[Documento] Sentencia Por El Juicio Por Torturas En Quatre Camins: En El Estado Español Torturar Sale Barato

[ A+ ] /[ A- ]

El tribunal ha impuesto una pena de tres años y medio de prisión, multas que ascienden a 1.050 euros e inhabilitación profesional al exsubdirector médico del centro pentienciario Xavier Martínez Redondo por siete delitos de atentado contra la integridad moral y siete faltas de lesiones. Esta condena, que puede ser recurrida, comporta el ingreso en la cárcel de Martínez Redondo, aunque, según detalla la sentencia, el máximo de cumplimiento sería de 18 meses.

Han sido condenados el resto de funcionarios a penas de entre cuatro meses y un año de prisión, además de inhabilitación y, en algunos casos, multa. Eso sí, el tribunal les ha rebajado a todos las penas previstas en el Código Penal para el delito de atentado contra la integridad al aplicarles la atenuante de dilaciones indebidas en la tramitación del proceso judicial. La sentencia, además, no acepta la tesis de la fiscalía y de las acusaciones de que las agresiones y vejaciones sufridas por los reclusos de Quatre Camins eran torturas.

Accede al texto de la sentencia íntegro: Sentencia del Juicio por torturas en Quatre Camins

La Audiencia ha decidido no condenar a los acusados por torturas -artículo 174 del Código Penal-, sino por delito de atentado contra la integridad moral -artículo 175-, con penas inferiores. La condena por torturas implica penas de uno a seis años de prisión -dependiendo de la gravedad-, mientras que el atentado contra la integridad moral está penado con condenas de seis meses a cuatro años.

Cabe recordar que, según el Código Penal, «comete tortura la autoridad o funcionario público que, abusando de su cargo, y con el fin de obtener una confesión o información de cualquier persona o de castigarla por cualquier hecho que haya cometido o se sospeche que ha cometido (…) la sometiere a condiciones o procedimientos que por su naturaleza, duración u otras circunstancias, le supongan sufrimientos físicos o mentales, la supresión o disminución de sus facultades de conocimiento, discernimiento o decisión o que, de cualquier otro modo, atenten contra su integridad moral».

 Pese a afirmar, en la misma sentencia, que «existe una total homogeneidad entre el delito de tortura descrito en el artículo 174 del CP que fue objeto de acusación, y el delito de atentado contra la integridad moral del artículo 175», la Audiencia considera que los términos «‘condiciones’ y ‘procedimientos’ traslucen la idea de reiteración, sistemática, método o al menos permanencia». Argumento con el que justifica la condena por atentado contra la integridad moral en vez de por torturas, que es lo que pedían tanto las acusaciones como la propia Fiscalía. Y es que según la sentencia, «el ataque a la integridad física de los internos se produjo de forma casi espontánea».

 Además de rebajar el tipo de delito por el que se condena a los funcionarios de Quatre Camins, la sentencia les aplica la mínima pena prevista de seis meses de prisión. Lo hace argumentando «la concurrencia de la circunstancia atenuante simple de dilaciones indebidas».

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *