Problemas En La Cárcel De Daroca Para Comunicar Por Locutorio

Compartimos esta publicación del Grup de Suport a Presxs de Lleida donde comentan las dificilísimas condiciones de las trabas constantes que imponen a familiares y amigxs para comunicar con lxs presxs en la cárcel de Daroca (Zaragoza) desde que salió la pamema del coronavirus. Creemos que los centros de exterminio utilizan el COVID para aislar, aún más si cabe, a lxs compas recluidos por el Estado y el Sistema Carcelario. La fotografía que acompaña esta publicación corresponde al corte de tráfico que se ha realizado en Zona Franca para visibilizar un espacio de opacidad, de violencia sistemática, institucional, patriarcal y racista, como es el CIE de Barcelona.

El pasado día 24 de agosto pedimos comunicación con dos compañerxs presxs en la cárcel de Daroca (Zaragoza). Desde hace un tiempo –desde que empezó la historia del COVID– en este centro dicen que son lxs presxs lxs que tienen que pedir comunicación, a pesar de que a través de la página web de Instituciones Penitenciarias se puede pedir cita sin problemas. Como estxs dxs compañerxs van mal de dinero, no pueden llamar con regularidad por lo que con este moderno sistema comunicar con alguien se convierte en una odisea de llamadas a trabajadores sociales para que les pasen el encargo del día que se pretende ir a comunicar, y después más llamadas para confirmar la cita en cuestión.

Pues bien, después de estas llamadas y esperas, se pidió cita para el domingo 30 de agosto. Como ya somos desconfiadxs de esta gente y más de este sistema que no proporciona a la persona de fuera ninguna clase de resguardo de la cita en cuestión, llamamos para asegurarnos que la cita estaba confirmada y no hacer el viaje en vano. Pues la sorpresa fue que al llamar (tres días antes) nos dijeron que habían suspendido las comunicaciones de la gente que venía de comunidades consideradas de riesgo por la mierda del COVID: Catalunya, Madrid, Valencia y Aragón. Al preguntar hasta cuando iba a durar esta restricción, nos dijeron que no lo sabían, que hasta que el director considerara (o sea, hasta que le diera la gana). Insistimos para saber en qué criterio se basaba esto, para decidir qué comunidad es de riesgo o no y donde se pone la línea para considerar qué comunidades se vetan y cuáles no. «Se prohíbe la entrada a las personas que vienen de comunidades donde hay restricción de movimiento». Le decimos que en Catalunya no hay restricción de movimiento alguna, y que ahora mismo no estamos en estado de alarma y que hay libre circulación de movimiento. Nos dicen entonces que «esto es lo que hay». También preguntamos si esto era una orden de Instituciones Penitenciarias o una medida del propio centro. Nos dicen que es una medida interna del centro de Daroca. Al día siguiente, volvemos a llamar para preguntar y pedir más explicaciones. Al preguntar de dónde viene esta orden, le dicen que no lo saben y que espere un minuto, para decirle entonces que es una orden que viene de Madrid, que Instituciones Penitenciarias lo ha enviado al centro. Al decirle que si no llegamos a llamar no nos enteramos de esto, y que esto no sale publicado en ninguna parte, nos dice que lxs presxs ya están avisadxs y que son ellxs lxs que nos tienen que llamar por teléfono para comunicarnos esta medida de reciente aplicación.

Ese mismo día por la tarde, unx de lxs compañerxs de dentro consigue llamarnos para avisarnos de que no vayamos a comunicar. Le decimos que ya lo sabemos porque hemos estado entretenidxs con llamadas al centro. Nos dice que sí les han entregado una circular, pero que no lleva ningún sello de Instituciones Penitenciarias, sino que únicamente va firmada por el director y con el sello del CP Daroca.

Al día siguiente, un/a compañerx que trabaja en un medio de comunicación, llama a Daroca para preguntar, diciendo que varias familias y personas que vienen de Catalunya le están comentando que no se les deja comunicar con sus amigxs y familiares en esta prisión. La persona que atiende al teléfono le repite varias veces que no hay ninguna restricción para comunicar. Que lo que se han cortado son los vis a vis, pero no las comunicaciones por locutorio, y que hoy (sábado) se ha comunicado con normalidad. Que él no tiene constancia de nada de esto, pero que en todo caso llame el lunes para informarse mejor.

También hay un compañero ex preso que hace un tiempo está en libertad y no le dejan entrar a la cárcel para comunicar – según la normativa una persona que sale de la cárcel puede volver a entrar a la prisión a comunicar con alguien seis meses después de su puesta en libertad –y el compa ya hace más de seis meses que salió. Así que carece totalmente de lógica y no entendemos el porqué de esta medida que se han sacado de la manga en la cárcel de Daroca, es más, el compañero ya ha entrado a otras prisiones a comunicar con otras personas y no se le ha puesto ningún tipo de problema (cárcel de Albocàsser en Castellon y cárcel  de Albolote en Granada, por ejemplo).

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *