Desde La Entraña De La Bestia: La Construcción De Macrocárceles

Ante todo que sepáis que comprendo vuestro malestar por lo publicado, ya hace unas cuantas semanas, en la prensa navarra sobre la nueva macrocárcel. Yo sólo os voy a pedir un instante de reflexión objetiva ya que os creo personas inteligentes y equilibradas. Es una realidad que están construyendo una macrocárcel y que tiene todos esos llamados privilegios, (televisión de pantalla plana, piscina…) pero lo que no se dice es que lo van a convertir en un búnker inhumano, donde el castigo y el hacinamiento es para Instituciones Penitenciarias y por ende para el estado el mejor método de educación y de redención de las personas privadas de libertad.

Y yo me hago una pregunta: ¿por qué tanta publicidad para generar tanta controversia en unos momentos de crisis y necesidad en la sociedad? ¿A quién favorece? Por los comentarios hechos en la edición digital tanto del Diario de Navarra como el Diario de Noticias pensáis que a los privados de libertad, pero hay que recordar algo, algo que si bien es obvio tendemos a olvidar, y es que las cárceles son un reflejo de esta sociedad caníbal donde nos toca habitar a todas.

Nosotras, las personas privadas de libertad, hemos sido condenados por nuestras equivocaciones, y asumimos nuestros errores con nuestra condena. Los privados de libertad deseamos más integración en nuestro proceso, tanto cultural como laboral y social, y menos de esos supuestos privilegios que no son más que cortinas de humo para justificar un sin fin de prestaciones presupuestarias del Ministerio del Interior que sólo beneficiarán a unos pocos, tristemente siempre los mismos. Pero parece ser que de una manera muy sutil han conseguido generar una controversia inerme, hueca, y al mismo tiempo no ser transparente con los verdaderos motivos de la situación, lde la construcción de tantas macrocárceles a lo largo y ancho de la península: la masificación el hacinamiento y la política criminal.

El aislamiento y la dispersión de los seres humanos que habitamos en Nafarroa hacia otras cárceles del estado español hace que tristemente sean nuestros familiares los que paguen las consecuencias de nuestros actos en traslados de más de 300 km a la semana para 40 minutos en las más cercanas y hasta 1800 km en las más lejanas. Nunca olviden que una cárcel es un negocio para quienes las regentan y parece ser que se les está olvidando. Toda acción tiene una reacción en la vida y algunos somos conscientes de esa realidad, pero me siento indignado al ver la mala intención y la desinformación de unos periodistas que rinden pleitesía y son artífices de ese caldo de cultivo, para fomentar esa indignación en una herida sociedad y en ustedes. Tristemente en estos lugares somos culpables hasta que no demostremos nuestra inocencia, y aún así el entorno mediático se encargan de disfrazar la realidad para satanizarnos y generar una gran alarma social y manipular la consciencia de los ciudadanos.

A lo largo de mi vida he aprendido a no juzgar sino a intentar entender el porqué de las cosas, aunque a veces no pueda. Pero ustedes juzgan sin conocer, y disculpen pero eso es poco ético teniendo en cuenta que son ciudadanos responsables y libres. Los comentarios leídos en la prensa solamente me hace pensar en qué sociedad tan hipócrita y materialista desean. Es más sencillo destruir que construir, satanizar que solidarizarse. Tal y como está actualmente la sociedad (paro, necesidades básicas descubiertas como vivienda, alimentación, sanidad…) ustedes la emprenden con las personas que no somos dueñas de nuestro destino y no con políticos sinvergüenzas e instituciones que nos mienten y nos roban y nos manipulan a todas. Para saber qué es vivir privado de libertad hay que padecerlo, no hablar gratuitamente de lo que no se sabe, y ojalá nunca tengan que saberlo, porque a parte de pagar tu tributo a la sociedad, a nivel humano no se gana más que más problemas que los que la vida te presta, y pierdes o te hacen perder demasiadas personas y valores de nuestra vida, en un sistema hostil donde la reeducación de las personas que lo habitamos es inexistente.

Iosu Amezkoa

Preso en la cárcel de Pamplona.

La historia de Iosu.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *