Gabriel, Marco, Axel Y Sergio Sobre Mauri

Queridxs Hermanxs:

Saber que estas letras serán leidas entre cómplices de la revuelta es algo que me facilita enormemente la escritura…

Escribir no es precisamente una actividad que me agrade o satisfaga, quizás porque me quedo siempre con la impresión de no haber reflejado en el papel todo lo que me bulle en la mente y en el corazón… todo lo que no puede decirse con palabras… y, sin embargo, las palabras son algo necesario para comunicarnos e intentar comprender/analizar sobre qué estamos hablando; qué «cosas» pretendemos, qué existe y qué conseguimos; qué rechazamos; qué barajamos y qué deseamos; etc., etc…

En breve se aproxima la fecha del aniversario de la muerte en combate de Mauri… en el aire muchas preguntas quedan suspendidas en espera de respuestas… respuestas que inevitablemente generan más preguntas, y qué, en suma, éste razonamiento nos lleva a la conclusión que la vida/existencia/lucha es un interminable «deshacerse» a preguntas que cada cual debe formularse y responderse a si mismx…

Pero, no podemos permitir que el cuestionamento de las cosas todas desde una perspectiva teórica (que no es más que un ejercicio intelectual) nos confunda de tal modo que nos paralice ante las diversas realidades que configuran, condicionan y constatan nuestras alienadas/enajenadas existencias en este proceso de emancipación individual como colectivo… no podemos (o debemos) permitir que nuestro proyecto de lucha se base solamente en «impulsos» de carácter emocional (como lo es la pérdida valiosa de cada unx de lxs compañerxs de lucha e ideas) que poco ayudan a esclarecernos en el campo de las IDEAS… y precisamente son las ideas (compartidas) las que prevalecen el paso del tiempo…

Con esto quiero decir que nuestro «empeño» como revolucionarixs anarquistas va más allá de la comprensión teórica de las diversas realidades que nos «envuelven», «alienan» y «absorven» de mil formas diversas; o la creación/recreación de iconos/leyendas que nos «estimulen» para rebelarnos, porque la realidad que nos ha tocado vivir en estos tiempos es en sí misma lo suficientemente dura como para «enrocarnos» en posiciones Numantinas que nada ayudan a fortalecernos en los aspectos esenciales: teoría y práxis, métodos y finalidades, formas organizativas y estrategias de lucha a nivel local como internacional… [Todas esas cuestiones son precisamente un aspecto que debe aclararse en cada grupo de afinidad].

Tampoco se trata, obviamente, que las ideas (u organizaciones) estén «por encima» o «por delante» de aquellxs que hemos perdido en el camino pues no se puede olvidar que ideas y organizaciones sólo subsisten gracias a todxs lxs que de uno u otro modo les damos vida…

Por respeto a lxs compañerxs caidxs no lxs «estilicemos» como «mártires» ni lxs degrademos como «objetos»… Hacer esto significa, de facto, decir que entendemos nuestro empeño combatiente como algo «misionario» que alcanza su punto álgido en el «sacrificio» y no en el deber ético que emana de las responsabilidades (y conciencia) que nos impulsan, tanto a reflexionar como actuar…

No tenemos necesidad de reproducir esquemas de alienación/dominación para combatir precisamente esto…

Cuando la muerte nos sorprende de improviso son lxs vivxs quienes se preguntan sobre el «sentido» y «significado» de estas muertes… lxs muertxs no pueden respondernos; sólo sus vidas y acciones pueden darnos indicios sobre aquello que motivó a nuestrxs hermanxs a ser como fueron y despuntar sobre «las masas»…

Poco importa que se haya (o no) conocido a éste o aquella compa que fue asesinadx o cayó en combate a lo largo de la historia y en el ancho mundo porque lo que nos hermana a ellxs es el amor que sentimos y compartimos por cuantxs han luchado (y luchan) por la dignidad y libertad que a todxs nos corresponde naturalmente (y no por «Derecho» sea divino o humano) más allá de «siglas» e «ideologías»…

