Denuncia de Torturas En La Cárcel De Bonxe (Lugo) A Una Persona Presa Que, Además, Ha sido Acusada De Agredir A Los Carceleros

[ A+ ] /[ A- ]

La familia de Luis Alberto Fernández Da Silva, preso en la cárcel de Bonxe (Lugo),  denuncia que ha recibido una paliza a manos de nueve carceleros y, encima, ha sido acusado de agredir a tres de ellos, regresado a primer grado, ya tiene pedido el traslado, y pasó dos días esposado a la cama haciéndose sus necesidades encima. Este compañero ya ha vivido situaciones parecidas, como, por ejemplo, lo que le sucedió en diciembre de 2016 en la cárcel de Villabona, donde meses antes, en abril, había muerto su hermano, Eugenio, por supuesta sobredosis de pastillas. A continuación, el relato de la situación de Luis que nos hace una persona muy próxima a él.

Os voy a contar una cosa que me acaba de ocurrir el jueves día 8. Mi hermano, preso en la cárcel de Bonxe, en Lugo, se encuentra mal de salud va a la enfermería porque le duele mucho la cabeza y ve borroso, la otra vez le dio un ictus. Llega a la enfermería y le dicen que consumió droga y que le van a hacer un análisis de orina, y no le sale nada y en ese momento pierde el conocimiento. Le ponen una inyección y cuando vuelve en sí esta asustado y bracea con la mala suerte que le da a un funcionario y entonces ahí vamos… este mierda de carcelero avisa y entre nueve le dan la una paliza con las porras, quedando el pobre con muchísimos moratones y el ojo entero ensangrentado. Para que el resto de sus compañeros no le vean, pasa dos días esposado a la cama haciéndose sus necesidades encima. Bueno, el colmo viene porque le meten varios partes por agresiones a los carceleros. ¡Pero bueno! ¡Nueve a uno y con porras! ¿Qué agresiones van a tener? ¿Y las de él quien se las paga? Ahora le metieron el primer grado y el traslado, que seguramente será aún mas lejos del entorno familiar. ¡Qué injusticia es que sigamos sin poder hacer nada y que pierdan la vida sin poder defenderse ya que ni jueces ni nadie cree a los presos ni a sus familias! Desde la cárcel dicen que las palizas están prohibidas, ¡qué manera más rastrera de defenderse! porque las palizas a presos están a la orden del día.

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *