Categoría: Documentos

Informe realizado por  presas en la unidad de madres de la pirisón de Aranjuez, describiendo la situación y los retorcesos en materia de condiciones de vida, y proponiendo sencillas vías de solución. Por el realismo y sencillez con lo que lo explican, los trascribimos literalmente.

A continuación exponemos las vulneraciones de derechos a los que nos referimos en las siguientes líneas por ámbitos.  Para ello, en un primer punto nos referimos a las características de la situación actual, después intentaremos resumir el retroceso en las condiciones de vida que se han dado en los últimos meses y años en este módulo  y por último indicaremos en un cuadro las soluciones que planteamos a cada vulneración indicada en cada punto.

Dosier__Madres_Aranjuez
              [Clica en la imagen para ver/descargar el dossier]

Noticia relacionada: Las Madres Presas En Aranjuez Denuncian Las Malas Condiciones En Las Que Viven Sus Hijos En Prisión

Documentos Mujeres presas

Cada cierto tiempo, se publican en todo tipo de periódicos noticias de personas que en su desesperación delinquen para encontrar en la cárcel techo y comida. En estas notas se narra la dura vida de una persona en situación de pobreza extrema, muy a menudo sin techo, que decide perpetrar un delito para ser encarcelado y disfrutar así de una vivienda pública con pensión completa de forma gratuita. Estas anécdotas son convertidas en categoría de forma recurrente gracias a los prejuicios imperantes sobre lo que es y lo que significa la vida en prisión, y contribuyen a reforzar el estereotipo de la cárcel como hotel en el que cumplir condena es poco más que un retiro temporal de la vida cotidiana en el que el interno es tratado con “demasiada benevolencia” teniendo en cuenta que se trata de un “delincuente”.

Exigir a los centros penitenciarios dureza en las condiciones de vida impuestas a los reos concuerda con los planteamientos de los pensadores liberales del siglo XIX que consideraban que cualquier alternativa al trabajo industrial debía estar ligada unas condiciones que hicieran deseable la vida de la más pobre de las familias proletarias. En el Reino Unido y en la Europa central, el final del feudalismo y las transformaciones en las formas de propiedad de la tierra empujan a millones de personas hacia las ciudades a buscar nuevas formas de sustento, pero no todos los migrantes logran una ocupación industrial y en los primeros compases de la industrialización, las ciudades se caracterizan por el hacinamiento y el incremento desmesurado de la pobreza y la indigencia en las calles. Donde la recién estrenada ética del trabajo no llegaba a convencer a la gente de las bondades del empleo industrial, se aplicaba la represión para someter a los antiguos campesinos y nuevos urbanitas de que su mejor destino era la dignificación del empleo asalariado en fábricas y talleres. Es en este contexto de pauperismo industrial e incremento de la mendicidad urbana en el que viven su momento de esplendor las casas de trabajo (workhouses) y los correccionales, y son vagabundos y prostitutas sus primeros huéspedes.

Documentos Política criminal

En el entorno represor, deshumanizador, e individualista de las cárceles, el consumo de drogas es una forma de evadirse.

El consumo dentro de la cárcel es mayor que en la población general.

En el estado español una de cada cuatro personas encarceladas esta por “delitos contra la salud pública”. En el caso de las mujeres asciende al 50%.

Nos preguntamos si las políticas penitenciarias logran el objetivo de reinserción social y educación.

Queremos conocer más sobre el uso de drogas en las cárceles. Analizaremos los datos oficiales y hablaremos acerca de la gran cantidad de presas encarceladas por delitos relacionados con la salud pública. Vamos a repasar qué se está haciendo en las cárceles españolas poniendo el acento en la efectividad de los programas para disminuir los riesgos y daños. También revisaremos las principales conclusiones de los y las profesionales de la salud que trabajan en el medio. No nos vamos a olvidar de que el protagonismo es de aquellas personas que han estado o están privadas de libertad y que son testigos directos de la incidencia del consumo de drogas en la cárcel.

Habrá quien piense que “consumo de drogas y cárcel” son dos términos completamente incompatibles. ¿Cómo puede ser que existan drogas en la cárcel? Pues nada más lejos de la realidad. En la cárcel hay drogas. Es más, existe un amplio abanico de sustancias, tanto legales como ilegales. Y es evidente que se usan principalmente para auto consumo, ya sea por la búsqueda de placeres, o como medicación. También para trapichear pero principalmente para evadirse de la dura realidad.

Vamos a repasar cifras, datos oficiales, testimonios de varios presos y alguna que otra noticia. Por ejemplo, según el diario digital VOZ POPULI, un estudio del año 2012 realizado por Instituciones Penitencias, revelaba que, y cito textualmente “cada dos días muere un recluso en las cárceles españolas. Las enfermedades de corazón, las sobredosis y el ahorcamiento, son las principales causas de las 166 muertes registrados en este año.” “Es importante el número de fallecimientos debido a la “reacción adversa a drogas”, también conocido como sobredosis y corresponden al 18% del total de muertes. De las víctimas, ocho estaban incluidas en los Programas de Mantenimiento con Metadona (PMM) y en todos ellos los estudios toxicológicos de los cadáveres encontraron restos de benzodiacepinas, el principio activo de medicamentos como el ‘Valium’. En otro importante número de fallecimientos por sobredosis también se encontró presencia de esta sustancia junto a estupefacientes como la cocaína”.

Documentos

Según el informe “La Sociedad Española frente a su Sistema Penal” presentado por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, un 30,4% de la población española está en contra de la Cadena Perpetua Revisable (aunque eufemísticamente el Gobierno le haya llamado Prisión Permanente Revisable) que el Congreso aprueba este jueves. Este dato muestra la tendencia positiva respecto al “NO a la Cadena Perpetua” que se viene dando en las diferentes encuestas realizadas desde 2008 (Sigmados, 2008; Metroscopia, 2009; Simple Lógica Investigación, 2012; Metroscopia, 2015), aumentando en 15 puntos la población que está en contra de este medida.

La encuesta, realizada a nivel estatal por la APDHA, constata además que estas cifras salen cuando se pregunta por la Cadena Perpetua sin darle ningún otro tipo de información a la ciudadanía. En el momento que se introduce algún otro dato de valoración como por ejemplo el coste anual por preso (30.000€) las cifras suben siendo más de la mitad de la población española la que está en contra de esta opción. Por lo que desde la APDHA, deducimos que cuanto más informada está la población más en contra está de la Cadena Perpetua Revisable impulsada por el gobierno del Partido Popular.

Documentos Política criminal

Presentación del informe “Incomunicación y tortura: Análisis estructurado en base al Protocolo de Estambul” que, elaborado por médicos, psicólogos y psiquiatras, analiza 45 casos de tortura desde 1982 hasta la actualidad centrados en Euskadi y, partiendo de la aplicación del Protocolo de Estambul –una metología avalada por la ONU que mide, precisamente, la consistencia de los testimonios de torturas–, da veracidad a todos los relatos estudiados y establece la credibilidad de las víctimas escuchadas como una de sus conclusiones:

Incomunicación y tortura: [Resumen del informe]; [Texto completo].

Y, a continuación, “VOCES: Detención y Tortura en el País Vasco”, documental que recoge testimonios, incluidos en el citado informe, de personas vascas que han manifestado haber sufrido torturas, entre los años 1982 y 2010, a manos de las diferentes fuerzas de seguridad del estado español, mientras estaban sometidas al período de incomunicación previsto por la “legislación antiterrorista”:

Más información

Documentos

A finales de 1975, las cárceles españolas “guardaban” a 8.440 personas presas. Treinta y cinco años después, ese número se había multiplicado por nueve –sobre 77.000 en mayo de 2010. Según han constatado los trabajos realizados en ese campo, el endurecimiento de las normas penales y el alargamiento de la privación de libertad han sido las causas principales de ese incremento del secuestro institucional pero no las únicas ni las primeras. Siguiendo las enseñanzas de la historia y apoyándose en una bibliografía que ha ilustrado sobradamente ese fenómeno, la burbuja penal española debe interpretarse como parte y producto de una dinámica civilizatoria (económica, política, cultural…) que exige la toma en consideración de una multiplicidad de factores entre los que no figura la simple variación de las tasas de delito.En términos cuantitativos, esos índices nunca han podido explicar los aumentos de la esfera punitiva desde una supuesta correlación entre crimen y castigo, paradoja que sustenta una de las más básicas premisas de esta tesis: “la inutilidad de cualquier aproximación al funcionamiento del sistema penal desde su única descripción normativa”.

Documentos