Categoría: <span>Cárcel=Tortura</span>

Compartimos estas graves notícias de la compañera Carmen Badía Lachos, presa en la cárcel de Zuera, en Zaragoza, en el módulo de enfermería. Carmen comenta que el pasado viernes 31 de julio, un carcelero llamado Alejandro, abusó sexualmente de ella. Todo empezó porqué ella se negó a comprarle un móvil al carcelero, que hace negocio a base de vender dentro esta tecnología. La compañera pide difusión y quiere poner denuncia en los juzgados. Aquí va el resumen de lo ocurrido, y publicado en el blog de Grup de Suport a Presxs, Lleida.

La compañera Carmen Badía, mujer presa en la enfermería de Zuera (Zaragoza) denuncia que el pasado viernes 31 de julio, un carcelero rubio llamado Alejandro –y apodado “El guaperas” o “El barón Dandi”–, abusó sexualmente de ella. Parece ser que no es la primera vez que este personaje abusa de mujeres reclusas, además de ser conocido por su prepotencia y chulería, su facilidad por poner partes y sanciones, y por escupir cosas como “si fuera por mi os pondría a todos una soga en el cuello”.

El episodio empezó porque dicho carcelero quiso presionar a Carmen para que esta le comprara un móvil por 500 euros. Tampoco es la primera vez que este energúmeno hace esta clase de negocios. Le insinuó a Carmen varias veces este tema, pero ella se negó reiteradamente y le echó en cara que se sacara un sobresueldo a costa de las carencias y privaciones de las personas de dentro.

Entre 19’00h y 20’00h Alejandro entró en la celda de Carmen. Recordamos que un carcelero hombre no puede entrar solo en la celda de una mujer presa. Muy afectada y con esfuerzo de tener que revivir la situación, Carmen nos cuenta que el carcelero le echó en cara que ella no quisiera comprarle el móvil y otras cosas ocurridas anteriormente entre ella y este tipo. Comenta que este arrancó una cortina que ella tenía colgada y se bajó los pantalones. Carmen se encontraba sentada en su silla de ruedas, y el hombre acabó obligándola a realizarle una felación, o por lo menos lo intentó restregándole su miembro por la cara hasta correrse. Carmen le dijo que si no sacaba el pene de su cara se lo iba a morder, pero él le dio dos bofetones.

La compañera está dispuesta a no callar ante este grave abuso y hacerlo público desde distintos ámbitos. Quiere denunciar este abuso sexual, el abuso de poder por parte de este desgraciado y la humillación sufrida. Desde este mismo día Carmen está echando instancias para que la vaya a ver el Jefe de Servicio y/o el Jefe de Seguridad, pero nadie ha ido a verla. Sí la atendió el médico porque la vio muy nerviosa, pero estaban dos carceleros presentes y ella tenía miedo y en aquel momento no se vio con fuerza para contarlo.

Carmen está dispuesta ha hacer publico el tema y no callar. Por dignidad y por ser consciente de que, si no se saca a la luz el tema y se presiona, mas compañeras van a seguir pasando por esta clase de situaciones.

Ahora mismo sentimos mucho asco y mucha rabia. Todo el apoyo a la compañera. Animamos a todxs, dentro y fuera, a solidarizaros con ella y mostrar el repudio a esta clase de abusos contra las presas.

Cárcel=Tortura Mujeres presas Presxs en lucha

Compartimos esta publicación del Grup de Suport a Presxs de Lleida donde comparten las cartas que han recibido de una mujer presa en alguna cárcel catalana. Las cartas son del mes de junio. La compañera relata distintos maltratos sufridos en los ultimos meses y como es su situación personal. La fotorafia de arriba es de una pintada de la ciudad de Lleida.

Hola! Soy X.

Mira, llevaba seis meses en segundo grado y ahora por tres partes me han pedido un 75, a espera de un primer grado. No tengo abogado. Ojalá me echéis una mano. Ya he pagado cinco primeros grados y no lo llevaba nada bien… No tengo ningún inconveniente en decir todas las compañeras que han muerto aquí dentro; que por cierto, el día de la mujer se ahorcó M, una compañera.

Tampoco se mueven para que me paguen ya la PNC (pensión no contributiva) que tengo autorizada desde septiembre. Solo tengo 80 euros mensuales que me manda mi madre.

Quiero denunciar al jefe de servicio. Hace once días después del recuento me puso los brazos engrilletados. Me han maltratado, cogido del pelo, abofeteado… Yo ya no busco mi libertad, solo intento salvar mi vida.

Saludos de nuevo,

Me encuentro ya en primer grado, por tres partes. Me corté el cuello, me llevaron al DERT (aislamiento) a rastras. Hasta hace poco me dolían los brazos. En lugar de acudir un médico, me llevaron a una colchoneta y me ataron. Me dijeron que hasta que no me estuviera tranquila el médico no me vería los cortes. Hacía frío. Al buen rato me curaron, me quitaron las sujeciones psiquiátricas y me dieron una manta. Hacia seis meses que había bajado de pagar ocho meses de primer grado. Ayer me vinieron dos partes más, anteriores a este primer grado que estoy pagando.

Esta cárcel es un infierno. Me han puesto un cartel y no me lo quitan. Quiero estar con J, verlo, aunque sea poder hablar con él. No tengo a nadie más que a J, a mi madre y a Dios.

Sigo esperando el tema de mi paga. No viene a verme la asistenta social. Me dicen que no puedo trabajar por la PNC. ¿Que hago? Solo tengo los 80 euros mensuales que me ingresa mi madre.

Aquí cuando no vas con los corderos, te pegan, te dicen de todo. No quiero estar en esta cárcel porque me da miedo.

Un beso a todos y todas. Cuidaros.

 

Cárcel=Tortura Mujeres presas Régimen de Máxima Crueldad

El compañero Alfonso Miguel Codón Belmonte, que está participando desde enero de 2017 en las actividades de la propuesta colectiva de lucha en defensa de las 14 reivindicaciones que todos conocemos, inició ayer, 20 de mayo, una huelga de hambre de 10 días por motivos muy parecidos a los de la huelga colectiva de 15 días que se inició el pasado 1 de mayo. Suponemos que no le ha llegado la información a tiempo y ha querido de todas formas aportar su grano de arena. Miguel, que había participado del 10 al 20 de noviembre en la huelga de hambre rotativa por la excarcelación de las personas presas gravemente enfermas, ayunó también varios días cuando fue trasladado el 21 de febrero pasado a la cárcel de A Lama desde la de Villabona donde se encontraba, siendo encerrado sin sus pertenencias en una celda acristalada, después de que, al parecer, se intentara ahorcar utilizando la funda de una almohada. A raíz de lo cual, inició una huelga de hambre hasta que le devolvieran sus cosas. También ha enviado el resguardo de una instancia anunciando otro ayuno de 15 días, del 2 al 17 de marzo, pero, considerando que en esas fechas estaba aún en Villabona y que la instancia es de A Lama, nos parece que esa huelga debió producirse en abril y que el compañero se ha equivocado al poner la fecha, algo muy explicable, dada la situación de privación afectivo-sensorial que padece. Es evidente que este compañero tiene muchas ganas de luchar y sabemos que él se considera sin ninguna duda parte del colectivo de presxs en lucha, pero también parece que la información no le está llegando puntualmente. Hay que recordar, además, que Miguel ha protagonizado muchos intentos de suicido y que, dada su situación de salud mental, no debería estar en régimen de máximo castigo, que es donde lo tienen, por mucho que pretendan haberlo atenuado poniéndole totalmente solo en una celda acristalada y con una cámara que le controla las 24 horas del día. Por lo que habría que luchar –y no él solo, evidentemente– es por que le saquen de ahí, para ponerle en una situación adecuada a su estado de salud, es decir, en libertad.

Más información sobre Miguel en Tokata

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

Cárcel=Tortura covid19 Huelga de Hambre Mayo 2020 La cárcel mata

Desde el grupo anticarcelario de Tarragona, La Corda, nos vuelven a informar de la situación de Juan Ruiz López, preso en Mas d’Enric (Tarragona). El compañero habla de su situación personal y de las medidas que le aplican, también de la situación general en esta cárcel. En la publicación se hace referencia a los impedimentos que ponen desde este centro de exterminio para que según qué presxs puedan hablar con las personas del exterior.

Mayo 2020

El compañero está en aislamiento de forma permanente. Nos dice que está mal, y que ha estado mas de 20 días que lo han estado sacando esposado cada vez que tenia que salir de la celda.

Comenta que se ha sumado a enviar el escrito de denuncia al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Tarragona (que está en Lleida ya que en Tarragona no hay juzgado de vigilancia propio) la queja en relación a que en Mas d’Enric, a según qué presos, no les permiten llamar a una misma persona del exterior. Es decir, un mismo número de teléfono de alguien de la calle, no se lo autorizan a más de un preso. Sobre este tema, sabemos que no hay ninguna norma establecida que prohíba que una misma persona (familiar o amiga) pueda comunicarse telefónicamente con más de una persona presa. Pero que en la cárcel de Tarragona hay una regulación “propia e interna” sobre esto (vamos, que hacen lo que les da la santísima gana) supuestamente para evitar situaciones de amenazas o extorsiones a personas del exterior para que paguen deudas que lxs presxs han contraído en el centro. Esto es un argumento pobre, ya que dichas «amenazas» van a producirse igualmente si es el caso. Además, esta medida acaba afectando negativamente a muchas personas que no está demostrado que hayan hecho o vayan a hacer esta clase de acciones. Hemos comprobado que esta es una medida arbitraria, aplicada a según qué presos en función del juicio subjetivo que hagan lxs carcelerxs.

Además, Juan comenta que ha estado escribiendo a distintos organismos para denunciar su situación y la vulneración de derechos que sufre de manera permanente, así como otros hechos que ocurren en esta cárcel. Con indignación comenta que no recibe respuesta alguna de estos organismos, y que cuando la recibe llega al cabo de mas de un mes. En estas respuestas le dicen que tiene tres días para recurrir o aportar más información, plazos de tiempo obviamente imposibles de cumplir.

Denuncia la desatención médica que sufre. Comenta que el martes 12 de mayo hizo una vídeo-llamada con su familia (estas vídeo-llamadas son a través de wasap, con falta de intimidad y con una calidad de mierda. Duran tan solo 10 minutos). Comenta que después de la vídeo-llamada, tuvo un ataque de ansiedad y pidió que lo atendiera un médico. Nadie fue a verlo. Dio un puñetazo a la pared y siguió sin ser atendido por nadie. Comenta que lo tienen chapado 21 o 22 horas al día, sin acceso a ninguna clase de actividad o taller. Él mismo explica cómo esta situación que perdura en el tiempo está afectando a sus patologías psicológicas y físicas. Recordamos que Juan tiene problemas de toxicomanía desde los 13 años, y varios problemas de salud física y sobre todo mental. Ha protagonizado varias autolesiones de todo tipo, y se le ha aplicado en mas de una vez el PPS (Protocolo de Prevención se Suicidios). Denuncia que cuando se le han hecho informes médicos estos no han sido completos y no han incluido toda la información necesaria. Dice que solamente una subdirectora médica, una tal Elisa, es la que le atiende cordialmente, tratándole como una persona y como un paciente.

También relata que en el mes de marzo hubo al menos un incendio en una celda, y que al chaval lo ataron y le pegaron. Hace referencia a varias situaciones de abandono y maltrato a otros compañeros, además de a él mismo.

Denuncia lo que ya se ha confirmado reiteradas veces, que a lxs presxs no les han entregado ni guantes ni mascarillas, ni tampoco productos de higiene. Comenta que los lotes de higiene que se reparten una vez al mes son insuficientes, y tampoco han aumentado los productos ni las cantidades de dichos lotes ahora que hay toda la movida del COVID. Incluso dice que los presos que reparten la comida tampoco llevan medidas de protección por lo que es fácil que se propague el virus. Tampoco ponen ni bolsas de plástico en el patio para tirar los residuos. Al igual que nosotrxs, siente que con la excusa del COVID les han aislado aún más, pero, sin embargo, no se aplican medidas reales que vayan mas allá de la incomunicación con el exterior.

Adjuntamos aquí algunos de los resguardos de las peticiones que está haciendo Juan desde hace tiempo: Entrevista urgente con el psiquiatra, solicitud de los informes médicos psiquiátricos y de la medicación que está tomando, necesidad de poder realizar actividades. También un papel donde se le informa de las medidas que se le estuvieron aplicando en relación al control de sus llamadas telefónicas, donde entre otras cosas tiene que solicitar a primera hora de la mañana a quién va querer llamar, que estas llamadas siempre serán a primera hora de la salida al patio, pero solo desde el pasillo, y el tiempo de estas llamadas SE LE RESTA de su tiempo de patio, y que durante la llamada habrá siempre un carcelero presente. También nos hace llegar otro papel donde se le informa que va a estar permanentemente bajo vigilancia, mediante cámaras en tiempo real.

A pesar de que estas medidas ya se le cancelaron, todo esto nos puede dar una idea de las condiciones de máximo control a que está sometido el compañero. Sabemos que Juan «no se adapta» a la vida en la cárcel (¿quién puede adaptarse a esta vida?) ya que además tiene distintas problemáticas añadidas. Pero la solución a esto sigue siendo el maltrato, la represión y el control hacia su persona, elementos que solo aumentan su agresividad y odio y repercuten más negativamente en su salud general. Como él dice, «me tienen como un animal y hacen que me convierta en un animal».

Juan Ruiz Lopez

Centro Penitenciario Mas d’Enric

Travessia Comella Moro, 15

43764 El Catllar (Tarragona)

Cárcel=Tortura Salud mental

Prácticamente desde que empezó el “estado de alarma”, los presos encerrados en el departamento de primer grado de la cárcel de Villena se han estado autolesionando, cortándose con hojas de afeitar ‒uno, por ejemplo, se ha chinado todo el cuerpo, los brazos y la cara‒; tragándose las cuchillas y otros objetos, como pilas, mecheros y piezas metálicas; prendiendo fuego a los colchones, y reventando las celdas, destrozando los cristales y todo lo que se puede romper. Muchos han recibido fuertes palizas y han sido sometidos a “sujección mecánica” y al menos a dos de ellos se los han llevado en conducción especial. Al parecer, la tensión ha ido creciendo a causa de la privación de comunicaciones y de que casi nadie tiene dinero para llamar por teléfono a sus familiares. Había unos doce compañeros dispuestos a participar en la huelga de hambre colectiva que se inició el 1 de mayo, pero han sido dispersados, unos a otras prisiones y otros en diferentes módulos de la de Villena, fuertemente controlados y presionados. El compañero Peque, también se ha autolesionado, ha sido sacado al hospital por haberse tragado objetos y amenazado por los funcionarios. Él y un compañero rumano llamado Cristian, que se ha enfrentado varias veces a los carceleros, los cuales le han abierto la cabeza, le han dado un brutal paliza, quince contra uno, y lo han atado durante horas a la cama, han sido aislados los dos solos en una galería, privados de todos sus objetos personales. Nos han llegado el mismo día varias cartas, la mayoría con mucho retraso, donde Peque nos informa sobre la participación en la huelga de hambre colectiva y nos relata lo que está pasando en el aislamiento de Villena. Reproducimos la más reciente. Y al final ponemos también un fragmento de una carta de Alfonso Martí Aracil, donde habla de su participación en la huelga de hambre. Los dos compañeros han enviado las instancias donde comunican su postura a la autoridad carcelera.

Aislamiento de la cárcel de Villena, 30 de abril de 2020

¡Salud, compañerxs! Soy Peque y os doy las últimas noticias desde este búnker de Villena donde me encuentro secuestrado en artículo 91.3 RP, primera fase del régimen más restrictivo para presxs catalogadxs de peligrosidad extrema y aplicado el régimen FIES con la intervención de toda clase de comunicaciones.

Los medios de desinformación no hacen mención de los incidentes que están sucediendo en las cárceles y aislamientos (cárceles dentro de las cárceles) y a los reclusos que se quejan un poco cogen a cinco o seis poniéndoles de cabecillas, les aíslan y les aplican el primer grado de tratamiento. En este aislamiento, en el último mes, han sido quemadas varias celdas, cuatro internos han roto los cristales y los marcos de las ventanas. Los mismos cuatro compañeros se han tragado mecheros, pilas, muelles y otros objetos a causa del confinamiento y de no tener dinero para llamar a sus seres queridos. Nosotros, otro compañero en lucha y yo, ya hemos echado las instancias y empezamos mañana, 1 de mayo, yo una huelga de hambre hasta el 14 de mayo y el compañero los días 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13 y 15, o sea, ocho días sin comer. Hemos mandado los escritos al defensor de nadie y al ministro del interior Grande-Marlaska comunicándole lo que está sucediendo en las cárceles, pues a los intervenidos nos han subido de 8 a 13 las llamadas telefónicas, puro paripé, pues ¿quién puede hacer 13 o 15 llamadas semanales, costando dos euros y medio la llamada? Serían 40 euros semanales o 160 mensuales. Tenemos, los que podemos, lo justo para el té y el tabaco, y muchos ni eso, como para disponer de ese dinero mensual para llamadas. Los dos primeros meses nos dieron una tarjeta telefónica de 10 euros, justo para realizar cuatro llamadas al mes, pero, en cuanto llegaron unos teléfonos de mierda, únicamente nos permiten hacer una vídeollamada semanal ‒grabada, si estás intervenido‒ de 10 minutos, ni siquiera de 40 minutos, que es lo que correspondería a una comunicación semanal corriente por cristales.

Han prohibido los traslados, pero a los dos compañeros que intentaron escaparse de Fontcalent, hace una semana, los trajeron en una conducción especial, ya en primer grado de tratamiento. En esta jodida cárcel, solo existen, para primer grado, dos galerías de diez celdas, ocho para segunda fase y dos para primera, más la tercera galería, para “área de progresión”, donde nadie se queja por nada, y la cuarta galería, con seis celdas, una de sujeción mecánica y otras cinco para presos que la acaban de liar y están esperando que comiencen las conducciones para echarlos de esta cárcel. Casi ningún interno tenía televisor, o sea, que la manera de callarlos a todos ha sido darles a cada cual uno nuevo, con su caja. El 1 de mayo, íbamos a empezar la huelga de hambre colectiva de 15 días, con la participación de unos doce compañeros, pero alguno dio información y se los llevaron a todos a otros módulos o de conducción. Varios presos han cogido mis escritos como modelo para los suyos y llevan 15 días mandándolos al defensor de nadie y al ministro del interior.

Mientras, en los módulos de segundo grado, según me comentan, los funcionarios siguen con el negocio de traerles droga, para que no pasen mono los chavales, a precios abusivos, y a muchos presos eso es lo único que les importa, la puta droga, les da igual ver a sus seres queridos que no. Siento hasta vergüenza ajena de tener que contar la realidad de lo que llaman prisiones y pronto “centros de reinserción”. Otros, por no alienarnos ni seguir a la manada, pasamos años y años encerrados 21 horas diarias en una celda, perdiendo la salud y en una guerra continua por no dejarnos quitar la dignidad, pues, como le he dicho hoy al director: “ya nos habéis quitado, y lo seguís haciendo día tras día, la vida, solo nos queda nuestra dignidad”. El día que acaben de matarnos, ese día, por fin, seremos libres.

Quiero recordar a una persona, a una compañera de Madrid, que acaba de realizar un acto, ella sabe cuál, por el que le estoy sumamente agradecido, lo mismo que por haberme escrito a Picassent y decirte, compañera, que te he escrito a Madrid, pero me devolvieron la carta… ya sabes los motivos. Salud y agradecido, compañera. También quiero agradecer a todos los grupos de apoyo que con vuestras cartas y movimientos visibilizando nuestros actos hacéis que nos sintamos un poco vivos. Sin todxs vosotrxs, nuestras luchas casi no tendrían luz ni sentido. Hacéis que desde la soledad y la oscuridad podamos ver un poco de luz al final del túnel. Quizá penséis que podríais hacer más, pero eso también lo pienso yo por nuestra parte: “podríamos hacer más”. Sin embargo, sería injusto pedirles a compañerxs que hagan lo mismo que yo haría, pues cada cual tiene sus límites y no todxs tenemos las mismas condenas.

Sin más, compañerxs, me despido por hoy con un beso fraternal y un gran abrazo libertario de este vuestro compañero y, para algunxs, amigo, hermano, familia.

«Solo los que tienen libertad saben los que es perderla. Ahora, con el covid-19, viviréis algunxs en cárceles de oro, pero podéis haceros una idea de lo que es la cárcel con mayúsculas.»

Salud, ánimo y fuerza, anarquía y rebeldía.

José Ángel Martins Mendoza, miembro de COLAPSO

Villena, 20 de abril de 2020

(…) Yo voy a participar en el ayuno, el mío va a ser un poco más flojo por dolores de estómago por otras huelgas de hambre, como ya sabes, en Puerto III y en Villena.

Las reivindicaciones son por todo lo que está pasando aquí, estamos sin poder ver a la familia y amigos y, ya sabes, por todas las torturas y malos tratos.

Aquí en mi galeria ya han reventado un chabolo y rotas las ventanas y demás cosas y al chaval lo ataron en la cama y le pincharon. También han quemado un chabolo en la galería del Peke y varias personas se han tragado pilas, etc., para salir al hospital.

Mi ayuno va a ser los días 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13 y 15 y a ver si con todos los que las hacemos podemos presionar y ganar que nos dejen volver a comunicar y lo mismo sobre la tabla reivindicativa. (…)

Alfonso Martí Aracil 

Propuesta De Lucha Colectiva Para Ser Difundida Y Debatida Dentro Y Fuera (Renovada)

Noticias Sobre La Huelga De Hambre Rotativa De 2019-2020

Sobre La Huelga De Hambre De Mayo 2020

¡No Olvidéis A Lxs Presxs En Lucha! [Lista Actualizada, 29-IV-2020]

Cárcel=Tortura covid19 Huelga de Hambre Mayo 2020

Sacamos esta noticia del blog del Grup de Suport a Presxs de Lleida. Juan Carlos Fabián Izquierdo les ha hecho llegar una carta hablando, entre otros temas, sobre lo que pasó en la cárcel de Zuera, en mayo de 2019, donde supuestamente se suicidó un chaval llamado Brian. Recordamos que la familia nunca ha creído la explicación oficial y lucha para que se investigue el caso. Juan Carlos también hace referencia a dos compañeros suyos que se encuentran en unas condiciones deplorables y en total abandono médico.

Cárcel de Albocàsser, 29 de febrero de 2020

Hola X. En primer lugar darte las gracias por haberme escrito y por ayudarnos contra la represión penitenciaria. Decirte que ayer recibí tu carta la cual me alegra mucho saber que estás en un grupo de ayuda a los presos.

Decirte que gracias por ver nuestra denuncia que os mandó Z, la que le hicimos llegar por la muerte del chico Brian que lo mataron los funcionarios de una paliza. Lo que contamos en la carta que os mandó Z, pues yo no estaba en la galería donde lo mataron pero lo que si estoy seguro es que N sí que estaba y cuando vino a nuestra galería, ya que eso fue en la galería A y nosotras tres estábamos en la galería C. Cuando vino el juez al levantamiento del cadáver, N y M empezaron a chillar y a decirle a la juez que lo habían matado los verdugos funcionarios. Que era imposible que se ahorcara de la manera y forma que decían los funcionarios. Gracias a la denuncia que Z puso por las redes sociales, como bien dices, la familia denunció y fueron varios funcionarios a declarar, no se más. Luego lo que sí que estuve escuchando fue la paliza que le dieron a N ya que después de que viniera el juez, lo trajeron a nuestra galería el mismo día sobre las 12:00. Nos contó lo ocurrido y a las 16:00 más o menos, lo sacaron de la celda y le dieron una paliza. La cuál la escuchamos toda la galería y estuvimos golpeando las puertas y chillándoles que dejaran de pegarle. Se lo llevaron a enfermería para que no denunciase ni pudiera hablar de lo ocurrido (…). Sí, estuvieron la familia y estuvimos escuchando las manifestaciones fuera del centro y le doy las gracias a todas.

Tengo un compañero que lleva 19 años preso, con cáncer de colon, operado y con el VIH. Lo tienen aquí tirado en el patio y con 2 sanciones disciplinarias por negarse a ir al hospital con la furgoneta de traslados de prisiones, en lugar de llevarle con la ambulancia, como debería ser. Él está conforme de ir a los juzgados o al hospital, pero con ambulancia. Como esta, muchas más. (…). Tengo otro compañero, al que tiraron del destino de cocina porque se le dislocó el hombro y como saben que lo tienen que operar no le dieron la baja para no pagarle y lo tiraron del Módulo de destino. (…) Cogen también en un punto muerto donde no hay cámaras, (…) cogen a los chavales y los guantean por la cara. Luego el médico viene cada 2 semanas a ver a una planta y solo ve a 15 personas.

¡Ah! Tengo una queja por los vis a vis. Porque a todos los familiares les hacen cacheos integrales, tanto niños como personas mayores. No les dejan sacar algo de comida a los familiares en el vis y los horarios de vis hacen que mis niños pierdan escuela.

El módulo son dos plantas y eso, el médico viene cada 15 días a ver a cada planta y solo a 15 personas, cuando en el módulo estamos unas 80 o 90 personas. Tengo amigos que han trabajado en cocina y han visto cómo traen comida casi podrida. Luego los trabajos de limpieza del módulo y pinturas no son remunerados, solo les dan unos pocos puntos. Cuando tendrían que cobrar por ello, no les ayudan en nada solo el cura les mete 6 euros al mes o cada 2 meses (…).

Nos tienen como en un campo casi de concentración. (…) Me escribes por favor X y me mandas el número de teléfono y a poder ser, venir a vernos sobre todo a mis compañeros, el del brazo dislocado y el que tiene cáncer. (…).

Nosotras estamos hasta al final, que todo el país sepa que lo que pasa entre estos módulos sobre todo lo de mi compañero que está con cáncer (…). Todos quieren que seamos como borregos y el que no, como nosotras aquí, nos tienen tirados en un patio y cacheándonos las celdas cada dos por tres, solo por joder. Y toda la corrupción que tienen desde el director hasta la funcionaria. (…). Gracias!

Espero que por favor nos ayudéis. Gracias a vuestro apoyo a las presas. Hasta pronto X.

Juan Carlos Fabián Izquierdo

Para escribir al compañero:

Juan Carlos Fabián Izquierdo

Centro Penitenciario Castellón II

Ctra. CV-129 Km 15. Partida els Mascarells s/n

12140 Albocàsser (Castellón)

Cárcel=Tortura La cárcel mata

Ayer 5 de Mayo, entre las 9:15 y 9:30, Unas 70 personas presas en el módulo 8 de la cárcel de Murcia II hicieron una primera concentración silenciosa, que piensan repetir cada día, con lemas escritos en cartones y papeles, protestando por las medidas de privación de derechos, aislamiento e incomunicación, pero no de verdadera prevención, que se les han impuesto con la excusa de la pandemia, y expresando las siguientes reivindicaciones:

– Libertad para los enfermos graves y sin cura.

– Libertad para los presos que les queda poco tiempo de condena.

– Que se hagan tests del covid-19 a presos y funcionarios.

– Que se proporciones a los presos guantes, gel y mascarillas.

– Que, se les dé la opción, en caso de muerte de un familiar, de ir al tanatorio o cementerio a darle un adiós digno.

– Que se permitan las comunicaciones de todo tipo, ya que los presos no entienden que se les impida ver a sus familias pero se les obligue a estar todo el día en contacto con los funcionarios.

Por otra parte, en diferentes blogs de grupos anticarcelarios se han publicado recientemente las siguientes noticias procedentes de esa misma cárcel de Murcia II.

Amenazas y abusos a Jorge López Vizcaíno

El compañero Jorge López Vizcaíno nos informa de las presión que está sufriendo dentro de la cárcel y de la colaboración por parte de los carceleros para que su vida en aislamiento sea insoportable.

Después de coacciones y amenazas de los carceleros en momentos de debilidad Jorge cometió un intento de suicidio que se intenta ridiculizar en el parte que adjuntamos. Tras los hechos, el compa estuvo medio dia sin recibir ningún tipo de atención médica. Tenemos que recordar que, a demás, Jorge se encuentra pendiente de una operación de garganta y de los huesos de la muñeca.

El compa es consciente de que se equivocó con este intento de suicidio y que lo abordaron en una situación muy vulnerable. Animamos a que se le manden unas fuerzas muy necesarias en estos momentos.

Jorge tiene graves problemas de salud que están siendo complentamente desatendidos. La ausencia total de profesionales sanitarixs provoca una atención sanitaria muy precaria, que repercute en la salud de lxs presxs. Por un lado, Jorge tiene problemas en las articulaciones de las manos, de manera que no puede realizar ejercicio o escribir con normalidad. Tiene un pólipo desde hace dos años en la garganta que le hace escupir sangre y pendiente de operación desde hace tiempo. Nos transmite el mal trato que ha recibido por parte de lxs pocxs médicxs que lo han atendido. Además de la nula atención psiquiátrica que recibe en aislamiento, necesitándola cada pocos meses.

La situación del compa es una más que hace que la actual propuesta de lucha colectiva desde dentro, así como la información que se está moviendo fuera en relación con la sanidad precaria dentro de la cárcel cobren el máximo sentido. No pararemos hasta que desaparezcan estas crueldades, y con ellas la propia cárcel.

Fuente: Colectivo Pronoia

Despropósitos en tiempo de virus

Nos escribe David Rojas Fernández desde una celda de aislamiento, en Murcia II, con mucho ánimo, a pesar de las recientes palizas, los partes dsiciplinarios y causas adicionales que le han impuesto como represalia por denunciar torturas y defender su dignidad. Sus palabras nos trasladan el despotismo de los carceleros y nos hablan de un nuevo asesinato institucional. Su compañero Vargas recibió una dosis letal de fármacos, nos lo explica en los siguientes términos:

Cárcel de Murcia II, 18 de abril de 2020

(…) la semana pasada mi compa el Vargas murió de sobredosis de medicación, y los guardias y médicos en el pasillo riéndose sin ningún tipo de compasión (…).

(…) sobre el coronavirus, no nos han proporcionado ni mascarillas ni guantes y encima los carceleros pasan de todo, entran y salen de la cárcel todos los días y muchos de ellos van sin mascarilla poniéndonos a todos en un grandísimo riesgo de infectarnos y tampoco nos han dado ningún tipo de información sobre las distancias entre nosotros, ni si hay que lavarse las manos, no tocarse la cara ni tocarnos entre nosotros… si sé las medidas que tengo que tomar para no infectarme es por las noticias que veo en la TV, a parte nos han autorizado tan solo una videollamada mensual de 10 minutos de duración y tan solo con un familiar –cuando yo sé que en otras prisiones se han autorizado varias videollamadas mensuales– y aquí en aislamiento estamos que echamos chispas y a punto de explotar (…)

Sin perder su sentido del humor el compañero se despide recordando la cobardía de los carceleros pues cuando, estando en Picassente, el subdirector médico le dijo «subnormal» y él se defendió, vinieron 17 funcionarios a pegarle con sus porras, cascos, escudos y chalecos, y parecería que no están suficientemente protegidos, ya que David les escucha quejarse y pedir más protecciones y más material represivo contínuamente.

Fuente: Ananké, col·lectiu de suport a preses

 

Cárcel=Tortura covid19 Presxs en lucha

Desde Girona, el Colectivo Anticarcelario Rosinyol trasmite la denuncia de Ismael Dorrego Martínez, que el pasado 15 de abril recibió –en la prisión de Puig de les Basses, que está en Figueres (Girona)– una paliza de cinco boqueras, en presencia de una médica carcelera. Aprovechamos para publicar una declaración de intenciones de ese colectivo de reciente creación y la dirección de su blog, a partir del cual lo reproducimos todo.

Desde el Colectivo Anticarcelario Rossinyol de Girona queremos denunciar la situación actual de Ismael Dorrego Martínez. Ismael estuvo preso en Brians I, cárcel en la que sufrió amenazas y malos tratos, tanto físicos como psicológicos. Fue trasladado a Puig de les Basses, pero no ha cambiado a nada en cuanto a su situación.

El pasado 15 de abril recibió una brutal paliza por parte de funcionarios de prisiones del DERT, con la complicidad de la doctora de servicio en ese momento. Las personas responsables fueron: Don Javier nº 6687, coordinador Sergio nº 6621, Vigilantes: nº 6970, nº 6392, nº 5122 y la doctora Ana con nº 0854.

Entraron en la celda con cascos y escudos, esposaron y ataron a Ismael y le golpearon, provocándole un esguince en el pie, por lo menos que sepamos, ya que aún no hemos recibido ningún tipo de parte médico sobre
todo esto.

Ya hace tiempo que Ismael denuncia que no le dejan salir al patio las tres horas que le corresponden, y que además cuando sale es siempre solo, evitando que pueda hablar e interactuar con otras personas.

También nos cuenta que no tiene ni una silla en su celda donde poder sentarse, ni una pastilla de jabón con la que lavarse y bebe de un vaso que se ha fabricado con un plástico que ha conseguido, ya que no le facilitan uno.

Es evidente que no se cubren bajo ningún concepto las necesidadesbásicas e higiénicas de las presas, y además estos hechos atentan directamente sobre la salud psíquica y física de las personas y son una degradación para cualquier ser humano, además de de dudosamente legales.

Por lo tanto queremos que denunciar públicamente a la macro cárcel de Puig de les Basses en Figueres por permitir torturas y malos tratos contra las personas presas en régimen DERT por parte de algunos de sus trabajadores.

Hacemos un llamamiento a todas las personas para que esta información se difunda lo máximo posible, para dar voz a todas aquellas que viven confinadas siempre y que en estos momentos sufren un doble aislamiento.

¡¡Ismael, no estás solo, abajo los muros de extermino!!

Para escribirle:

Ismael Dorrego Martínez

Centre Penitenciari Puig de les Basses

C/ Raval disseminat nº 53

17600, Figueres (GIRONA)

Declaración de intenciones del Colectivo anticarcelario de apoyo a personas presas y a sus familias Rosinyol:

Quiénes somos

Somos un colectivo libertario y abolicionista de Girona que tiene como objetivo principal luchar contra el sistema penal y carcelario que juzga y encierra a las personas en función de los privilegios y «necesidades» del actual estado democrático.