Del mismo modo que nuestras ideas sobreviven el paso del tiempo (todo lo contrario que le sucede a las «ideologías» y organizaciones que acaban convirtiéndose en parodias de sí mismas) así también viven en nuestro recuerdo (y corazones) quienes predicaron con el ejemplo (y los hechos) y fueron consecuentes hasta el final de sus existencias… Unas y otrxs son nuestro «arsenal teórico» y nuestra memoria histórica: ideas que nos sirven para reafirmar nuestro empeño revolucionario y ejemplos a imitar en la vida como en la acción…

No es casualidad que hermanxs insurrectxs en medio mundo hayan «adoptado» el nombre de Mauricio Morales para «bautizar» sus acciones o grupos, núcleos, células y brigadas… Es una vieja «tradición» revolucionaria de carácter simbólico (como los son determinadas fechas del calendario) que sirve para honrar a quienes cayeron en acción y recordar (a quienes creen que la muerte pone fin a unas ideas) que otrxs hemos «tomado el relevo» en el punto donde otrxs han caido; que la lucha sigue, tal como lo hace la vida…

En cuanto al objetivo seleccionado por Mauri para deponer su artefacto explosivo (una Academia de Carceleros) es algo digno de elogio (no sólo para cualquier antiautoritario sino para cualquiera que conozca la función y el cometido que llevan a cabo estxs «negrerxs» asalariadxs).

Creo sinceramente que ningún carcelero o «funcionario público» se sorprende del desprecio que suscita entre el pobrerío (y que con diferencia somos lxs más en todo país) porque al fin y al cabo estxs elementos viven del terror y la gestión/administración de aquellas instituciones que sirven para segregar/exterminar (eso sí: todo de forma muy «civilizada» y «democrática) a cuantxs se oponen al dictado-pensamiento y proyecto del sistema del dominio…

Dejemos a un lado mis ideas de inspiración anarquista… cuando hablo y justifico (desde mi perspectiva moral) la violencia contra toda institución que vive del sufrimiento y la explotación de los seres humanos es porque durante más de 25 AÑOS he vivido encerrado en cárceles de todo tipo (de menores, de mayores, de máxima seguridad, «normales», etc.) y he conocido la realidad de cerca; no desde la distancia y la «filtración» informativa que aviva la imaginación típica y tópica del «ciudadano» que se nutre de la propaganda estatal-gubernamental y donde lxs presxs son cosificadxs y caracturizadxs cuales «monstruos» tales que merecen todo el rigor de la violencia Estatal. Cuando hablo de violencia Estatal no me refiero «sólo» a eso que dicta el Derecho, pues de hecho, éste Código Penal (como el Civil y Militar) es imprescindible para las castas dominantes del capitalismo financiero (nacional como internacional) para el absoluto control social y la aniquilación de la disidencia política…

La permanente tipificación como «delitos» de comportamientos y actitudes otrora «toleradxs» o «ignoradxs»; y no me refiero sólo a cosas de carácter material o relativas a lo que es propiedad privada o estatal, sino también a cuanto afecta a la esfera íntima (personal e intelectual, política y cultural, etc.) de cada individuo, hace que absolutamente nadie se encuentre «a salvo» de ser atrapadx en esta «red pelágica».

Cuando el individuo (por los motivos o absurdos que sean) cae en manos de estxs «funcionarixs públicxs» (policías, jueces, carceleros, etc.) comprende por primera vez en su vida que cosa significa de verdad perder la libertad y el presunto estatus jurídico de «ciudadanx de pleno Derecho»… ¿Pero qué significa en realidad esto de «ciudadanx de pleno Derecho»? En verdad esto no es más que una palabra hueca. Un ciudadanx es un «don nadie»; un número (el de su DNI, el de la Seguridad Social y su cuenta bancaria… ) con el que rellenar estadísticas.

El individuo preso no es más que un «criminal», y criminal es todo el que cae en esta túpida red…

El preso comprende desde el momento que se cierra detrás de su espalda el portón principal de la cárcel que aquello que el creyó ser y todo cuanto creyó poseer (inclusive eso que llaman «Derechos») no es nada…

La «cosificación» del individuo solo es posible mediante su permanente «maleabilidad». El «ritual» del desnudo integral y la humillación de tener que mostrar tu cuerpo desnudo a cuanto uniformado te lo ordene es «el menor de los males»…

Una institución cerrada (cárcel, centro de internamiento: para jóvenes, emigrantes, mayores, enfermos, etc.) solo puede ser «gobernada» por un sistema draconiano de terror absoluto y control total…

No exagero cuando digo que el carcelero en la cárcel tiene un poder absoluto sobre el/la presx en todos los aspectos de su existencia. Decir que el preso tiene «Derechos» no es más que pura retórica…

(…)

Cierto que las cárceles en los últimos 25 años ha ido «evolucionando» y perfeccionándose; tanto a nivel estructural/tecnológico como en sus formas de aplicar/entender su administración/gestión a todos los niveles.

Ser testimonio (desde luego involuntario y muy a mi pesar) directo y «cliente» durante más de dos décadas me legitima a entender y justificar la violencia no sólo como algo «táctico» sino como imprescindible.

Lo que yo escribo puede sonar (sobre todo para quienes no conocen este submundo terrorista) «radical» y con toda seguridad estará «tipificado» en sus Códigos Penales como «apología de la violencia»; pero la realidad es mucho peor y, por supuesto, a estas alturas poco o nada me importan sus leyes y códigos…

El preso sólo puede preservar su dignidad y cordura en la medida que se dota de todos los medios para radicalizar (o intentar) a sus compañeros y alterar radicalmente la «normalidad regimental». Teniendo en consideración que el monopolio de la violencia se encuentra en manos de estas instituciones y sus matones es ilógico pensar que se puede o debe descartarse la violencia como medio de autodefensa. [Y esto mismo lo considero apropiado en «la calle».]

(…)

Cuando consideramos que las cárceles son a microescala un fiel reflejo del Sistema y su Sociedad puede entenderse porque desde hace décadas (ya Piötr Kropotkin escribió un ensayo sobre las Prisiones a finales del mil ochocientos) las miradas de lxs revolucionarixs (y no hablo sólo de lxs anarquistas) y sociologos (tal cual Foucault) se han posado y detenido en las prisiones para analizar su cometido y función desde todas las perspectivas…

Tenemos también cientos de libros autobiográficos que permiten a cuantxs tengan interés en conocer más detalladamente como transcurre la vida entremuros (la lista se hace interminable)…

Algunas de las revueltas más sangrientas en las prisiones del mundo las tenemos, por supuesto, (y no por casualidad) en los USA: Alcatraz, San Quintín, Attica… Tampoco fue casualidad que lxs «Black Panther» tomasen conciencia de la importancia estratégica y política que tenían (y tienen) las prisiones y las luchas anticarcelarias…

(…)

Muchas son las cosas ocurridas desde la caida en combate de Mauri aquél aciago día del 22 de Mayo del 2009.

Las cronologías de las acciones directas en cada contexto con presencia insurreccional, así como sus respectivos comunicados ponen de manifiesto la vital importancia que tienen los comunicados como las acciones mismas. La mejor teoría es la que proviene de la práxis.

De los documentos e infos recibidxs y leidxs se desprende la importancia que tiene asumir las resposanbilidad de nuestras acciones… aún cuando los resultados hayan sido catastrofales. No menos importancia tiene la divulgación y traducción de aquellos textos de quienes, como nosotrxs mismxs, comulgan con la práxis insurreccional…

Quiero creer que la pasada H.H. de Diciembre ha servido para mostrar como cuando nos ponemos «mano a la obra» se cosechan resultadxs visibles y concretos que van más allá de «pajeos mentales»… Como también quiero creer que las actitudes y acciones hablan por sí mismas sin necesidad de grandes «esfuerzos intelectuales»…

Nuestra actitud debe ser en todo momento y lugar un claro llamado a la acción. Quizás la postura más honesta que puede mantener el «secuestrado político» [Y quien dice «secuestrado político» no deve olvidar a quienes sin ser «políticos» están animadxs por los mismos deseos de rebelión] cuando las condiciones de encarcelamiento los pongan en una «encruzijada» sea guardar silencio antes que intentar justificar las contradicciones que lxs abruman con oscuros y retóricos discursos que no convencen a nadie…

(…)

Las reflexiones (o una parte de las mismas) que yo hago desde «mi» celda (en la cual permanezco 23 horas al día encerrado) en relación a las luchas que se suceden en el mundo me suscitan siempre más y más preguntas que poco ayudan a esclarecer el rumbo a seguir… La constatación de este hecho (y muchas otras razones) hace que me repliegue en mi mismo y escriba menos en los últimos tiempos. No me gusta «escribir por escribir» y soy consciente de mis limitaciones a la hora de pronunciarme sobre las cosas todas…

Una de las cosas que no acabo de asimilar es ¿cómo es posible que la expropiación sea de facto una práctica marginal (con excepciones que pueden contarse con los dedos de una mano) que muy pocxs compas realizan? Sobre todo cuando consideramos que los desplazamientos que nos pueden permitir conocer otras realidades y afines, así como ayudar a compañerxs en dificultades o/y la adquisición de documentos, armas, impresoras, etc., etc. están a la orden del día y son casi imposibles de adquirir sin fuertes sumas de dinero…

Nos guste o desagrade vivimos en un Sistema/Sociedad capitalista y el dinero facilita enormemente nuestro cometido… Esto es así.

(…)

Me consta que la unión hace la fuerza, pero… cuando pienso en esto me doy cuenta que ésta «unión» sólo puede construirse comenzando desde la base de los individuos y la afinidad que se define en las necesidades reales e intereses/objetivos de estas individualidades y grupos.

Creo firmemente en el principio federativo y el compromiso que se declara a nivel público en los «pactos asociativos» (a nivel nacional como internacional) ya por muchos conocidos… Creo en la organización sin por ello renunciar a mi libertad individual. Quizás, como siempre, sea encontrar el equilibrio lo fundamental y más complicado de todo el asunto…

(…)

Quisiera que estas palabras sirviesen para motivaros a todxs a dotaros de «los medios», «las formas», y lxs cómplices que precisamos para combatir eficazmente el sistema de la dominación…

A todxs lxs compañerxs hoy presentes os abrazo con amor y rabia desde este frio lugar…

Mauricio Morales! Presente!

Presentes cuantxs han caido en la lucha»

Gabriel

Aachen, 4 de mayo del 2010

______________________________

________________________________

Mauri, hermano, compañero guerrero, te abrazo con cada respiro mío.

Nosotrxs no miramos el dedo que enseña la luna, nosotrxs no miramos el puño insurreccional que actúa guerrero.

Nosotroxs amamos y somos ese dedo, ese puño alegre y fuerte, que señala y golpea la dominación, la explotación, la autoridad.

Todos sinónimos y bases imprescindibles de la que llamamos civilización. Aún si esto, dicho con las palabras de vosotrxs guerrerxs del Frente de Liberación Animal (con todxs, os abrazo con amor!) con ocasión de vuestro ataque en Santiago del Chile del 28 de abril pasado, a muchxs de nosotrxs que estamos en el mismo inaccesible camino de la guerra social nos cuesta, todavía, admitirlo. A pesar de la aún más neta evidencia de realidad indiscutible y destructora.

Nosotrxs amamos y somos el dedo y el puño, pero sin postración y añoranza cuando caemos en la lucha, cuando fracasamos en el ataque.

Pues cada muerte nuestra, cada fracaso nuestro llega a ser una victoria en el campo «estratégico» de la ofensiva, llega a ser una victoria para todxs en esta nuestra lucha común, o sea la guerra social contra este enemigo común, por libertad y justicia por cada ser que vive en la Madre Tierra que nos brinda hospitalidad en el Universo y de los cuales, cada ser tiene, por el único verdadero bien común, naturalmente igual dignidad, libertad, autonomía.

Es victoria ofensiva porque cada muestre nuestra y cada fracaso nuestro en el ataque y mobilización, estímulo y difusión de la solidaridad, de la experiencia, de la conciencia y de la acción en la general ofensiva insurreccional y revolucionaria.

He aquí porque, aún si ningunx de nostrxs es insubstituible, somos y quedamos indispensables!

He aquí porque, aún si caemos o quedamos prexs, somos aún más vivxs en la guerra social, pues cada aporte nuestro pasado y actual es en cualquier momento esencial por la vitalidad y la creciente fuerza de nuestra común e imparable ofensiva insurreccional y revolucionaria, de los individuos, de las comunidades, de los pueblos!

He aquí porque, y con cual espíritu, os abrazo con cada respiro mío y, junto a nuestro grande guerrero Mauri, igual entre iguales guerrerxs, me apreto aún a vosotrxs en estas jornadas que no son de recuerdo, sino de perenne presencia y fuerza guerrera, de perenne y presente comunidad, de amor!

E irreductible rabia guerrera contra nuestro enemigo común y mortal, capaz solo de terror y muerte, mentira y miseria!!!

He aquí porque, y con cual espíritu, te abrazo con cada respiro mío, grande guerrero!!!

Marco Camenisch, de la Suiza, 16 mayo 2010

______________________________

A un año de la muerte, tan sólo mi opinión:

Si la época actual es infame, infames somos todxs los que componemos esta sociedad inhumana. Cada acto nos obliga a participar, independiente de la opinión, en la rueda social-productiva dictada por nuestros maestrxs , oráculos, doctorexs, escritorzuelxs y filosofastrxs.

Crecemos determinados por el entorno que nos recibe y por las condiciones materiales de esta existencia: Determinados por relaciones políticas, religiosas, sociales; por hábitos, costumbres y prejuicios elaborados lentamente por los siglos pasados y de los cuales jamás fuimos los creadores, sino sus productores primero, y mas tarde, sus instrumentos.

Nada más difícil es practicar la sustracción frente a un estado que aplica el principio de autoridad con la fuerza de su legislación y la sabiduría oficial: magistrados, gobierno, prevención, represión, todos los dogmas sobre los que descansa la seguridad política y civil. La soberanía, la lógica que brota del código, lo absoluto, el contrato social y la verdad publica: Cada cual en lo suyo nos ahoga diariamente.

Nunca antes, el reino del capital había visto y disfrutado de su máximo esplendor ni había afirmado, soberbia e insolente, el fin de la historia ( la historia es la historia de la lucha de clases). Su insufrible autosatisfacción marca su huella arrogante sobre todo y ha creado a nuestras expensas y sufrimientos un mundo estupido, vació y tan firmemente establecido que luchar contra esto parece una locura.

No obstante, oasis de frescura, vivxs, mutantes, mutadxs, hostiles, afortunadamente renacen de esta infértil mierda pasiva que adiestra con pasos repetitivos. Seres que en su individualidad o colectividad adquieren conocimientos instintivos para especular intelectualmente y generar su conciencia propia. Sujetos que no disfrazan de caridad o autocomplacencia su solidaridad y la expresan no por desprenderse de bienes tangibles que visten o alimentan al prójimo, sino que se saben micro-tempestades naturales y violentas que reaccionan dignamente contra las injusticias. Tozudxs, porfiadxs que no les interesa reflexionar sobre la desproporción y sus causas, y que por lo tanto no dudan en practicarse herejía.

Esa cruda consagración a la teoría hecha acción lleva la certidumbre limitante del amor y la vida, intrínseca tragedia de revolucionarios y revoltosos y el destino de andanzas que no se escuden en suaves estilos de palabras ni expresiones pusilánimes.

Despiertos del letargo y sabiéndose incompatibles propiciaron exaltadxs sus furias antes refugiadas en el mimetismo fácil de esta sociedad cautelada.

Con miedos y audacias, amalgamadas en golpes sinceros y certeros, estimularon objetivos que no buscaban persuadir, sino castigar y destruir.

Salitre, azufre, carbón, bala, fuego, muerte al opresor.

Comprensibles actos de amor y odio.

Jamás les vimos más vivos. Jamás serán más contra justicieros. Jamás habrá tanta pena como cuando los perdemos.

Por otra parte quedamos quienes establecimos afinidades, confianza, amistad, compañerismo con ellxs. Quienes nos molesta su martirización, pero no su recuerdo. Somos quienes comprendemos que la tradicional deificación es herencia sólo de conductas mitificadotas que omiten el real sentido de sus ejemplos, es decir: la trascendencia de sus actos. Aquello que es de todxs y de nadie: Esa que es para recibirla, perfeccionarla y evitar los errores que causaron su pérdida. Aquella que nos invita a tomar el mismo viaje sin más equipajes que las ganas y que olvide la necrolatría en pos de lo substancioso de las presunciones deducidas de lo empíricamente demostrado.

La vida de nuestrxs caidxs empieza, camina y serenuela a partir de la lucidez que nos involucra como conjunto antisocial; a saber: el no reincidir en equivocaciones dolorosas.

El Mauri, importante impulsor de lo impropio y divergente, dejo hechos que valoramos por la complicidad que nos atrae, pero que siendo uno igual ,lo amamos y criticamos sólo por lo que fue y no por lo que no ha sido. Así recordamos lo vulnerable que somos sin disminuir los sueños que nos convocan porque no hemos sido más que testigos de su testimonio.

Esa es nuestra simpleza.

Axel Osorio.

Cárcel de Alta seguridad

Mayo 2010.-

________________________________

«Vi è una sola cosa che -non so perché- gli uomini non hanno la forza di desiderare: la libertà, un bene tanto grande e dolce!

Non appena la si perde, sopravvengono tutti i mali possibili e senza di essa, tutti gli altri beni, corrotti dalla servitù, perdono del tutto gusto e sapore. Sembra che gli uomini tengano in poco conto la libertà, infatti, se la desiderassero, l’otterrebbero; si direbbe quasi che rifiutino di fare questa preziosa conquista, perché è troppo facile.»

Etienne De La Boétie

El 22 de mayo será justo un año de la muerte del compañero Mauricio Morales, un año desde cuando el estruendo accidental de su artefacto ha desgarrado los corazones de quienes, si bien no conociéndolo, en seguida lo han considerado afín a si mismo en la determinación en actuar.

El culto de la carroña no me pertenece y, por como conocí Mauri a través de sus escritos, creo que así fuera también para él; pues es difícil para mi encontrar palabras que no aparezcan vacías.

En este momento hay una sola manera para imposibilitar que el recuerdo de Mauri empiece a despedir el mal olor de incienso y agua bendita.

Hacemos que la oración sea rezada del ruido de los ataques y callamos cualquier palabra que no sea de incitación a la acción.

Que Mauri sea muerto no me interesa, lo que cuenta para mi es saber que estaba recorriendo su camino hacia su liberación, y piensando en eso es solo alegria la que pruebo y una aún más certera decisión en continuar a recorrer el mío.

No ha ningún valor en una vida de esclavos.

La de Mauri se quemò de prisa, pero aquellas llamas nos indican el unico camino hacia la libertad.

Sergio Maria Stefani

Un compañero libre

Cárcel de San Michele (Alessandria – Italia)

Sfidare ogni potenza pur se appaia

onnipotente; amare; sopportare

fino a che la speranza tragga in alto

dal suo disastro il fine cui pur tende;

questo, Titano Prometeo, è l’essere

buoni, grandi, felici, belli, liberi;

questa è gioia, vittoria, impero vita.

da «Prometeo liberato» Atto IV di Percy Bysshe Shelley

.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *