El Nuevo Código Penal [Artículo]

Las políticas antisociales que puso en marcha el PSOE y ha continuado el PP sin ninguna clase de complejos, es decir, aplicándolas como Dios manda, están generando grandes bolsas de pobreza y marginación social. La excusa de la crisis, que ellos mismos desataron con la insostenible burbuja inmobiliaria y el desorbitado endeudamiento de millones de familias, viene de maravilla para justificar toda clase de recortes. En la campaña electoral de las últimas elecciones generales, el señor Rajoy dijo que habría determinadas líneas rojas que no cruzaría, pero el tiempo ha demostrado que faltó a la verdad. Mintió porque, como es público y notorio, no va a quedar títere con cabeza, ni piedra sobre piedra del paupérrimo estado del bienestar. Ni los jubilados se van a libran, ya lo están viendo. Con estas políticas, es lógico que los ricos sean más ricos, los pobres más pobres y, por consiguiente, las desigualdades sociales aumenten a pasos agigantados. Adiós a la clase me

Todo esto sólo puede acarrear malestar, mayor conflictividad social y desórdenes públicos, algo que, por otra parte, ya tiene descontado el Gobierno de la nación. Tanto es así, que, por ejemplo, el capítulo presupuestario para la compra de material antidisturbio, el que se utiliza para zurrarle a la gente, ha ido aumentando año tras año. Pero esto es para los casos extremos, naturalmente. De lo que se trata es de que no se llegue a esta situación, es decir, se pretende que la gente no se atreva ni a salir a protestar, porque claro, como la ciudadanía se eche a la calle en serio no habrá suficiente policía para reprimir tanto desorden, y esto, se mire como se mire, sí que sería un grave problema para el régimen.

Efectivamente, el ministro de Justicia, señor Ruiz-Gallardón, ha estado muy aplicado durante estos últimos meses buscando soluciones para meterle a la ciudadanía el miedo en el cuerpo. La mejor herramienta para conseguir ese objetivo, el de amedrentar a la población, es el Proyecto de Ley para la Reforma del Código Penal que aprobó el Consejo de Ministros el pasado día 20 de septiembre. Veamos algunos ejemplos: Sustraer una brik de leche o una barra de pan se va a considerar delito en lugar de falta. Protestar en una sucursal bancaria por un desahucio también va a estar penado. Ofrecer resistencia a la autoridad en un desalojo se castigará en el nuevo Código Penal, y convocar una manifestación espontánea a través de Twitter o Facebook estará sancionado con una pena de multa de tres a doce meses o prisión de tres meses a un año. Estas son algunas pinceladas de este instrumento de represión que se ha sacado de la manga el Gobierno del PP y que a todas luces restringe derechos y libertades civiles.
Por la dureza de la reforma propuesta para el citado texto legal, se puede precaver que los tiempos que se avecinan van a ser de mucha injusticia y, por tanto, de gran contestación social. Esto, desde luego, si hay alguien que lo sabe bien es el Gobierno de España, por eso se anticipa con una nueva norma, modificada a la carta, que atemorice a todo hijo de vecino. Si robar una barra de pan se va a considerar delito, ni que decir tiene que al que detengan sustrayendo un jamón en Mercadona le va a caer la del pulpo, o sea, que va directo a la trena. En definitiva, lo que pretende el Gobierno de don Mariano Rajoy es criminalizar a los parados, a los desahuciados, a la gente sin futuro que está harta, que no ve salida y no le dejan más vía que la del pataleo. En suma, a los desarrapados que está produciendo la crisis que ellos mismos generaron.

Mientras el establishment político-financiero de la nación utiliza el BOE para blindarse y para mejorar sus beneficios con ventajas fiscales y laborales a mansalva, la ciudadanía tiene que soportar las nefastas consecuencias de esas injustas políticas, o sea, recortes de todo tipo, reducciones salariales escandalosas y subida generalizada de toda clase de impuestos. En una palabra: empobrecimiento. Todo esto, además, en medio de una corrupción sistémica muy extendida, que es una de las principales causas de que la situación económica esté como está. No olvidemos que la burbuja inmobiliaria, alimentada con la especulación urbanística, fue posible por la existencia de una variopinta fauna de corruptores desaprensivos y sin escrúpulos que se enriqueció, a base de escandalosos pelotazos urbanísticos, porque encontró el terreno bien abonado en la clase política, ávida de dinero fácil y rápido.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *