Constante Goteo De Muertes En C. P. Albolote

[ A+ ] /[ A- ]

Es vergonzoso el punto de ceguera alcanzado por la sociedad. El C. P. Albolote, Granada, se supone que está lleno de pres@s modélic@s, pero son simples colaboracionistas que por miedo, complicidad y coacción antes los permisos y otros “beneficios” le lavan la cara al talego.

Del exterior no paran de venir grupos “culturales” a hacer teatro, música y otras gaitas, con lo que contribuyen a amortiguar el clamor de quienes sufren día a día injusticias, vejaciones, malos tratos y torturas. Los módulos 1, 4 y 5 son excluídos de estos paripés.

No hace mucho un hombre, Pepe, se cortó las venas y el vientre protestando por el trato de los guardias. Le quedaban pocos meses y era un tío “bragao” y casi pagado. Lo condujeron a Aislamiento y apareció al día siguiente ahorcado. Asesinado por obra u omisión de sus verdugos, los carceleros.

Otra muerte. Un chaval empastillado, J. F. C., en enero de 2.013 cayó dormido sobre la bandeja de la comida. Los compañeros instaron a los guardias a que lo llevaran a enfermería. No lo hicieron y fue subido casi inconsciente a su celda. A la tarde estaba muerto.

La impunidad por tan graves delitos es amparada por el juez Pedro Andrés Joya González, fascista contumaz e incompetente en la labor que el estado le encomendó: la salvaguarda de los presos ante los excesos de la administración penitenciaria. Y él, riéndose y machacando a las víctimas del capital, que no tolera el cuestionamiento de sus leyes arbitrarias.

Desde la llegada del director Jaimito han proliferado los abusos, los malos tratos y la corrupción de modo exagerado. Ha dado mano libre a l@s carceler@s para hacer cuanto quieran mientras no le impliquen a él.

El despotismo y la arbitrariedad son moneda común. L@s de comunicaciones se permiten ofender y humillar a las personas y familiares que acuden a ver a los suyos. Incluso por el motivo más nimio pueden dejarles sin comunicar. Por llegar 5 minutos tarde en la hora anterior que se les exige personarse antes de la comunicar, por ejemplo. O, sin más, diciendo que no constan autorizados en el ordenador, si es para algún preso al que aborrecen.

Y mientras, el ciudadano medio, cantando las loas del sistema penitenciario tan progresista que dicen tenemos.

Lo cierto es que los carceleros no pasan controles psicológicos de ningún tipo y eso que la mayoría están tarados por la función que ejercen, se alcoholizan y drogan dentro del penal sin que nadie les reproche nada. Otros muchos ante la mezquindad de sus vidas y avergonzados (los que tienen conciencia), se adscriben a ideologías ultraderechistas para las que l@s pres@s son seres a quienes castigar y someter a su arbitrio cuando no a su extinción.

Una indecencia completa. Y la ciudad de Granada y el estado español creyendo que tienen prisiones modélicas. No hay más ciego que el que no quiere ver. La tasa de muertes por “sobredosis” es anormal. Otro preso muerto, R. R. C., de Velez Málaga, fue dejado morir por asma crónica sin poder salir a despedirse de sus familiares.

Firmado: Un prisionero atribulado.

Relacionado:

Dos Muertes Más En La Cárcel De Albolote

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.