La Semilla Maltratada [Para Noelia]

Estamos en época de recolección enferma.

Desarraigo pavoroso latiga tu vida.

Onírico goteando testimonio inhóspito por tangible condena.

Turbulentas laceraciones cobran un peaje de invernadero extraño.

La pobre que llora estuvo en su niña antes de ser desgarradura.

Habla con la luz ciega de las miserables agonizando en el relámpago del escurrido fogonazo de la impenetrable celda.

Bajamos al mundo mirando la cobardía alimentada sin descanso.

Ciega va Noelia por las venas sin música en los ojos.

El vértigo inquieto de la ira asoma sus espejos, marchitos como el calambre perecedero ante la tempestad de tus verdugos gritando sal por nuestros ojos.

No hay piedad en las tumbas donde vemos el rostro de nieve viva de Noelia Cotelo Riveiro.

Agustín Moreno Carmona

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *