Encarcelado Tras 10 Años De Libertad Para Cumplir Por El Motín De Foncalent

[ A+ ] /[ A- ]

Según el diario Información de Alicante, la familia de un preso condenado a 25 años por el motín de Fontcalent recoge firmas para pedir el indulto tras ser encarcelado después de diez años en libertad y haber logrado la plena reinserción social.

Familiares y amigos de un preso condenado por el motín de Fontcalent de 1990 se han movilizado para recoger firmas en Alicante y la comarca de l’Alacantí con el fin de pedir el indulto de Miguel Ángel Aguado Quilón, que llevaba diez años en libertad y se había reinsertado cuando volvió a ser encarcelado el pasado mes de diciembre para cumplir una pena de 25 años por la revuelta en la prisión alicantina de hace veinte años. La reciente excarcelación de Manuel Pinteño, condenado en la misma causa del motín y que salió de prisión tras pasar encerrado más de 30 años, ha sido aprovechada por la familia de Aguado para pedir que le pongan en libertad como a él.

La familia de Miguel Ángel acudirá hoy a la plaza del Ayuntamiento de Alicante para recoger firmas que apoyen el indulto del preso y además llevarán una pancarta reivindicativa porque consideran que se trata de una condena “injusta e improcedente”.

Según explicaron a este diario Elvira -hermana del preso- y otros familiares, Miguel Ángel estuvo ya encarcelado durante once años por delitos menores de robo cometidos por culpa de la drogadicción en la que cayó cuando era joven. En dicho periodo participó en el motín de Fontcalent y en 1999 salió en libertad. Durante los diez años siguientes, asegura la familia, ha logrado rehabilitarse y reinsertarse “plenamente como cualquier ciudadano de bien”.

Trabajaba como fontanero, vivía en Mutxamel y cuidaba de su mujer y sus tres hijos de 9 meses y 9 y 3 años. A principios del pasado diciembre, explica su hermana, “le avisaron del cuartel de la Guardia Civil de Sant Joan para que fuera a pagar una multa y cuando se presentó allí le dijeron que se quedaba detenido para cumplir la condena del motín. “No le dejaron ni despedirse de su familia”, señala su sobrino.

Inicialmente ingresó en el centro penitenciario de Fontcalent pero luego fue trasladado a la prisión de Castellón I.

La familia considera injusto que ahora tenga que cumplir una pena de 25 años. “Es una condena muy desproporcionada y superior a la de cualquier asesino, violador, pederasta o terrorista”, indican en el escrito que han elaborado para recoger firmas que apoyen el indulto. El Gobierno ya lo ha denegado una vez pero ahora quieren recoger varios miles de firmas para que Miguel Ángel pueda continuar la vida rehabilitada que llevaba en Mutxamel después de diez años de libertad.

.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.