar supuestos malos tratos y amenazas que habría sufrido en la cárcel, si bien desde el centro penitenciario se hace hincapié en que nunca ha presentado una denuncia formal y que, en cualquier caso, cuenta con cauces legales más adecuados para protestar.

Tras el prolongado ayuno, Sebastián B.B., de unos 40 años, ha perdido más de veinte kilos y su salud se ha deteriorado hasta el punto de que el pasado miércoles fue trasladado desde el centro penitenciario al hospital de Son Dureta. Fuentes sanitarias confirmaron ayer que el preso permanecía ingresado en el módulo de detenidos del hospital. «Le han puesto un suero, pero él se sigue negando a comer lo que le traen», explicaba una fuente de su entorno. «Empieza a tener dolores y está asustado».

Xisca B.P, hermana del preso, manifestó ayer que mantiene la huelga de hambre para protestar por las malas condiciones en que se encuentra en la prisión.

Según dijo esta familiar, el interno había sufrido amenazas de otros presos y no volvió a la cárcel tras un permiso en junio de 2009. Finalmente reingresó en el centro dos semanas después, pero a partir de entonces su situación habría empeorado. «Le maltrataron, le negaban su medicación y le ponían un parte detrás de otro para que no tuviera más permisos», dice la mujer.

Fuentes de la prisión han negado de forma tajante estos malos tratos e insistieron en que el interno nunca ha puesto una denuncia ante la dirección o el juzgado de vigilancia penitenciaria.

Sebastián B.P. cumple una condena de cinco años de prisión.

Fuente: DIARIO DE MALLORCA

Ver también:

Los médicos dicen al preso en huelga de hambre que llega a un punto sin retorno.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *