Sobre Restricción De Comunicaciones Como Represalia Contra Los Presos En Lucha

Cárcel de Dueñas, 26-10-16

¿Lecciones morales?

¿Por qué hacen guiños las estatuas?

 Hoy, como en tantas otras ocasiones a lo largo de estos dos años que me mantienen secuestrada en este campo de exterminio y concentración palentino, he sido llamada al departamento de comunicaciones para ser representada por una abogada de oficio con respeto a la restricción de comunicaciones que me imponen los señores dictadores que gobiernan magnánimamente este pozo de extranjería y castigo con la connivencia cómplice del JVP nº4 de Palencia, cuyo titular vuelve a ser la señora María Teresa Román de la Cuesta Gáldiz, restricción que en esta ocasión afecta a la responsable de la Plataforma de Afectadas por VHC de esta ciudad.

Los motivos aducidos por esta panda de sinvergüenzas y corroborados por una jueza que, al menos teóricamente, tendría que defender nuestros derechos e intereses fundamentales (sólo en teoría, pues la práctica realidad forma parte de otra realidad paralela) se sustenta en estos términos: «El interno Juankar Santana Marń pertenece activamente a grupos anarquistas españoles que atentan contra la seguridad de este campo de exterminio ya que susodicho individuo se presume pueda sacar información al exterior…». Obviamente, son palabras de mi cosecha pero no desencaminadas a las que mantienen la santísima inquisición carcelaria. Al leer esto de nada me anonado ya que no es la primera vez que la inquisición carcelaria, un Juzgado Penal o el de Vigilancia carcelaria osan utilizar el atentatario, satanizador, condenativo del noble ideal que defiendo para in-justificar su ulterior acoso restrictivo de mis derechos fundamentales, que dicho sea de paso, siempre han brillado por su ausencia.

Como bien recordaréis, ya en la anterior campaña cárcel=tortura que desarrollamos encontrándome en el campo de exterminio de Ponent, mis torturadores hicieron gala de esta socorrida teoría conspirativa fascista para condenarme. Todas las personas que tuvisteis la valentía individual de asistir a aquellos juicios circenses bien pudisteis oír de boca de la dictadora Subdirectora de Inseguridad, Rafaela, como bien clarito apuntó: «Este individuo pertenece a grupos Antisistema que buscan crear un clima desestabilizador en las prisiones».

Al parecer, según deduzco, la estrategia acosadora represiva palentina para negarme las comunicaciones con el mundo exterior apunta en el mismo idéntico-calcado camino. El haber luchado con todo mi podrido e inhumano corazón y apoyándome en los escasos recursos que poseía para que a las personas privadas de libertad física de toda la geografía castellano-leonesa e ibérica recibiésemos y se nos administraran los nuevos fármacos contra la Hepatitis C, para estas humanísimas personas, entraña un atentado terrorista anarquista. Porque parece ser que, en pleno siglo XXI, no comulgar con sus ideas y los intereses que este sistema abyecto defiende a ultranza es ser un terrorista en toda regla. Querer comunicarte con una ciudadanía libre es ser terrorista; lucha desaforadamente por los derechos de los presxs es ser terrorista anarquista… saquen ustedes sus propias conclusiones.

En cambio, sospechosa y cínicamente no es terrorismo el juicio trampa que tendrá lugar el próximo 2 de noviembre que se llevará a cabo contras nuestras amadas madres contra la impunidad por querer conocer las verdaderas causas en las que apareció fallecido nuestro compa Diego en dependencias de la guardia civil de Arteixo, Galiza; no es fascismo el querer privatizar la sanidad pública en este sangrante país de sinvergüenzas corruptos; no es terrorismo el desalojar a las personas desfavorecidas de sus hogares y dejarles con sus hijxs en la pinta calle; no es terrorismo el criminalizar la solidaridad e ideas; no es terrorismo voraz capitalista el proteger a los corruptos que saquean a su pueblo en nombre de la democracia; no es terrorismo que le hayan expropiado los bancos todo el capital a nuestras abuelita que lleva toda su vida ahorrando y sacrificándose; no es terrorismo fascista el negar hasta la mismísima saciedad la memoria histórica y consentir que nuestras abuelas continúen sepultadas en cunetas o fosas comunes; no es terrorismo realizar un montaje policial de estado enmarcando una pelea en unos actos terroristas, refiriéndome clarísimamente a los acontecimientos acaecidos recientemente en Altsasua-Nafarroa…

He aquí, siervos y miembros de esta prostituida sociedad capitalista, las sobradísimas razones y motivos por los cuáles jamás de los jamases podré aborregarme y alienarme con vuestras rancias e hipócritas ideas. He aquí que no me sorprende en absoluto que intentéis, por enésima vez, injustificar mi presupuesta peligrosidad en pos de restringir el único derecho actual existente de querer comunicar con mis compas o hace uso de mi libertad de expresión.

Como presxs en lucha, como anarquista, como delincuente diplomada, como libertario o como todo aquello que deseéis clasificarme, rotunda-contundentemente de rodillas y niegue-reniegue de esta realidad que todas padecemos.

Aunque por defender mis utópicas y maravillosas ideas (utópicas de momento, no lo olvidéis nunca) y ejercer mi libertad de expresión, pretendáis algún día en erigirme en el nuevo Aníbal Lecter ácrata de la geografía ibérica y queráis agilizar vuestra sucia maquinaria represiva de estado y confirmar postergando mi secuestro físico y mi ajado cuerpo sienta la aflicción de vuestros métodos reinsertadores, mi respuesta continuará siendo la misma:

Es y será un tremendísimo placer pertenecer a grupos anarquistas y antisistema en general; soy una extensión de ellxs y viceversa.

Lecciones morales e ideológicas no nos daréis, pues son, indiscutiblemente, falacias capitalistas.

Permitidme acabar este comunicado recordando una frase se Eugene Debs:

«Allá donde haya clase inferior,

yo perteneceré a ella;

allá donde exista un elemento criminal,

yo formaré parte de él;

mientras haya un alma en la cárcel,

yo no seré libre!»

Juankar Santana Martín

   

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.