Un Escalofrío De Odio (Relato Desde La Prisión)

Dedicado a tod@s l@s que día a día se enfrentan con uñas y garras contra cualquier verdugo

Un escalofrío de odio recorre mi cuerpo, impregna mi alma. Pero no siento miedo, es curioso, lo único que me produce son ganas de matar.

Cuchillo en mano me dirijo a él.

Él no es nadie en concreto, no tiene nombre ni apellidos, podemos llamarle verdugo.

Mi odio se vuelca contra un amplio colectivo ¡demasiado amplio!

Necesito más odio, más rencor en mi cuerpo para acabar con tod@s ell@s.

Lo único y mi mayor deseo es verle desangrado en mitad de la oscuridad donde nadie pueda socorrerle, descuartizado en una sucia bolsa de basura, en el contenedor más alejado de su sucia casa.

Sucia como su alma, como sus entrañas.

Esto me hace sentirme feliz.

¿Me estaré volviendo loco? tengo instintos asesinos ¿qué me pasa? Nada, estoy sana, mi mente no está enferma. Las mentes retorcidas son ell@s, l@s que día tras día asesinan a tantos y tantas compañer@s mías.

Se sienten invencibles, protegid@s, pero no lo están. ¡No lo estaréis! ¿Me oís? Da igual, tapar vuestros oídos, así os pillaré desprevenid@s y mi venganza será más eficaz.

Pero no, no soy ninguna cobarde. No quiero mataros por la espalda.

Quiero que lo sepáis, que sintáis miedo de mis sentimientos, de mi más profundo odio.

Ver vuestros ojos pavorosos, vuestras caras y vuestros cuerpos retorciéndose de dolor.

De un dolor que a mí me produce risa, no puedo controlarla. Nunca me había sentido tan bien ¡nunca! Es una sensación inexplicable, una paz interna grandiosa. Me siento a gusto conmigo misma.

No me dais miedo, ya no os tengo respeto.

Todo lo que años tras años desde que era un bebé han intentado inculcarme, ya no me vale. No sois quienes queréis hacernos creer.

Sois asesin@s, asesin@s nat@s. Verdugos que torturan y matan sin razón

Yo si os asesino tengo una razón, una profunda razón para ello: la venganza, dulce y amarga a la vez.

Una venganza que acabará con vosotr@s.

Sólo es un aviso y como suele decirse el/la que avisa no es traidor/a.

Cada vez mi odio es mayor, aumenta a pasos agigantados, ya no necesito esperar más. Mi odio unido al odio del resto de mis compañer@s ¡os destruirá!

Tod@s unid@s contra ell@s.

Muerte al vardugo, se llame como se llame, y se disfrace de azul, de verde o lleve traje y corbata (de marca por supuesto, hay que aparentar).

¡CONTRA ELL@S, ADELANTE!

¡SIEMPRE EN LUCHA!

Ecnarogcim

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *