Denuncia De Trato Degradante En el DERT (El FIES Catalán) De Brians II

Hemos recibido una denuncia dirigida por el compañero Ángel López Ortega, que lleva preso «33 largos años», al juez de vigilancia penitenciaria y al sindic de greuges de Catalunya, sobre «las numerosas anomalías existentes» en el Departamento DERT (el FIES catalán) de Brians II, donde ha permanecido durante más de tres meses. Pide a las instituciones que  se supone deben velar por los derechos de los presos que investiguen «estos hechos y anomalías» y hagan «todo lo posible por remediar estos inhumanos acontecimientos que van en detrimento de la salud física y psicológica de los internos y merman claramente su evolución hacia su reinserción social». Tal como él lo cuenta: «El trato recibido por los funcionarios es irrespetuoso, degradante y sometido a numerosas torturas psicológicas, y aunque no me ha ocurrido a mi en esta ocasión, también me consta que han torturado físicamente a otros compañeros. La mayoría de los días la calefacción y ducha está fría, y cuando funciona es al mínimo, por lo que la celda parece una nevera. En varias ocasiones he notificado a los funcionarios estas anomalías y me han contestado: “¿qué te crees, que estás en un hotel?” o “aquí se vienen a sufrir”.

La comida a diario se come totalmente fría y llega a la celda de forma totalmente antihigiénica, ya que la sirven en el oficce que está al principio del departamento, amontonan las bandejas en un carro, el culo de una bandeja sobre la comida de la otra y, desde que sirven la comida en la bandeja hasta que llega a la celda pasan entre 8 y 10 minutos, de manera que pueden deducir en qué condiciones llega.

El médico, haciendo gala de una total falta de ética profesional, recibe a los internos en la celda y a través de los barrotes de la cancela, con el consiguiente icnonveniente para un buen reconocimiento. En mi caso tengo un problema que me produce un ruido en la cabeza las 24horas del día, con grandes dolores. Se me hizo una prueba de audiometría y luego fui reconocido por un otorrino, el cual diagnosticó que no era un problema de oído. De esto hace unos siete meses y sigo sin tratamiento alguno y sin que se me haya hecho ninguna otra prueba, por lo que temo por mi vida, pues temo que sea un tumor cerebral que, si no se toman medidas a tiempo pueda convertirse en algo irreversible.

También tengo un diente roto desde hace ocho meses. En numerosas ocasiones el médico me dice que me ha apuntado para ser visitado por el dentista en su visita semanal al centro, pero jamás he sido llamado a su consulta.

En el departamento DERT no hay ningún tipo de actividad deportiva, Hay un pequeño polideportivo, pero no tenemos acceso a él ningún interno de primer grado. Supongo que lo tienen para enseñarlo a las visitas. En ocasiones hemos pedido un balón, una pelota, e irónicamente nos han dicho: “no, que os vais a poner muy fuertes”.

El servicio de biblioteca es inexistente. Tan sólo una educadora, y previa solicitud por instancia, te proporciona un libro semanal o cuando ella lo cree conveniente, y trae el libro que quiere.

La prensa (periódicos) que llegan al departamento jamás llegan a manos de los internos. Cuando se les pide a los carceleros dicen que la prensa es para ellos, vulnerando claramente el derecho a la información.

El correo personal (cartas) se recibe claramente manipulado y con un increíble retraso. Mirando el matasellos de correos, hasta que te la entregan pasan 8 y 10 días, e incluso más.

En los tres meses y medio que he permanecido en el DERT he sido recibido tres veces por una educadora, una vez por una psicóloga y otra vez por una asistenta social, y en todos los casos no más de 10 minutos. Y si te niegas a asistir a estas inútiles entrevistas, te amplían la estancia en primer grado. También asistimos a la escuela una vez por semana con no más de 45 minutos de duración.»

.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *