Salhaketa Denuncia El Oscurantismo De La Nueva Macrocárcel De Iruñea

La construcción de la nueva macrocárcel en el paraje Soltxate, en Iruñea, que comenzará a funcionar el año que viene, se ha llevado a cabo marcada por el secretismo, según denunció ayer Salhaketa, que destacó que la nueva prisión albergará unos 1.200 presos cuando en la actual hay 240. Esta situación complicará el trabajo de las asociaciones con los presos, ya que no se prevé un incremento de los recursos. Salhaketa denunció ayer, en la presentación de unas jornadas sobre «la macrocárcel que nos llega» que tendrán lugar el sábado que de semana que viene, que la nueva cárcel que se está construyendo en Iruñea está marcada por el oscurantismo y que se ha negado la información a los colectivos que trabajan a favor de las personas presas. Según destacaron, la nueva cárcel de Soltxate comenzará a funcionar en el primer trimestre del año que viene. «Sin embargo, ningún medio de comunicación, ni el Parlamento, ni el Gobierno de Navarra ni Instituciones Penitenciarias están dando información sobre la cárcel que nos llega ni sobre qué medidas se van a adoptar», señaló Libertad Francés, coordinadora de Salhaketa-Nafarroa.

Actualmente en la cárcel de Iruñea hay 240 personas presas y las asociaciones que trabajan con ellas están colapsadas. El año que viene, habrá una macrocárcel en la que está prevista que se encierre a 1.200 personas, que serán atendidas con los mismos recursos que se emplean actualmente. «Nadie ha planteado un aumento de la red de inserción ni se ha manifestado al respecto», señaló Francés.

«La creación de este tipo de macrocárceles supone un atentado mayor a la dignidad de las personas, porque se prima la seguridad, se contribuye a que las personas presas sean trasladadas de un centro a otro, lo que supone un desarraigo en el ámbito social y respecto a sus familias y se descuida su inserción», subrayó Francés.

En este sentido, Salhaketa explicó que las «necesidades penitenciarias» de Nafarroa estarían cubiertas de sobra con la actual cárcel de Donibane. «Aunque trajésemos a todos los presos navarros ni siquiera necesitaríamos una cárcel como la que tenemos ahora. Si, por ejemplo, en Castilla-La Mancha no les caben los presos porque tienen las cárceles hacinadas, los mandan a Navarra, que como hay una cárcel nueva caben. Les da igual que el preso manchego en vez de estar junto a su familia esté en Navarra y no puedan visitarle, tenga dificultades para salir de permiso y no pueda acceder al tercer grado porque no tiene arraigo social», explicó la coordinadora de Salhaketa-Nafarroa.

Aunque oficialmente la nueva macrocárcel tiene una capacidad de 600 plazas, «Navarra entiende estas plazas como personas presas y Madrid como celdas». De hecho, Salhaketa destacó que la web de la Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP) señala que en la nueva cárcel se han colocado literas ignífugas.

«Ellos mismos reconocen que han instalado literas. Por tanto, 600 celdas con dos camas cada una son 1.200 presos. No hace falta irse a la web, porque cualquier centro penitenciario está por encima de las plazas que tiene. La actual de Pamplona tiene oficialmente 107 plazas y están 240 personas. En todos los centros penitenciarios se duplica la capacidad que tienen», explicó Francés.

En este contexto, Salhaketa ha organizado, a partir del día 23 hasta el 27, unas jornadas en el Colegio de Abogados de Iruñea (Avenida del Ejército, 2, 10º) bajo el título «La macrocárcel que nos llega». En las mismas realizarán mesas redondas sobre temas como salud, drogodependencias, trabajo e inserción, en las que participarán colectivos que trabajan en la prisión como Sare, la propia Salhaketa, Proyecto Hombre, Centro de Día Zuria, Antox, Fundación Gaztelan, Traperos de Emaús, Cáritas, Pastoral Penitenciaria y Xilema.

Además, en Subeltz (Curia, 29), el día 21, el ex preso catalán Amadeu Casellas hablará sobre la explotación en las cárceles y el día 3 de junio se presentará la revista «Punto de Fuga» y el libre «Caminando hacia el abismo».

El Gobierno español prevé construir otra nueva prisión en Leioa

El Gobierno español tiene previsto ubicar una nueva cárcel en el área de Kukularra, en Leioa, según informó ayer «Deia». La nueva prisión se ubicará en un terreno de 14.000 metros cuadrados, en un solar que pertenecía al Ejército español desde 1949 y que hasta ahora acogía un centro de transmisiones.

La operación de compra de este terreno ha superado los 300.000 euros y el proyecto de la nueva prisión se enmarca en los planes generales de Madrid que supondrán la puesta en marcha de nuevas macrocárceles en Iruña-Oka, Iruñea y Donostia, además de esta nueva prisión en Leioa. La Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios (SIEP), el organismo del Gobierno español encargado de gestionar la construcción de nuevas cárceles, confirma en su web que existe un proyecto para una nueva prisión en Leioa.

El solar de Leioa cuenta con una extensión de 14.640 metros cuadrados y se ubica en la zona de Kukularra, colindante con la residencia de ancianos de la localidad vizcaina. Según señaló «Deia», en la operación de compraventa del terreno se especificaba claramente que el objetivo de la finca era ser destinada a «los fines previstos en el Plan Director del Gobierno de España para actualizar los establecimientos penitenciarios».

La nueva cárcel de Leioa sería del tipo denominado oficialmente «Centro de Inserción Social (CIS)», en el que los presos tienen un régimen abierto y únicamente acuden a la prisión a dormir. Se trata de presos que han accedido al tercer grado y que están a punto de cumplir la condena impuesta. GARA

.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *