Varios Presos Denuncian Agresiones De Antidisturbios En El CIE De La Zona Franca

Los últimos acontecimientos en el CIE de la Zona Franca confirman, una vez más, las reiteradas denuncias de las organizaciones de derechos humanos. Sólo un mes después que un ciudadano armenio se suicidara sin motivo aparente en la celda de castigo del centro, nuevos y graves sucesos se suman a los anteriores.

La tarde del 31 de diciembre de 2013, coincidiendo con una protesta de la sociedad civil en denuncia de las condiciones de internamiento en el centro, una persona interna en el CIE efectuó una llamada pidiendo auxilio a un miembro de la Campaña Tanquem els CIEs. La persona literalmente expresó con miedo y angustia: “¡Aquí están pegando personas, se han llevado a tres, los matarán a golpes. Llama a alguien para que venga, que venga alguien que los van a matar!

Durante los días 1 y 2 de enero se han podido contrastar los hechos con más precisión y con la voluntad de mostrar, una vez más, las condiciones de vida de las personas en el CIE, exponemos la relación de sucesos siguiente:

Hace cuatro días que un grupo  de aproximadamente 40 internos del CIE se ha declarado en huelga de hambre. Los motivos de la huelga son la protesta por las precarias condiciones de vida, la deportación de un gran número de compañeros durante las últimas semanas y las continuas vejaciones que están sufriendo por parte de un grupo de agentes que trabajan en el centro.

Por otro lado, desde la tarde del 31 de diciembre, diversas dotaciones de policías antidisturbios se encuentran ubicadas en el CIE y, sin motivo aparente según las personas internas, han golpeado indiscriminadamente a varias personas retenidas en diferentes ocasiones dentro del centro. Las agresiones han provocado heridas graves a alguno de los internos pero, a pesar de la situación, ninguna persona ha sido trasladada fuera del centro para ser atendida por los servicios médicos.

Según las mismas fuentes, los agentes encargados de la custodia en el CIE, en vez de hacer frente a la situación de evidentes vulneraciones de derechos, la madrugada del 1 de enero celebraron la entrada del año nuevo consumiendo alcohol durante su jornada laboral, molestando y humillando a muchos internos. Asimismo, la mañana del primer día del año, fueron los miembros del cuerpo de antidisturbios los que fueron a despertar a los internos, mostrándoles unos palos de madera y diciéndoles “esto sí que duele”.

A raíz de todos estos incidentes, un grupo de internos del centro efectuó una queja formal al Director del centro a la mañana siguiente, 1 de enero. Como respuesta a esta acción, diversas personas denuncian que algunos policías les están “haciendo la vida imposible”.

Las técnicas de presión hacia los internos han sido variadas; entre otras, los testigos denuncian que la tarde del 1 de enero la policía irrumpió en el espacio de las duchas cuando ellos todavía no habían acabado y golpeó nuevamente a algunos internos con los cuerpos desnudos y enjabonados.

Para terminar de dibujar la falta de transparencia del CIE de la Zona Franca y las reiteradas vulneraciones de derechos y libertades de las personas internas, ayer 2 de enero ha sido deportado uno de los internos víctima de las agresiones. Los hechos han sido denunciados por la Campanya Tanquem els CIEs y dos personas abogadas miembros del Observatori del Sistema Penal i Drets Humans de la UB al Juzgado de Instrucción nº9 de Barcelona, que estaba de guardia el día 1 de enero. Asimismo, se ha puesto en conocimiento de los juzgados de control del CIE de Barcelona y del Defensor del Pueblo.

Es evidente que los CIEs continúan siendo espacios opacos e instituciones que, en sí mismas, vulneran los derechos humanos básicos de las personas internas. Una vez más, desde la Campanya Tanquem els CIEs, denunciamos no sólo la falta de transparencia y las condiciones de las personas internas, sino también la mera existencia de éstos como instituciones que administran la barbarie de las personas extranjeras sin papeles.

Máxima opacidad en el CIE de la Zona Franca 
Se deniega una visita de Comisión independente de médicas y abogadas

Tras los acontecimientos producidos en el CIE de Zona Franca de Barcelona durante los últimos días, esta mañana del 3 de enero una Comisión independiente de Derechos Humanos integrada por médicas y abogadas se ha personado en el Centro de Internamiento de Extranjeros para comprobar el estado de las lesiones de los internos. Las autoridades del CIE han denegado el acceso a esta delegación, evidenciando una vez más la opacidad de la institución.

Esta mañana, una Comisión de Derechos Humanos de la Campaña Tanquem els CIE se ha trasladado al juzgado para continuar informando de los últimos acontecimientos que se han producido en el CIE y solicitar de manera urgente que se brindara asistencia médica a varios de los internos que habiendo denunciado haber sido agredidos durante los días 31 de diciembre y 1 de enero, no fueron atendidos por los servicios médicos. Ante la imposibilidad de hablar con los jueces por no encontrarse en el Juzgado, la comisión, integrada por médicas y abogadas, se ha dirigido al CIE de Zona Franca.

Los propios internos han solicitado por escrito a la dirección del CIE poder ser visitados por dichas doctoras en base a su derecho a la integridad física y a la asistencia médica. Esta solicitud ha sido denegada, impidiéndose así el acceso al CIE de las doctoras. Las dos abogadas que integraban la Comisión han podido entrevistarse con los internos, escuchar su versión de los hechos y comprobar algunas de las lesiones. En concreto, una de las abogadas se ha entrevistado con una persona interna con la nariz rota y otra que le ha mostrado el cuerpo lleno de magulladuras.

Cabe recordar que, al menos cuatro de las personas que han denunciado las agresiones, no han sido trasladadas a ningún centro hospitalario para reconocer el alcance de las lesiones. Además, hemos tenido conocimiento que una de las personas que denunció lesiones graves – una fractura en la pierna – y que hace menos de un mes fue testigo en el proceso judicial que se siguie por la muerte del ciudadano armenio Aramis Manukyan, Alik, ya ha sido deportada. Ante la ineficacia de los mecanismos de control del Centro de Internamiento de Extranjeros, y la falta de transparencia de los CIEs más que nunca, apelamos a la movilización ciudadana para señalar la opacidad de estos centros y exigir el cierre inmediato de los CIE. A día de hoy ha quedado más que demostrado que la única garantía para el respeto de los derechos de las personas internas, es el cierre de los CIE.

Por ello convocamos a la manifestación del sábado 11 de enero de 2014, a las 16:30 h en Plaza España y a las 17:00 h en el CIE de la Zona Franca.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *