Carta Desde Guantánamo De Un Preso En Huelga: Más Torturas

El abogado Ramzi Kassem ha entregado a los medios una carta de Abdelhadi Faraj, un ciudadano sirio y reo número 329 de Gantánamo, que lleva encarcelado desde 2002, a pesar de que en 2010 fue tomada la desicion de ponerlo en libertad.

“Pese a que hace mucho que llevamos aquí encarcelados, desde el año 2002, el gobierno estadounidense no está interesado en solucionar el problema. Los últimos meses han sido los más dificiles de todos los que hemos tenido que pasar. Durante el mandato de Bush la solución aún parecía asequible. Durante lel mandato de Obama parece que nadie tiene la mínima intencion de solucionar nada”.

“Algunos de los reos, tanto por la huelga de hambre como por la reacción de los vigilantes, están tan débiles y enfermos que no pueden ni salir de sus celdas.”

“El Ejército reprime brutalmente la huelga de hambre. Nos pegan, usan balas de goma y gases lacrimógenos. Se han llevado casi todo de las celdas, desde los cepillos de dientes a las mantas y libros. Nos encerraron en celdas frias que no tienen ventanas, donde no entran ni los rayos del sol, ni el aire fresco. A veces ni sabemos si es día o noche.”

“Cada día me atan firmente por las manos y los pies a una silla. Un vigilante fuerte aprieta con las dos manos mi cabeza con tanta fuerza que siento como si me fuera a romper el cráneo. Luego, los así llamados médicos nos meten por la fuerza un ancho tubo flexible en la fosa nasal hasta que me sangra la nariz y la boca. Luego ponen en marcha a todo ritmo el flujo del líquido nutritivo. No puedo describir cuánto dolor causa,” cuenta Faraj en su carta.

Recientemente, un enfermero arrancó brutalmente el tubo de la alimentación forzada, lo dejo sobre mi hombro, y salió de la celda, dejándome atado a la silla. Más tarde, regresó a la celda, tomó el tubo de mi hombro y comenzó a insertármelo en la nariz. Le pedí limpiar y desinfectar el tubo primero, pero se negó.

Cuando después traté de quejarme a su jefe sobre el incidente, el me amenazó con meter el tubo de alimentación no por mi nariz, sino por otro lugar, si no suspendo mi huelga de hambre.

En su carta el reo subraya que los presos de Guantánamo conocen las protestas en el mundo que se organizan en solidaridad con ellos, así como la creciente critica internacional.

“El presidente Obama podría empezar a poner en libertdad aaquellos de nosotros que deberían haber sido liberados ya hace varios años, y después a aquellos contra los que, tras pasar 11 años, no han sido presentados cargos”, sugiere.

“A pesar de las dificultades, de las duras condiciones y obstáculos que imponen las autoridades estadounidensas, seguiremos con la huelga, hasta que se cumplan nuestras demanandas de justicia”.

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *