Modelo De Fax Para Apoyar A Jaro Y Protestar Por Las Terribles Condiciones De Vida (Y De Muerte) En La Cárcel De A Lama

[ A+ ] /[ A- ]

Algunas personas nos han dicho que en el llamamiento publicado la semana pasada con el título ¿Qué Pasa En A Lama? Nueva Paliza De Los carceleros A Reinaldo Gómez Guijarro, Jaro se echaba en falta un modelo de texto para el envío de fax, correos, e mails, etc. A sí que ahí va una propuesta para quienes hayan encontrado en esa falta un obstáculo para enviarlos:

A QUIEN CORRESPONDA

La cárcel de A Lama (Pontevedra) se está haciendo famosa como un lugar parecido a Auschwitz, dado el desprecio de la dignidad humana demostrado allí por los agentes estatales. Sin remontarnos más atrás, es el lugar donde Emilio Sánchez del Peso estuvo 50 días en huelga de hambre para denunciar las torturas y malos tratos que allí se practican; donde Javier Guerrero Carvajal inició la suya, que está a punto de llevarle a la muerte tras más de cien días de privaciones, contra la arbitrariedad, indefensión y abandono a que se somete a las personas presas; donde “se encontró” ahorcado a principios de este mes a Borja Martín Gómez, o donde murió en abril del año pasado Eugenio García Serrano, oficialmente por una sobredosis de droga. “Suicidio”, “accidente”, dicen los papeles de las administraciones penitenciarias y judiciales, pero a quienes les querían no se les quita de la cabeza la idea de que fueron asesinados. “Los luchadores no se suicidan”. Exigimos la verdad sobre esos sucesos y situaciones así como garantías de que nunca más van a producirse hechos similares. Exigimos también que se respeten los derechos de Reinaldo Gómez Guijarro, preso en la cárcel de A Lama (Pontevedra), encerrado en el departamento de aislamiento a finales de diciembre pasado, en la misma celda en que murió su compañero Eugenio García Serrano, y donde ha sufrido amenazas por parte de algunos “funcionarios de prisiones”, llegando a tener que escuchar de alguno de ellos: “Ya sabes quién estaba ahí, tú verás cómo quieres acabar”. Se está viendo sometido a una dinámica de tensión permanente, con amenazas, cacheos y todo tipo de presiones, encerrado en una celda prácticamente desnuda sin poder disponer de sus pertenencias, esposado cada vez que tiene que salir de la celda… En semejantes condiciones llevaba ya un mes cuando se le notificaron tres sanciones muy graves, al menos una de ellas debida a una arbitraria acusación de incitar a sus compañeros a la rebelión, por unos hechos calificados muy exageradamente de “conato de motín” cuando consistieron en una mera protesta verbal totalmente legítima, y que se produjeron cuando él ya estaba en aislamiento, es decir en otro módulo distinto. Cuando se podía creer que se le iba a dar a Reinaldo un trato más justo, ha recibido en cambio una paliza de los funcionarios. Uno de ellos le agredió primero estando esposado, siendo conducido después a una celda habilitada al efecto y esposado boca abajo a la cama, postura en la que sufrió repetidas agresiones de varios funcionarios, que le produjeron, entre otras secuelas, un gran derrame en un ojo, hematomas por todo el cuerpo, dolores en la espalda y dificultades respiratorias. Reinaldo lleva ya 21 años preso, habiendo sufrido continuos traslados, casi siempre a cárceles muy alejadas de su familia y amistades, siempre clasificado en primer grado, sometido a unas condiciones de vida embrutecedoras, sin ninguna actividad que pudiera ser relacionada de ningún modo con su reinserción social. Como prescribe la constitución, un preso tiene derecho a que su condena esté permanentemente encaminada a esa reinserción, pero el tratamiento que ha recibido y continúa recibiendo esta persona lo que consigue es hacerla imposible, empujándole a la desesperación. Por todo ello y temiendo por su vida y su salud mental, exigimos a quienes tienen asignada por las leyes esa responsabilidad que se ocupen de que Reinaldo Gómez Guijarro sea puesto en una situación que permita la satisfacción de sus derechos como persona. Sabemos también que Enrique Silva Montoya recibió una paliza de funcionarios unos días antes. De todo ello les hacemos responsables a ustedes, como “autoridades” competentes.

¡NO A LAS TORTURAS Y MALOS TRATOS! ¡BASTA DE ARBITRARIEDAD, INDEFENSIÓN Y ABANDONO SANITARIO! ¡QUE LA CÁRCEL DE A LAMA DEJE DE VOMITAR CADÁVERES!

Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.
Calle Alcalá 38-40. 28014 – Madrid
E MAIL: dgip@dgip.mir.es; TEL: 91 335 48 76; FAX: 91 335 40 64-913354940

Centro Penitenciario de A Lama
Monte Racelo s/n. 36830 Pontevedra
TEL: 986 75 80 00; FAX: 986 75 80 11

Juzgado Vigilancia Penitenciaria nº 2 (Pontevedra)
Plaza Tomás y Valiente, s/n. 36071Pontevedra
TEL: 986 80 51 43; FAX: 986 80 51 41

Fax gratis

2 Comentarios

  1. alberto said:

    Conozco ese aujero,carceleros resentidos,que maltratan psicológica y,físicamente a los presos,con el único objetivo de “creerse” superiores a ellos,(a pesar de ser hombres iguales), por el mero hecho,de trabajar para el gobierno y, haber “aprobado” unas oposiciones (mas o,menos limpias),
    AH, se me olvidava Les jode mucho, mucho, ver felices y, sonreír a los presos, a pesar de estar allí invuluntariamente cuando ellos van voluntariamente. Y están muy amargados por eso.

    28 marzo, 2015
    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.