Es imprescindible visibilizar el sufrimiento y las torturas que sufren las personas presas, informaciones que nunca traspasan sus propios muros. Trabajamos por la dignidad de todas estas personas, por la denuncia de las condiciones de vida en las cárceles y lo hacemos con un objetivo de fondo: el fin de las cárceles.

Qué queremos

Partimos de una visión en la que NO contemplamos el castigo (sea en la forma que sea) como herramienta para la resolución de conflictos para ninguna persona. Creemos en las responsabilidades que debemos asumir cada una con cualquier acto que atente contra la libertad de otra.

Las cárceles dañan el estado físico y mental de las personas, privándolas de autonomía, intimidad, espacios saludables de reflexión y socialización y, además, de proyectos de apoyo individuales y colectivos para afrontar las propias carencias o dificultades (entre otras muchas cosas).

Este posicionamiento nos empuja a trabajar por la denuncia de las vulneraciones de los derechos de las personas privadas de libertad. A centrar nuestros esfuerzos en apoyar y la solidaridad con las personas presas y su entorno afectivo, trabajando conjuntamente para fomentar la autonomía personal y colectiva.

Objetivos

Los objetivos principales de Rossinyol, colectivo de apoyo a personas presas, son los siguientes:

1. Ofrecer apoyo y acompañamiento a las personas presas y en su entorno afectivo.

2. Visibilizar las condiciones degradantes que viven las personas presas y sacar a la luz sus denuncias.

3. Generar red de personas y colectivos afines a las ideas descritas.

4. Generar discurso y crear conciencia colectiva alternativas al sistema punitivo.

Lo hacemos con charlas (propias y externas); jornadas; escritos y materiales de difusión; espacio de carteo; pases de documentales; convocatorias de movilizaciones.

Nos dirigimos a persona presas, familiares, profesionales (médicxs, trabajadorxs sociales, periodistas, abogadxs…) ateneos, casales, centros cívicos y otros espacios de barrio/pueblo.

https://rossinyolgirona.noblogs.org/

Actividad en la calle Cárcel=Tortura

Lxs compis del Grup de Suport a Presxs de Lleida piden que se difunda la presente noticia sobre una persona presa que empezó siendo aislada por sospechas de cornavirus, le llevaron después a régimen de castigo y, finalmente, a una Unidad Psiquiátrica Penitenciaria, incomunicándole de su familia durante varios días y haciéndole objeto de malos tratos. Su familia y sus compañerxs están muy preocupadxs por su desaparición en lo que tiene toda la pinta de un  secuestro y por la falta de informacion clara sobre lo que le pasa y sobre lo que le están haciendo.

La mañana del pasado miércoles 15 de abril, un preso de la cárcel de Lledoners, Barcelona, que llevaba casi 15 días aislado en la enfermería del centro a la espera del resultado de la prueba de Covid-19, fue llevado al DERT (aislamiento), por varios funcionarios desde donde, según la versión de los guardias, lo tuvieron que trasladar rápidamente a la UHPP, Unidad Hospitalaria Psiquiátrica Penitenciaria, en Brians I, Barcelona, porque “estaba muy nervioso y decía cosas sin sentido”.

Sabemos por fuentes próximas a él y por parte del equipo de UHPP que el resultado de la prueba fue negativo pero, al parecer, según el protocolo de prevención, se debía mantener al interno 48 horas más aislado porque presentaba síntomas. Esto, sumado al ingreso en la UHPP, significó la incomunicación total del preso hasta que ayer, viernes 17 de abril, después de más de 6 días sin que su familia pudiera recibir una llamada suya. Desde la UHPP, se justificó esta situación por el protocolo de prevención y con el tema de que, por su salud mental, debía hacérsele una valoración previa de si sería positivo para él llamar a su familia. Ayer, cuando su familia pudo hablar con él, finalmente, este les dijo que no se acordaba de nada ni sabía qué hacía allí; y que estando en el DERT de Lledoners le habían agredido.

Según la familia, el mismo miércoles en que todo esto sucedió, la mujer del interno había llamado al centro para preguntar por la situación de su marido, que llevaba 5 días sin llamarla. Desde el centro le dijeron que no podían hacer nada, que debía esperarse a que le llamara él. (Aún sabiendo que, por el protocolo de prevención y estando en enfermería, el acceso a las llamadas es más reducido). Al poco rato, le llamó una asistenta social informándole de que su marido se encontraba en el DERT, sin profundizar en lo que había sucedido, solo alegando que el interno se había puesto nervioso. Luego, la mujer llamó al centro para pedir más explicaciones y una psicóloga la tranquilizó diciéndole que pronto volvería a ser trasladado a enfermería. Al cabo de unas horas, un trabajador social le llamó diciéndole que le habían dejado a él su caso y que le informaba de que su marido había sido trasladado al hospital de Terrassa por un ataque de nervios. La mujer, preocupada, llamó al Hospital de Terrassa para preguntar por su marido y desde el hospital le dijeron que allí no estaba. Sobre las 19h de la tarde, le llamaron de Brians I y una psiquiatra le informó de que su marido había ingresado en la UHPP hacia las 12:30h de ese mismo mediodía. Le dijo que hasta dentro de 2 días no podría ponerse en contacto con él. Más tarde, la mujer habló con un funcionario de Brians I y este le informó de que, normalmente, quien ingresa allí, tiene derecho a hacer una llamada; así que tendría que esperar a que su marido le llamara.

Al día siguiente, una persona cercana a la familia se puso en contacto con la UHPP para pedir explicaciones sobre el caso y habló con un psiquiatra que reconocía al interno. Este le explicó que no se le permitía llamar a causa del protocolo de prevención y por falta de una valoración final que permitiera valorar que la llamada fuera positiva para la salud mental del preso. La compañera le preguntó si les parecía favorecedor para la salud mental tener a un preso en ese estado (bajo la alarma por coronavirus desde hacía 15 días en una enfermería solo y desde hacía prácticamente una semana sin contacto con sus seres queridos) sin dejarle hablar con su familia. Pero lo único que se pudo conseguir fue que el psiquiatra llamara a la mujer del interno la tarde del jueves para comunicarle que al día siguiente su marido podría llamarla.

A todo eso hay que sumarle que se desconoce lo que pasó desde que el preso estaba en enfermería a la espera de los resultados hasta que fue trasladado a la UHPP de Brians I. La única información que se ha dado es que el preso, que no disponía de diagnóstico psiquiátrico ni tenía problemas de drogadicción, estuvo siguiendo un tratamiento médico durante esos días en enfermería que fue variando. Le cambiaron varios medicamentos, entre ellos los que sirven para dormir y contra la depresión. Estamos hablando, entonces, de medicamentos psiquiátricos que deben ser valorados y recetados por un psiquiatra antes de ser tomados. Así que, al parecer, el preso sufrió un tratamiento con fármacos irregular que podría haber desencadenado el supuesto ataque nervioso que repetían una y otra vez tanto los funcionarios como los demás profesionales de ambos centros. Además, el preso denunció ayer, tras hablar con su mujer, haber sufrido violencia por parte de los carceleros en el DERT en Lledoners.

Ahora, están a la espera de que pasen los días necesarios para que le vuelvan a dar el alta al preso y lo trasladen junto con sus compañeros de módulo otra vez, en Lledoners. Según fuentes de la UHPP, se tarda entre unos 2 y 5 días en hacer una valoración y dar el alta. Siguiendo esa lógica, el interno debería estar de vuelta a Lledoners antes del próximo lunes 20 de abril. La familia y sus compañeros están ansiosos por saber qué pasa con él y por volver a sentirlo a su lado.

Pedimos a las Asociaciones de Defensa de los Derechos Humanos y a aquellas personas u organizaciones solidarias con lxs presxs que se pongan en contacto para tejer estrategias conjuntas para que se solucionen lo más pronto posible tanto este como otros casos de injusticia y por que se mantenga informadas a las familias y a lxs propixs presxs.

Así como animamos a todo el mundo a hacer difusión de esta noticia y de tantas otras que recibimos desde las cárceles para hacer posible la transparencia entre lo que pasa dentro y fuera de los muros.

¡Compañerxs no estáis solxs! ¡ La solidaridad traspasa los muros!

Cárcel=Tortura covid19 Salud mental

Compartimos esta publicación del grupo La Corda donde dan voz a Juan Ruiz Lopez, preso en la cárcel de Mas d’Enric (Tarragona). El compañero relata un nuevo episodio de maltrato por parte de lxs carcelerxs con golpes, negación de atención médica e inmovilizaciones. También le han restringido las llamadas, hecho especialmente grave, ahora que lxs presxs se encuentran en un doblemente aisladxs debido a las medidas represivas por el COVID-19. La fotografía de arriba es de una concentración realizada el 9 de de marzo de 2018 en las puertas del Hospital Clínico de Santiago de Compostela, donde había  ingresado el compañero Alfonso Miguel Codón Belmonte, después de un intento de suicidio. El pasado 22 de febrero, en la cárcel de A Lama, donde había sido trasladado el día anterior desde la de Villabona, Miguel intentó suicidarse otra vez, por ahorcamiento, debido a los malos tratos físicos y psicológicos que lleva tiempo denunciando.

17 de abril de 2020

Hacemos esta publicación para difundir lo que le ha pasado y la situación en la que se encuentra Juan Ruiz López, compañero preso en la cárcel de Mas d’Enric (Tarragona).

Nos relata un episodio de maltrato sufrido por parte de lxs carcelerxs después de haber tenido problemas con otros presos en el patio. Los hechos ocurrieron el pasado miércoles 8 de abril. Lxs carceleros lo tiraron al suelo, lo esposaron por detrás. Comenta que le golpearon con las porras y que aún tiene marcas en la espalda. Lo ataron y lo dejaron inmovilizado toda la noche. No permitieron que el médico le visitara. Le negaron la mediación durante un par de días y le impidieron llamar por teléfono. Juan quiere presentar denuncia por los hechos ocurridos y que este nuevo episodio de maltrato se haga público.

Actualmente el compañero ha sido regresado a articulo 93, lo sacan esposado desde el chabolo hasta el patio, donde sale solo. Se le siguen abriendo causas y se le siguen acumulando sanciones. Una de estas implica que solo le dejan hacer una llamada al día y con lxs carcelerxs presentes. Esta es una medida especialmente grave ahora que lxs presxs están mas aislados que nunca por todo lo del coronavirus, y no pueden realizar comunicaciones por cristal ni vis a vis. Desde Institucions Penitenciaries de Catalunya nos venden que ahora les están dando mas llamadas a lxs presxs (llamadas que no se les «dan», ya que las tienen que pagar a precio de oro), pero siempre hay personas que no solamente no pueden hacer uso de estas llamadas, sino que incluso se les reducen más las que ya tenían. Aislamiento, sobre aislamiento, sobre aislamiento.

Juan es un compañero que no se resigna a aceptar las condiciones de encierro, sumisión y obediencia que conforman el régimen de vida carcelario, especialmente en aislamiento, donde siempre se encuentra. Os animamos a llamar a la cárcel para preguntar por él (977592070), y también a escribirle para mostrarle apoyo y que vean que no está solo.

Juan Ruiz López

Centro Penitenciario Mas d’Enric

Travessia Comella Moro, 15

43764 El Catllar (Tarragona)

Cárcel=Tortura Salud mental