Difícil Situación De Fernando Bárcenas En El Módulo De Máxima Seguridad Del Reclusorio Norte De Ciudad De México

[ A+ ] /[ A- ]

Nos enteramos por un mensaje enviado por el colectivo anticarcelario les trois passants de Toulouse de que el preso anarquista mexicano Fernando Bárcenas que, como represalia por su actitud reivindicativa y rebelde, ya se encontraba sometido a unas condiciones de vida especialmente duras, separado de sus afines y sometido al acoso de presos colaboradores manejados por los carceleros, ha sido trasladado a un módulo de máxima seguridad, donde continúa siendo hostigado por presos chivatos y carceleros, a raíz, sobre todo de haberle encontrado el boceto del último número de El Canero, periódico de agitación anticarcelaria hecho a mano por el compañero (aquí podéis ver o descargar el nº 4). Fernando exige que se le regrese al anexo 3 de población donde se encontraba antes. ¡Se lanza un llamamiento a realizar acciones solidarias diversas!

Para llamadas, el teléfono de la dirección del reclusorio norte desde Europa es: 00525553064426. Fernando está ahora mismo en la zona 7 del CDUDT (Centro de Diagnóstico, Ubicación y Determinación de Tratamiento). Director del reclusorio: Enrique Serrano Flores. Direccion: Reclusorio Preventivo Varonil Norte: Calle Jaime Nuno no. 155, Colonia Guadalupe Chalma, Cuautepec  Barrio Bajo, C.P. 07210, Gustavo A. Madero, Ciudad de México.

Reclusorio norte, 16 de julio de 2017

Antes que nada quiero puntualizar que mi situación se ha tornado complicada en los últimos meses, desde que fui conducido a la zona 7 de C.O.C. como forma de castigo y represión a las acciones de protesta y organización que se venían practicando al interior de la prisión en conjunto con otros compañeros presos en este reclusorio.

Desde ese momento, 28 de septiembre de 2016, me he visto inmerso en una dinámica de vida asfixiante en una zona de castigo, por lo cual ahora que llevo 9 meses segregado por motivos de seguridad institucional han crecido los conflictos debido a mis ideas y mi forma de ser y de actuar, lo cual identifico como una forma de violencia de la institución hacia mí, pues como frontalmente no pueden agredirme mediante su personal, ahora utilizan a los presos para intimidarme y agredirme, una táctica muy común en la cárcel; esto ya provocó diversos enfrentamientos en el área donde me encuentro, por lo cual hago responsable a la institución y a los encargados de administrarla de cualquier cosa que suceda a mi integridad física y psicológica por ser los responsables de mantenerme en esta situación.

20 de julio, 2017

Luego de ser encerrado en mi celda de la zona 7 de C.O.C., acudí el miércoles 19 de julio de 2017 a audiencia de Consejo Técnico Interdisciplinario, el cual determinó que no podía bajar al área de población general debido al conflicto ocurrido la semana anterior, por lo que fui conducido al área del Módulo de Máxima Seguridad (M.M.S.), en donde me encuentro actualmente segregado en la zona del Panal, por medidas de seguridad.

Así mismo, al ser revisadas mis pertenencias en el acceso al M.M.S. los carceleros, indagando en mis cosas, encuentran las hojas con mis escritos y cartas personales, las cuales contenían también el boceto general del periódico “El Canero”, el cual me confiscaron y a partir de eso tomaron una actitud violenta, violando mis correspondencias personales para concluir con una amenaza a cerca de mi refiriendo “Te pueden matar por lo que dices” y “Ya párale a tu periódico”, haciéndome saber que por escribir y plasmar mis ideas vulneraba la seguridad de la institución, y que por esa razón debía permanecer segregado.

Cabe mencionar que por el conflicto anterior no puedo compartir celda con nadie, pues se supone, se trata de resguardar mi integridad y mi vida y aún con esto, al llegar al área del Panal me ingresan a una celda con 8 personas más que no conozco y que me inspiran desconfianza, por lo cual hago responsable al Consejo Técnico de lo que pueda suceder, pues se trata una vez más de un pretexto para seguirme manteniendo en condiciones de encierro y castigo.

Fernando Bárcenas

Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *