Este Fin De Semana, El Primer Encuentro De Plataformas De Afectados Por La Hepatitis C Se Plantea También La Situación De Las Personas Presas Enfermas

[ A+ ] /[ A- ]

Encuentro_cartel

DOCUMENTO DE TRABAJO PARA EL 1er ENCUENTRO DE PLATAFORMAS DE AFECTADOS POR LA HEPATITIS C: 

LA SITUACION DE LOS AFECTADOS POR VHC EN LAS PRISIONES ESPAÑOLAS

INTRODUCCIÓN:

Desde que las plataformas de afectados comenzamos a indagar sobre la situación de los reclusosafectados por el VHC y sobre el acceso a los tratamientos de nueva generación para estos enfermos, nuestra preocupación ha ido progresivamente en aumento en la misma medida que íbamos obteniendo, con gran dificultad debido al hermetismo de los centros y los organismos penitenciarios, alguna información.

A la vista de la gravísima dejación de la que el colectivo de personas presas afectadas por el VHC está siendo objeto por parte de la Administración General del Estado con la complicidad de las Administraciones Autonómicas, la mayoría de las Plataformas de afectados decidió asumir como una reivindicación preferente la lucha por conseguir que este colectivo sea tratado como establece la “CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA¨, es decir en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos.

SITUACION ACTUAL:

Existe una extensa literatura (se adjunta un dossier) tanto médica como clínica y científica. Todos los analistas coinciden en sus conclusiones: los presos deben ser tratados en sus centros penitenciarios sin necesidad de solicitar traslado a Madrid porque existen los medios, es un tratamiento ambulatorio fácilmente administrable en la prisión de internamiento y el seguimiento se realizará por el centro hospitalario de referencia.

Según los propios datos de Instituciones Penitenciarias existen unos 13.000 reclusos afectados por VHC entre todas la prisiones españolas, y solo 26 están siendo tratados en la actualidad con fármacos de última generación. Una gran mayoría de los afectados son coinfectados con VIH y Tuberculosis. Los diferentes estudios concluyen que si se administrasen los nuevos fármacos contra el VHC a estos enfermos, tendrían una importante mejora en el resto de patologías, además advierten de que, en estos enfermos, el deterioro producido por el VHC es mucho más rápido que en los monoinfectados por lo que los propios expertos sugieren que este colectivo, para su tratamiento, sea considerado como grupo prioritario en los diferentes protocolos de actuación.

No es necesario explicar que al ser grupos de población que se relacionan de forma endogámica en sus mundos pequeños y particulares, y al existir entre ellos un elevado número de internos con patologías de drogadicción, el riesgo de contagio es muy elevado y se convierte en muy difícil su curación si no se aborda de forma inmediata un plan para su erradicación. Según las estimaciones realizadas por los expertos, en la actualidad se puede considerar que aproximadamente el 21 % de los reclusos de las prisiones españolas están afectados por el VHC.

El propio Plan Estratégico Nacional para el Abordaje de la Hepatitis C desarrolla, en un apartado especial, una explicación del porqué el colectivo de los coinfectados debe ser tratado con carácter prioritario pero inexplicablemente no lo incluye como tal, deja al colectivo en una situación de limbo normativo que da lugar a que, dependiendo del criterio de cada hospital, los presos sean tratados de distinta manera.

En otro orden de cosas, en la actualidad, desde diferentes plataformas se ha intentado por todos los medios el acceso a estos pacientes para poder hacer un análisis sobre el terreno y con la información directa (para poderla contrastar con la oficial) de los afectados pero las Administraciones Públicas se niegan a permitir nuestro contacto con los enfermos y además se nos oculta todo tipo de información por lo que se hace muy difícil conocer la situación real de los afectados por VHC dentro de las prisiones españolas.

Existe jurisprudencia que, después de los diferentes litigios emprendidos por unas Administraciones contra otras (el Estado contra las CC.AA.) para, única y exclusivamente, ver cual de ellas es la que debe pagar los tratamientos de los presos, sin importarles que mientras tanto la salud de estos se deteriore hasta extremos irreversibles y posiblemente hasta el fallecimiento; establece que son las CC.AA (En CyL en Galicia) las que deben administrar y pagar los tratamientos de última generación a los presos mientras se resuelve el fondo del asunto en el tribunal correspondiente.

CONCLUSIONES:

Ante la dramática situación que viven los Afectados por VHC dentro de los Centros Penitenciarios desde la plataformas asistentes a este 1er encuentro no comprometemos

a) A exigir de las Administraciones correspondientes que dejen de pasarse la pelota unas a otras para ver cual es la Admón que debe pagar los tratamientos para los presos y se articule de inmediato el procedimiento para la administración a todos los presos afectados.

b) A diseñar, elaborar y realizar todas aquellas acciones de cualquier tipo que creamos convenientes para que los internos en las cárceles españolas sean tratados según se establece en la CONSTITUCION ESPAÑOLA, es decir:

“EN IGUALDAD DE CONDICIONES QUE AL RESTO DE LOS CIUDADANOS”.

En Valladolid a 19 de Julio de 2015

NUEVO PLAN NACIONAL PARA EL ABORDAJE Y LA ERRADICACIÓN DE LA HEPATITIS C

El Ministerio de Sanidad, con su ministro Alfonso Alonso a la cabeza, aprobó el pasado abril el llamado Plan nacional para el abordaje de la hepatitis C, plan que consideramos insuficiente por su falta de financiación y especialmente porque deja fuera a un gran número de afectados que no cumplen los requisitos de dicho plan y no se aborda realmente una solución para un problema de salud pública.

El derecho a la salud es un derecho fundamental amparado por nuestra Constitución

Por todo ello, realizamos en Valladolid el 25 y 26 de julio en el 1º Encuentro Estatal de Plataformas de Afectados por Hepatitis C, las personas integrantes de dichas plataformas:

Consideramos que debemos establecer medidas para exigir al Gobierno que, a través de sus Administraciones Sanitarias, elaboren un nuevo plan, donde el objetivo único sea tratar a todos los enfermos de hepatitis C con los tratamientos de última generación y establecer los procedimientos y protocolos necesarios para, que a corto o medio plazo, esta enfermedad sea erradicada de nuestro país.

Exigimos que se trate a todas las personas afectadas por hepatitis C con los nuevos tratamientos disponibles. No siendo impedimento su grado, genotipo, edad, etc, para tratar a cada enfermo en el menor tiempo posible.

Diciembre del próximo año 2016 debería ser tiempo suficiente para desarrollar el nuevo Plan y llevarlo a cabo.

Todos los afectados por hepatitis C, se encuentren en el estadio de la enfermedad en que se encuentren, recibirán los nuevos tratamientos de última generación sin tener que esperar a que empeore su salud para poder acceder a ellos como ocurre en la actualidad.

Se realizará una campaña de información y detección de la hepatitis C mediante la búsqueda activa de la enfermedad, ya que gran parte de la población afectada desconoce que lo es, hasta conseguir erradicar esta enfermedad en nuestro país.

Es de vital importancia y entendemos debe ser una de las prioridades del nuevo Plan, esta búsqueda activa de la población con hepatitis C:

  • Cuando se acuda a urgencias.
  • Cuando se visite a un médico de atención primaria.
  • Haciendo screen a varios tramos de población, según edad, trabajo, etc.
  • Antes de una intervención quirúrgica.

El nuevo Plan debe asegurar la igualdad y equidad entre las distintas comunidades y territorios.

No puede haber diferencias en los protocolos y acceso a los nuevos tratamientos dependiendo de la provincia, municipio o incluso hospital en el que el enfermo es atendido, tal y como ocurre con el plan actual.

Por lo que se garantizará la dotación adecuada de recursos, tanto humanos como clínicos o materiales, en todos y cada uno de los hospitales de nuestro país., no debiendo haber diferencia alguna entre las CCAA

La población reclusa afectada por el virus de la hepatitis C, recibirá la asistencia sanitaria y los tratamientos de última generación en las mismas condiciones que los demás afectados por esta enfermedad. Así lo establece el artículo 208 del reglamento penitenciario, a todos los internos sin excepción se les garantizará una atención medico‐sanitaria equivalente a la dispensada al resto de la población. (Están privados de libertad cumpliendo su condena, pero no del derecho a la salud)

Exigimos la financiación suficiente. Se destinará la partida presupuestaria necesaria para llevar a cabo este Plan y no endeudar a las comunidades autónomas. Dicho Plan garantizará que no vuelva a producirse una situación como la que estamos padeciendo los afectados por esta enfermedad en nuestro país. Nunca más se denegará o restringirá el acceso a un tratamiento que cure o mejore una
enfermedad por motivos económicos.

El coste del tratamiento no puede representar un problema y no debe estimarse en un tema de salud pública como este. Lo que aquí se expresa es de sentido común, el tratar a todas las personas dignamente y con equidad.

El precio de los nuevos tratamientos es mucho menos gravoso para el sistema de Salud Pública de España porqué si consideramos el coste económico con los antiguos tratamientos de interferón..(más de 18000 euros), la larga duración, más las hospitalizaciones, analíticas y pruebas médicas, posibles trasplantes, más las bajas laborales ocasionadas y sobre todo la poca eficacia y las secuelas en los enfermos, muchas de ellas irreversibles, es mucho más rentable y con menos costes, atajar con los fármacos de última generación desde el primer momento el virus de hepatitis C en todo territorio nacional.

El plan anterior es discriminatorio… Cada afectad@ debe empeorar para que se le prescriba un tratamiento. No solamente se dañará un órgano vital como es el hígado, también se alargará el sufrimiento físico, ya que aparecerán más enfermedades asociadas a la hepatitis C y psicológicamente cada persona sufre día a día. Un sufrimiento innecesario, sobre todo si consideramos que la eficacia del tratamiento será mucho mayor cuanto antes se aplique y el hígado esté menos lesionado.

Que nunca más en la Sanidad Pública Española, se deniegue un tratamiento que cura una enfermedad por motivos económicos.

Juntos podemos acabar con esta injusticia

POR UNA SANIDAD PÚBLICA DE CALIDAD EN BENEFICIO DE TOD@S Y PARA TOD@S,

¡TRATAMIENTO PARA TOD@S YA!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.