Huelga De Hambre Por Las Condiciones A Las Que Se Somete A Un Preso Con Enfermedad Grave

[ A+ ] /[ A- ]

José Antonio Vilasó Pardavila, preso gallego actualmente interno en el Centro Penitenciario de Mansilla de las Mulas, en León, inició una huelga de hambre para protestar por las duras condiciones de aislamiento a que está siendo sometido a pesar de padecer SIDA y cáncer linfático en estado muy avanzado, que lo obliga a seguir un tratamiento de quimioterapia.

A pesar de su extrema gravedad, tanto la Junta de Tratamiento del penal como el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de León, parecen ignorar estas circunstancias. La primera, conocida como una de las más implacables del estado español por la dureza de las medidas que aplica a los internos de la cárcel denegó la solicitud de excarcelación por enfermedad terminal de Vilasó Pardavila alegando peligro, mientras el Juzgado demora injustificadamente la resolución del recurso presentado contra tan despropositada negativa.

A todo esto se suman ahora la decisión del Centro Penitenciario de trasladarlo a un departamento especial dentro de la propia enfermería denominado “Zona Cero”. Como la ley prohíbe aplicar a enfermos graves el régimen de aislamiento, el C.P. translada al interno a este departamento para poder someterlo a un régimen de vida equivalente, con limitación de salidas al patio (apenas dos horas al día y en solitario) y restricción de comunicaciones. La justificación alegada para tomar tan drástica medida fue  haber dado el interno dos besos a una conocida el pasado 7 de junio. Acción, al parecer, prohibida (sic).

Conviene recordar que el pasado 3 de Abril el Parlamento Gallego debatió en comisión una Proposición no de Ley sobre la situación penitenciaria de personas con arraigo en la Galiza en que, entre otras cosas, se reclamaba que estas personas pudiesen cumplir condena en cárceles gallegas para evitar agravar su sufrimiento y el de la su entorno afectivo.

En protesta por la situación de aislamiento a la que es sometido, Vilasó Pardavila inició una huelga de hambre y rechaza todo tipo de medicación. Afirma preferir la muerte antes de una vida sin dignidad.

Colectivos solidarios solicitan que  se envien faxes o mails interesándose por su estado y reclamando que sean tomadas medidas urgentes para su excarcelación, la más urgente el cese inmediato del régimen de aislamiento y el traslado a las dependencias comunes de la enfermería.

Centro Penitenciario de Masilla de las Mulas (núm. 987877410)
Juzgado de Vigilancia Penitenciaria en º 3 de León (núm.987895176)
Defensora del Pueblo (registro@defensordelpueblo.es) Tfn. 24 horas: 914327900

Fuente: www.esculca.net

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.