Debate Sobre Objetivos Y Formas De Lucha III

[ A+ ] /[ A- ]

COMENTARIO DESDE ALBOLOTE A “ESBOZO PARA UNA PROPUESTA DE ESTRATEGIA COLECTIVA”

¡Salud! Sin acritud alguna hemos de decir que nos hemos quedado flipaos. Lo decimos porque les sabemos [a los autores de la propuesta] camaradas anarquistas.

Entendemos que desde el pozo de años y años de dolor en el vientre de la Bestia, la impotencia y la soledad les muestra espejismos posibilistas. Nosotros hemos pasado por eso.

Por otra parte, incluso simpatizamos con la idea de sindicalizar una lucha perdida de antemano. ¡De derrota en derrota hasta la victoria final!

Como presos nos solidarizaremos y apoyaremos lo que los compañer*s pres*s decidan, pero en contradicción con nuestras ideas y sin esperanza.

Disentimos mucho de la incidencia que hace: “Al ser una lucha reformista y legal, que cada compañero busque tácticas para trabajar con los grupos legalistas sin perder el discurso anarquista…”.

Nos sorprende viniendo de él, pero el “discurso anarquista” (expresión poco afortunada) se confronta firmemente con la relación “política”con grupos legalistas, partidos e instituciones. Sobran ejemplos en la Historia de lo que ocurre cuando se pretende algo así: asimilación por los “moderados” y disolución de los actores y factores anarquistas.

Nos hiere mucho el tema de las H. de H. Hemos participado en muchas, individuales y colectivas, tragado cuchillas, pilas, hierros, tornillos, toda la panoplia. Y seguimos aquí. Uno casi 33 años, otro 21, otro 28. Hartos de cortarnos las venas. Consideramos legítima la H. de H. a muerte, pero hace mucho que pensamos que, más que una lucha desesperada, es una forma de rendición. Es entregarse a la compasividad del enemigo. “A ver si te doy pena y me sueltas”. ¡No, compañer*s! Si en estas luchas debe de morir alguien, no seamos nosotr*s. Preñado hasta explotar de mártires está nuestro calendario.

La alimentación forzosa, anticonstitucional y cruel, la seguirán aplicando cuando les convenga. Disuadamos a los médicos de colaborar en eso. Los antifascistas, en los años 80, nos dieron uno de los ejemplos de como hacerlo. Amedrentarlos por no respetar el código deontológico. No son hipocráticos sino platonistas al servicio del estado.

¡No, amig*s!, hay que derribar por entero el sistema, no reformar sus leyes y conductas represivas.

Aparte. Para un “sindicato” hace falta pasta, infraestructura, organización, comunicaciones…, todo al arbitrio de ser cortado por el Estado cuando le de la gana. Toda esa energía ¿no sería mejor canalizarla en sacar uno a uno a los compas de la cárcel y seguir bn la lucha de la abolición de toda forma de cárcel?

Estamos tristes por todos nuestros compalñer*s presos. ¡Tánta energía positiva, tántos buenos seres humanos pudriéndonos en las mazmorras sin poder aportar más que nuestra Resistencia y nuestra Dignidad!

¡SEGUID LUCHANDO AHÍ AFUERA! ¡SALUD Y LIBERTAD!

C.O.L.A.P.S.O. (Colectivo Anarquista de Presos Sociales Organizados)

.

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *