Juicio Contra Un Preso Participante En La Campaña Cárcel=Tortura

La sociedad que acepta la tortura como excepción deja la determinación de la excepcionalidad en manos de los torturadores y sus jefes… por eso, insisto, avalar la tortura en algún caso equivale a avalarla en cualquiera.

El próximo 7 de Noviembre de 2013 se celebra un juicio por “denuncia falsa” a Juankar Santana Marín, una persona presa que durante el invierno y primavera de 2012 se encontraba en la prisión de Ponent (Lleida). El mayo de 2012 denunció una paliza que recibió por parte de los carceleros; se le archivó su denuncia y, además, se lo denunció por denuncia falsa, hecho que, mira por dónde, sí que ha llegado a los juzgados. En aquella época se sucedieron toda una serie de juicios a los 5 presos que secundaban la campaña Cárcel=Tortura, consistente al hacer ayunos el primer día de cada mes y enviar escritos de denuncia a las instituciones responsables de perpetuar y ocultar los maltratatos que se suceden día a día en las prisiones, campaña que a día de hoy sigue en pie de guerra contra la tortura que supone estar privada de libertad.

Sigue la represión surgida de la protesta con este juicio y con el juicio pendiente a tres jóvenes acusados de amenazar a un carcelero del CP Ponent y de obstrucción de la justicia, delito relacionado con la presión que se ha hecho con la dinámica de hacer públicos los juicios y la realización de concentraciones contra la tortura ante los juzgados de Lleida, hecho que, al parecer, incomoda a estos carceleros.

Y está claro que la institución se defenderá a muerte a si misma, nunca reconocerá las brutalidades y la violencia sistemática que ejerce hacia las sin voz y castigará a las que traten de visibilizar la impunidad, tanto desde dentro de las rejas como a los que luchen desde la zona de supuesta libertad, la calle. Es triste comparar la situación de indefensión de una presa que está aislada físicamente (por mucho que ponga denuncia por maltratos, se le contesta archivando su denuncia y poniendo una contra-denuncia por “agresión” o “resistencia” a los carceleros) con la de quién, desde la calle, denuncia públicamente la situación, que también se tendrá que enfrentar a denuncias, detenciones, etc., porque por mucho que tenga mucha más libertad de movimiento y relaciones y disponga de toda una red de personas que le apoyarán, en el ámbito de movilizarse para conseguir un cambio social, no está tan lejos del preso que es apaleado, atado de muñecas y tobillos; mientras el resto de presos no harán nada al respeto para no sufrir la misma suerte. En la calle la gente ya no se solidariza por indiferencia y cinismo, por la capacidad de asumir y tolerar estos niveles de violencia y sobre todo porque todavía hay quién piensa que si estás en la calle es porque eres libre, a pesar de que el mundo donde vives y la vida que llevas comporte enjaular en granjas y laboratorios a animales, esconder detrás los muros a las anormales, locos, migrantes y pobres, y separar a las niñas en escuelas de las adultas que tienen que estar a su puesto de trabajo, porqué… si todas estas realidades confluyeran, la explosión seria tan grande que dejaría todos los muros en el suelo.

Desde el grupo de apoyo a presas y presos en lucha de Ponent nos solidarizamos con nuestro hermano Juankar y con todas las presas que están en lucha a las prisiones de todas partes, ¡no callaran sus gritos, nuestros gritos!

www.carceligualtortura.org

 

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *