Carta De Un Preso De La SHU De Pelican Bay A Los Resistentes De Guantánamo: «Compartimos El Mismo Torturador»

Hoy ya no es ningún secreto que en los Estados Unidos se practica la tortura, quizá en los corredores estériles de algún edificio sin ninguna característica distintiva, para entrar al cual hay que contar con una autorización de seguridad. La abrumadora mayoría de la población de Estados Unidos viene dándose cuenta de que la tortura es tan estadounidense como las tradiciones más antiguas de este país.

La tortura es un método bárbaro, practicado por los individuos más inmorales y depravados, un crimen atroz contra el pueblo, evidencia de que una sociedad ya no es válida y se tiene que reemplazar, en esencia, una raya roja que el gobierno atraviesa cuando recurre a ella.

Los 166 hombres que son objeto de tortura en la Bahía de Guantánamo están haciéndole un sólido favor al mundo: sacrificando sus cuerpos en la huelga de hambre contribuyen a su reeducación. Estos valientes hombres constituyen un grupo de estudio y el mundo es su audiencia, el tema es «qué es la tortura estadounidense». Nos dan a conocer lo depravado que es el imperialismo estadounidense y qué métodos aplica contra los pueblos del tercer mundo, enseñándonos que los EE.UU. han matado mediante la tortura al  menos a  cien personas, con el pretexto de la «guerra contra el terror». Sabemos que más de la mitad de esos hombres, si se aplica la ley, deberían salir en libertad, por no tener relación con ningún crimen, pero los siguen torturando con una vida en cadenas, encapuchados y privados de todo lo que hace que una persona sea un ser humano. A pesar de todo, durante cien días, estos valientes hombres han estado ocupando el escenario mundial, a fin de educar al pueblo acerca de la vileza del imperialismo estadounidense, durante esos cien días, sus actos ha sido tan efectivos que muchos de nosotros, presos en este centro de tortura llamado la SHU [Unidad Especial de Seguridad] de la Prisión Estatal de Pelican Bay hemos conocido más acerca de la tortura que se practica en Guantánamo. a pesar de que se nos mantiene aislados en unas celdas sin ventanas, hemos empezado a conocer más acerca de lo que pasa y un par de compañeros hasta han empezado una huelga de hambre en solidaridad con los prisioneros de Guantánamo, porque nos hemos dado cuenta de que lo que vincula la SHU de Pelican Bay con Guantánamo es que compartimos el mismo torturador.

Cuando uno piensa en la tortura, a menudo piensa en la tortura física, pero la tortura tiene efectos mucho más profundos. El programa de tortura de Estados Unidos tiene mucha más sofisticación que las meras golpizas con guías telefónicas; desde hace mucho ha rebasado el umbral de lo que el mundo ha definido como los derechos humanos. Aquí, en la SHU de Pelican Bay, hemos empezado a estudiar la historia de la tortura en Estados Unidos para  conocer lo que motiva nuestra propia tortura y, lo que es más importante, para intentar encontrar a nuestros aliados naturales en la resistencia y el combate contra esta tortura. En nuestros estudios, descubrimos que lo que anteriormente se enseñaba en la «Escuela de las Américas» del Ejército estadounidense para que los dictadores lacayos de Estados Unidos pudieran volver a sus propios países y aplicar esta tortura, ahora se practica en las prisiones de Estados Unidos, estén en su propio territorio o en el resto del mundo.

Utilizan métodos para quebrarle el espíritu de cualquiera; para obligar al prisionero a hacer lo que sea con tal de que detengan la tortura, lo que incluye mentir y delatar a otros por actividades que no realizaron. Algunos no aguantan la tortura y aceptan esa salida fácil, mientras que otros, como los valerosos prisioneros de Guantánamo, eligen quitarle el velo al imperialismo estadounidense para demostrarle al mundo su depravación y arrojar luz sobre todos sus asquerosos elementos. Les elogiamos por esta posición y manifestamos nuestra solidaridad con ellos.

Nosotros también nos declararemos en resistencia contra la tortura el 8 de julio de este año, a fin de cumplir con nuestra parte en el desenmascaramiento de nuestros torturadores: ¡Únicamente el desenmascaramiento total logrará parar la tortura! Igual que nuestros compañeros en Guantánamo, muchos de los que estamos aquí llevamos años en este centro de tortura, pero seguimos siempre adelante en nuestra lucha contra la injusticia y seguimos aprendiendo de la experincia de la tortura. Estamos encontrando puntos en común con los otros sobrevivientes de la tortura y conociendo formas de oponer una resistencia colectiva contra nuestro torturador común. ¡Resistir es vivir, rendirse ante la injusticia es morir! ¡De la Bahía de Guantánamo a Pelican Bay, fin a los crímenes de lesa humanidad! ¡A parar la tortura!

Más información:

http://torturesquatrecamins2004.wordpress.com

http://prisonstrike.wordpress.com/

http://prisonerhungerstrikesolidarity.wordpress.com/

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *