Continúan Las Torturas En Guantánamo

Los funcionarios de la prisión de la bahía de Guantánamo están alimentando a la fuerza a un detenido sirio para desalentar a otros reclusos a que se unan a la huelga de hambre, según ha contado este martes un testigo en un juicio federal.

 El prisionero, Abu Wael Dhiab, de 43 años, ha estado retenido en la prisión de Cuba sin cargos durante 12 años. En 2009 fue absuelto pero su proceso se ha estancado ya que Estados Unidos no encuentra un país que quiera acogerle.

El prisionero se declaró en huelga de hambre y los abogados han informado de que le han estado alimentando por la fuerza en su celda, sujetándolo y dándole alimentos a través de un tubo nasal hasta dos veces al día, algo que denuncia como «ilegal y abusivo».

La prisión está utilizando la alimentación como una «estrategia punitiva» para desalentar futuras huelga de hambre en otros reclusos, ha dicho el profesor de medicina en la Universidad de Minnesota, Steven Miles. Como experto en alimentación por sonda, ha testificado en la audiencia en una corte de Washington, en Estados Unidos.

«No había indicios de malnutrición cuando comenzaron a alimentarle a la fuerza,» ha dicho en la audiencia para añadir que la prisión no ha proporcionado a Dhiab la atención médica adecuada. Miles ha dicho que Dhiab pide 1,95 metros y pesa 69 kilos, por lo que se encuentra en su peso y no mal nutrido.

Miles también ha denunciado que los funcionarios de prisiones han usado aceite de oliva para lubricar los tubos de alimentación, algo que ha calificado como una práctica «sorprendente» que podría conducir a una forma rara de neumonía, fibrosis y daños duraderos.

De acuerdo a los registros médicos presentados el lunes, Dhiab ha sufrido hemorragias nasales, dolor crónico de espalda y se ha encontrado sangre en su orina entre otros problemas médicos.

El pasado viernes, un juez ordenó al Gobierno de Estados Unidos la entrega de una serie de 28 videos que muestran como han alimentado a Dhiab.

Fuente

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *